lunes, 21 de octubre de 2013

La historia de Rene y su hermana Rocío


Hola mi nombre es Rene y lo que les voy a comentar no es apto para personas sin criterio ni para personas hipócritas que estén en esta página diciendo lo contrario de lo que sienten. Y aunque no soy escritor me comentan mis amigos conocedores de mi historia (del todo real) querer algún día una revista o un vídeo de lo comentado, ya que hoy en día los productores de cine y vídeos hacen puras mediocridades. Poniendo en duda o desvalorizando el amor y cariño que pueden mostrarse dos seres aun siendo hermanos.

Tratándose de que quiero que se enteren como sucedió todo, algunas cosas pueden ser ofensivas para algunas personas, de antemano mil disculpas. Sucedió hace unos años en Córdoba Veracruz, México, mi hermana Rocío  de 17 años, cursaba la preparatoria, delgada de estatura normal, tez blanca, pelo negro, cara afilada, ojos negros, nariz pequeña y respingada, boca pequeña y aunque delgada pero con todo bien puesto en su lugar. Yo soy un año un año mayor que ella y por el parecido que tenemos no  faltaba quien de mis amigos me hiciera bromas un poco pesadas fantaseando con mi hermana, diciéndome que como no había sido yo también mujer.

Mi hermana y yo desde muy niños fuimos muy unidos y desde esa edad nos tuvimos mucha confianza, podíamos dormir juntos, donde sea que nos paseáramos nos tomábamos de la mano y nos abrazábamos. Siempre he sido muy popular entre las chicas y eso empezó a afectar las cosas entre Rocío y yo, y también nos fue un poco distanciando, yo empecé a tener relaciones y muchas veces mi hermana nos encontraba a mi pareja y a mí aunque no asiéndolo pero si acariciándonos yo empecé a sentirme un poco mal hasta que decidí acercarme más a ella.

Fue en una fiesta de unos amigos que tocaban guitarra y cantábamos, las luces eran bajitas y muchos nos encontrábamos de pie, mire a mi hermana recargada en un pilar de la casa, mientras caminaba lentamente hacia a mi hermana una extraña sensación se apoderó de mí, mi respiración se hizo lenta y más cuando la abrase  por la espalda. Poco a poco fui relajándome y con una sensación de cariño la rodee de su cintura mientras, nuestras mejillas se unieron, ella correspondió acorrucándose en mí como una gatita. Fue cuando sin saber porque empecé a sentir una erección que encontrar de mi voluntad, crecía más y más, la tela de su vestido se sentía suave, excitante, sentía el aroma de su juvenil perfume y el calor que despedía su joven cuerpo, asiendo que mi erección se pusiera al rojo vivo y más porque mis bellos públicos se habían enredado en la cabeza de mi pene causándome un excitante dolor recompensado con gozo y aunque quise retírame la sensación de sus duras nalgas me lo impidió. Sin saber porque me aventure acariciar con mis labios su largo y delgado cuello. Así pasamos esa velada juntos casi sin separarnos, cuando fui al baño note mi ropa interior mojada y mi pene punzante por un momento me sentí pervertido pero por otro lado me sentía afortunado y cuando regrese con Rocío mi sentimiento cambio por unos celos terribles al verla rodeada de chavales con intenciones de enamorarla, le pedí retirarnos cosa que ella no entendía o eso pensé porque si se había dado cuenta ya que al llegar a casa me tomo de la mano y deposito un apresurado beso de hermanos diciéndome tiernamente, gracias Rene, gracias por celarme.


Esa noche no pude dormir, al día siguiente papá y mamá nos despertaron para ir al colegio, mis amigas trataron de entablar plática pero sin saber porque esquive todas y a todas, mirando la aceptación de mi hermana quien me tomo de la mano, así pasaron los días volvimos a ser los mismos hermanos de siempre, cariñosos y juguetones hasta que cierta noche sin poder dormir salí al balcón que daba hacia su habitación, note Luz y por curiosidad me acerque hasta el ventanal Y vi que una de las cortinas que se encontraba ligeramente abierta, me asome y por poco brinco asustado. La mire tendida en la cama boca arriba en un pequeño camisón a las rodillas, tocándose sus pequeños senos sobre la tela, me quise retirar pero mis pies no respondieron. Mire su rostro disfrutar de las suaves caricias, mientras su delgado cuerpo se ondulaba, rodándose sobre su cama poco a poco fue subiendo su camisón hasta destapar sus anacarados muslos, mostrando al mismo tiempo sus pequeñas y estrechas pantaletas de licra blanca, de corte francés a la cadera, quise volverme a retirar pero mis ojos se clavaron en su oscuro bulto de bellos que se hacían notar a través de la delgada y ajustada prenda, poco a poco fue apareciendo su bien formado vientre hasta mostrar sus pequeños y duros senos cubiertos por el sujetador, notándose unos pequeños puntiagudos y duros pezones. Ya en solo dos piezas, continúo acariciándose todavía sobre las blancas sabanas dejando contemplar su hermosa espalda y sus duras nalgas. Mi pene se volvió a enredar en mí vello púbico y nerviosamente con una poca de dificultad logre liberarlo de aquella dolorosa excitación, las venas de mi pene estaban hinchadas y en contra de mi voluntad comencé a masturbarme al suave ritmo de mi hermana que con delicadeza frotaba las partes Íntimas de su juvenil cuerpo sobre sus delicadas prendas. Mi cerebro se confundió, no sabía si eran los gestos de su bello rostro, su cuerpo, o sus partes íntimas que se marcaban a través de sus pequeñas prendas, nunca había sentido tanta excitación como esa noche, mi pene y mis testículos me dolían, mi mirada estaba perdida en la humedad de sus pantis, mi hermana se retorcía abría y cerraba sus muslos presionando su delicada mano que no dejaba de frotar su sexo sobre la suave prenda. De pronto su garganta no pudo retener el silencio y sus gemidos subieron de tono haciéndose más notorios, excitándome a un más y más.

-          Ahhh, ahhh, ummm

Su joven cuerpo comenzó moverse en diferentes formas perdiendo el control  mientras su rostro tomaba un color rojizo, la cabeza de mi pene se hincho como la cabeza de una cobra, justo en ese momento mi Rocío mordió una almohada tratando de ahogar sus gemidos sin poder evitarlo. Se rodó boca abajo y se empujó sobre su mano que no dejaba de frotar su intimidad, llegando a un fuerte orgasmo, acompañado del mío, mi mente repetía su nombre inconscientemente no supe si saldrían palabras o no, solo sé que nuestros orgasmos parecían Interminables Sus pantis no habían podido retener la cantidad de sus Jugos, mojando sus muslos y sus dedos, mi semen había manchado el vidrio de la ventana. Con mis piernas temblorosas y mi cerebro aturdido mire el rostro de mi hermana lleno placer y satisfacción, como pude me retire a mi habitación un poco arrepentido y confundido por haber violado su intimidad.

Desde esa noche comencé a celar más a mi hermana y a verla más como mujer, pero también un sentimiento muy extraño se mezclaba con los celos y la excitación, a veces me sentía muy mal porque ella me abrasaba y me daba cariñitos sin saber que yo había violado su intimidad. Pero la realidad era que yo estaba enamorado de ella y por la religión  no podía decírselo y eso me torturaba.

Cierto día fuimos a comprar ropa y mi hermana me pidió que la acompañara al vestidor, había una silla a solo unos cuantos centímetros de la cortina del vestidor, se mediría unos pantalones pero no se percató de haber dejado ligeramente abierta la puerta y sin poder evitarlo, la pude volver a mirar en pantis. Esta vez traía unas de color salmón al igual que  las otras a la cadera solo que esta vez estaba a unos cuantos centímetros de mí, no pude evitar la erección al verla en varios cambios y ángulos pero lo Peor fue cuando ella tomo la parte Frontal de la ajustada prenda Con dos dedos y la bajo hasta la Mitad de su bello público, modelando ante el espejo, contemple su pequeño Triángulo de vellitos sedosos aplastados por la ajustada prenda Se trasparentaba su blanca piel Debajo de sus finos vellitos el abultado Monte de Venus. Nuevamente mi cuerpo experimento aquel sentimiento de confesarle cuanto la amaba. Al salir de la tienda quise sincerar mis sentimientos pero al ver su mirada me detuve y decidí irme a estudiar a Mexicali B.C. La separación fue dolorosa pero yo no quería lastimar a mi hermana de solo 17 años, obviamente hubo preguntas pero no pudieron cambiar mis planes.

Viví con unos tíos que nos querían mucho pero a pesar de la distancia no la podía olvidar y sinceramente sufría de celos al pensar con quien tendría sexo mi hermana. Así fue durante año y medio hasta que una tarde recibí la noticia que mi tío pagaría el viaje de mi hermana para que nos viéramos y la llevaríamos a San Felipe, una playa no muy lejana de Mexicali. Desde ese momento no pude estar Tranquilo ni un momento, el día llego  y cuando estuve frente a ella no supe que hacer hasta que mi tío dijo “abraza a tu hermana, salúdala” fue cuando por fin reaccione.

Esa noche pude admirarla más detenidamente, estaba en realidad  muy hermosa, pero esa noche también me decidí a escribirle mi gran problema y pedirle disculpas, al día siguiente muy nervioso le entregue la carta y durante todo día no supe que a hacer, así transcurrió todo la jornada y llegue a pensar que Rocío todavía no había leído mi carta, a la mañana siguiente antes de irme al colegio me topé Con mi tío y me dijo “tu hermana quiere que la lleves hoy al cine” mis pies temblaron solo acerté moviendo la cabeza, pero lo que más me intrigo  era verla a ella como si nada,  la tarde llego, mi hermana se arreglaba mientras yo me bañaba cuando estuvimos listos mi tío menciono en plan de broma “no te la vallan a robar”, ella usaba para la ocasión un vestido de licra a la rodilla, de tirantes por el calor y zapatillas, de maquillaje lo mínimo, no necesitaba más era una belleza natural. Ya en el auto nerviosamente pregunte qué película quería ver, Ella contesto no me vallas a llevar a ver una de (la pantera Rosa) y sonrió haciéndome sentir mejor.


Durante el trayecto, le comente “haz de haber dejado Llorando a tu novio”, y su respuesta fue “Aunque no lo creas nunca he tenido”, eso me hizo sentir mejor, cuando nos dimos cuenta estábamos frente de unas salas gemelas con diferentes carteleras, le pedí que ella escogiera una y eligió una un poco fuerte de contenido erótico, yo solo encogí los hombros. Buscamos un lugar apartado en la parte trasera y poco después empezó la película
Había poca gente, todo iba normal hasta que sentí sus brazos cercas de los míos, pensé en repetirle lo que le había escrito, cuando Rocío me miro y se recostó sobre mi hombro enlazando su mano con la mía, el calor de nuestros cuerpos se fue concentrando y nuestros cuerpos comenzaron a temblar, pase mi brazo sobre su hombro para después  mirarnos por unos segundos hasta que mi hermana cerro sus ojos y el momento tan esperado se dio entre nosotros. Temblorosamente unimos con ternura nuestros labios hasta encontrarse nuestras lenguas, sintiendo pequeños toques eléctricos en ella, haciéndonos suspirar y temblar de pies a cabeza, nuestras salivas Se mezclaban dulcemente con aquel calorcito bucal. Fue el beso más tierno, dulce y largo de toda mi vida, el beso que jamás olvidare. Después de ese vinieron otros y otros más, solo nos separábamos para tomar aire y volvíamos hasta que mis labios buscaron se cuello y sus oídos, arrancándole pequeños y suaves gemidos, después nos miramos y mi hermana se volvió a acorrucar en mí, con un poco de inseguridad recorrí sus desnudos hombros jugando con los tirantes del vestido y con mi boca los empecé acariciar mientras mis manos recorrían sus firmes y pequeños senos primero sobre el vestido y luego bajo el escote sobre el ajustador azul cielo, eran suaves y firmes, mis manos se resbalaban por la suavidad de la tela, ella empezó a dejar escapar suaves gemidos, mientras mi boca se apoderó se uno de sus pezones sobre el pequeño ajustador Roció solo repetía mi nombre de forma quedita, después nuevamente acomode su
escote y volvimos a unir nuestros labios y sin separarnos mucho nos empezamos a decir palabras de amor.

-          Ummm Rene, te extrañe.
-          Yo también, te amo
-          Y yo a ti

Se volvió a recargar en mi hombro y mi mano fue bajando nerviosamente a sus rodillas, note Su temblar mientras adentraba mi mano entre sus piernas, acariciándolas con suavidad hasta llegar a sus tibios y suaves muslos, el temblor en ellos  se hizo más notorio, ella se estremeció cuando llegue a su panty, mi pene sentía dolor estaba preso entre mis ropas y mi mano estaba justamente en su delicado sexo sobre la suave prenda, sintiendo los suaves y húmedos labios vaginales sentía su afelpado bello vaginal y nuevas palabras de amor surgieron entre nosotros, subí su vestido y contemple un pequeño bikini azul cielo semi transparente sujetado por los costados por un bello lazo era hermoso contemplar tanta belleza con la luz de la pantalla, su escaso vello púbico se trasparentaba en la delgada tela, nuestras bocas volvieron a buscarse con mucha ternura mientras mi mano tocaba con suavidad su inocente sexo, en movimientos horizontales y circulares, tuve que dejarla un poco para acomodar mi pene, para después tomar su temblorosa mano y ponerla sobre mi bragueta y enseñarle como frotarme, cosa que ella no pudo hacer por las sensaciones primeras en su sexo, después de un buen rato Rocío busco mi cuello y se aferró a mi brazo y ligeramente levanto sus caderas llegando a un fuerte orgasmo
-          ahh!!..aggg..ahhh!..Rene!!!

Sus  jugos brotaron entre la suave tela, mojando mis dedos y sus tibios muslos, poco a poco fue llegando la calma, y aunque yo no me había desahogado el amor que sentía por mi hermana me hizo que me tranquilizara, tome mi pañuelo y limpie mis dedos y con ternura su sexo sobre su panti y sus muslos, quise adentrarme entre su pequeño bikini pero la prenda era tan ajustada que no me fue posible y fue ella quien lo llevo a cabo, después nos abrasamos y así permanecimos hasta el final de la película.

Durante el camino no pronunciamos casi palabra, ella permanecía sobre mi hombro. Cuando llegamos a casa tratamos que todo fuera normal, pero le sorprendía mirándome con ternura, en mi habitación quise masturbarme pero aquella sensación de amor no me dejo. Al día siguiente todo fue más que normal mi hermana se miraba más feliz  y aprovechábamos cualquier momento para abrasarnos y jugar como dos niños sin que nadie sospechara nada, mis tíos salieron con nosotros los siguientes días hasta que una noche calorosa platicábamos en una terraza que existe en la parte trasera llena de arbustos y con la luz apagada cuando se nos informó por parte de  mi tío que mañana vería las reservaciones para la playa, nos comentó que mis primitos ya dormían y que él junto con mi tía seguirían ese ejemplo y nos invitó a seguirnos refrescando en ese lugar, esperamos que se metieran y dejamos pasar un buen rato tras lo cual nos fuimos acercando mientras vigilábamos por unos arbustos si mis tíos volvían,  haciendo tiempo platicamos un poco mientras nuestros cuerpos se juntaban, suavemente le dije a Rocío cuanto la amaba y cuanto la necesitaba, ella se sinceró también conmigo diciéndome que desde niña me amaba pero tenía pena decírmelo porque éramos hermanos.
Su dulce mirada se fijó en la mía Invadiendo todo mi ser de un hermoso sentimiento provocando la unión de nuestras bocas, disfrutando del dulce y tibio sabor de nuestras salivas, parecía que el movimiento de los arbustos con el aire arrullaran nuestras tiernas caricias, mis manos recorrían con mucho cuidado el cuerpo de mi hermana sobre la entallada blusa de algodón, amarilla de tirantes, mis labios no tardaron en recorrer su cuello y sus desnudos hombros. El tiempo fue pasando y nuestras caricias fueron tomando mayor atrevimiento mis manos se posaron en sus nalgas, sobre la fina tela de su minifalda de holanes sintiendo la resbaladiza  textura de las pantis, mis dedos la recorrían adivinando el tamaño de ellas, hasta deslizar mis mano debajo de la falda. Recorrí  los enterrados elásticos sobre sus tibias nalgas mientras nuestras bocas murmuraban nuestros nombres, sin dejar de besarnos. Ella se estremeció más al deslizar mi mano en su tibia y delicada entrepierna, corrí con suavidad la parte frontal de su pantaleta arrancándole suaves gemidos, que eran acallados con mis besos. Mire el rostro de mi hermana y su excitación me hizo atreverme a deslizar mis labios por encima de sus ropas hasta llegar a su vientre quedando yo de rodillas, fui subiendo muy despacio su minifalda hasta descubrir su pequeña ropa interior tipo bikini color arena, contemple mis dedos tocar con suavidad el pequeño manchón negro, sus blancos muslos temblaban ligeramente, sentí tanta ternura que mis labios se posaron apenas tocando sus muslos y pantis y volví a ponerme de pie. Tome su tierno rostro con ambas manos y toque sus labios en un amoroso beso que nos hizo suspirar, mi hermana posó nerviosamente su mano  sobre mi bragueta agachando su cara con pena, junte mi frente con la de ella, llenándome de ternura y comprendiendo lo que ella quería desabroche el pantalón liberando mi pene, Rocío se puso más nerviosa y escondió su cabeza en el hueco de que forman mi hombro y cuello,  yo tome su temblorosa mano y la guíe hasta mi miembro.
-         
Suspiramos al mismo tiempo, con la mirada en mí pene le mostré como tomarlo, ella comenzó a acariciarlo con mucha delicadeza llenándome de dulces sensaciones, al mismo tiempo mis dedos correspondían tocando con mucha suavidad su cálido sexo aumentando nuestra respiración, mi boca busco la de ella besándonos febrilmente de nuevo deslice mis manos debajo de su mini tomándola de las nalgas, atrayéndola hacia mí y frotando mi pene en su panti.  
Suspirábamos sin dejar de besarnos y haciendo suaves movimientos mi pene se frotaba en sus pantis y en sus tibios muslos compartiendo el calor de nuestros cuerpos. Hasta que lo  deslice mi entre sus muslos y entre pierna. Rocío cerró suavemente sus muslos presionándome, llenándonos de suaves sensaciones, arrancándonos suspiros y murmullos y la continua repetición de nuestros nombres. Mis manos en sus nalgas sobre sus pantaletas nos guiaban con suavidad como si estuviéramos haciendo el amor. Rocío comenzó a remolinear sus lubricados muslos llenándome de sensaciones y alertándome de lo que se aproximaba, la sujete con más fuerza de las nalgas y me moví con cuidado en diferentes formas hasta que nuestras respiraciones se hicieron cortantes y el temblor de nuestros cuerpos nos invadió haciendo que nuestros cuellos se entrelazaran para en ese momento experimentar uno de los más grandes orgasmos que hemos sentido.
-           Aggg.!!!.ahhh.!!!..Reeneee.!!! Te..quieroo!!! .te..amooo!!..mmm

Temblorosamente permanecimos besándonos hasta que fue llegando la calma, con mi pene
todavía excitado compuse mi pantalón, mi hermana mostró un poco de pena pero yo la seguí besando con cariño reconfortándola. Acordando descansar y asearnos.


Los días pasaron y todo era color de rosa, pero ya teniendo todo listo para irnos a la playa surgió un improvisto por de mi tía, su mamá su había puesto mal  y tenían que salir de emergencia a Nayarit, entonces mi tío hablo conmigo indicando me que las reservaciones del hotel estaban pagadas y se perderían si no íbamos y que no tendría caso el perderlas, que llevará yo a mi hermana y que nos divirtiéramos, además, solo ellos irían a Nayarit. Al día siguiente ellos partieron a Nayarit y nosotros a San Felipe, en el camino, ya solos, nos comportamos más como enamorados que como hermanos. Detuvimos el auto varias beses antes de llegar para jugar y acariciarnos. Todo el camino fue de alegría, el dulce y juvenil rostro de mi hermana reflejaba cuanto estaba gozando. Por fin llenos a San Felipe y nos dirigimos a buscar el hotel, que no fue tan difícil ya que yo conocía el lugar aunque nunca había estado en ese hotel (Disculpen por seguridad no puedo decir su nombre, gracias). Llegamos y presentamos las reservaciones y mencionamos que los de más llegarían después y nos dirigimos a la habitación matrimonial  que era una belleza. Cuando cerramos la habitación  nos miramos sonrientes y jugueteamos como dos niños traviesos, correteándonos y asiéndonos hasta caer en la cama. Nos miramos y unimos nuestros labios con mucha calma, el camino había sido agotador y lo note en mi hermana, así que le propuse descansar un poco durmiéndonos como dos pequeños hermanitos. La tarde nos sorprendió así, cuando miramos el marcaba las 6:30pm, desperté a Rocío moviéndola y proporcionándole pequeñas caricias, tomamos un baño primero ella y después yo para salir a cenar.

Por poco y pierdo el habla, ella se miraba súper preciosa, se había puesto un vestido color fucsia, escotado, de tirantes, no muy pegado a la rodilla, que dejaba lucir sus medias y zapatillas, el color de su vestidura combinaba con sus tiernos rasgos de adolescente. Bajamos a cenar al restaurante, muy felices, a veces me invadían los celos por las miradas masculinas hacia ella. Después de cenar, tomados de la mano, caminamos por el bulevar pegado a la playa, aprovechando cada momento para brindarnos besos y caricias. Alrededor de las 11:00 pm. Volvimos al hotel, cerramos la habitación y encendimos solo las lámparas de tocador, quedando con poca luz toda la habitación, llegamos hasta una pequeña salita y nos paramos frente a frente sin decir palabra, mis manos acariciaron el bello rostro, mientras nos mirábamos detenidamente, hasta cerrar nuestros ojos y guiándonos por nuestro tibio aliento unir nuestras bocas temblorosamente. Nuestros alientos quemaban y nuestras respiraciones se hacían más notarias, poco a poco fuimos llegando al sofá donde nos dejamos caer, cayendo mi cuerpo sobre el de suspirando mutuamente, después de unos minutos, me senté en la alfombra, quedando a la altura de su cintura, Rocío cerro sus ojos dejando que la contemplara, mis manos se aventuraron a recorrer su agitado cuerpo, mis manos tocaban con mucha suavidad todo su cuerpo hasta ir subiendo su vestido. Mis ojos contemplaron sus delgadas pero bien torneadas piernas adornadas por sus medias, que eran sostenidas por un pequeño y delgado ligero, muy juvenil, suspiro al sentir mis manos sobre sus tibios muslos. Sentí la suavidad de sus medias y acaricie la pretina que parecía enterrada en la suave y tibia piel. Deslice un poco más hacia arriba su vestido, descubriendo su pequeña panti fucsia, transparente, de una tela similar al de sus medias muy ajustadas, con pequeños broches a los lados, su pequeño triángulo de bellitos púbicos se traslucían mostrando ligeramente su. Abultado monte de Venus. La yema de mis dedos apenas si tocaba la suave tela y Rocío suspiraba cortadamente mientras abría y cerraba  sus piernas, mis labios se posaron entre la pretina de la media y sus muslos, explorando y recorriéndolos, llenándola de dulces sensaciones.

Gemíamos mutuamente disfrutando de nuestras caricias. De repente emitió un pujido más alto y su cuerpo se arqueo al sentir mis labios posarse en su monte de Venus. Le di pequeñas mordidas sobre su ropa interior, mientras mis dedos frotaban su ya húmedo sexo. Tome uno de los broches de su pantaleta y lo desabroche, y contemple por vez primera y a escasos centímetros, el pequeño y afelpado monte de Venus de mi hermana. Alce la mirada hacia ella, pero sus ojos permanecían cerrados con su tierno rostro extasiado, emitiendo suaves y excitantes sonidos. Mis dedos tocaron con delicadez el sedoso bello por unos minutos explorando poco a poco hasta llegar a sus pequeños y húmedos labios vaginales. Mi respiración se hacía más trabajosa, los contemple y me lleno de amor mirarlos tan pequeños. Nunca antes había contemplado algo tan pequeño e inocente, a pesar de haber tomado la virginidad de varias novias y amigas, apenas si pase las yemas de mis dedos sobre ellos, haciéndola suspirar, con mucha delicadeza los tome de los costados y los presione, juntándolos y aflojándolos. Ella se retorcía mientras mis dedos se mojaban con sus mieles, Mi excitación creció y sin poder evitarlo pose mis labios sobre su abultado Monte de Venus, acariciando con mis labios y con mi lengua sus pequeños pelitos. Ella suspiraba mientras lo hacía, mis dedos seguían tocándola y enmelándose cada vez más y sin poder contenerme hundí mis labios en sus labios vaginales. Mi hermana se sacudió al igual que yo, trate de hacerlo con mucho cuidado, para que lo disfrutara tanto como yo, su olor y su sabor me embriagaban más y más haciendo que separara sus pequeños labios, “Mi dios” murmure al mirar su entrada, pequeñita y muy estrecha, trate de abrirle con cuidado sus pliegues vaginales, para mirar su himen pero. Ella se dolió, comprendí, que era demasiado pronto y mejor busque su pequeño clítoris, hasta tenerlo en mis labios. Ella alzaba y movía sus caderas y entre suplicas y sollozos pedía más, de pronto sus  manos se sujetaron de los extremos del sofá y sus caderas se sacudieron expulsando un fuerte e inundante orgasmo. Bebí, tome, y chupe hasta la última gota de sus mieles virginales, saboreando el mayor néctar jamás imaginado, entre ayes de placer y suspiros de amor, permanecí acariciándola por unos momentos hasta que dio muestras de estar como al principio. Volví a abrochar su pequeña panti y fui levantado a Rocío hasta quedar los dos de pie, frente a frente, nos besamos con amor, mi hermana me miro y agachó su mirada triste y me pidió la perdonara, intrigado pregunte porque, me dijo que por su culpa no iba yo a ser feliz.

¿Recuerdas cómo te abrasaba? Y ¿recuerdas cuando fuimos a comprar ropa? Yo sabía que había dejado la cortina abierta y quise que me vieras, toda la vida soñé con ser tuya, no quería verte con nadie, ¡te amo Rene, te amo!, perdóname.

Rocío no podía retener su llanto invadiéndome con su sentimiento, bese dulcemente su frente y fui secando sus dulces lágrimas al mismo tiempo que le decía cuanto la amaba y sin poder evitarlo solté también mi llanto haciendo que uniéramos nuestro labios en un largo y tierno beso. La tome entre mis brazos y la lleve hasta la recámara, silenciosamente nos fuimos desnudado hasta quedar en ropa interior, nuestros besos se hicieron más románticos, nuestros cuerpos ardían, nos frotábamos de pie sintiendo la suavidad de nuestros sexos a través de nuestras prendas íntimas, inclusive se podía escuchar el sonido de las telas yo usaba un bikini de licra, después fuimos cayendo con suavidad a la cama, rodándonos, quedando a veces ella arriba y a veces yo. Mi boca se apoderó de sus delicados senos sobre el pequeño y juvenil ajustador, que dejaba ver sus pezones, los mame sobre la transparente tela y con suavidad lo fui quitando, contemplando la firmeza y el pequeño pezón virginal del tamaño de una uva., mi boca se posó en ellos jugueteándolos con mi lengua, tomándolos con suavidad con mis dientes y succionándolos, mientras mis dedos los frotaban con suavidad. Fui besándola su costado y dándole vuelta hasta dejarla boca abajo, acaricie su nuca sobre su cabellera y con delicadeza frote su espalda hasta llegar a su breve cintura, adornada por el transparente liguero, mis manos temblaron al llegar al inicio de sus duras y redondas nalgas, cubiertas por la ajustada pantaleta, que parecía enterrada en su delicada piel. Las acaricie y sin querer evitarlo, me acosté sobre ella, buscando el sabor de su dulce boca. Mientras nos besábamos mis manos recorrían sus caderas y siguiendo la línea de la panti, puse mí  bajo su cuerpo, en su vientre, frotando su sexo sobre la delgada tela, mientras me frotaba sobre ella. Nuestros cuerpos ardían, podíamos sentirlo, poco a poco me fui deslizando hacia abajo, besando todo su cuerpo, mis manos buscaron los broches de la panti en sus caderas hasta desabrocharlos, con mis labios quise borrar las marcas de la prenda, hasta encontrar la separación de las nalgas, las tome con ambas manos, separándolas, por un momento dude en hacer lo que mis adentros me gritaban, pero al oír y mirar la agitación, los movimientos de mi hermana, comprendí que los dos lo queríamos, y paladee con suavidad el pequeño y rosado orificio virginal.

La habitación se llenó de dulces lamentos, mi lengua recorría en diferentes formas el interior de sus blancas nalgas, mientras mis manos quitaban las medias y el ligero, con suaves movimientos la
gire hasta ponerla boca arriba y disfrutar sus labios vaginales, Rocío alzaba sus caderas destilando cantidad de mieles. Comprendí que había llegado el momento esperado, me quite mi última prenda y separe ligeramente sus temblorosos muslos, mire su cara extasiada con su mirada perdida, mis testículos me dolía y mi pene me punzaba por la espera y fuerte excitación, pero yo quería que mi hermana también lo disfrutara como mujer, como persona, como hembra y como humano. 

El momento había llegado, frote mi hinchado y adolorido miembro en su Monte de Venus y sentí tanto amor, al ver mi grueso pene frotándose en los pequeños labios virginales, lubricados con sus tibios fluidos, asiéndonos suspirar. Su cuerpo temblaba excitado, la cabeza del pene punzaba y se hinchaba poniéndose de un color más fuerte, casi amoratado, el roce con su pubis me llenaba de agradables sensaciones y aún más al pasarlo entre sus mojados labios vaginales, lo mire completamente lubricado y poco a poco fui poniendo mi cuerpo sobre el de mi hermana, sin dejar de frotarme, Rocío movía sus caderas muy suavemente dejando escapar de su garganta excitantes sonidos, nos miramos con ternura y nos besamos y profundamente. Mientras mi mano acodaba el pene en su pequeña entrada comencé a hacer presión con mucho cuidado, inconscientemente Rocío temblaba y se dolía moviéndose haciendo que mi pene se deslizara en diferentes partes.

-          Rocío relájate voy a tener cuidado te amo.!

Rocío cerró sus ojos ofreciéndome su boca, sostuve con más firmeza mi pene y empuje firmemente.
-          ¡Oh Rene, agg…ahhh!

Comencé a entrar sintiendo su estreches, nuestras bocas se fundían ahogando nuestros lamentos. Presione un poco más, hasta sentir en la punta de mi pene la suave tela virginal, no estaba siendo nada fácil, mi hermana era demasiado estrecha y también me lastimaba y eso me hacía emitir lamentables sonidos que se mezclaban con los de ella, pero mi deseo era no lastimarla, por el contrario quería que disfrutara su primera vez. Después de besarnos y acariciarnos Rocío clavo su mirada y tomo mis manos enlazando sus dedos con los míos, separó ligeramente un poco más
sus piernas y cerró sus ojos, indicándome que estaba lista, cerré también mis ojos y con mucho cuidado presione poco a poco hasta oír y sentir un pequeño chasquido. Quiso levantar las caderas con desesperación mientras gritaba mi nombre y yo le pedía que esperara un poco y trataba de suavizar su dolor con mis besos, nuestros alientos quemaban. No pude detenerme mas y sujete sus manos y con firmeza y cuidado presione repetidamente hasta penetrarla por completo.

- Ayyyy ¡Reneee, me arde! Ahhh no, no..ayyy no te muevas, ¡dueleee ayyy!

Nuestros cuerpos temblaban y nos uníamos en un tierno sentimiento que nos llevo al llanto mutuo, poco a poco entre besos y caricias nos fuimos tranquilizando llenando la habitación y nuestros corazones de promesas de amor y pertenecía.
-          Soy tuya ¡ayyy solo tuyaaa, te amo, te amooo!
-          ¡Rocío yo también te amooo, ¡Te duelee dimelo!
-          ¡No, no un poquito, no, nooo, aggg!

Nuestros jóvenes cuerpos comenzaron a moverse suavemente, nuestros poros se abrían despidiendo un fuerte calor que llenaba toda la habitación, mi pene sentía lo angosto de las paredes vaginales, desgarrándole dulcemente, nuestras lenguas se enredaban y nuestras salivas se mezclaban  Nuestros cuerpos se acoplaban a la perfección, nuestros sexos formaban uno solo, creando una sola mata de pelos púbicos, mi hermana se movió con suavidad de arriba abajo anunciando su orgasmo. En ese momento vinieron los recuerdos a mi mente de la primera vez que la mire masturbándose, del día que fuimos de compras y cuando tuvo su orgasmo en el cine. Nuestros cuerpos temblaban, y se empujaban en una desenfrenada carrera, llegando una y otra vez a la cima del orgasmo. No supimos cuántas veces lo  hicimos, nuestros sexos estaban llenos de nuestros jugos, mezclados con la sangre virginal. No supimos en que momento  perdimos el conocimiento, lo que si quedaba claro era que si se puede amar gozar disfrutar y ser feliz sin importar lasos familiares, que las personas cuando aman pueden ser muy felices, que a este mundo venimos a amar y a que nos amen, porque no hacerle caso a nuestros sentimientos y si a quienes nos quieren manipular.

El sol fue filtrándose por entre las persianas de nuestra habitación dándonos los buenos días, me incorpore y contemple el bello rostro de mi hermana que dormía profundamente, mire a mi alrededor los testigos de nuestra entrega de amor, los muebles, los espejos, las cuatro paredes y las blancas sabanas que guardaban nuestros sudores, perfumes, mieles y la sangre, muda testigo de la virginidad de Roción. Deposite un beso en su frente y silenciosamente baje de la cama, me dirigí hacia el baño y prepare la tina con agua caliente, nuevamente sin hacer ruido me adentre entre las cobijas y volví a contemplar el rostro de mi hermanita, a sus casi 19 años se había convertido en mi mujer, un verdadero sentimiento de amor de ternura y de felicidad me invadía todo mi ser comencé a besarla toda, hasta que empezó a despertarse asiendo coquetos y sexys movimientos, sus negros ojos se posaron en los míos y su boca busco la mía uniéndonos en un dulce y largo beso.

Continuara



Nota:

Quiero decirle a todos los lectores que todo es real y que no me siento mal ni tengo un  remordimiento, mi hermana fue feliz y lo sigue siendo al igual que yo. Nosotros no creímos ni creemos en lo que dicen o digan los demás, mi hermana y yo nos enamoramos y ella se entregó
con amor y lo sigue haciendo como hay otras personas que se entregan a sus novios o amiguitos.
Nosotros lo hicimos entre hermanos sin hacerle caso a la hipocresía ni a la casta sociedad. El amor, cuando hay amor y los sentimientos no los mandamos nosotros, además (no siempre se dice) que ya todos traemos marcado nuestro destino (o me pregunto, esas palabras solo son ciertas cuando a la sociedad, gobierno y religión le conviene). Si tú no lo has hecho con tu hermana o hermano es que no es tu destino o simplemente no has tenido valor. Si quieren seguir leyendo más de mi historia escriban a Jarocholandia75@Outlook.com Gracias.

13 comentarios :

  1. Que barbaridad quiero decir que jamas.
    Imaguine.
    hermosa Relacion estoy sumamente
    Marabillado con esta Romántica historia
    De amor por que no le puedo llamar.
    incesto.
    ademas sumamente exitante.
    espero y Rene se anime a poner la continuación.
    pero si no es asi espero y podamos
    Contactarnos por medio de su correo.
    Felicidades Rene y tambien a ti Rocío.
    sigan viviendo la felicidad

    ResponderEliminar
  2. antes que nada me disculpo por poner mi anonimato
    Pero soy una chica de 21 años y sabrán entender me
    conocí la historia de Paola y la de Rene.
    y me parecieron similarmente maravillosas
    nunca e tenido ningún incesto.
    y sigo siendo virgen, tengo un hermano mayor dos años
    mayor que yo, y ahora estoy queriendo que mi hermano.
    se el primero en asermelo y espero se anime y lo aga.
    como estos dos protagonistas.
    por que si hay algo que soñamos las mujeres en nuestra
    primera vez.
    que bueno que Rene dejo su correo para poder tener.
    contacto con Rocío.
    y me puedan dar unos tic para poder empezar
    lo que ahora estoy añorando.

    ResponderEliminar
  3. Jujuy.Renecito..que super pero super
    historia aparte de moverme los sentimientos.
    me super caliente.
    tengo dos hermanas muy buenas y como
    Quiziera que fueran como tu hermana y que
    Tuviéramos sexo como tu y Rocío.
    Desde que descubrí tu historia me masturbo
    una y otra vez por ( please) Pon la continuación
    Quiero saber mas de tu historia y seguir
    teniendo fantasías (please) RECOMEDADA.

    ResponderEliminar
  4. Lo que puedo decir a ti Rene.
    es que tienes una buena hermana ,cuidala
    Y vive con ganas lo mejor que te de la vida.
    Quiziera yo, aber vivido cierta vivencia
    pero no pudo ser asi.
    sigan siendo felicez y escriban mas.
    Toño

    ResponderEliminar
  5. Dichosos ustedes
    nada mas de imaginarme la manera
    De tocar las pantaletitas de Rocío.
    me pongo al rojo vivo
    Lástima que no todas las hermanas son asi
    Felicidades sigan cog............

    ResponderEliminar
  6. QUIERO FELICITAR A ENRIQUE POR LA
    CORRECCION DE ORTOGRAFIA Y POR LAS
    IMAGENES QUE LE PROPOCIONO A LA HISTORIA DE RENE Y ROCIO.
    TUBE EL GUSTO DE CONTACTARME CON
    ELLOS Y ME COMENTARON EL GRAN TRABAJO DE ENRIQUE Y TAMBIEN OCTUBE
    LA COMTINUACCION QUE ESTA DE MUY
    BUEN TONO
    PERO NO LA CUENTO MEJOR ESPERO A QUE
    APARESCA EN ESTE BLOG
    PARA VER QUIE LA LEE MAS QUE YO.
    SINCERAMENTE XAVIER M

    ResponderEliminar
  7. Aunque no tengo hermanas me hubiera gustado mucho tener una Relacion como la de Rene con su hermana Rocio bueno para los que la tienen y tienen sexo con ellas al
    igual para ellas y disfrutan con ellos
    No puedo decir las verse que me e mas turbado deseando aber tenido una hermana
    e leído muchas historias pero esta me calienta demaciado gracias Rene por Publicar
    Tu experiencia
    Fernando p f

    ResponderEliminar
  8. Es imposible henterarse de tal historia y no jalarsela no se cuantas puñetas me voy
    a siendo queriendo que mi hermana me
    permita tocarla y cojerla como
    como Rene cojio a Rocío
    le e Robado a mi hermana sus pequeñas
    pantaletas ( por cierto muy transparentes)
    Y las e llenado de mi leche imnumerable
    veses quisiera ser el primero en ella.
    gracias por escribir tu historia Rene
    Muny dominguez

    ResponderEliminar
  9. Bueno en realidad muchas personas no lo entiendan o tal vez no lo quieran entender ..
    Pero bueno cada quien con lo que es feliz ....
    Yo por mi parte tube una hermosa relacion a los 18 con mi hermana de 16 ..17 ..y lo disfrutamos hasta hoy en dia y no vemos que hay de malo terminamos por entender que somos seres de carne y hueso y nuestro destino es disfrutar de lo nuestro asta el ultimo dia de nuestras vidas ...

    ResponderEliminar
  10. Me gustaria que mi hermana pensara tambien como rocio ...tengo una hermana de 18 muy bonita y buena yo ma ago ilisiones con sus pequeños bikinis y quisiera desvirgarla solo de pensar como rene se cojio a rocio me masturbo y siempre la ando espiando como quisiera cojer con ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicelo, dile lo que sientes, es mejor morir en el intento que jamas haberse atrevido

      Eliminar
  11. Como te decia solo de imaginarme lo que pueda suceder si ella sectara me pone super cada que la miro con esos bikincitos tan apretaditos me ago tantas iluciones la verda como me gustaria que mi hermana me escuchara y lo asectara se lo aria tan romanticamente ..para que ella tambien lo disfrutara ..como me gustaria que esta historia cobrara vida si alguien puede darme un buen tip gracias

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...