jueves, 4 de junio de 2015

Un tío muy especial y su pequeña sobrina (Relato Corto)


En las familias grandes siempre termina existiendo el tío menor que solo logra llevarle unos 10 años de diferencia a su sobrinita preferida, esto aumenta las posibilidades de que la confianza y el deseo se apoderen de ellos.
Me voy a referir a una historia que le sucedió a una amiga mía, se llama Ana, cariñosamente en su familia le dicen Anita, su tío Alberto solo le lleva de diferencia 10 años, se crio con su hermana, la madre de Anita y por eso se convirtió en niñero y compañero de juegos de la niña desde que era una bebe. Anita cariñosamente le decía tío Beto, resulta que desde siempre había existido mucha confianza entre ellos, se querían mucho, por tal motivo al casarse Beto le prometió a su sobrina que ella sería la madrina de su primer bebe, en efecto, Beto por cuestiones de trabajo en las fuerzas militares lo trasladaron a una ciudad en el caribe de Colombia, allí conoció a la que hoy es su esposa, se casó y al poco tiempo nació su pequeña hija, el cumplió la promesa y nombro madrina a su sobrina Anita, la cual tuvo que desplazarse desde el interior para cumplir con dicho compromiso.....



Anita acababa de cumplir los 14 años, era una niña de familia, era muy cariñosa y un poco ingenua, bueno eso hacía creer, tenía su primer noviecito, una relación muy ingenua, besitos normales, todavía el pudor no la había dejado dejar llegar más allá al niño, mas allá de abrazos y besos deliciosos que la hacías sentir rico y no más....sin embargo cuando el niño se iba su imaginación volaba y sus manitos lograban llegar a sus partes y hacer una que otra travesura, Anita tenía la foto de su tío en su mesa de noche y por las noches cuando su cuerpo se calentaba su manito se pasaba por sus senitos y su vaginita y miraba fijamente la foto de su tío, más adelante sabremos porque ella hacia esto.

Llego el día de viajar al caribe a servir de madrina, tuvo que viajar solita porque su familia no podía ir por cuestiones laborales, su tío Alberto la recibió en el aeropuerto y se abrazaron con ternura como hace tiempo no lo hacían, el maravillado con la hermosura de sobrina y ella feliz de volver a ver a su "tiote precioso" como era el piropo que ella siempre le regalaba, llegaron a la casa y todo dentro de lo normal, paso la ceremonia al otro día, Anita estaba radiante y su tío orgulloso la exhibía entre el grupo de amigos, al tercer día ya era hora de ir a la playa, Anita estaba ansiosa por ir al mar, la esposa del tío no podía ir con ellos porque le tocaba atender sus negocios de abogado en la capital, viajaba en la mañana con regreso en la noche, así quedaron las cosas, el tío llevo a su sobrina al mar, la bebe la dejaron donde los suegros y se dispusieron a disfrutar de un día de verano maravilloso, Anita utilizo un vestido de baño de una sola pieza, le quedaba bien ajustado a su figura y se delineaban bien sus formas de jovencita abandonando la niñez, tenía sus senitos pequeños pero bien formaditos y unas piernas espectaculares que fueron blanco de piropos por parte del tío al saber que su sobrina estaba bien linda, se fueron al mar, y ya caída la tarde comenzaron a jugar con las olas, se reían como niños chiquitos, se acordaban de sus aventuras cuando Anita estaba bien niña y él era su compañero de juegos, Anita comenzó a sentir un poco de miedo por las olas tan grandes entonces su tío le dijo que la iba a cargar como niña chiquita, Anita inmediatamente se colgó de su cuello y abriendo sus piernas lo entrelazo por su cintura y se abrazaron un largo rato, Anita era muy cariñosa y comenzó a besarlo por toda la cara y a decirle mimos y cosas, siguieron disfrutando de las olas pero Alberto comenzó a sentir un placer especial de tener a su sobrina cargada y tan entregada a él, se acordó cuando el en su etapa de pubertad no perdía oportunidad de cargar y abrazar a su sobrinita sintiendo los primeros embates de la pasión y las ganas, quiso quitar eso de su mente pero ya era tarde, esos recuerdo le estaban ganando


Anita se acordaba de los momentos en los cuales su tío estando ella pequeña la cargaba y le daba caricias en sus nalgas y la aferraba mucho a su cuerpo sintiendo abrazos intensos, siguieron jugando hasta que por movimientos del mar el tío Alberto sujeto fuerte a su sobrina y sus manos se posaron de lleno en sus nalgas, Anita apretó sus piernas y se aferró mucho al cuerpo de su tío, se abrazaron y el tío con disimulo comenzó a sobar las nalgas de Anita y comenzó a decirle " le voy a dar nalgadas....porque se me está poniendo muy hermosa...no te olvides que eres mi niña consentida" Anita reía y le decía " pégueme nalgaditas y yo lo muerdo mi tiote precioso" así estuvieron jugando un rato a las nalgadas y a los mordiscos hasta que el tío sintió que el vestido de baño se le estaba metiendo por la colita a Anita y sutilmente saco el resorte y le dijo al oído " esa costumbre tuya de comerte la ropa interior, desde chiquita eres así......ven te la saco para que no te incomode"

Anita dando un suspiro cerro los ojos y abrazada el tío se acordó de las veces que estando chiquita su tío le molestaba la colita diciéndole lo mismo, sintió de nuevo esos dedos fregándole su trasero y se aferró más a él. Llego el momento de irse, el tío salió del mar con su sobrinita cargada entre risas, recuerdo y juegos al parecer inofensivos pero que estaban iniciando una cantidad de sensaciones mágicas, llegaron a recoger las cosas y el tío no pudo dejar de clavar los ojos en el trasero de su sobrinita cuando ella se agacho a recoger su maletica, se acordó de las veces que el la ayudaba a bañar y no podía evitar conocer sus partes, Anita vio de reojo la manera como el tío la miraba y se acordó de cuando en la bañera de su casa se metía a jugar con su tío y el delante de ella se lavaba su cola y le dejaba ver parte de su formación de hombre, se fueron al vehículo y el muy caballero le abrió la puerta del carro, al pasar cerca de él recibió estas palabras " sigue mi preciosa divina" ella con un poquito de sonrojación solo atino a tirarle un beso y a picarle el ojo y decirle " gracias mi tiote repapito" se fueron, de camino a casa el tío recibió la llamada milagrosa, la esposa no había podido terminar su diligencia judicial y le tocaba quedarse, ya había cuadrado que la bebe dormiría en donde los suegros y entonces lo único que hicieron sobrina y tío fue arrimar a visitar, estar un rato y esperar a que la bebe durmiera e irse para la casa

Millones de pensamiento iban en la cabeza de cada uno, el tío pensando en soportar una noche solo con su sobrina y la niña pensando que como sentir de nuevo todo lo que algunas veces sintió en compañía de su tío cuando eran menores, llegaron...comieron algo y subieron a la habitación principal a ver televisión, antes cada uno se ducho y se pusieron cómodos, el tío con una pantaloneta bien ajustada y la niña se puso una camiseta suave que no mortificara su espalda un poco acariciada por el sol, su pecho libre porque no dormía con brasier y unos cucos cacheteros que moldeaban ese trasero hermoso que estaba cultivando, la blusita a duras penas tapaban los cucos, por eso el tío disfruto cuando ella se levantó de la cama y fue a traer una crema humectante, su trasero se alcanzaba a divisar y aparte lo movió con especial interés porque ella presentía que la mirada del tío estaba clavada en ella, al salir de la pieza lo miro de reojo y tirándole un beso le dijo " ya vengo para que me ayudes con la crema nene" el tío extasiado espero con anhelo cual era la ayuda que su sobrinita necesitaba...llego Anita con la crema y se acostó boca abajo, le paso la crema al tío y le dijo, "por favor échame en las piernas"

Él se acomodó sentado al pie de ella, comenzó a frotarse las manos con la crema e inicio el recorrido por los talones, tobillos, pantorrilla, rodillas, en los muslos no pudo evitar ver ese hermoso paisaje del trasero, el cacheterito bien ajustado delineaba las nalgas, una pequeña parte de ellas salía por abajo formando una curvas espectaculares, sobo la crema por todos sus muslos hasta llegar a tocar casi su calzón, estaba embobado con esa niña preciosa tendida en su cama, ella recordaba como cuando pequeña su tío jugaba a las hormigas y le hacía cosquillas por todo el cuerpo hasta llegar a su ropita interior y algunas veces atreverse a pellizcarle las nalgas y su conchita, eso la hizo inquietar un poco a tal punto que no pudo evitar hacer unos movimientos sensuales con sus caderas como acomodándose, esos movimientos que hace cuando viendo la foto de su tío se contempla solita en la habitación, de un momento a otro con los ojos cerrados se dirigió el tío y le dijo " tiote que pena contigo me echas en la espaldita porfa...."


Y poco a poco se fue levantando la blusa, el tío excitado le comenzó a untar la crema en la espalda, se la lleno de crema y trataba de echarle abajo en la parte donde alcanzaba a entrever su senito, ella levanto un poco la espalda y clavo su cabeza en la almohada dejándolo ver un poco más de su tética suave y tersa, lo miro con dulzura y le dijo " gracias mi tiote divino, eres un amor" volteo la cabeza hacia el otro lado y levantando un poco el trasero encogió una de sus piernas, claro, el movimiento hizo que se descubriera un poco más una de sus nalguitas, el tío se acomodó en la cama y recibió una frase maravillosa " tío sóbame la espaldita como cuando me hacías dormir chiquita" el comenzó a hacer lo que la sobrinita pedía, bajo hasta su panty y volvía a subir, hacia círculos en su espalda, hasta que la sobrina lo sorprendió con otra petición " tiito, te acuerdas que me hacías dormir dándome nalgaditas" el con premura se rio y se fue de una a su trasero, se acordó que le hacía esto chiquita y cuando calculaba que ya estaba dormidita le comenzaba a recorrer con sus dedos la colita y la vagina por encima de la pijama

La sobrinita se acordó que ella se hacia la dormida y sentía como su tío le hacía cosas que ella no entendía pero que le ayudaban a sentirse bien y ahora le ayudaban a sentirse mujer en su soledad... luego de un rato sobándole las nalgas, y viendo como ella se movía con sensualidad en sus caderas, ella le recordó otra cosa " tiito falta algo...besitos en la espalda, acuérdate que me encantan los besitos en la espalda" el tío lentamente se acomodó de lado y pegando su cuerpo al de ella comenzó a darle los besitos solicitados, no sabía por dónde ir y venir, estaba extasiado con ese cuerpo virgen en su cama, cuerpo prohibido pero deseado

Ella comenzó a mover sus caderas con más sensualidad y el no pudo evitar pegar su pene a sus nalgas y acompañarla lentamente en sus movimientos, él se acordó de los innumerables momentos en que el cuerpito de su sobrina le sirvió de blanco de sus desahogos sexuales, y ella se acordó que disfrutaba como su tío la aprisionaba contra su cama y hacia movimientos extraños que terminaban con entrepiernadas que ella no entendía pero que ahora estaba a punto de disfrutar.......

Ella sentía que algo grande estaba entre sus nalgas, sabía que el pene de su tío estaba a punto de estallar, sentía como la chuzaba un poco en su cola y sentía como su vagina se mojaba.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...