lunes, 4 de septiembre de 2017

2000 Amor Rafael Amor




01 Corazón libre
02 No hay instante en el que no te nombre
03 Asomado a tus ojos
04 Violetta
05 Ausencia (madre  de mayo)
06 El encuentro
07 Hastió
08 Amor mio
09 La torre
10 Sobre mi sombra
11 Tendré que acostumbrarme a que no estés
12 Este Madrid




Rafael Iglesias Toraño (Rafael Amor) nació el 5 de noviembre de 1948, en Belgrano, barrio tradicional de Buenos Aires.
Su padre, don Francisco Iglesias Amor, fue un famoso cantor, compositor y actor argentino. “Mi viejo –escribe Rafael– fue uno de esos pilares de la música popular que debido a su obra y trayectoria ostentaba esa categoría de prócer indiscutido, un referente. Él y otros de su mismo rango pertenecían a una generación de artistas que en nada se parecían a los que hoy se estila. Eran bohemios, pero no por acostarse tarde o tomar vino; lo eran por su actitud ante la vida: la autenticidad que regía cada uno de sus actos, el amor a su quehacer y el desinterés, que a la mayoría –como a mi viejo– los acompañó a la tumba en la más espantosa pobreza”.
Presencia paterna que, sin duda, influyó de forma definitiva en la vocación que Rafael sintió, desde pequeño, a dedicarse a la música y a la canción.
Su madre, María Toraño, era artesana y dirigía un taller de bordado. Ella “siempre quiso que fuera un hombre de provecho –comenta Rafael–. A pesar de ser una persona de una mentalidad progresista y abierta, quería que estudiara algo que me diera un título, que me asegurara el futuro. Yo no digo que no fuera cierto ni valedero aquello, pero lo que sí sé es que no iba conmigo [...]. Le gustaba que cantara, pero se oponía en un principio a que me dedicara a ello profesionalmente. Nuestra contradicción duró poco porque luego de un tiempo de tirantez, comenzó a apoyarme”.
Entre 1959 y 1962, Rafael vivió en Valle Hermoso, provincia de Córdoba, donde cursó sus estudios primarios.
“Iba a la escuela nacional n.º 145 Capitán Cevallos. Era una escuelita pobre y semiabandonada como todo lo estatal en aquella época. Tenía tres o cuatro aulas pequeñas con dos hileras de pupitres desvencijados, tatuados con nombres, corazones, vivas al Boca o al River y manchas de tinta. Continuar leyendo aqui...

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...