viernes, 16 de octubre de 2015

Pecado (Relato Largo)


Tengo 35 años soy soltero, un tipo normal común y corriente que vive con su familia, porque nuestro padre así lo quiere, la unión de tres hermanos y el apoyo entre nosotros, que ironía de la vida, uno de mis hermanos hace cinco años se casó con una bella chica, muy linda, un rostro angelical que a simple vista enamora a cualquiera, actualmente mi cuñada madre de dos bebes y de 22 años, tiene un cuerpo muy bonito, una piel muy blanca, algo rubia de cabello, unos senos pequeños y un hermoso culo, con unas piernas de infarto.

Ellos viven en una casa a lado de la mía, en un terreno que heredamos de mi abuelo materno y desde que se juntaron mi hermano y mi cuñada han vivido en constante pelea, por lo desorganizado de mi hermano, a veces me ha tocado hacer prestamos económicos a mi cuñada para la compra de algo para su hogar, mi trabajo no me da grandeza pero por la soltería me da la oportunidad de darle una mano cuando la necesita, ella desde un comienzo se portó muy amigable hacia mi persona, es mi confidente y cuando puede me ayuda con mis cosas, pero sin dar a notar a mi hermano porque el tipo es muy celoso, no desea q ni el viento se la toque, ese es un defecto de nosotros los hombres, con el celo lo que ganamos son cachos y bien puesto en la cabeza.




Lo que paso empezó desde el viernes antes del día de la madre, amanecieron como siempre con una fuerte discusión, el tema, mi cuñada deseaba pasar el fin de semana con los bebes en casa de su mama y mi hermano por celos no la dejaba ir, ella le recriminaba el hecho de que la persona a la que iba a visitar era su mama y que la señora estaba enferma pero mi hermano le importo un pito y no la dejo ir, yo tenía q salir a mi trabajo y solo vi cuando mi cuñada lloraba en el patio trate de acercarme y ella solo me dijo: Cesar no te preocupes se te hará tarde, después conversamos.

Yo no pude trabajar tranquilo pensando en lo triste que se encontraba Andrea y contaba los minutos, para llegar a la casa.
Apenas llegue, me dirigí a su cuarto ya que mi hermano trabaja en la noche y no se encontraba con ella. Toque a su puerta y me recibió vestida con un pequeño pantalón transparente dejando ver su ropa interior y una blusa muy bonita pegada al cuerpo, bueno no era de admirarse porque ella en la intimidad de su casa siempre viste así.


Le pregunte por lo sucedido en la mañana y solo me dijo, nada tu hermano es una pendejo, él y sus celos me tienen cansada, yo le dije si la podía ayudar en algo y solo me dijo: Cesar no deseo molestarte pero me puedes hacer un préstamo económico para llevar a mi mamá al doctor mañana sábado, yo acepte con mucho gusto, la cantidad no vale decirla en este momento, pero no fue grandezas, ella me dijo: Cesar yo el sábado en la noche te pago este dinero, yo le dije que no se preocupara, como siempre me cancele cuando pueda. Me retire a mi casa y ella se quedó encerrada con mis sobrinos, mas aliviada.

Llego el sábado y mi trabajo me da los fines de semanas libres, vi cuando ella salió a buscar a su mama y llevarla al doctor y salió muy linda vestida, de jeans y una blusa que combina su cuerpo y el color de su piel. Mi hermano se quedó cuidando a los bebes.

Cuando regreso Andrea me encontró en el patio y le pregunte si todo le fue bien, ella me respondió que sí y me volvió a agradecer el préstamo y me recordó que en la noche me pagaría ya que mi hermano le tenía que dar un dinero, yo le volví a mencionar que yo no estaba de a puro, ella me pregunto: Cesar vas a salir ahora en la noche, yo le dije que no, más bien tenía pensado comprar unas cervezas y escuchar algo de música. Y cuantas cervezas vas a comprar me pregunto, yo le dije unas cuantas y en broma por molestarla le dije: Pero si me acompañas compro más y para mi sorpresa ella me dijo bien contenta y segura ya ok no hay problema yo te acompaño pero deja que se vaya tu hermano y te aviso para que vengas a mi casa y ahí no las tomamos más tranquilos. OK espero tu llamada a mi cel. Ella entro a su casa y yo me emocione, pensé bueno no voy a tomar solo y la compañía es muy especial, ya deseaba q me llamara.

Compre 10 cervezas y las puse en mi refri y le pregunte a mi mama a qué hora llegaba mi otro hermano, ella me dijo que tarde por que se quedaría en una reunión celebrando el día de la madre con sus compañeras y compañeros de trabajo. Y cuando se hizo las seis de la tarde sentí que mi hermano esposo de Andrea ya se dirigía a su trabajo. En ese momento me entro ansias y un poco de morbo y se me vino a la cabeza, caramba chico vas a vacilar un trago con tu cuñadita, un hembrón de mujer y me reí internamente.
Se hizo las siete de la noche, las ocho, las nueve y nada que me llamaba y ya resignado a tomar solo bajo y busco una chela y me llama Andrea y me dice: Ya Cesar vente.

Yo baje con las frías y para mi sorpresa cuando Andrea me abre la puerta me recibe con una blusa medio transparente y sin sostén, y un short de pijama pequeño y se le notaba como ropa interior un pequeño hilo. En parte repito ella vestía así en la intimidad de su hogar, pero esta vez me causo excitación y casi se me caen las botellas, ella me pidió disculpas por llamar tarde y me dijo que esperaba que se duerman los bebes para que no molesten, yo le respondí que por mí no había problema.

Empezamos a beber y hablamos de todo un poco, sus líos con mi hermano y mis cosas en el trabajo, pero no dejaba de ver sus lindos senos y sus pezones rozados y a eso le sumamos que cada que se levantaba a ver una cerveza le podía ver su culo bonito y ese hilo alucinante y no podía disimular más, sentía una erección y mi pene se quería escapar del pantalón, pero me dije es algo normal el efecto de beber con una bonita mujer hace que me ponga así, pero también pensé: Cuidado es la mujer de mi hermano, no puedes olvidar ese detalle.
Se hizo las once de la noche y solo nos quedaban dos cervezas en el refri y ella me recordó eso. Yo le dije que de haber sabido que nos quedaríamos picado compraba más chelas y le mencione que no había sacado más dinero en ese momento.

Ella me dijo: Cierto no te puedo pagar el préstamo, el imbécil de tu hermano se fue y no me dejo nada. Yo le conteste que tranquila que me pagaba cuando pudiera, no había lió de mi parte. Ella se sintió muy mal y me dijo que tenía vergüenza, le volví a mencionar que no pasaba nada. No Cesar tu eres muy lindo pero yo soy responsable con mis deudas. Ok para que se sintiera tranquila le dije: Bueno entonces te tocara pagar con otra cosa. Ella se quedó con los ojos abiertos de la sorpresa y antes que se enoje le digo: Tranquila no es nada malo, solo dame un abrazo. Andrea me dijo: ¿Un abrazo? Nada más quieres, ¿pero cómo?, solo un abracito y ya no te pago la deuda, así Andrea solo un abrazo. Lo pensó pausadamente y me dijo ok está bien, es algo raro el asunto pero vamos abracémonos, con una condición. Cuál era su condición cierra la puerta principal del patio, con seguro para evitar que en ese momento venga mi hermano nos vea abrazados. Acepte y le puse candado a la puerta para que no la abriera por fuera.


Ahora si vente le dije abracémonos, ella se acercó y me rodio sus brazos a mi cintura y yo la abrigue con los míos, nos quedamos callados y logre percibir el rico aroma de sus cabellos, lo suave de su cuerpo era la primera vez en los cinco años de conocerla donde estaba tan cerca de su cuerpo, ella puso su cabeza en mi pecho y sintió mi corazón acelerado, me dijo: Cesar te late fuerte el corazón, noto mi erección y en tono de broma muy dulce me dijo: Estas bien excitado. Yo me quede más mudo de lo que estaba y al saber que no había rechazo a mi cuerpo, se me entro la idea de rozar mi pene en esas hermosas nalgas, era una oportunidad que no podía desaprovechar, fue ahí que la vire y la puse a pegada a mi cuerpo, su espalda en mi pecho, sus nalgas en mi miembro erecto, para ella no le causo desprecio ni asombro más bien le gusto por que sonrió ya que sin planearlo nos mirábamos los dos a un espejo y pude ver su carita angelical de tranquilidad, producto de lo intenso del momento acerque mis labios a su cuello, fue ahí que me dijo: Eh chico eso te cuesta más dinero y se sonrió más fuerte, yo reí y le dije en serio señorita y de cuanto estaríamos hablando, tranquilo Cesar es una broma, bueno mi niña entonces estaré en deuda con usted porque le daré varios besos, ella reía y sentí como sus brazos se pusieron piel de gallina, en ese momento habíamos cruzado la línea del respeto y habíamos por el momento olvidado nuestro papel al cual nos habían obligado, el ser cuñados.

Volví a recordar su broma y le dije: A ver mi pequeña bandida cuanto me costaría si toco tus senos y antes que contestara ya tenía una mano en uno de ellos, vi como en el reflejo del espejo cerro sus ojos y me dijo: Tranquilo Cesar ve despacio no te aceleres pero no me saco la mano de su pecho y yo aproveche en jugar con su pezón encima de la blusa semi transparente que llevaba, sentí como se puso duro y eso le gusto, solo decía Cesar ve despacio, tranquilo.

Ya descontrolado y volviendo al tema que ella mismo me planteo le mencione: bandida y cuanto me costaría ser dueño de tu vagina, y así mismo sin esperar respuesta alguna se la toque encima de su corta pijama. De nuevo me repitió Cesar ve despacio no seas así, ya decidido al todo por todo, metí mi mano dentro de su ropa y sentí una vagina depiladita, caliente y muy mojada, abrí sus labios y con un dedo masturbe su clítoris, ella repetía con gritos ahogados de placer Cesar ve tranquilo y despacio, pero esta vez me recordó que ella era la mujer de mi hermano. Yo no le hice caso y seguía masturbando a Andrea, ella estaba a punto del orgasmo y en eso tocan la puta puerta del patio. Ella se separo y me dijo: Es tu hermano Cesar ábrele la puerta, que abra pasado por que llego temprano, yo me puse pálido y salí a abrir la puerta esperando que entrara el marido de Andrea y viera en la condición sexual como tenia a su mujer, pero para nuestra suerte era mi otro hermano, yo le pregunte y tu no estabas de fiesta en tu trabajo, el me contesto que esa pendejada había terminado temprano, yo por dentro estaba con coraje. Me dijo: yo pensé que estabas de bielas le dije si estoy tomando unas cuantas con Andrea, ya pues inviten, pero solo nos quedan dos, espérame y compro seis mas me respondió mi hermano.

Fue a la tienda y las trajo, le puse de nuevo candado y nos fuimos a la casa de mi cuñada pero para mi asombro ella se había puesto un abrigo y un jean, me sentí un poco aliviado. Andrea le dijo: Que hay cuñadito como así tan temprano, el dijo aquí estoy mejor y me tomo algo con los dos, bielas van bielas vienen y yo no veía el momento en que mi hermano se fuera y me deje solo con Andrea, hasta q el cansancio pudo mas y nos dijo bueno chicos me voy a dormir, como quedaba una cerveza en la refri le dije, anda no mas que terminamos y yo también me voy a dormir, espere hasta que subiera a su cuarto y regrese donde mi cuñada, ella estaba sentada y me le acerque posando mis brazos en sus piernas y le pregunte: Estas bien? Si algo asustada pero estoy bien, Andrea estabas por acabar, si Cesar pero no se pudo por algo a de ser, yo le dije: Déjame hacerte en este momento sexo oral para que acabes, ella dijo: No Cesar es peligroso puede entrar de nuevo tu hermano, no te preocupes le dije: Vamos al baño te saco el jean y la ropa interior y te hago el mejor sexo oral que hayas probado, nada mas sin pedirte otra cosa y me contesto: Tu crees que yo semi desnuda y en el baño contigo no pasara nada mas que sexo oral eso no es de creerse, de seguro ahí si quebraríamos por completo nuestros lazos de cuñado.

Pero Andrea yo deseo que acabes, no quiero dejarte así, la pare y la puse en la misma posición donde empezó todo, bese su cuello y logre desabotonar su jean, con algo de dificultad lo baje hasta sus rodillas ya que sus bellas nalgas y lindas piernas no lo permitían cómodamente, si esperar nada baje su pijama el hilo y vi en el espejo su blanca y depilada vagina y seguí masturbando su clítoris, ella empezó a gemir despacio y de a poco con intensidad, pero cuando le introduje un dedo en su cavidad interior vaginal, me saco la mano, se separo y me dijo: Cesar esto es peligroso empezó a vestirse y me dijo en este momento no se puede, espero me comprendas, esta bien no te obligare a nada. Le di un beso en la frente y me fui a dormir, sintiendo como se cerraba la puerta a la salida.
Yo estaba excitado pero no me masturbe solo me quede dormido.


Al día siguiente pensé que las cosas entre los dos serian incomodas, me levante, me bañe y le dije feliz día a mi madre le di su regalo y aproveche el pretexto para ver como me aceptaba o rechazaba Andrea, toque a su puerta y me abrió mi hermano y me dijo que fue loco, Yo le digo: Esta Andrea disponible para felicitarla, si claro, Andrea Andrea ven, cuando la vi se me ilumino la vida y me acerque y la di un beso en la mejilla, cuñadita feliz día, le di una tarjeta y un ramo de flores que había comprado con anticipación y ella con una bella sonrisa y de lo mas tranquila me contesto Gracias cuñadito, esta muy lindo tu detalle, en parte me sentí aliviado.

Paso la mañana y en la tarde decidieron mis dos hermanos llevarse de paseo a mis padres a Andrea con los bebes y conmigo pero yo le dije que no por que las casas no se pueden quedar solas y para mi sorpresa Andrea dijo: Que la disculpara ya que el marido no le permitió ir a ver a su mama y la señora la llamo para ella visitar a la hija, bueno todos decidieron aceptar nuestra decisión, sin demora alguna partieron todos al paseo y cuando sentí que cogieron taxi, baje y la puerta de la casa de mi cuñada estaba abierta la cerré y la llame, cuando ella me vio me dijo Cesar estas loco, si Andrea estoy así por ti, la lleve al baño le saque la blusa su sostén y vi en todo su esplendor sus bellos senos y pezones rosados, los mame con mucha locura, y esta vez si le pude sacar el jean y su ropa interior ya la tenia completamente desnuda y me apodere con mis labios de su dulce vagina, Andrea gemía con locura y en voz entre cortada me decía, Cesar no te quites el pantalón, promételo, yo por lógica no respondía nada, solo me despegue por un momento y le dije vamos a tu cama,

Ella estaba mitad confundida mitad excitada, ya en la cama donde mi hermano se culeaba a Andrea, la acosté y le abrí sus bellas y suaves piernas y vi completamente lo rosado de sus labios vaginales era un espectáculo de infarto, tenia a mi disposición  a mi cuñadita bella, sin tardanza le seguí mamando su vagina y gritaba con locura, sus manos me agarraban mi cabeza y me apretaban a su sexo como queriendo que entrara en su cuerpo, ya no había marcha atrás ya todo estaba cruzado, me desvestí y me puse en posición a penetrarla y mi pene esta justo en la entrada de su vagina cuando me dijo Cesar no eso no después nos vamos arrepentir, y la introducción de mi pene en su cuerpo fue lenta, y su carita era un romance, me decía no Cesar, despacio cuñadito y por fin logre meterlo todo y le Pregunte dime que lo saque y te lo saco? No Cesar no lo saques, empece con mis embestidas y eramos dos locos culeando, Andrea gemía muy fuerte cerraba sus ojos y sentí su orgasmo, apretó mi pene con su vagina como no queriendo que jamas lo sacara, yo acabe a chorros e inunde todo su ser con mi esperma y se mezclaron con sus jugos internos producto de su orgasmo.

Yo me quede tumbado encima de ella con mi pene semi erecto todavía adentro de su vagina y los dos estábamos callados, ella sobaba mi cabello, eramos en ese momento uno solo, pero la magia se rompió cuando sonó su celular, yo me levante y me empece a vestir ella desnuda contesto, era su mama que ya estaba en camino para la casa.
Andrea descontrolada y muy asustada se empezó a vestir, no tuvo oportunidad de limpiarse y se me vino a la mente que su linda vagina todavía estaba empapada de nuestros jugos, después de la tremenda culeada que nos pegamos, minutos antes.

Cesar mi mama viene en camino mejor anda rápido a tu casa, me dijo Andrea con una carita de pánico, igual se la veía muy bella. Andrea sera mejor que te tranquilices ya me voy, cálmate, me dirigí a mi hogar y subí a mi cuarto, no rodia sacar de mi mente el bello momento que había pasado con mi cuñadita, sus gemidos no salían de mi cabeza, yo seguía excitado y la mezcla de pánico al poder ser descubierto me acelero un poco. Paso unos minutos y sentí que golpearon la puerta del patio me asome a la ventana y vi que era la mama de Andrea que llegaba, traía en sus manos una charola con una torta, mi cuñada salio a recibir a su madre.
Andrea: Mamí que alegría verte, feliz día, y le dio un beso en la mejilla.

La señora le respondió: Claro ingrata yo soy la que tengo que visitarte mala hija y se sonrió.
Hay mamá tu sabes que el bobo de mi marido no me dejo ir a tu casa.
Y cierto tu marido donde esta.
Salio mamá a pasear con mis suegros y los bebes.
Osea que estas sola en casa.
No mamá Cesar se quedo, pero el esta en su casa.
Fue ahí que la señora subió la mirada me vio y me saludo.

Ellas se fueron a la casa de Andrea y en el corto camino a su hogar, mi cuñada me miro y me guiño un ojo, yo solo sonreí.
Paso unos quince minutos y escuche que decían: Cesar, Cesar yo me asome y era Andrea que me dijo: Ven baja te invitamos a que comas algo con nosotras, yo acepte y baje.
Permiso cuñadita.
Pasa Cesar siéntate ya te sirvo, me dijo Andrea.

Mi cuñada se paro a servirme un pedazo de pastel y la mama le dijo que no se preocupara, que ella nos atendería, Andrea se quedo sentada conmigo en la mesa y empezamos con el cruce de miradas, era un momento muy bonito, se me vino a la mente la idea de creer en una bella ilusión, que mi cuñada era mi esposa, la madre de mis hijos, ella me veía y su mirada era tierna y muy dulce, recordé su misma carita angelical en el sexo y sus gemidos eróticos cuando culeaba con mucha intensidad a mi cuñada, volvió a sentir una erección, solo desea volver a poseer a Andrea en la mesa del comedor, tocar su cuerpo, mamar sus senos rosados, chupar su dulce vagina sentir el calor de su ser con mi pene, ella al parecer sentía lo mismo, su tierna mirada me comunicaba esa emoción.


Se acerco la señora con los pedazos de pastel y se sentó a conversar con nosotros.
Andrea estaba contenta y le dijo: mamá te enseño las flores y la tarjeta que Cesar me dio por el día de las madres.
La señora contesto: Huy mija que bello detalle y tu marido que te dio.
Nada de nada, según el no cobro el sueldo todavía.
Que tipo para desconsiderado contigo, Cesar muy bonito gesto con mi hija, veo que eligió de marido al equivocado.

Yo no respondí nada, aunque minutos antes en la misma casa me había culiado a mi cuñada, no rodia terminar de pisotear a mi hermano con comentarios negativos, por la falta de atención a la mujer.
El tiempo paso volando y ya la señora tenia que irse a su casa, lamentando no poder ver a sus nietos, Andrea y yo la acompañamos hasta la puerta principal, esperamos que abordara un taxi y al cerrar la puerta no espere mas tiempo.
Abrase a mi cuñada por la espalda y la empece a tocar, a besar su cuello a morbosear sus ricos senos, Andrea se dejaba pero me decía a la vez no Cesar ya mismo vienen tus padres con los bebes y tus hermanos, yo no hacia caso, mi intención era desnudarla y culearme a mi cuñadita ahí mismo en el patio.


Cesar tenemos que hablar pero no tendremos por ahora el tiempo suficiente.
Yo me tranquilicé y le dije que estaba de acuerdo, en ese momento no estábamos en el lugar adecuado. Pero donde y cuando sera el lugar Andrea, ella me respondió que yo era el que tenia que buscar la solución.
Justo en ese momento se estaciono un taxi, era la familia que llegaba.
mamá mamá mira lo que te compro mi papí.
Era un obsequio que mi hermano le traía a su esposa.

Toma amor Feliz día espero te guste, yo me sentí en la verga, era una mezcla de todos los sentimientos cruzados en un mismo momento y lugar.
La traición a mi hermano, el ser yo un puerco e inmoral, celos al ver su gesto hacia la esposa madre de mis sobrinos, hasta se me cruzo en la mente que yo había obligado y quizás sometido a mi cuñada a que culeara conmigo. Me sentía en ese momento morir, solo subí a mi cuarto a tratar de reflexionar. Tengo que hablar con Andrea.
Paso la noche y llego el lunes y pensé pedir libre el siguiente día y así buscar la manera de conversar con mi cuñada, por mi buen comportamiento laboral mi jefe me dio el permiso, yo me sentí un tanto tranquilo al tener una oportunidad para hablar con mi cuñada con mas calma.
Llegue a mi casa como de costumbre y espere que mi hermano saliera a su trabajo, cuando verifique que estaba lejos, fui a la casa de Andrea y como siempre, mi bella cuñada me recibió con un pantalón de tela muy pequeño y una blusa muy sexy que hacia ver sus pequeños senos muy apetecibles.
Andrea necesito hablar contigo

Yo también Cesar deseo conversar contigo pero trata de que no escuchen los bebes.
No Andrea este no es el lugar, mañana tengo libre, quiero encontrarme contigo en algún lado.
Pero Cesar como podre salir sin que tu hermano sospeche.
Tranquila cuñadita dile que iras a ver algún resultado medico de tu mama y el obligado se tendrá que quedar cuidando a los bebes, yo saldré a trabajar como de costumbre, pero esta vez esperare tu llamada para encontrarnos en algún lado.
Ok Cesar estoy de acuerdo.


Vi que en ese momento los bebes entraron a su cuarto y lentamente de una forma muy dulce como para no espantar un pajarito me acerque a mi cuñada le di un beso y me fui.
Vale recalcar que no pude dormir en toda la puta noche recién en la madrugada concilie el sueño.
Amaneció y estaba muy ansioso, hice mi rutina diaria pero esta vez no desayune, salí de mi casa como si fuera a mi trabajo, ya en la calle busque un lugar para comer algo, tenia que hacer mucho tiempo, compre el periódico y me senté en un parque céntrico y concurrido de mi ciudad a leer el diario, fue la primera vez que en mi vida me leía hasta la ultimas noticias, no quedo letra que no haya recorrido del maldito periódico, a ratos paraba la lectura y pensaba: se abra arrepentido Andrea o quizás mi hermano no había dejado salir a mi cuñada, pensé en llamarla por teléfono pero me aguante por que seria muy sospechoso, ya la desesperación me traía loco y justo como un canto angelical sonó mi teléfono, era Andrea.
Cesar, Cesar en donde estas.
Acá en el parque central de la ciudad.
Ok espérame en quince minutos estoy haya.
Esta bien mi corazón yo te espero.
Me sentí emocionado, estaba mucho mas ansioso, sentí las putas mariposas en el estomago, se me hacia eterno los minutos de espera.
volvió a recibir la llamada de Andrea.
Cesar ya estoy en el parque donde estas tu.
Acá cerca de la pileta.
A ya ok te acabo de ver.

Andrea se acercaba a mi, estaba muy bella, era una verdadera Diosa, sus cabellos estaban mas rubios, su piel se veía mas blanca, su cuerpo era un poema, la ropa que traía era de sueño, muy sexy, casi perfecta. Los hombres del lugar la veían con morbo, ahí recordé el por que mi hermano se muere de los celos.
Se acerco a mi y de una le dije Andrea hablemos de lo que esta pasando entre los dos.
Calma Cesar no abra un lugar mas privado para conversar aquí nos puede ver alguien.
Es verdad cuñadita ven sígueme.

Cogimos un taxi y sin pedir opinión ni autorización a mi cuñada, le di la dirección al taxista de un hotel privado, muy privado, que yo frecuentaba y llevaba a mis parejas ocasionales, compañeras de trabajo, amiguitas de cuando estudiaba en la U, mujeres que salían por ahí.
Andrea se quedo admirada por el lujo del hotel y a la vez sorprendida por mi atrevimiento al llevarla a un lugar de esos.
Nos acercamos a la recepción pague una habitación y llamaron a otro joven para que nos guiara al cuarto, el muy perro fue imprudente y me dijo Don Cesar bienvenido ya se lo extrañaba, Andrea me quedo viendo, a ya eres cacique aquí, yo le dije tranquila, reuniones de negocio.
El joven me dijo en corto Don Cesar sin faltarle el respeto pero esta muy linda su nueva amiga, es un ángel, silencio o no te doy propina le dije.
Nos enseño el cuarto me entrego las llaves y le di su propina aunque no merecida por imprudente.

Ya adentro del cuarto le puse seguro a la puerta y Andrea se portaba como una niña pequeña en juguetería, recorrió la habitación, abrió el jacuzzi, se metía y salia del baño, se acostó en la cama y se paraba de nuevo. Yo le pregunte, todo esta bien.
Si Cesar es un lugar muy lindo.
Andrea mi hermano jamas te ha traído a un lugar de estos.
Ese pendejo jamas me a traído a un lugar de estos, para esas cosas dice que tenemos la casa.
No deseo ser imprudente osea que jamas habías entrado a un hotel ni con otra persona.
No Cesar tu hermano fue mi primer hombre.
Osea que yo e sido el segundo hombre con quien has tenido sexo.
así es cuñadito y de ese tema tenemos que hablar.

Nos sentamos en la cama y yo no dejaba de contemplar lo bella que era, su aroma era increíble, yo estaba a punto de tumbarla en la cama y culearmela ahí mismo.
Hasta que rompí el silencio y le dije: Andrea deseo saber que piensas de lo que paso entre los dos, dime si te force o te obligue, me siento un poco mal.
Ella me dijo: Cesar dejare algo en claro tu no me forzaste ni obligaste, yo acepte lo que paso, pero no podemos repetirlo.
Estoy de acuerdo siempre y cuando me respondas algo.
Dime Cesar que deseas saber.
Andrea te gusto lo que hicimos?
Quedo pensando, por momento se quedo en silencio y me dijo:
Cesar me gusto y mucho pero recuerda somos cuñados, soy la madre de tus sobrinos, lamentablemente no se puede volver a repetir, aunque yo lo desee.

Eso ultimo me dio pauta a saber que ella estaba con ganas, pero el titulo establecido de ser cuñados no la dejaba ceder.
Ok Andrea yo jamas te obligare a hacer nada que no quieras, respetare tu decisión, pero me regalas un beso, solo un beso, nada mas, como para recordar y sellar el bello momento que tuve contigo.
Ok Cesar estoy de acuerdo pero solo un beso.
Nos paramos y me acerque a sus labios, ella cerro sus ojos y de a poco la fui besando, dulce muy suave y tierno, sin malicia, ella me correspondía de la misma manera, yo solo esperaba q ella tomara la pauta y separara nuestros labios, pero no fue así, mi beso era completamente correspondido.
Producto de nuestro beso empece a jugar con mi lengua yo me dije que eso a la final no le gustaría pero para mi sorpresa, su pequeña lenguita se comunico con la mía, eran dos serpientes en pleno acto de apareo.
Yo perdí el control, empece a besar su cuello, a tocar sus senos y lentamente la acosté en la cama, paramos por un breve momento nos quedamos viendo y ella me dijo: Cesar estas loco, respondí: Si Andrea estoy loco por ti mi cuñadita bella.

Lentamente seguí besando a Andrea, besaba su cuello, la alce por un momento y le saque la blusa, ella me ayudo sacándose su sostén mientras yo me sacaba mi camisa, de nuevo vi sus hermosos senos rozados, pero esta vez había mucho tiempo para ser mimados por mi, los bese muy suaves, los mame muy lento no deseaba hacerle daño a mi cuñada, ella se retorcía de placer, de a poco, baje a su vientre y jugué con su ombligo, libere el botón de su jean y lo saque muy delicadamente yo me quite mi pantalón y Andrea se quito el pequeño calzón que llevaba, eso para mi es muy sexy, es la prueba total de la aceptación y aprobación de una mujer para ser culeada, yo me saque mi ropa interior y volvíamos a estar completamente desnudos, pensé ponerla a chupar mi verga cosa que me fascina mucho pero lo vi por ahora como un exceso de confianza, ademas yo quería complacer a mi cuñada, me apodere con mi boca de su vagina y con mucha calma le practique el mejor sexo oral de su vida, sus gemidos me lo confirmaron, escuche sus gritos ahogados que me decían: Cuñadito que rico, sigueee, Cesar que locura, se siente muy rico no pares, me dijeron que estaba disfrutando intensamente, después de un buen tiempo de sexo oral me puse en posición y le abrí las piernas y como la primera vez que paso cuando me culie a Andrea mi penetración fue lenta llevando el compás de su mirada pero esta vez no había negación alguna, su vagina hervía de placer, sus jugos internos eran algo indescriptible, nuestros movimientos fueron de a poco ganando mucha intensidad, los dos estábamos entregados a un rico culeo, ella gemía y sus gritos eran un coro de ángeles.

Yo deseaba ver ese bello culo en todo su esplendor y la puse en cuatro, se me vino a la mente penetrarla por el ano ya que sus nalgas eran muy hermosas, pero tampoco era el momento indicado ya que ese acto rodia dañar la magia del momento, se lo introduje en esa posición en su vagina y agarre sus cabellos y me sentí poderoso, tener a mi cuñadita a la mujer de mi hermano, mama de mis sobrinos en cuatro patas y siendo penetrada por mi era lo máximo, le di unas embestidas durisimas y rápidas, Andrea sabia responder, yo estaba a punto de acabar y sera por que ahora si había tiempo, diferente a la primera vez, pero pensé en no dejar embarazada a mi cuñada, me acerque a su orejita, Andrea voy a terminar te lo sacare

Ella gimiendo me contesto: Noooo Cesar échalos adentro me estoy cuidando, acabe como nunca fue algo muy rico, ella con su vagina me exprimió hasta la ultima gota, también acabo de forma muy intensa mi bella cuñada, caímos rendidos y yo estaba todavía encima de ella besando su cuello, ella solo supo decirme, tan bobo mi cuñadito bello, ahorita preocupado por no acabar adentro y el día de las madres me inundaste la vagina, yo reía y la seguía besando la nuca su cuello y mejilla, Andrea te sientes bien y ella me respondió:Cesar estoy y me encuentro de maravilla

Tenia mucho que no sentía todo esto, hasta que el puto y maldito teléfono volvió a sonar, convirtiéndose en el enemigo de nuestra pasión, esta vez ella no se asusto me pidió el cel y yo sin levantarme de encima de ella se lo pase y seguía besando su cuello, esta vez era mi hermano que le preguntaba si demoraba. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...