miércoles, 15 de julio de 2015

Sexo con mi dulce primita (Relato Largo)


Un día en que mis padres me anunciaron que vendría de visita una prima a la que yo deje de ver hace 4 años, en ese entonces ella era una niña común, nada diferente y por supuesto que no tenía nada de interesante. Solamente era una niña algo llorona.

Los días previos a su visita transcurrieron normales, la regular limpieza de la casa para causar buenas impresiones, el gran enojo de mi hermano menor al tener que compartir su habitación con mi prima y la consiguiente reprimenda por arte de mis padres. Pero cierta conversación cambio todo antes de su llegada:
Andrés- ¿José sigue enojado por lo de su cuarto?
Mamá- Claro, es un envidioso y odia a tu prima, y no podemos exigirle que deje que ella duerma en su cuarto
A- Claro que pueden...
M- Pero no sería correcto, al fin y al cabo es su privacidad
A- Supongo que sí...
M- Pero...
A- ¿Pero qué?- pregunte algo nervioso
M- Puedes cambiar de cuarto con el mientras tu prima se queda con nosotros...
A- ¡Por supuesto que no! ¿Además cuánto tiempo se va a quedar con nosotros?
M- Todo el mes
A- ¡TODO EL MES!
M- Si, lo bueno es que ustedes están de vacaciones y su papa y yo tenemos 15 días de vacaciones... pero no cambies el tema, si le cambias el cuarto y dejas que ella duerma contigo te compro aquel juego que querías...
Mierda, ya me tenía atrapado, abusando con sus poderes maternos de mi buena voluntad y de mi falta de dinero, carajo. De modo que accedí y finalmente el día que yo tanto temía sucedió.



Ya por la tarde llego mí ya mencionada prima, pero vaya que no la reconocí, la última vez que yo la había visto era una niñita, pero con sus ahora 12 añitos se estaba empezando a convertir en la mujer que procedería en su futuro.

Su nombre es Fernanda, pero todos le decimos Fer, es blanca de piel, bastante alta para su edad, actualmente tiene 19, a punto de cumplir 20, en ese entonces usaba unos lentecitos muy coquetos, ya llevaba varios años usando brackets, por lo que sus dientes ya estaban bien y por lo que sus frenillos no eran más que adornos; tenía unas piernas largas que culminaban en un culito, aunque pequeño, respingón, paradito y bien formado ( muchos años jugando fútbol y practicando natación ), y también ya contaba con el par de montañitas que pronto se convertirían en unos hermosos senos, algo pequeños aun, pero bonitos y bien ocultos por un corpiño; su cara con un par de ojazos verdes grisáceos, coronando su cabeza con un pelo castaño largo, era algo angelical. Mi primita era una belleza en proceso de perfeccionamiento.


Fuera de la primera impresión causada, ella entro y saludo a todos con el mismo afecto con el que nos solía recibir, a fin de cuentas, éramos sus familiares, fuera de sus padres, a los que más quería, causa de las largas temporadas en las que se quedaba de visita con nosotros, pero cuando ella se mudó a Querétaro, nos dejamos de ver. Todo transcurrió normalmente, con el suficiente nivel de incomodidad por parte de mi hermano, que era un año menor que ella, con los regaños de mis padres hacia él, con la historia de lo que había sucedido durante los años que no habíamos visto a la pequeña, blablablá. No pude evitar notar durante el resto del día como el pantalón pegado apretaba el redondo culito de mi prima y como su blusa una talla más pequeña mostraba sus pechos en desarrollo, no me sentí raro (yo ya había leído muchos relatos en esta página), pero me turbaba que ella tuviera solamente 12 años, así que elimine esas ideas de mi cabeza, o por lo menos eso creí...

Al fin llego la noche, mis papas le anunciaron a Fer que se iba a quedar conmigo en el cuarto de mi hermano para que mi hermano no siguiera molestando. Ésta accedió alegremente y planeo un itinerario muy grande para asar la noche, yo dije que estaba de acuerdo, era una niña boba por lo que se dormiría rápidamente. Y efectivamente lo hizo.

El primer día no pasó absolutamente nada.

Al amanecer del siguiente día me desperté temprano y me metí a bañar, todo normal mi rutina de siempre, pase a mi ex cuarto para buscar ropa, mi hermano no estaba, por lo que supuse que salió con mis papas a comprar el desayuno, ya que ningún ruido se escuchaba; mientras escogía la ropa que usaría, unos pies descalzos bajaron las escaleras y Fer me avisó que se iba a bañar, le dije que sí y proseguí.
Subí finalmente a mi cuarto y me quede desnudo, un placer grandioso debido al calor que se sentía esos días y a la tortura de la noche anterior por tener que dormir en pijama, debido a la visita femenina. Mi pene estaba reaccionando de imprevisto y empezó a crecer, no me molesto en absoluto, pero sin previo aviso la puerta del cuarto se abrió y Fernanda entró distraídamente.
Cuando se dio cuenta de la situación en la que estaba, no alcance a hacer otra cosa antes de que ella dijera "Lo siento" y salir corriendo.

Esta situación me confundió, pero también me excitó bastante, era una situación muy morbosa. Decidí dejar todo ahí y pensar que nada sucedió, en la noche bajaría el calentón con una paja. Todo el día siguió normal, pero Fer se notaba muy nerviosa conmigo y evitaba dirigirme la palabra cada vez que pudiera, antes de eso ella y yo no hablábamos mucho, todo normal.
Por fin llegó la segunda noche y.... mierda (otra vez), no podía hacerme una paja en todo su esplendor, a dormir caliente. Fernanda entró al cuarto, no me miró a los ojos y no platicó ya conmigo, se acostó en su cama y solo miramos TV.

Cuando ya era muy tarde para ella, decidí apagarla, con la esperanza de que se durmiera rápido y pudiera hacerme una "mini paja". Gracias a Dios ella ya había cerrado los ojos y su respiración se notaba tranquila, hora del trabajo. Empecé a tocarme por lo bajo, procedí a realizar el típico movimiento arriba-abajo, todo iba bien los primeros minutos, evitaba hacer ruido e irme despacio, pero al escuchar los primeros ruidos todo se apagó, TODO.
Los pequeños ruidos venían de muelles, de mi misma habitación, decidí quedarme quieto un momento, no sé si fueron 5 minutos o 50, pero los ruidos de muelles no pararon hasta que en la penumbra y proyectada contra la luz de la ventana, la silueta de Fer se vio reflejada, yo mantenía entre cerrados mis ojos y mi respiración acompasada.

En ese momento todo cambió.

Sentí como su manita se iba a mi pene y lo tocaba, primero con los dedos, después con la palma entera, trataba de apretarlo, su respiración se escuchaba fuerte e irregular, estaba demasiado nerviosa, y mi pene empezaba a crecer de nuevo. Ella lo noto y empezó a tratar de agarrarlo de mejor manera. Cuando esto no fue suficiente, bajo las cobijas con las que estaba durmiendo, ya teniendo mi pantalón y mi ropa interior como únicas barreras, ella metió una mano debajo de mi pantalón y empezó a palpar en carne propia mi órgano. Su curiosidad y su placer no se saciaban aun, ella necesitaba más, empezó a bajar mi pantalón, pero gracias a mi eso no podía hacerlo suave, así que en un movimiento conjunto y casi desapercibido para ella, logro recorrer todo junto a las rodillas.

Y ahí estaba, ella enfrente de mi pene, nada más que eso, ella tomo su celular y lo alumbro. No alcance a ver su cara, pero su pequeña mano lo envolvió y empezó a tocarlo y moverlo en una especie de paja.
En ese momento yo ya estaba demasiado excitado, pero era ahora o nunca, el incesto era una de mis fantasías más grandes.

Abrí los ojos y vi como Fer alumbraba, se veía casi todo mi cuerpo, por lo que vio mis ojos. Se quedó paralizada y no pudo hacer nada, tenía su mano sujetando mi pene, la otra mano por debajo de su braguita y su cara ahora era de terror puro.
"Perdóname" dijo, se fue a su colchón y se volteo, solo tenía una playera larga y su braga.
Me acerque y me senté en su colchón, encendí la lámpara de lectura del cuarto y le hable, yo aún tenía los pantalones abajo.
A- Fer- puse una mano en su espalda.
F- Perdóname, no quería hacerlo.
A- No importa, es normal, a tu edad estas cosas pasan, todo está bien.
F- ¿En serio?- En ese momento ella se volteo para verme, por su rostro caían lágrimas, la hacían verse aún más bonita.
A- En serio, todo está bien es completamente natural que quieras ver un pene y aun más que quieras tocarlo.
Toda la plática transcurría en silencio.
F- Entonces ¿puedo seguir tocándolo?
A- Claro, pero a cambio de 2 cosas
F- ¿De qué?
A- En primera tú te tienes que quitar tu playera
F- ¿Para qué?
A- Para que se vuelva a poner duro y porque tú ya me viste desnudo, yo quiero conocerte a ti.
F- (después de pensarlo un rato) Está bien, pero solo la playera.
A-En segundo lugar, tienes que prestarme tu mano con la que te estabas tocando ahí abajo.
F- (se puso roja) ¿y eso para qué?- dijo al tiempo que estiraba la mano.
A- Necesito esto- me acerque sus dedos a la nariz y olí, su dulce y fuerte esencia estaba ahí, una mezcla entre vagina, sudor y orines, me encanto, pero ya estaban secos.
A-Ahora sí...

Ambos nos paramos y ella se desprendió de la playerita que traía puesta, ahora no traía corpiño, así que sus dulces y rosados pezones quedaron a la vista, mi pene reacciono de inmediato y se alzó más duro que nunca.
A- Won Fer que bonita eres
F- Gracias, ¿ya puedo tocarlo?
A- Por su puesto


Ella se arrodillo y empezó de nuevo a tocarlo lo hacía de la misma forma incomoda, pero excitante, así que le dije como acomodara su mano y como, y a qué ritmo la moviera, en ese momento yo me sentía genial.
F- Esta muy caliente y está pulsando
A- Así son cuando los tocan bien
F- Andrés, mi amiga Karen dice que cuando los mueven mucho escupen algo como leche, ¿es cierto?
A- Si, pero se puede hacer de muchas formas
F- ¿Me puedes enseñar la leche?
A- Claro, pero tienes que hacer otra cosa para que salga
F- ¿Que tengo que hacer?
A- Tienes que meterlo en tu boca y chupar como si fuese un popote, también pasar tu lengua como si fuese una bola de helado.
F- Karen también dijo que eso se hacía, ¿cómo sabe?
A- No lo sé, descúbrelo.

Fer temerosa abrió la boca y empezó a meter mi pene, su succión ere increíble y su lengua húmeda, su calor, a pesar de los dientes atravesados, todo era la gloria, verla ahí con sus mini pechos puntiagudos y rosados, mi verga un su boca, sus ojos verdes, la situación hizo que en menos de 15 minutos me viniera.
A- Fer me vengo, ya va a salir
Saco mi pene de su boca y puso una mano abajo de él, espero a que saliera y lo recibió en la manita.
F- Wow así es, es muy espeso
A- Muchas personas lo ponen en su boca
F- ¿Sabe bien?
A- No lo sé, jamás lo he hecho, puedes intentarlo.
Fernanda inocentemente llevo la mano a su boca y lo lamió hasta acabarlo.
F- Esta raro, sabe chistoso.
A- Si, ¿te puedo hacer una pregunta?
F- Si
A- ¿Que hacías con la mano abajo de tu calzón?

Ella se puso colorada, no sabía que hacer
F- Si te lo digo no le dices a nadie
A- Claro, confía en mí
F- Pues mis amigas dicen que tocarse la vagina se siente rico, lo llaman masturbarse ¿tú te masturbas?
A- Pues sí, si lo hago, ¿estabas sintiendo rico?
F -Si, estaba empezando a sentir bien
A- Fer, con lo que tu acabas de hacerle a mi pene, yo sentí muy rico, ¿quieres que te haga sentir rico a ti también?
F- Está bien, pero yo también quiero algo a cambio, dame un beso, pero uno en donde metes la lengua, como en las series hentai
A- ¿Has visto hentai a tu edad?
F- Solo una vez, me lo enseño Karen, pero nunca más cosas
A- De acuerdo, tus deseos son órdenes.

Me acerque y la bese. Poco a poco fui metiendo mi lengua en su boca y empecé a jugar con ella, todo era un mar se saliva en donde nuestras lenguas retozaban y se enredaban, ella era muy inexperta. Pero también era muy excitante tenerla a mi merced, o casi.
A- ¿Te gustó?
F- Fue muy rico, ¿me vas a hacer sentir más cosas ricas?
A- Solo espera un segundo.
La acosté en mi cama boca abajo y empecé a bajar su ropita interior, entonces ella me detuvo cuando ya casi veía todas sus nalgas.
F- ¿Qué haces?
A- Confía en mi Fer, solo así vas a sentir rico, además los dos estamos desnudos
F- Bueno si

Seguí bajando y al fin pude apreciar ese par de nalguitas, blancas, bien formadas, tan pegadas una a otra que no dejaban nada más para ver en medio. Puse una mano y sentí la suavidad de su piel humedecida por el sudor, apreté y aprecie la dureza de su glúteo. Cuando termine de bajar todo su calzón, abrí ese par de nalgas y pude ver su hermosa vagina y su ano, ambos rosados.
A- Fer voltéate por favor.
F- Está bien, pero no veas mucho me da pena
A- Tú ya viste mi pene y lo metiste a t boca, no tengas pena.
Ella se volteo y vi por enfrente su monte, nada de pelos, un hermoso lugar virgen e inmaculado, pero aún no era el momento. Me puse a la altura de su vagina y aspire el olor que emanaba, fue tan intenso y embriagador, lo recuerdo perfectamente. Acerque mi boca a su vagina y la besé. Empecé a besar todo, después a lamer, pude saborear el sabor salado de sus jugos, me inundaban la boca y era un placer estar así, sus manitas empujaban mi cabeza a su vagina, cada vez más fuerte. En un momento ella empezó a gemir de manera baja, lo que estuvo genial, si hubiese fritado todos hubieran despertado.
Todo el proceso siguió unos minutos, pero de repente ella se estremeció y agitó mucho, una gran cantidad de deliciosos jugos me invadió, lo cuales yo tome gustoso. Había tenido su primer orgasmo real.
Cuando la vi, ella se había puesto un pedazo de sabana en la boca para ahogar los gritos, sus pezoncitos estaban duros y hermosos. Me acerque a su boquita y la bese de nuevo.

Después platicamos un pequeño rato más y dormimos juntos esa noche, juntos pero vestidos, mi plan había comenzado y no desaprovecharía el mes que sigue...

Al amanecer del tercer día (domingo), vi que Fer seguía dormida, decidí ir a bañarme. Todo siguió una rutina normal, como cada domingo pero con una invitada, más callada de lo habitual, mis papas le preguntaban sobre su estado de ánimo, pero ella decía que estaba bien, solo era sueño, gran salvación para mí, estaba realmente nervioso de que ellos pudieran saber algo.
Por la tarde fuimos a pasear por ahí, a comprar ciertas cosas que necesitaba mi mama, el resto del día paso normal, pero en mi cabeza, un nuevo mundo de posibilidades se abría, todo el día los pequeños gemidos de Fer y el sabor de su vagina estuvieron dentro de mi cabeza.

Al fin llego la noche, ella se retiró de la mesa al poco tiempo de terminar de cenar, argumentando que tenía mucho sueño, cosa que mis papas no negaron al ver su ánimo todo el día. Yo decidí quedarme conversando con mis padres un rato más para evitar levantar sospechas, cada vez aumentaban más mis ganas de ir a "dormir".

Por fin todos se despidieron y fueron a sus respectivos cuartos.

Al llegar vi que mi prima tenía ahora una camiseta interior femenina bastante larga, blanca y muy transparente, se alcanzaban a ver bastante bien esos deliciosos pezones, pero no dejaba ver las bragas que tenía puestas ese día.
Andrés- Hola Fer, yo ya te hacia dormida.
Fer-Hace un rato se me quito, no puedo dormirme
A- Ok, entonces vamos a ver tele un rato
F- ¿Mejor podemos ver una película?
A- ¿Cual película?
F- De caricatura, como las que me enseñó mi amiga Karen...
A- De caricatura no tengo, pero puedo buscar en Internet a ver si... (En ese momento reaccione y recordé lo que había pasado la noche anterior)- de acuerdo, pero conozco unas mejores y más reales, pero tenemos que esperar a que todos se duerman ¿qué te parece?
F- Está bien, ¿pero ahorita me puedo poner en tu cama?
A- Claro.


Ella se paró de su colchón y fue a mi cama, se puso justo arriba de mis pies y recargo las piernas sobre la pared, lo que provoco que parte de su camiseta se viniera para abajo, dejándome ver su hermoso, pequeño y lampiño monte de -venus, una visión hermosa al combinarla con la de sus piernas y sus hermosos pies, un conjunto pálido, pero no blanco.
F- ¿Que ves?
A- Nada, me pareció que había algo en la pared.
F- Eso creí- me dijo con una sonrisa pícara e inocente a la vez.
A- Por cierto Fer, de dónde saca tanta información tu amiga Karen?
F- Ella está todo el día en Internet, ve muchas cosas y aprende mucho sobre las cosas que hicimos tu y yo anoche, y luego me las contaba todo a mí y a veces me enseñaba cosas como la serie hentai.
A- ¿Nunca te enseño otra cosa?
F- No, pero me platicaba mucho
A- Vaya tu amiga sí que estaba adelantada a su edad... ¿cómo que platicaba? ¿Ya no es tu amiga?
F- Si, aún lo es, pero ella se vino a vivir al DF, y ya no le he visto.
A- Ahh.
Pasó media hora de dulce tortura, hasta que todos se durmieron, entonces me levante de la cama y saque mi laptop, un par de audífonos y volví junto a ella, puse mi mano sobre uno de sus pequeños senos y la besé, no un beso lujurioso, un beso normal.
A-Ahora empieza la película.
F- Vas a poner hentai?
A- No, voy a poner algo mucho mejor
Abrí mi carpeta de archivos y busque todas mis carpetas de películas
A- ¿Qué quieres ver Fer?
F- No lo sé déjame ver

Empezó a leer los títulos de los videos y al fin selecciono uno sobre un par de lesbianas, un vídeo que es muy tierno, pero a la vez ardiente, uno de mis favoritos.
A- Este trata sobre lesbianas ¿de acuerdo?
F- ¿Que es una lesbiana?
A- Es una mujer a la que les gustan otras mujeres y a veces hacen cosas como lo que hicimos tu y yo
F- mmm, está bien ponlo, pero prende la lámpara de noche.
Y así lo hice, ella se sentó a mi lado y empezamos a ver el video, cada quien con sus respectivos audífonos, era un video muy corto, apenas 15 minutos de duración.
A- ¿Que te pareció?
F- No sé cómo decirlo, se me hizo muy rico lo que hicieron, me gustaron los ruiditos que hacían
A- Lo que tratas de decir es que te excitaste ¿cierto?
F- ¿Excitarme?
A- Cuando sientes cosquillas en tu conchita y se empieza a poner húmeda, mira tócala para que veas.

Ella metió la mano debajo de su cuerpo y la saco, estaba brillante.
F- Si es cierto, eso me pasaba cuando Karen me contaba las cosas, y ayer también me paso, pero al final cuando lamiste mi...mi... (Aun sentía pena de decirlo) conchita, sentí como si me hubiera hecho pipi.
A- Si, pero no te hiciste, solo te viniste, es decir tuviste un orgasmo, el mayor placer sexual
F- ¿Lo puedo volver a tener?
A- Claro, cada vez que quieras, lo puedes tener de nuevo
F- Que bueno, se siente muy rico, vamos a ver otra película...

Esta vez yo puse un video sobre un tipo con una verga de tamaño grande y una chica rubia de pequeños senos y buen culo, que fingía ser su hermana y follaban de diferentes maneras, oral, vaginal, anal, muchas posiciones y un buen final de cumshot en la cara, un video más extenso, casi 30 minutos.
A- ¿Este que te pareció primita?
F- El pene del tipo se veía raro, tampoco sabía que por los 2 hoyitos se pudiera hacer cositas...
A- No te preocupes puedes decirles como quieras a la vagina, al ano, al pene, o al tener sexo, no tengas pena.
F- Ok... primo... ¿me puedes dar un beso como el de anoche?

Al fin, me acerqué a su dulce boquita y empecé a lamer, metí de nuevo mi lengua hasta juntarla con su vivaz lengua y nos besamos en el tan tierno jugueteo de una niña inexperimentada.
F- ¿Me podrías besar mis pechitos?
Le quite su camiseta y al fin la tenía completamente desnuda. Empecé a lamer sus pezones con delicadez, después empecé a succionarlos y a morderlos, lo que le desprendió muchos deliciosos gemidos. Tener esas pequeñas y sub-desarrolladas bolitas en mi lengua era delicioso. Pequeña mujer con cuerpo de niña, como me hacía feliz.
A- ¿Te gustó?
F- Si, si, si, se siente muy rico, pero no tanto como en mi conchita, por favor vuélvela a besar como anoche

De sus pechos fui bajando poco a poco pos su abdomen, me detuve un momento en su bello ombligo, lo besé y jugueteé con él un momento, baje a su cadera y llegue a su monte, lo besé y llene se saliva con mi lengua, me resbale hacia un lado, por su ingle, baje al inicio de su nalguitas y volví a subir por su otra ingle, una tortura para ella el aun no recibir el dulce placer, pero eso me excito aún más y prolongue todo besando sus piernas, lamiéndolas y llegando hasta sus pequeños pies, que también bese y lamí gustoso.

Al fin emprendí el camino de vuelta y comencé a tratar su vagina, que ya estaba demasiado mojada, un hilo de fluido bajaba hasta mi sabana, una imagen demasiado hermosa. Recogí ese transparente hilito y lo seguí hasta la cavidad de su vagina, la bese y saboreé, besé su pequeño clítoris, rosado tierno y suave, metí mi lengua dentro de ella, no demasiado, aún era virgen mi prima, le di un tratamiento diferente del día anterior, un poco más duro, incluyó algunas mordidas y nuevas succiones, todo esto recayó en un orgasmo lleno de jugos dulces (salados realmente) y apetecibles para mí.

Fer volvía a tener mi sabana en su boca, no dejaba escapar ningún grito, pero esta noche no pararía ahí.
A- ¿Esto te gusta?
F- Me encanta
A- Ahora te va a ti hacerme lo mismo, pero a mi pene
F- Esta bien

Le di un par de minutos para recuperarse, bajo mi pantalón y mi ropa interior, los quito de mí y ahora acostados ella empezó a darle besos a mi verga (lo acababa de ver en el video, vaya que aprende rápido), después con la lengua lo mojo completamente y lo metió a su boca, ahora aplico la succión mucho mejor, demasiado mejor, ahora lo metía y sacaba de su boca con mayor velocidad y cada vez más profundo, realmente el video sirvió. Por fin logró que me viniera, pero ahora entró en su boca todo el semen. No tuvo otra opción que tragarlo.


F-No me di cuenta, pero así sabe mejor, sabe muy rico así
A- Claro Fer, directo sabe mejor jaja
F- Si...Andrés
A- ¿Si?
F- ¿Podemos hacer lo del video?
A- ¿Qué cosa?
F- ¿Puedes meter tu pene en mi conchita?
Vaya, eso sí que lo deseaba, pero ella era virgen, mi prima y además menor de edad.
A- Bueno Fer, es que eres virgen y todavía no sé si realmente lo quieras...
F- Eso no importa, quiero sentir, la muchacha gritaba mucho, y su conchita estaba muy mojada, estaba sintiendo, muy rico, por favor, yo te quiero mucho primo y quiero que tú lo hagas
A- Esta bien, pero antes, ¿ya te ha bajado la regla?
F- No todavía no
A- Genial

Me acerque a ella y le volví a dar otro de nuestros "besos especiales", a la vez tocaba su conchita con los dedos, reacción inmediata, se empezó a humedecer de nuevo. Bajé otra vez a la altura de su cintura y con los dedos empecé a masturbarla, por fin estaba realmente mojada y mi pene completamente parado.
A- Lo voy a hacer, posiblemente te duela al principio, pero después te va a gustar ¿de acuerdo?, no vayas a gritar.
La coloque en la altura de mi cama, con su culito al aire, mientras sostenía sus piernas con los hombros, puse mi pene en la altura de su vagina y empecé a meterlo.
Al principio fu algo estrecho, muy estrecho, pero fue resbalando fácilmente gracias a la cantidad de jugos que estaba segregando. Ya había entrado la mitad, cuando note un leve quejido
A- ¿Te está doliendo?
F- Si, pero no importa, se siente también muy rico, ya mételo todo por favor.

Inserté la otra mitad del pene de golpe, lo que realmente causó que le doliera, lo dejé unos segundos hasta que se acostumbrara, dentro de su cálida y estrecha vagina, eso era placer, después fui sacándolo poco a poco, excepto la cabeza. Volví a meter ahora con mayor facilidad.

Por la expresión en su cara a medida que avanzaba el viejo mete-saca, fui notando que su dolor pasaba a ser placer, su cuerpecito se agitaba y pronto ella se quería mover más. Lo saque (note como un hilo de sangre resbalaba al suelo) y le propuse que se pusiera en cuatro patas. Ella lo hizo en el piso, para evitar el sonido de los muelles del colchón. Una vez en esa posición, con su conchita hinchada y ahora levemente rojiza mirándome, le di un pequeño lengüetazo para degustar sus jugos y después volví a penetrarla. Poco a poco sus gemidos aumentaron, cada vez que bombeaba sus gemidos se volvían más sólidos y placenteros pude sentir como de nuevo se vino al mismo tiempo que yo, saque mi verga entes de eyacular y lo solté sobre su espalda.
Limpie el semen con un papel, también su vagina y finalmente mi pene. ¡Acababa de desvirgar a mi primita, y ella había disfrutado y tenido 2 orgasmos en una noche!

F- Que rico se siente, Karen decía que se sentía horrible, pero no sabía lo que decía.
A- Si, Fer, eres hermosa y lo haces genial, te quiero mucho- Y le di un beso tierno en los labios.
F- Yo también te quiero, ¿esto es a lo que llaman hacer el amor?
A- Si Fer.
F- Mañana hay que hacer el amor otra vez, quiero hacerlo muchas veces y de otras formas.
A- Yo también, tienes que ver muchas más películas para aprender más cosas, hay que practicar Fer
F- Claro, eh, primo... ¿me podrías prestar tu laptop el martes?
A- ¿para qué?
F- El martes voy a ir con Karen y le quiero enseñar esto, también puedes ir tu...
A- ¿porque no mejor la invitas el miércoles?, mis papas trabajan y mi hermano tiene clases de karate y practica de americano, después clase de inglés, ese día todos llegan tarde...
F- Si primito, te quiero mucho, buenas noches.
Me dio otro beso y se acostó en su colchón. Yo baje y lamí un poco más su deliciosa concha, hasta que estuve satisfecho. Me fui a mi cama y me dormí, pensando en lo que me esperaba pronto con la dulce niña recién desvirgada a mi lado.

Arajrafa

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...