sábado, 9 de mayo de 2015

Memorias de una Ninfómana (Relato Corto)


Estaban todos en círculo en su reunión semanal y una nueva paciente se integro

-Hola mi nombre es Leticia, tengo 30 años, divorciada y tengo una hija de 7 años
- ¿Porque estas aquí? Leticia
- y soy adicta al sexo
- Hola Leticia
- ¿qué otras adicciones y/o consecuencias te trajo la adicción al sexo Leticia?
Le pregunto el Dr. Olmedo
-Adicciones, ninfomanía y voyerismo
- ¿alguna droga?
-no
-ok
-y consecuencias.....

Tomo, exhalo aire y después de unos segundos comenzó a narrar

Todo comenzó cuando tenía 6 años, mis padres solían quedarse en la sala cuando yo me iba a dormir, una noche me desperté y me levante al baño, cuando regresaba vi la luz prendida de la sala y escuche música un poco baja, me fui a la sala y lo que vi me marco para siempre...




Mi madre estaba acostada en el suelo moviéndose de arriba abajo, con la cara un poco rara y soltando unos quejidos, cuando me acerque vi a mi padre, hincado entre las piernas de mi madre los dos completamente desnudos y mi padre la tenía agarrada de la cadera y el metía y empujaba con fuerza y rápido su cadera contrayendo sus glúteos hacia mi madre, fue la primera vez que vi el cuerpo desnudo de un hombre, mi padre gustaba de ejercitarse así que mantenía un cuerpo que a mi gusto era sorprendente, con bello recortado en el pecho, recorriendo su torso pero permitiendo ver su abdomen bien ejercitado y terminando en una mata de bellos chinos y obscuros en su pelvis, sus glúteos redondos marcando sus músculos en ellos, sus muslos amplios y carnosos y su espalda amplia no muy ancha ya que mi padre era delgado, miraba detenidamente su cuerpo lo que más miraba eran sus glúteos durante el acto como se contraían y se movían, eso hizo que por primera vez me excitara y mi vagina se contrajera es decir se abriera y cerrara, queriéndola tocar, de repente saco un muy largo, ancho y endurecido pene, tomándolo con la mano y agitándolo, haciendo la cabeza hacia atrás y adelante, soltando unos fuertes quejidos, empezó a arrojar de su pene chorros de un líquido blanco, llenando los pechos y el estómago de mi madre con él y vi como la dureza de su pene se iba quitando dejando ver un largo pene colgante, recargándolo en la vagina de mi madre, mirándola de una forma....

Nunca había visto esa mirada tan fija, penetrante, brillosa en mi padre, después comprendí que era deseo, de repente me volteo a ver llevando su mano hacia su cabeza haciendo su cabello hacia atrás, movió con las manos a mi madre y me volteo a ver se pararon rápido mirándome, me di la vuelta y me fui a acostar. Al otro día hablaron conmigo y me explicaron lo que era el sexo y a pesar de que decían que solo cuando se es adulto se hacía, yo no podía quitar aquella escena de mi mente, ni evitar mirar el cuerpo de mi padre a cada momento y sentir esa contracción en mi vagina.

Una noche, llegaron de una cena, tenían aliento a alcohol y vi a mi papa abrasar por la espalda a mi mama y besarle el cuello, la cual lo rechazaba diciéndole que estaba muy cansada y que solo quería dormir, mi padre se veía un tanto tomado y con esa mirada de deseo y excitación mire y vi que traía una erección debajo de su pantalón, mama se fue a su recamara y papa se quedó ahí parado, un poco molesto, le pedí me llevara a mi habitación, me cargo y yo rodee mis piernas en el sintiendo su pene erecto y más me repegaba a él, sentía como latía y se movía su pene me dejo en la cama y se fue con mi madre paso un poco de tiempo, me levante y fui a su habitación , abrí muy despacio y mire estaban perdidamente dormidos y mi padre destapado y completamente desnudo con una enorme erección y sus testículos tan grandes y colgantes caían entre sus piernas, no me resistí me acerque y comencé a tocarlo e inmediatamente por reflejo lo metí en mi boca y le chupe la cabeza de su pene, me quite la pijama y coloque encima de él, abriendo mi vagina y colocándome su duro pene, sin pensar e inexperta me senté completamente en él, sintiendo un dolor inmenso que me hizo llorar y quejarme un poco, pero al mismo tiempo un gusto y excitación, apreté muy fuerte mi vagina y mi padre se despertó..

-¿Que?
Me miro e inmediatamente miro hacia mi madre que dormía perdida, trato de sepárame de el
- No... Leti... haa...

Al tratar de levantarme de su pene miro la sangre que escurría de mi vagina por su pene, entreabriendo su boca y quebrantando su mirada, voltio nuevamente hacia mi madre y se levantó con cuidado tomándome de mis nalguitas y ensartada aun a él se inclinó un poco tomo mi ropa y camino saliendo del cuarto y me llevo al baño, durante el camino sentí como se endurecía mas y se hacía gruesa dentro de mi yo ya no sentía dolor y cada que sentía que se endurecía yo apretaba mi vagina y mi papa me miraba con esa mirada de deseo y sentí su aliento a alcohol, llegamos al baño y me la fue sacando deslizándola y ambos mirando cómo iba saliendo ese enorme pene lleno de sangre de mi pequeña vagina, lo mire y vi como fruncía el ceño y ponía sus labios en u haciendo sonidos
- ahh....aaa....

Me la saco toda y pude ver como se hinchaba y movía sola, tomo la regadera de manguera y se enjuago el pene, comenzó a enjuagarme mi vagina y al tiempo que me decía
- ¿Nena que hiciste?


Mientras me sobaba mi vagina al enjuagarla y me miraba a los ojos de una forma.... como entrecerrados y fijamente lo abrase para que me cargara y me llevo a mi cuarto, me acostó en mi cama y tomo mi toalla, yo abrí las piernas y mi vagina con las manos ofreciéndosela para que me la secara y vi como su pene se movía y endurecía más mostrando ya unas venas saltadas en él, me comenzó a secar mirándome a los ojos, lo abrase por el cuello y comencé a darle muchos besos muy despacio el solo exhalaba y no dejaba de mirarme, ni de tallar mi vagina con la toalla le dije
- ¿Papi?.

Y le quite la toalla tirándola a un lado, me acosté jalándolo de los brazos hacia mi agarre su pene y me lo coloque sobando la cabeza en mi vagina y el me lo fue empujando poco a poco hasta que quedo más de la mitad dentro haciéndome sentir un dolor pero al mismo tiempo un placer enorme solo de recordar cómo se contraían sus glúteos cuando cogía a mi madre y pensar que ahora era yo la que lo haría menearse así, me excitaba y no sentía tanto el dolor, mi papa comenzó a meter y sacar acomodándose encima mío, haciéndome quejar, después se levantó quedando hincado de frente mío y agarrándome de mis costados me metía y sacaba un poco rápido su pene haciéndome retorcer de placer, después me acostó de lado y el atrás mío, agarrando su pene busco meterlo y colocándolo sin querer en mi culito me lo metió haciéndome quejar y sacándome unas lágrimas, pero de igual forma sentía tanto placer al igual que él.

Paso su mano hacia adelante sobándome la vagina y dándose cuenta que me lo metía por atrás lo saco y lo saco disculpándose pero yo lo agarre y lo coloque otra vez atrás el me miro, mordiéndose el labio inferior y sonriendo me la empujo metiendo y sacando y masturbándome con sus dedos en mi vagina ya no aguanto más, saco su pene metiéndomelo en la vagina y viniéndose abundantemente en ella, se acostó bien tratando de reponerse y yo sentí como me escurría el semen por mis piernas, me levante tome mi calzoncillo y me limpie y le limpie el pene a mi papa y le puse un besito en la cabeza, él se levantó y camino a la puerta se voltio a verme y su mirada había cambiado se veía como pensativo se salió y cerro.
Durante esa semana trato de evitarme y después decidieron que me iría a casa de mi abuela y allá estudiaría por lo menos la primaria.

El doctor Olmedo comento
- Uf... que fuerte, continúa.

En casa de mi abuela vivía mi tía Karla la hermana menor de mi mama, tenía 19 años y un novio de 21 muy guapo, alto, delgado pero con un cuerpo muy proporcionado, a pesar de no hacer ejercicio y de bello escaso, siempre que venía a casa, mi vagina reaccionaba, es decir sentía esa contracción, se abría y cerraba, me sentaba de frente a él a cierta distancia y comenzaba a manosear mi vagina como "inocentemente" y el me miraba procurando que mi tía no se diera cuenta, veía esa mirada de deseo y lujuria, así que un día me quite la ropa interior y me senté de frente a él en el sillón ya que esperaba en lo que mi tía terminaba de bañarse y subí los pies abriendo las piernas mostrándole mi vaginita el apretó su pene por encima del pantalón, pude notar una enorme erección, me levante y fui hacia el...

Fui directamente a su erección y comencé a acariciársela por encima del pantalón, él voltio a ver que no vinieran y saco su pene un tanto largo, no muy grueso y curveado hacia abajo de la punta, tomando mi mano y masturbándolo, yo se seguí el ritmo y el me soltó para poder meter su mano en debajo de mi falda y acariciaba y apretaba mi vagina, chupo su dedo y comenzó a metérmelo yo incline un poco la cabeza y me metí la cabecita de su pene, que estaba como de un color morado y muy redonda apenas le di unos chupetes cuando oímos un ruido y rápidamente nos separamos, se guardó su pene y me regrese al sillón el trataba de tranquilizarse ya que se le veía muy excitado, aspiraba y soplaba, tomo el cojín del sillón y se lo puso encima de las piernas ocultando su erección, en eso entro mi abuela y lo saludo

-¡Hola Marco!
-Hola señora, ¿cómo le va?
-Bien gracias ¿y Karlita?
-Se está bañando

Se sentó junto a Marco y siguieron conversando yo me levante y fui a ponerme mis calzoncillos y me salí al patio, después de un momento mi tía Karla y Marco, salieron se despidieron de mí y cuando se salían Marco voltio a mirarme y se salió, sabía que me deseaba tanto como yo a él.
Uno de los integrantes de la terapia comento:
- Pero él, como así nada más y de repente, ni siquiera le importo tu edad o que tu tía saliera o si tu abuela los hubiera sorprendido, bueno de ti pues sabemos que es tu adicción pero de él..., creo que necesita más estas terapias, que arriesgado.
Otro integrante agrego:
-Bueno la situación se estaba prestando no...

El doctor Olmedo:
Bueno por lo que Leticia nos cuenta, no es solo que se preste la situación o adicción al sexo como ustedes, sino que es uno de muchos casos de "la fantasía" de un joven que se siente atraído o curioso hacia las niñas, pero para poder saber qué es exactamente se tiene que tratar al joven ya que no podemos decir que es sin antes saber porque el impulso a hacerlo con una niña.... Pero supongo que no quedo ahí el asunto.
-No.

Pasando los días, un día llamaron a la puerta, era Marco...
-Hola nena
-Hola Marco, mi tía no esta
-Lo se bebe, está en la Universidad
- ¿y tú no fuiste?
-Me reporte enfermo... solo para venir a verte
Le sonreí y mire coqueta
-¿cuántos años tienes?
- 6
Se metió cerrando la puerta y sobándose en el pene.
- ¿estas solita, tu abuelita se fue a trabajar?
- Si.
Me agarro la mano y comenzó a frotarse con ella y la soltó para que yo lo hiciera sola
-¿te gusta?
-sí...

Me agarro de la mano y me llevo a las habitaciones yo me dirigí a la mía pero él me detuvo y me llevo a la habitación de mi tía
-Ven, quiero hacerlo acá para cuando este con tu tía piense como te cogí aquí.

Se quitó la ropa y mi vagina comenzó a abrirse y cerrarse, se contraía demasiado, estaba encantada de verlo desnudo sus testículos tan colgados y muy redondos dentro esa gran bolsa de piel y su pene largo y la cabeza más gruesa que el tronco y purpura, se acercó se hinco frente a mí me dio un beso muy intenso metiendo y enrollando su lengua con la mía chupaba mis labios y lamia mi mejilla, oído, cuello... y comenzó a quitarme la ropa su pene se movía y se engrosaba haciendo ver la cabeza más grande. Me acostó en la cama y me abrió las piernas, se quedó parado un momento viéndome y masturbándose y empezó a chupar mi vagina, acariciando mis piernas y estómago, paso las manos atrás acariciando mis nalguitas y apretándolas hacia él para chuparme más, chupeteaba mi clítoris, y yo sentía desmayarme de placer me retorcía en la cama haciéndome quejar y acariciando su cabello.
-nenita estas más rica que tu tía, chiquita...

Fue chupando mi cuerpo subiendo y llego a mis pezones succionando mis pezones y chupeteándolos me excitaba aún más, se colocó arriba de mi poniendo su pene en mi boca y chupeteando mi vagina nuevamente comenzó a meter y sacar su pene como cogiéndome por la boca pero con mis manos de por medio, después de un momento, se levantó y coloco su pene en mi vagina metiéndolo todo y sacándolo ya que yo ya estaba bien húmeda y dilatada, se acostó encima mío y metía y sacaba quejándose y diciendo
- que rico chiquita mejor que tu tía bebe ah!!! Que rico siento en mi verga ah!!! aprietas bien rico
Yo sentía increíble y me quejaba haciéndolo excitar más
-¿Te gusta bebe?
- aayy...siiiiii..aayy
De repente me volteo y e intento meter su pene nuevamente en mi vagina pero metí mi mano y se lo agarre acomodándolo en mi colita...
- oooohh... si bebe sí...

Me lo fue empujando y ahí si me dolió un poco pero ya sabía que pasaría, comenzó a meter y sacar despacio pero muy intenso, después fue más rápido y sentía el peso de su cuerpo encima mío y eso me gustaba..... Me gustaba mucho, de repente se paró me voltio y acostada yo en la orilla de la cama, de frente a él y él parado entre mis piernas metió su pene y me tomo de las caderas, metiendo y sacando tan fuerte y rápido, saco su pene y comenzó a quejarse muy fuerte y masturbándose arrojo unos chorros inmensos de semen en mi estómago y vagina, toda la embarro de semen y pasaba su pene por mi cuerpo, se tiro a un lado mío y puso su cabeza en mi pecho, escuchando los latidos de mi corazón agitado.
Se repuso, nos levantamos y me tomo de los costados de mi cabeza, dándome muchos besos por toda la cara y uno muy intenso en la boca
- Gracias...gracias...gracias... Leti me hiciste enorme, feliz waaooo, ¿no lo contaras verdad bebe?...
- No a nadie
- ¿Te gusto tanto como a mí?
-Sí
-Mucho
-Si mucho

Ya es tarde me voy... no creas que no me importas me gustó mucho y fue increíble pero puede venir tu abuelita o tu tía, tenemos que hacerlo más veces mi amor y me dio un beso.

-Métete a bañar para que te limpies mi semen...
Se vistió y se fue.
Sus palabras me hicieron sentir contenta y que había hecho algo muy bueno.

El doctor Olmedo
-Vaya ¿y es por eso que creíste que de esa forma tendrías contentos a los hombres aun siendo una niña?
-En parte sí, pero no solo era eso, también era las ganas que tenía constantemente de tener un hombre dentro o simplemente con ver a alguno de mi gusto, mi vagina reaccionaba y no podía evitar el tocarlo aunque no lo conociera.
- ¿A qué edad comenzaste con desconocidos y cómo fue?
- Como a los 8 años y con dos chicos de 24 y 25 años que jugaban baloncesto cerca de mi casa.
-Bien, tendremos que continuar con su historia de Leti, en la próxima sesión y traerán preguntas, para entender cómo reacciona la adicción sexual en ella y en sus diferentes edades y etapas.


Continuara....

O.R.

Antes de cualquier reclamo de pedofilia deben saber que las fotos son de la artista norteamericana Sally Mann y pertenecen a su libro "Inmediate family"

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...