jueves, 18 de febrero de 2016

Mi primera vez fue con mi tío (Relato Corto)


Nota de imagenobscura: antes de crucificarme o notificar las imagenes usadas, 
sabe que son del fotógrafo frances Jacques Bourboulon
y de amplia circulación en Internet



Mi nombre es Jessica, actualmente tengo 25 años pero mi historia es acerca de mi primera relación sexual y de cómo perdí la virginidad con mi tío a los 11 años de edad.

Antes de comenzar me describiré un poco. Mis padres son españoles sin embargo radican en la Ciudad de México desde antes que yo naciera, por lo cual yo soy mexicana. Siempre he sido bonita, desde pequeña y creo que eso es lo que ha ocasionado que provoque lujuria en los hombres. Soy blanca, de ojos azules, cabello castaño, delgada y con bonitas facciones; mis padres tienen una muy buena situación económica y por ello siempre me tenían muy bien arreglada y muy mona.

Todo sucedió durante unas vacaciones a la casa de mis tíos en Acapulco, yo solía pasar con ellos las vacaciones de verano, ya que tienen una hija de mi edad y una casa preciosa con piscina donde pasábamos horas de diversión, tanto mis tíos como mi prima me adoraban y les encantaba tenerme de visita en su casa por meses y a mis padres que son personas muy ocupadas también les gustaba deshacerse por un tiempo de las responsabilidades que implica un hijo.

Durante una de esas vacaciones mi tía y mi prima tuvieron que salir de emergencia a los EU, ya que ahí residía la madre de mi tía y estaba muy delicada de salud, prácticamente al borde de la muerte y mi tía quería que su hija se despidiera de ella, yo no las acompañe por qué no llevaba en ese momento mi visa y además no consideraron conveniente que yo pasara así mis vacaciones por lo que me dejaron con mi tío que no podía ausentarse de Acapulco por sus negocios. 

Yo me pasé esos días disfrutando del sol y la alberca, prácticamente me pasaba ahí el día completo. Al lado de la alberca estaba la habitación de mi prima y también la de mis tíos, ambos tenían unos ventanales grandes que también funcionaban como puertas para poder salir hacia la alberca. 

Todo comenzó un día que estando en la alberca observe que mi tío estaba en su habitación mirando la tv, no sé que me impulsó a acercarme a la ventana para ver qué hacía pero se estaba masturbando mientras veía una película pornográfica, yo en ese entonces no sabía lo que hacía así que me quede mirando con curiosidad cuando de repente quizás al sentir mi mirada él volteo y me vio del otro lado de la ventana. 

En cuanto me vio ahí mi tío se puso de inmediato de pie y se acercó a abrir la ventana, yo estaba apenada de que me descubriera espiándolo por lo que me quede petrificada. Él parecía sorprendido y apenado y me comenzó a decir que por favor no le fuera a contar a nadie lo que había visto, que sería nuestro secreto. 

Yo le dije que si, que no le diría nada a nadie pero mientras hablaba con el mis ojos estaban fijos en su verga erecta. El al notar mi mirada me pregunto si ya había visto antes a un hombre desnudo y yo le contesté que no. Mi tío es el hermano de mi padre y era en aquel entonces un hombre cercano a los 40 años, atractivo, de 1.80, complexión robusta, piel bronceada, ojos verdes, barba cerrada y muy peludo, incluso su espalda está llena de vello... Y como descubrí en ese momento también tenía una enorme verga que en esos instantes se encontraba muy dura. 


Yo estaba húmeda y mientras el me preguntaba si había visto antes a un hombre desnudo comencé a temblar por el frío y me dijo que traería una toalla para secarme antes de que me enfermara... En ese momento fue por una toalla a su baño y regreso a secarme de pies a cabeza por encima de mi traje de baño, sin embargo al terminar me dijo que mejor me quitara todo para secarme bien. 

Para esto él seguía desnudo, pero ya se le había bajado un poco la erección; yo me negué a quitarme la ropa pero él me dijo que no me preocupara, que yo ya lo había visto desnudo a él también, por lo cual accedí y me despojé de mi traje de baño. 

Yo en ese entonces aún tenia cuerpo de niña, delgada, no tenía aún nada de senos, solo mis pezones ya estaban empezando a crecer, yo aún ni siquiera tenía la regla y mi vagina no tenía aún nada de vello. Mi tío al verme desnuda me siguió secando con la toalla pero yo noté que al verme así y mientras me secaba otra vez le crecía la verga e incluso se veía más grande y dura que antes mientras veía la película. 

Al notar mi mirada en su pene me dijo que si le gustaría tocarla y yo le contesté que no, me dijo que no pasaba nada, que yo le había dicho que todo sería secreto y que si se ponía grande es por que le había gustado verme desnuda, que yo estaba muy linda y más cosas bonitas... Mientras me decía todo eso tomo una de mis manos y la llevó hacia su pene, el cual se sentía muy duro y caliente. 

En ese momento me llevó a un sofá que había en su misma habitación y me sento en una de sus piernas. Me dijo muchas cosas lindas, entre ellas que él había soñado muchas veces con estar conmigo así, me dijo que si podía darme unos besitos y yo le contesté que si, pensé que los besos serían en mis mejillas o en la boca pero para mi sorpresa empezó a besar mi vientre, mis pechos, como ya mencioné yo aún no tenía nada pero él empezó a lamer mis pezones y a morderlos suavemente jalándolos entre sus dientes... La sensación que esto me produjo me gusto mucho y el se dio cuenta de ello. 

Así siguió un buen rato, tocando mis pechos, mis pezones, su boca iba de mis pechos a mi boca, ya que también empezó a besarme en la boca y a meterme la lengua en ella. 

Mientras el hacia esto me llevaba las manos a su pene y yo sentía como estaba de duro y que empezaba a lubricar. También me comenzó a tocar la vagina pero únicamente por fuera, la acariciaba suavemente con sus manos mientras mamaba mis tetas o me besaba. 

Yo sentía delicioso todas estas caricias en mi piel, la forma en que me tocaba, sentir sus labios y sus dientes en mis pezones, aún recuerdo que gemía ligeramente del placer que me producía. 

Así estuvimos un buen rato hasta que me dijo que quería besarme más abajo, que iba a sentir más rico ahí que en los pechos, yo no creía que fuera posible algo más placentero pero llevo su boca a mi vagina y Dios mío, que delicioso mamaba la concha. 

Me pasaba la lengua mientras con sus dedos me la jugaba ligeramente, la abría, jugaba con mis pequeños labios vaginales, parecía un niño comiendo el helado más delicioso, no se cansaba de darme lengua y sentir su barba en mi vagina también se sentía rico, me excitaba mucho. 

Yo estaba al borde del placer, recostada con mis piernas abiertas y su boca y sus manos ahí entre ellas. Sus ojos mirándome como gozaba mientras él me daba más duro y rápido con la lengua. Todo esto era nuevo para mí, a algunas personas no les gusta el sexo la primera vez o a esa edad, a mí desde la primera vez me encanto. 

Después de un buen rato de comerme la concha me dijo que ahora yo lo chupara un poco a el, acerco mi cara a su verga y me hizo mamarsela, esa verga ya estaba muy jugosa, chorreando baba de lo excitado que estaba ya mi tío, me gusto el sabor del líquido que lubricaba y aunque si la chupaba un poco no me entraba toda en la boca, solo la punta, sin embargo él me dijo que lo hacía muy bien, que siguiera chupando así, aunque yo sentía que me daban arcadas por tener todo eso en la boca. 

Al ver mi incomodidad al mamar su verga me dijo que entonces la dejara meterla en mi vagina, obviamente yo me espante y le dije que no, que si no entraba en mi boca menos ahí y me dijo que no me preocupara, que él se iba a asegurar que no me doliera, que me iba a gustar mucho. 

Siguió comiéndome el coño, supongo que para lubricarme y dilatarme bien, aunque yo al ser virgen no sentía que se abriera para nada, pero si me sentía húmeda al sentir su lengua y barba en mi rajita. Cuando sintió que ya estaba lista me la comenzó a meter, hasta ese momento todo había sido suave, tierno y delicado, pero al sentir como su verga entraba en mi concha me comenzó a doler mucho y empecé a llorar. 


Mi tío me besaba la boca y los pechos tratando de excitarme para que no me doliera tanto la penetración pero mi vagina no estaba lista para recibir una verga de ese tamaño adentro, sin embargo estaba demasiado excitado y mis lágrimas y mis quejidos en lugar de detenerlo parecían excitarlo más. 

Al principio solo era la punta y con eso bastó para hacerme llorar sin embargo después al ver que no entraba toda me tomo de los pies para evitar que me moviera y de una salvaje embestida me la metió toda, completa y hasta el fondo.

Aunque a mí me pareció eterno por el dolor no fue mucho tiempo el que tardo dentro de mi, deben haber sido escasos 4 o 5 minutos, mientras me follaba me repetía que estaba deliciosa, que apretaba riquísimo, que le iba a exprimir toda la leche... Todo esto mientras me embestía más y más duro. 

Al final se corrió dentro de mí con unas embestidas brutales y un gemido y empezó a besarme en la boca y los pezones mientras se le bajaba la erección aún dentro de mi. Me decía cosas muy lindas, que era lo más rico que le había pasado, que estaba deliciosa, etc. 

Al sacar su pene estaba lleno de semen y un poco de sangre, me dijo que me iba a limpiar mi vagina con su boca y comenzó a lamerla y a besarla como para calmar mi dolor, aún recuerdo su boca manchada de su propio semen. 

Me dio aún muchos besos en la boca, muchas tiernas caricias y palabras dulces hasta que me quede dormida entre sus brazos. Fue la primera de muchas veces con mi tío y las siguientes veces lo disfrute más que esa. Así fue mi despertar a la sexualidad y mi primera ocasión con un familiar, ya que he tenido más experiencias de incesto, pero ya les contaré más en otra ocasión. 

Mi historia es real, es primera vez que escribo, espero que les haya gustado, los comentarios son bien recibidos. Gracias por leerme. Besos y saludos a todos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...