martes, 6 de octubre de 2015

1980 Sesiones con Emilia, Roberto González y Jaime López



01 La soga
02 Satisfaga sus deseos
03 El seguramente
04 Mi libertad
05 En toda la extensión de la palabra amor
06 De carne y hueso
07 Morir como mueres hoy
08 El palacio de los espejos
09 Quítame tu cómic de la vista
10 Un mexicano que sabe lo que quiere
11 Los Rolling Stones nos culparían
12 El huerto





Roberto González y Jaime López grabaron éste disco cuando ya había desaparecido "Un Viejo Amor", el grupo donde ambos iniciaron su carrera de compositores e intérpretes, ya emigrados a la Gran Chilangotitlán, el uno desde Veracruz y el otro desde la frontera norte, Matamoros Tams. para ser más exactos.


Parece que la idea era dejar memoria del "añejo amor" que nunca tuvo registros magnetofónicos y como los dos compositores en ese grupo eran ellos, no tenían problemas para usar sus canciones en una grabación, no se si Emilia Almazán también era parte del "amor del pasado", pero para la grabación de 1980, cantó, tocó guitarra e hizo coros, de allí el nombre del disco "Sesiones con Emilia".

No es arriesgado decir que con ésta grabación se inicia el rock rupestre, no tengo datos precisos, pero tampoco puedo recordar ningún disco de la "rupestreada" anterior, lo que sí es evidente es que en él están todos los elementos que caracterizaron al Rock Rupestre: los tres músicos que lo hicieron fueron y siguen siendo protagonistas de dicho movimiento; los arreglos y la producción en general, es mínima e indispensable (muy rupestre); los temas de las canciones son, la enajenación, el consumismo, la vida urbana, la libertad, el amor y la muerte y la intención, la actitud e incluso la ideología oscila entre el rock y la canción de protesta.

El disco fue producido por Modesto López, actual dueño y director de Pentagrama y gracias a eso tenemos una edición en CD, porque la original en LP, la lanzó al mercado "Fotón", editora de discos ya desaparecida y que pertenecía al Partido Comunista Mexicano, dicha empresa solía sacar discos con altos contenidos "revolucionarios", con claras consignas a favor de la revolución proletaria, la lucha de clases, el imperialismo y la ideología proletaria, por eso un disco como éste resultaba muy extraño y a la vez refrescante, chavos que teniendo conciencia social, hacían canciones referentes a su cotidianidad, con un ojo crítico, no exento de humor y frescura juvenil.

La totalidad del material tiene una calidad uniforme en letras, música y arreglos, pero hay dos piezas que me parecieron en su tiempo y me siguen pareciendo excepcionales: Mi Libertad, un alegato por el regreso de un bien perdido, lleno de ternura, ingenuidad y ardor, también me impresionó mucho "El Huerto", una de las grandes canciones del rock nacional y de la música mexicana en general, poco valorada y poco conocida entre los grandes públicos, ambas son composiciones de González, pero también están las de López quien ya se revelaba como un compositor de gran habilidad en el manejo de las palabras y el humor caústico, en ese entonces, cualquiera le hubiera augurado mayor crecimiento a Roberto, pero el que se hizo gigante, fue Jaime.

Copiado del Blog ritornomiracolo.blogspot.mx

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...