lunes, 18 de mayo de 2015

1972 A José Pedroni, Cesar Isella


01 Un día, un dulce día
02 La cuna de tu hijo
03 La bicicleta con alas
04 Cuando estoy triste
05 Madre luz
06 Si un hijo quieren de mi
07 Canción para el fusil y la flor
08 Regreso del juglar
09 triunfo agrario
10 Fuego en Animana
11 Resurrección de la alegría





César Isella
A JOSE PEDRONI


DON JOSE TERNURA
Debió ser el oro tibio de los trigales; ese vaivén de cuna mecida por el viento, el eco lejano de las nanas de las madres del mundo, las que le dieron a José Pedroni ese acento de intimidad inviolada para su poesía inicial. Sus primeros libros tenían un temblOr de nacimiento. Un misterio de salmo, el trasfondo bíblico que anima su palabra llena de labradores, los constructores de la Colonia Esperanza, donde él vio y cantó la epopeya, hasta él inédita, de la inmigración en la Argentina. Con el correr del tiempo, los asuntos urgentes de un mundo castigado por la gUerra y el horror iban a estremecer sus poemas, hasta recalar en la épica del despertar de los pueblos latinoamericanos en la última etapa de su obra extensa y fresca. Esa riqueza de temas y formas, es el que despertado la inquietud de los compositores jóvenes que, como César Isella, están convirtendo sus hojas voladoras en pájaros sonoros. ¿Habrá pensado alguna vez don José, que sus poemas iban a ser invadidos por las guitarras del pueblo? Seguramente que sí, porque segura era la entraña popular nacional de esa poesía. Aquí en esta nueva obra del ya famoso cantante y autor, la música agranda su mensaje y nos devuelve un Pedroni vigente y urgente que pondera el camino de un cancionero apoyado en la gran poesia
argentina.

REGRESO DEL JUGLAR
El juglar ha vuelto. Desde el remoto tiempo en que su canto era pregón de júbilo por las aldeas, ha vuelto. Pero ahora avanza esclarecido por el alto magisterio de cantar Un tipo de canciones que no tienen la mera
función de distraer, sino también la de agitar la conciencia activa de una Argentina joven. Porque joven es todo aquel que tiene el espíritu intacto para el asombro. Y ese juglar indiscutido que es César, regresa ahora en esta nueva obra con un puñado palpitante de nuevas convocatorias para un país que quiere respuestas de su canto. Que busca en la obra de autores e intérpretes el vítal contenido de su vida en movimiento. A esa necesidad responde Isella con una búsqueda permanente, con un trabajo incesante de composición junto a los poetas de la patria de hoy, actitud que convierte cada disco suyo en un hallazgo nuevo, en un objeto vivo que nutre la ansiedad estética de nuestras juventudes. En la obra y el canto de César Isella está claro que no hay forma sin contenido ni contenido sin forma

ARMANDO TEJADA GOMEZ

Tomado de http://vocesdelapatriagrande.blogspot.mx/

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...