jueves, 7 de mayo de 2015

Como me inicie en el sexo (Relato Corto)


Como soy nueva en este sitio, quiero primero contarles quien soy. Nací en Colombia hace 31 años pero a los 14 mi mama me trajo para los Estado Unidos, donde vivo y soy profesora de español. Desde que estaba en la universidad me aficione a la literatura erótica y hace tres años soy lectora esporádica de SST. Como creo que le debe pasar a muchos, algunas historias son de mi agrado y las disfruto leerlas, como otras no me gustan y después de leer el primer párrafo las cierro. Después de tener muchos novios y aventuras, finalmente conocí a quien ahora es mi esposo, con quien llevo una vida de pareja plena y nos entendemos súper bien. También me ha gustado escribir, y desde hace algún tiempo decidí empezar a escribir mi historia…..pero el lado erótico. La idea me surgió porque cuando leía novelas o relatos aquí en SST, me di cuenta que lo que he vivido daba para una novela completa, así que aquí les traigo la primera parte, donde narro como perdí mi virginidad.




• Mi primera vez fue cuando tenía 12 años y con un hermano de mi mama, ósea un tío. Para ese entonces el tenía 36 años, y lo que viví con el nunca podré olvidarlo. Mi padre abandono a mi mama cuando yo tenía 8 años, y desde entonces nos fuimos a vivir a la casa de mi tío, quien se había separado hacia un tiempo. El tenía un buen trabajo y ganaba bien, y se volvió un soporte importante para mi mama que le tocaba trabajar los fines de semana en un almacén de venta de ropa y no ganaba mucho. Los primeros años la relación con mi tío fue muy normal, me quería mucho, me daba mucho afecto y por consiguiente yo lo adoraba como a un papa. Pero cuando llegue a los 11 años, mi tío comenzó a fijarse en mí de una manera diferente. Recuerdo que el primer contacto directo fue en la piscina una vez jugando a recoger monedas del fondo y él se fue detrás de mí, me alcanzo y cogiéndome de las piernas me acerco su boca hasta mi vagina y me dio un beso. Fue muy rápido y todo pareció como algo circunstancial. Unas semanas después, se puso a enseñarme a bailar, y en el final de la canción, yo tenía que brincar sobre el quedando “colgada” con mis brazos alrededor de su cuello y mis piernas alrededor de su cintura. El aprovecho esta posición para darme varias veces besitos en la boca y en el último ensayo, me cogió así en esa posición, me llevo hasta su cama y me recostó quedando el encima de mí. Se quedó mirándome y me dijo que ya parecía una mujercita y que era muy hermosa. Enseguida me beso frenéticamente y me metió su lengua en mi boca. Era la primera vez que lo hacía de esa manera. Sin embargo, yo no lo tome nada mal, y me pareció como un juego. Me dijo que no le fuera a contar a nadie lo que había pasado.

• El siguiente fin de semana volvimos a las clases de baile, lo cual me encantaba porque era muy buen bailarín. Luego me invito a comer helado y después nos vimos en el apartamento una película muy erótica con escenas bastante íntimas, lo cual me causo pena pero a la vez curiosidad, y mi tío al verme así me dijo que quería enseñarme todo sobre el sexo. Yo era muy tímida y no le dije nada. Empezó a besarme y al mismo tiempo a tocarme mis pequeños senos por encima de la blusa. Mientras seguía besándome, sus manos fueron explorando otras partes de mi cuerpo hasta que me subió la falda que tenía puesta y fue directo a mi vagina. En ese momento yo le dije que no, pero él me dijo que se moría por mí y que yo iba a ver lo rico que era hacer el amor. Creo que fue la curiosidad de saber en realidad que se sentía ser tocada, lo que causo que mi subconsciente me dijera…..está bien, siga….y mi silencio fue como una aprobación para que el continuara con sus caricias. Yo sentía algo de placer y tal vez morbo, pero el miedo de estar experimentando algo desconocido para mí con mi tío, me cohibía disfrutar más el momento. Después de besarme y acariciarme un buen rato, me desnudo completamente, y literalmente me comió a besos todo el cuerpo, él se quitó su ropa y por primera vez en mi vida vi un miembro erecto….lo veía enorme y aunque yo ya había visto videos porno, no me imaginaba que eso era tan grande. Esa tarde el me enseño a masturbarlo y a hacerle el sexo oral, lo cual hice por más o menos diez minutos, y luego me pidió que lo hiciera mas rápido. Yo, en medio de mi timidez y a la vez curiosidad, lo único que hice fue seguir lo que él me decía y fue así como empecé a chupárselo rápido y después de unos dos minutos él se vino en mi boca, trate de quitarme, pero el con sus manos lo evito, y recuerdo que los primeros chorros me los trague pero después no pude. El quedo como petrificado ahí en el piso de la sala…. y solo un momento después reacciono y me abrazo, me beso frenéticamente y se quedó acariciándome por un buen rato, diciéndome que gracias por hacerlo tan feliz y que me quería muchísimo. Durante los siguientes 4 o 5 fines de semana, hicimos lo mismo, solo besos, caricias y sexo oral. Mis miedos fueron desapareciendo y se fueron volviendo ansiedad por saber y experimentar más, permitiéndome así sentir algo de excitación.


• Pero llego un fin de semana que fue diferente. Después de que mi mama se fue a trabajar, mi tío prendió el karaoke y nos pusimos a cantar, bailamos un rato y después me abrazo y me llevo cargada hasta su cama. Como las veces anteriores, nos besamos apasionadamente, nos hicimos el sexo oral por un buen rato…….y de pronto, él se levantó y vi que se puso un condón, puso lubricante tanto en su pene como en mi vagina, abrió mis piernas y empezó a tratar de penetrarme, pero mi reacción fue cerrar las piernas y le dije que no, que sentía mucho miedo de hacer eso. Nuevamente él me dijo que me tranquilizara que no iba a pasar nada malo y que me prometía que mi iba a llevar a comprar ropa nueva. Al final me convenció y yo accedí, no opuse más resistencia y sentí su miembro completamente erecto en la entrada de mi vagina. Sentía como el movía su miembro de arriba abajo en mi vagina y después de un momento trato de introducirlo, pero me dolió y me moví hacia atrás para separarme de él. Nuevamente me dijo que me tranquilizara, que cerrara los ojos y pensara en otra cosa. Me volví a acomodar acostada bocarriba y cerré los ojos, sentí su pene otra vez jugando con mis labios vaginales por un par de minutos y de pronto el me cogió con fuerza de las caderas, y sin darme tiempo a nada, empujo con tal fuerza que sentí como si me hubieran clavado un cuchillo en mi vientre. Grite de dolor y empecé a quejarme, pero él me tenía tan fuertemente agarrada de la cintura que no podía hacer nada……solo esperar que terminara.

Comenzó a penetrarme suave pero constante, y el dolor que sentía era intenso y seguía quejándome. Afortunadamente, el no duro mucho y se vino yo creo que en 30 segundos. Yo aún tenía los ojos cerrados y sentí que el saco su pene de mi vagina, se recostó a mi lado y me abrazo fuertemente, dándome consuelo, caricias, y diciéndome que eso solo dolía la primera vez, pero que luego eso iba a ser diferente. Después de un rato, me levante y vi que la sobrecama y mis piernas estaban manchadas de sangre. Me fui al baño a ducharme y recuerdo que me miraba mucho mi vagina porque sentía mucho ardor, y pensaba que mi tío me había causado daño. Pensé en hablar con mi mama sobre lo sucedido cuando regresara, pero cuando salí de la ducha él me estaba esperando listo para ir a la tienda a comprarme la ropa que me había prometido. Camino a la tienda, me dijo que no le fuera a contar a mi mama nada, que lo que había pasado le pasa a todas las mujeres cuando tienen sexo la primera vez, y me explicaba muchas cosas más. Para asegurarse de que yo no fuera a contar nada, me compro la ropa más cara que había en el almacén. La relación íntima que tuve con mi tío duro dos años, durante los cuales aprendí a disfrutar del sexo haciéndome una mujer muy activa sexualmente y también muy abierta de mente. Pero la relación afectiva siguió siendo la de tío-sobrina y creo que por eso mi mama nunca sospecho nada y hasta hoy no sabe de esta historia. La relación termino porque como les conté me vine a vivir a los Estados Unidos y no pude volver a verlo por 14 años. Cuando volví a mi natal Colombia, yo ya estaba casada, y aunque si me insinuó que tuviéramos sexo, le dije que no porque no quería serle infiel a mi esposo, pero la verdad fue que no hubo atracción física. Había cambiado mucho, ya no era el hombre atlético y atractivo de antes y por el contrario estaba gordo y con mucha calvicie.

• Después de tres semanas sin sexo desde que había perdido mi virginidad, volvimos a hacer el amor. Esta vez fue más placentero para mí, pero aún no llegaba a sentir una gran excitación. Así seguimos por dos meses más o menos, hasta que un día fue diferente. Un viernes en el colegio con mis amigas, tuvimos una conversación sobre sexo….eso me éxito muchísimo, y si no hubiera sido porque mi mama estaba en la casa ese día, me hubiera follado a mi tío esa misma tarde. Tuve que esperar hasta el sábado que mi mama se fuera a trabajar para tener la oportunidad, que ya era costumbre, de estar con mi tío. La excitación que sentía era mayor a la de las veces anteriores. Lo besaba con lujuria, le masturbaba con fuerza, y le decía que lo deseaba. Él se éxito muchísimo también y rápido sentí su miembro completamente duro. Me baje y empecé a hacerle sexo oral, su reparación se aceleró y empezó a gemir. Normalmente, después de que yo se lo hacía, el me lo hacía a mí, y luego venia la penetración.

Pero esta vez lo sentí muy excitado y pensé…..se va a venir….así que lo que hice fue acelerar mi ritmo por unos pocos segundos y ya….se vino de una forma increíble….rugió como un león y su cuerpo se tensó de tal forma que parecía una estatua. Quedo exhausto y yo me acosté a su lado, nos abrazamos y nos besamos con pasión por un buen rato. Pero para sorpresa mía, unos cinco minutos después, el empezó a acariciarme mi vagina y claro….yo con esa calentura que tenía ese día, me excite en un momentico, le cogí su miembro a masturbárselo y aunque estaba aún blandito, se fue poniendo más duro y luego él me dijo que se lo chupara. Lo hice, y unos minutos después lo tenía completamente parado otra vez. De pronto él se arrodillo en la cama, se puso un condón, y estando yo acostada bocarriba me dijo que le pusiera mis piernas en sus hombros y me penetro. Nunca antes había deseado tanto que me penetrara….fue tan excitante que desde el mismo momento que lo metió empecé a gemir de placer.

El empezó a moverse despacio y al mismo tiempo me frotaba el clítoris con un dedo. Me sentía en la gloria…..eran sensaciones nuevas en mi cuerpo y mi mente se puso en blanco….en ese momento solo pensaba en la excitación tan grande que estaba sintiendo. Luego de un par de minutos, el empezó a moverse más rápido y mi respiración se aceleró a tal punto que se me dificultaba….movía mi cuerpo de una forma desenfrenada y sentía que me iba a morir, mis gemidos aumentaron de volumen y ya no tenía control de mi….el me cogió con las dos manos de la cintura y empezó a penetrarme con mucha fuerza y más rápido, y en segundos explote en un secuencia de convulsiones que me hicieron gritar y perdí la visión por un momento….veía todo borroso a mi alrededor, sudaba mucho. No recuerdo cuanto me duro este éxtasis pero cuando me paso la sensación era de una paz increíble que dije: así debe ser el paraíso. Fue mi primer orgasmo, y desde ese día hasta hoy he sentido muchos, porque llego con mucha facilidad.

• De esa manera nuestros encuentros semanales se volvieron más deseados. Solo cuando tenía el periodo, o mama estaba en la casa, o cualquier otra situación no habitual….nos tocaba posponerlo. Vendría un episodio más adelante, cuando me enamore del primer muchacho en el colegio a los 13 años y pensé que mi tío lo iba a tomar mal….pero no….para sorpresa mía me dijo que el entendía esa situación y que era normal que yo sintiera amor por alguien de mi misma edad, y que así yo tuviera novio él me iba a seguir queriendo como hasta ahora. Las historias con mis noviecitos son bien particulares porque claro, para ese entonces yo ya tenía mucha experiencia en cuestiones de sexo, mientras ellos apenas estaban aprendiendo. Más adelante les contare historias con ellos.             

Unos cinco meses después, podría decir que yo ya era una experta en cuestiones de sexo….él me había enseñado muchas posiciones y hacíamos el amor en el baño duchándonos, en la cocina, sentados en un asiento, en la mesa del comedor, contra la pared, en la piscina bajo el agua, en las escaleras, en fin….nos recorrimos toda la casa. Igualmente la intensidad de la relación aumentaba….como solo disponíamos de sábados y domingos, le hacíamos como si el mundo se fuera a acabar….teníamos sexo 3 o 4 veces en el fin de semana. Esos dos años viviendo en la casa de mi tío fueron una locura. Solo recuerdo que yo me hubiera disgustado con él, las veces que trato de practicarme sexo anal….me dolió mucho las tres veces que intentamos y no fui capaz….nunca me pudo penetrar. Y cada que me decía que lo volviéramos a intentar, yo le decía que no me insistiera y me ponía brava. Pero nunca me forzó. El sexo anal solo lo vine a practicar cuando ya estaba en la universidad, y actualmente lo hago de vez en cuando con mi esposo. A mí nunca me ha gustado, pero con el tiempo aprendí a que no me doliera. Tampoco me causa placer. Lo hago solo por satisfacer a mi pareja.

Olga Lucia 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...