viernes, 6 de marzo de 2015

¡Mi Papí, que rico!



Hace casi 15 años que papá quedo viudo y, yo huérfana. Esas son las cosas de la vida que uno no desea pasar pero es la ley natural; es lo único justo. Todos tenemos que pasar por eso: Ricos, pobres, buenos, malos... 

En esa época contaba con 18 años y mi padre con 45 y quedamos solos en el mundo. No teníamos familiares, sólo nosotros dos, como comprenderán éramos todo el uno para el otro. Tuve que hacerme cargo de la casa y también apoyar a mi padre moralmente, le daba ánimos para seguir en esta vida....... 

A mi ver mi progenitor es un hombre muy guapo y se convirtió en el modelo de hombre que buscaría en la vida. En mi corta edad había tenido varias relaciones pero, ninguno le llegaba ni a los talones a mi padre. El último enamorado que tuve me engañó, así, que decidí buscar como pareja a alguien de mayor edad, maduro, no como esos chiquillos aniñados. ¡Quería conocer a un hombre de verdad!. 

Pese a que había tenido varias relaciones, nunca tuve sexo con nadie. Ese alguien sería el que yo calificara como semejante a mi padre. Siendo pequeña, como toda niña asistí como pude hasta terminar la secundaria y me quedé en casa para atender a papi y, ver que haría en el futuro. Papá por ese tiempo se tomó unas vacaciones., así que pasaríamos en casa unos meses juntos. 

Yo era aficionada a las películas xxx y, descubrí un día ordenando el cuarto de mis padre, muchas de ellas. Las tomé, las guardé y cuando no sabía que hacer las miraba, cosa que me ponía caliente y al principio me daba miedo pero, poco a poco me fui transformando en adicta a ellas, pero... me estoy desviando del tema...en que me quedé .Ahh ya me acordé.. 

Un día estaba viendo una película, cuando papá había salido a dar una vuelta. Yo no podía dejar de fantasear con esas películas y poner de protagonista a papi. Mi corazón y mi moral rechazaban esas actitudes eran más fuerte que yo, pero por algo que no puedo explicar, él terminaba siendo la estrella porno de la película y yo su protagonista . Terminaba masturbándome pensando cómo sería desnudo, como seria su pene, su cuerpo, su trasero, todo, estaba totalmente caliente sólo de imaginar eso. Así fue que tome por objetivo tratar de llamar su atención. 

Comencé a usar ropa ajustada, así podría ver que hija tenia: los pantalones ajustados a la cadera, los top pegaditos, hilos dentales... como quien dice: comencé a mostrar la mercadería. Y nada, ni sabía que existía. Literalmente me decía: 
- esa ropa no es adecuada para tí. 

Hecho que me llevó a pensar que él no me veía. Comencé a tramar una estrategia y me dije: él tendrá necesidad de entrar al baño así que allí será. Generalmente él entraba antes del almuerzo al baño y calculando la hora del almuerzo entre a la ducha, deje abierta la puerta y la cortina también. 
Puntualmente hizo su ingreso y yo estaba desnuda bañándome. Entró me vio y sólo atinó a decir: 
- perdón... ¡no te vi! 
- ¡perdóname papá!, la culpa fue mía: olvide cerrar la puerta. 
- me avisas cuando sales -me dijo indiferente, mientras cerraba la puerta 


Un día se me ocurrió decirle que, me sentía mal y que prefería quedarme en la cama un par de horas mas, así que lo llame desde mi cuarto. 
- ¡Papá! por favor ¡ven un rato a mi cuarto! 
- que sucede hija. 
- me duele la espalda, por favor dame unos masajes, 
- ¿dónde es? Dijo con su clásica apatía 
- ¿aquí!, en la espalda 
Yo estaba en mi cama totalmente desnuda, tapada con el cubre-cama, cosa que el no sabia, y al momento de indicarle donde era mi dolor tuve que quedar como dios me trajo al mundo, él ni se inmuto, sólo atinó a decir que cogería un resfriado, y yo sin darle importancia contesté que siempre dormía así. 
Me masajeó unos minutos, mientras yo boca abajo estaba totalmente arrecha sólo en pensar que me tomaría y me haría su mujer pero él: nada. Me dijo: ya esté bien, ahora descansa, me tapó y se fue. 

Así pasaron varios meses tratando de llamar su atención, de espiarlo cuando entraba al baño y nada, solamente tenia que conformarme con masturbarme y alucinar que estaba teniendo sexo con él. 

Un día salió muy temprano, yo lo esperaba para almorzar. Ya casi estaba abandonando mis intentos y decidía que, lo esperaría con transparencias para almorzar casi sin dejar nada librado a la imaginación, deseaba desesperadamente que eso diera resultado. 
Estaba con un short transparente con hilo dental que no tapaba nada y un top que solo cubría los pezones, por supuesto transparente. 
Eran ya las tres de la tarde y nada; las 5 y nada, hasta que sonó el teléfono. Era un amigo, compañero de trabajo diciéndome que había tenido un accidente. 
Debería esperar a que llegue y esa fue mi sorpresa.. 

Él estaba con fracturas en los brazos, golpes en la cabeza y unas costillas golpeadas. Debido a su insistencia quiso dejar el hospital y quedarse en casa, contaba con amigos en ese hospital así que no fue problema. 
Su amigo sintiéndose culpable por lo ocurrido me ayudo a dejarlo en su cama, y se retiro sin antes decirme que no sabía que Arturo- mi padre- tenia una hija tan bonita, me miró desnudándome con la mirada y se fue...... 

Nos quedamos solos, yo estaba muy triste, papi le dije: 
- las medicinas que te mandaron están aquí. Leo las recetas y tomarás todo como dicen. Yo te cuidare y harás lo que te diga - dije cariñosamente, inocentemente-. 
- Ayúdame a acostar, quiero dormir- dijo- porque sus brazos y manos se lo impedían. 

En cuanto lo estaba acostando me dijo que le saque el pantalón y la camisa que le incomodaban; primero saque la camisa y pude ver sus pectorales bien formados cosa que comenzó a calentarme, luego, el pantalón con cuidado y, sin querer lo estaba viendo: se quedó en calzoncillos, antiguos, blancos y pude observar un gran bulto. 

Estaba toda arrecha, totalmente húmeda, quería bajarle el calzoncillo y poder ver su bulto, pero el se dio la vuelta diciéndome: por favor tápame, mañana estaré mejor. 
Eso fue como un baño de agua helada; después de unos minutos leí las recetas, verifique las cápsulas que tomaría y comencé a alucinar maliciosamente como haría para que mi padre se recuperase y pueda transformar mi fantasía en realidad (tener sexo con papi) él estaba totalmente a mi merced, tendría que hacer lo que yo le indique. 

A las 8 de la mañana escuché: ¡hija! ven ayúdame. Al escucharlo como bala fui al cuarto de papá, me pidió que lo llevara al baño deseaba asearse y hacer sus necesidades, yo, muy afanosa lo hice; en calzoncillos, como lo deje la noche anterior, pude notar un gran bulto, lo ayude hasta el baño, al llegar, como era obvio, no podia usar las manos asi que, fui sus manos. Papá -le dije- al inodoro no, ¡sí! -me contestó-; lo puse delante del inodoro y sin dejarlo hablar le baje los calzoncillos, pude ver un gran pene, como un bate, quería abalanzarme sobre el. Me contuve, mi papá se ruborizó, y dije: no te apenes y sin terminar de hablar lo agarré (su pene) y lo dirigí para que miccionara, verdaderamente era como el de las películas, grande, calculo que medía más de 20 cm y estaba sin erección, sólo con tener mis manos en su pene me hizo sentir en el cielo, algo que no puedo explicar, luego lo ayudé a lavarse. Yo no podia conmigo misma quería tirarme a chupárselo y demás morbosidades pero pensé, tengo que ganarme su confianza. 

A la semana luego de ganarme su total confianza fue perdiendo la vergüenza, todos esos días había tenido que limpiarlo con trapos húmedos, recorrer su cuerpo y causándome sorpresa me dijo que ese era el ultimo día que le limpiaría que al siguiente tendría que bañarlo. Ok papá le dije. Comencé a limpiar primero su cuello, luego su pecho, su estomago hasta que llegue a sus genitales y sin ninguna vergüenza metí mis manos dentro de sus calzoncillos y frote su gran pene, el sólo atinó a cerrar los ojos y dio un jadeo y yo me hice la desentendida, pero no pude ser indiferente, al seguir limpiando su zona genital comenzó a tener una erección. 
Yo estaba totalmente húmeda con una mano lo limpiaba y con la otra disimuladamente comencé a introducírmela en la vagina aprovechando que el cerró los ojos, pensé: ¿qué estará pensando papá?, él no abría los ojos pero tenia una erección bestial, si fláccido era grandísimo, erecto era descomunal, entonces dije: papá, mejor te baño ahora, él sin aún abrir los ojos me dijo: bueno báñame y, sin vergüenza se hacia el desentendido. Lo ayudé a pararse, lo llevé hacia la ducha le bajé los calzoncillos y pude ver por fin en toda su magnitud su gran paquete; ese pene que me hacia masturbar, después de muchos años de alucinarlo, lo podía ver sin tapujos, sin preocuparme de nada. Papá se disculpó diciendo que no se podía controlar, no importa ???dije- y como el no podia moverse fácilmente, para mi comodidad, tuve que decirle que en un momento regresaba a bañarlo habiéndome puesto ropa más cómoda... 

Llegue a mi cuarto, primero pensé me pongo un bikini y ya pero me aparecí delante de mi padre desnuda y sólo dije: ¡estoy lista! por donde comenzamos; él quedó totalmente sorprendido y estaba con una gran erección, mas que antes, su pene medía cómo 30 cm. papá ??? dije- habrás hecho feliz a mama con ese gran pene ,¡sí! me dijo ,ese era también su deseo, que tu tuvieras algo igual o mejor. Yo ya me estaba mojando mucho y abrí la ducha y comencé a bañarlo, papá me dijo: comienza por la cabeza y acaba por los pies. 

Yo estaba con las tetas paradas, los pezones duros, mis nalgas firmes, arrecha totalmente y papá estaba que no aguantaba; teníamos en el baño como 15 minutos y mantenía la misma erección descomunal... comencé por su cabello, luego sus pechos- papá solo cerraba los ojos- luego su estomago, quería abalanzarme sobre él pero pensé: de repente lo lastimo, asi que de allí la espalda en ese transcurso tuve varios fluidos y orgasmos por la espalda llegue a su trasero grande y bien cuidado, le pasaba la mano con cariño como si fuera una seda, me puse de rodillas para comodidad y de allí atrás pude observar sus grandes bolas, no aguanté y las agarré las apreté y mi papá dio un grito, ése grito me excitó, asi que le di vuelta y quedé frente a ese gran monumento firme como el acero, y sin ninguna vergüenza me lo metí a la boca, papá se sorprendió y le dije: serás mío solo mío eres mi sueño, te deseo desde siempre desde que escuchaba a mama decir ¡quiero todo para mí. Amor, métela toda!. Papa trataba de salir pero no podia, hija: por favor contrólate, no-papá quiero que seas mío, así que cállate, no me quedó otra que ponerle un trapo en la boca y le tape los ojos. 

Comencé a masturbarlo como perra en celo. Violentamente, con mis manos se la corría hasta que se vino, al momento de hacerlo quise que acabara en mi boca, salió un chorro y me lo trague, como papá tenia un pene muy grande y cabezón solo la cabeza me entraba en la boca; luego de venirse y tragarme toda su leche, él no perdía la erección, así que pensé quiero que me lo metas por atrás, quiero que me rompas el culo, quiero cagarme de placer y te vacíes de nuevo en mi culo. 
Estaba descontrolada, poseída, papá no podia ver ni hablar lo senté en una silla que traje, como el no perdía la erección era fácil de buscar la posición, lo senté, me coloque abrí mi ano dejé caer mi peso. Fue algo indescriptible. De un solo tirón coloqué mi ano en su cabezona pinga y juaaaa. hasta el fondoy fui penetrada en un segundo por una pinga cabezona y grande como un bate, creo que me rompió algo interiormente pero, a más dolor, más placer y me vine de placer y el otra vez se vino , me llenó de esperma comencé a moverme como loca, descontrolada creo que lo mas doloroso fue sacar de mi culo su gran pene, no por que doliera, sino, porque ya no estaría allí un rato mas ,con lagrimas de felicidad quería ahora sentirlo en mi conejito... 

Ya lo había chupado y tragado su leche, también lo sentí en mi culo, faltaba por donde lo hace todo el mundo. Posición del misionero, llevé a papá a la cama, lo acomodé y me tire encima de él y comencé otra vez a moverme como jinete en plena carrera . ??l era el caballo yo la jinete y sube, baja, sube, baja, totalmente frenética hasta que tuve unos orgasmos que se sucedían uno a continuación de otro y papá no terminaba, sinceramente estaba poseída y lo sentí eyacular dentro de mí hasta . 
Esta tercera vaciada fue descomunal no terminaba nunca. Note que se ponía fláccida su pinga pero seguía dando de ese néctar de la vida corrí y tomé un vaso ,logró llenarlo y terminó su erección ...destapé y su boca y él dijo: ¡piedad, hija. Piedad!...Me tome el vaso de leche lo conduje hacia el baño nuevamente y lo termine de bañar. 

Es una experiencia religiosa como dirían por allí ,papá quedó inconsciente después del baño, al día siguiente me dijo que había tenido un sueño .....yo le dije si papá esas pastillas te han hecho dormir bastante e inclusive pesadillas no.. Sí hija que pesadillas,..me guiño el ojo, yo también sonreímos y a una sola voz dijimos no hay mal que por bien no venga........... 

y colorín colorado este relato me ha excitado.......Capone ))))))


No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...