viernes, 13 de junio de 2014

Perdi mi virginidad y quede embarazada de mi hermano

Todo comenzó como un juego y terminó con consecuencias inesperadas....



Hola, mi nombre es valentina y en este relato les voy a contar como quedé embarazada de mi hermano mayor hace 6 meses. Tengo 19 años, mido casi un metro setenta y soy morocha de ojos miel. Tengo un buen cuerpo, gracias a las practicas de voley que hago 4 veces por semana. Mis pechos son bastante grandes y siempre han sido motivo de elogio por parte de los hombres.

Todo empezó hace 6 meses, casi exactos, en una ciudad de argentina. Estaba de vuelta en esa ciudad por motivo de las vacaciones de verano (que comienzan en diciembre aca). Mi hermano estaba por lo mismo ya que habíamos terminado nuestras clases universitarias sin problema y teníamos todo el verano libre para estar en familia y con amigos.
Una tarde bastante calurosa, fuimos a la pileta de una de mis amigas e invitamos a mi hermano y sus amigos para que fueran también. Mi hermano es mayor que yo por 2 años, lo que significaba para nosotras un grupo de potenciales chicos con los cuales salir XD. Yo me puse una bikini roja que me quedaba muy ajustada, para marcar bien mis pechos y que se me metía en el culo para resaltar un poco más mi, no tan llamativa, cola. 

Cuando estabamos en la pileta, algunos de los amigos de mi hermano me tiraban onda y el se hacía el distraído pero un par de veces pude ver como le molestaba que llamara tanto la atención de algunos de ellos. No le di mucha importancia y seguí disfrutando de la tarde junto con todos. Cuando se hizo de noche y nos volvimos a casa, descubrimos que no había nadie porque nuestros padres habían salido a ver un recital en el teatro de la ciudad. Le propuse a santi, que preparáramos algo para comer y que pusiéramos una película en la tv. Yo me puse a cocinar y el buscó una peli para mirar. Cuando terminamos de comer y estábamos viendo la tv, el me empezó a molestar por lo de sus amigos esa misma tarde.

Santi: Mira vos la chiquita, calentando a todos mis amigos. No me había dado cuenta que habías crecido tanto....
Yo: Callate tarado. A demás, que te importa a vos? o estas celocito? eh????
Santi: Bueno, un poco si.
Yo Que?????????
Santi: que un poco celoso estaba dije. Bue, tampoco te agrandes tanto. Pero, no me había dado cuenta hasta hoy lo hermosa que sos....
Yo (sonrojandome completamente): enserio lo decis? Fuera de mis tetas, no pensé que le pudiera gustar tanto a alguien.
Santi: mira, si no fueras mi hermana.....
Yo: que? si no fuera tu hermana que?
Santi (acercándose a mi cara): te seguiría a todas partes hasta que me dieras bola!

Yo me lo quedé mirando, y en ese momento me di cuenta de lo mucho que siempre me había gustado mi hermano. No se desde que momento, pero en ese momento me di cuenta. Ya no me importaba que fuera mi hermano ni nada, solamente quería que me comiera la boca. Cuando lo estaba mirando fijo a los labios....
Santi: que te pasa? te quedaste colgada de repente....

Yo seguia sin decir nada. Entonces el se acerco de nuevo, llevó sus labios a los míos y me besó apasionadamente. Nunca me habían besado así. Nuestras lenguas se entrelazaban, nuestras temperaturas subían rapidamente y mi corazón latía a mil. Despacio, sin dejar de besarme, el me fue recostando en la cama en la que estábamos sentados. Me fuer acariciando las tetas, mientras me sacaba la remera que tenía puesta y seguía con esos besos que me estaban volviendo loca. Me desató el corpiño del bikini y mis senos rebotaron un poco al perder ese sostén. El los miró como sorprendido un segundo (que me dio bastante vergûenza) y se puso a mamarlos y apretarlos furiosamente. Al principio me dolieron un poco los pezones, por lo duros que se habían puesto, pero luego el estímulo fue tan grande y mi excitación iba en aumento cada vez que el mordisqueba mis pezones, asi que ya no me importaba. Cuando fue hacia mi vagina, me entró miedo por primera vez y quise frenarlo.

Yo: NOOO, para santi. No podemos hacer esto. Sos mi hermano y esta mal....
Santi: Ya no me importa que seas mi hermana, me gustas mucho y tu cuerpo no miente. Estas re caliente y se nota.
me terminó de quitar la braga de mi bikini y cuando tocó mi vagina.
El: ves?? estas re mojada....

Yo murmuraba que estaba mal, pero cada vez iba poniendo menos resistencia. Cuando el comenzó a chupar mi conchita, ya no había resistencia posible. Me quedé en blanco y deje que hiciera conmigo lo que quisiera. Me metía y sacaba la lengua. Me besaba y pasaba su lengua desde mi ano hasta mi clítoris. Se detenía en él y hacía pequeños círculos. En un momento, habrán pasado 3 o 4 minutos, un shock eléctrico recorrió todo mi cuerpo, mis caderas se movían sin parar y me vine en un orgasmo increíble, el mejor que había tenido hasta ese momento. El me dejó descansar solo por unos segundos, se desnudó completamente, y se puso encima mío. Cuando vi el pedazo de verga que le colgaba, sentí excitación y miedo nuevamente. Ya había hablado con varias de mis amigas al respecto y sabía que la primera vez dolía un poco. Pero con esa verga, iba a ser mas que solo un poco. Traté de frenarlo nuevamente, le decía que no estaba lista y el hacía caso omiso a mis palabras. Me fue acercando esa enorme verga a la entrada de mi vaginita virgen, pasó la punta por mis labios vaginales, se escupió la mano y lubricó bien su verga y mi conchita. Puso la punta en la entrada y poco a poco fue haciendo presión para penetrarme. 

Cuando tocó mi himen, una descarga de dolor me hizo gritar timidamente y mover mis caderas lejos de esa verga instintivamente. El me tomó de las caderas, se había dado cuenta que era virgen, me miró a los ojos y me dijo

Santi: esta bien, yo voy a hacer que tu primera vez sea especial. 
En ese momento, mis miedos y preocupaciones se fueron de golpe. Asentí levemente y lo miré a los ojos fijamente. El descargó su peso sobre mi, rompió la pared que me seguía atando a la virginidad y me besó. Me hizo sentir mujer por primera vez y de una forma que nunca me voy a olvidar.Todo mi mundo era mi hermano en ese momento, tanto que ni siquiera me dolió cuando fui penetrada por primera vez en mi vida. El se quedó quieto sobre mi, besándome tiernamente, y cuando vio que no me dolía dijo.
Santi: me voy a empezar a mover de a poco. Si?
Yo: esta bien.

Cuando me sacó su verga, un hilito de sangre caía de la misma y fue en el único momento en el que me dolió de verdad. Cuando la volvió a meter, entró un poco mas y el fue metiendo y sacando ese pedazo de una forma tan suave y placentera como nunca habia sentido hasta ese momento.
Mientras nuestra excitación subía, el iba aumentando el ritmo pero sin ser tan brusco porque era mi primera vez. 
Santi: ponete vos arriba ahora.

Se acostó el sobre la cama y me hizo cabalgar lentamente su verga mientras el jugaba con mis pechos y los chupaba de vez en cuando. Mientras hacíamos el amor, sentí que iba a acabar nuevamente y en el momento en el que llegaba al orgasmo, lo besé profundamente, agradeciéndole por llevarme al cielo con sus embates. El no me dejó descansar, y girándome, me puso nuevamente de espaldas. Se puso encima mío, levantó mis piernas y las puso sobre sus hombros y comenzó a cojerme con un ritmo parejo y llegando cada vez más profundo dentro de mi. Cuando empezó a subir el ritmo y a bombearme sin descanso, sentí como su verga tocaba la entrada de mi útero. El bombeó rápidamente, por algunos minutos más y de repente, su verga se hinchó dentro de mi vagina, expandiendo un poco mis paredes internas. Se contrajo, la punta volvió a tocar la entrada de mi útero, y sentí un calor abrazador dentro de mi concha recién desvirgada. Un calor que nunca había sentido hasta ese momento. Sentí como mi hermano me iba llenando de semen. Un poco entró a presión en mi útero y el resto fue rebalsando las cavidades de mi vagina. Mi hermano me besó nuevamente, y pasados unos instantes quitó su pene de mi interior y se recostó al lado mío. Yo estaba rendida. Me habían pasado muchas cosas en un tiempo muy corto y tenía la conchita llena de leche de mi hermano. Nos fuimos a bañar y nos dormimos, cada cual en su habitación porque nuestros padres podían volver en cualquier momento.

Luego de este episodio, estuve teniendo sexo con el cada vez que podía durante el resto del mes de diciembre. Pero en enero, me empecé a preocupar porque tenía un atraso de una semana en mi menstruación. Lo hablé con el y me acompañó a comprar unos test de embarazo a una farmacia.

Me hice todos los test, solo para que no quedaran dudas. 4 de 4 positivos para embarazo. Al principio se me vino el mundo abajo. yo estaba recien empezando mi carrera y el también. Pensé que iba a ser un problema sin solución. Pero cuando lo ví a él, calmado y feliz por la noticia mi corazón explotó de amor hacia mi hermano. El se hizo cargo de la situación. Me dijo que no contara nada, que iba a buscar trabajo en la ciudad en la que estudiamos y vivimos juntos y que ibamos a poder sobrellevar eso y mucho mas.

Santi: Quedate tranquila que vamos a poder hacer todo chiqui (siempre me dijo así). Te Amo. Y me besó.
Yo primero lo miré, me llené el corazón con la visión de mi hermano y....
Yo: Yo también te amo, no hay nada que me haga más feliz que estar esperando un hijo tuyo.....


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...