jueves, 15 de septiembre de 2016

Dos puntos de vista (Relato Largo)

La eterna lucha de la sociedad con sus prejuicios nos llevan a un amor prohibido entre Delfina y Pablo, sobrina y tío, niñez y adultez, amor puro y sexo mas allá de lo imaginable. Sumérgete en esta historia contada por los 2 protagonistas principales...


El tío

Me llamo Pablo, conocí a Mónica (mi pareja) hace unos 11 meses, nuestra relación al cabo de ese tiempo estaba como estancada, cómoda, asentada o como le quieran llamar.
Yo con 35 años y ella 32 el sexo no era tan frecuente como al principio pero lo hacíamos 2 o 3 veces a la semana (que no estaba mal) pero yo tenía la necesidad de mas o de algo diferente.

Siempre volé con mi imaginación hacia lados que pocos se atreverían a confesar por pudor o miedo a que la sociedad lo juzgue.

Hay días clave en nuestras vidas donde vemos una luz a nuestra angustia o depresión por ciertas cosas que parecen no tener solución y este fue uno de ellos.

Mónica tenia adoración por sus sobrinas, Lucila de 7 años y Delfina, la mayor, de 10 años, las 2 hermosas pero en especial Delfina, sus ojos, cabello y cuerpo hacían suponer que se convertiría en toda una mujer que sería asediada por todos en unos años mas.

Ya hacia un par de meses que acompañaba a Mónica y sus sobrinas a distintos lados como cumpleaños, eventos de la escuela, salidas al cine y paseos, etc.
El cumpleaños de una amiga de Delfina seria esa semana, como los padres no podían ir ese día, Mónica y yo las llevaríamos, era en una quinta, con pileta y varias atracciones que incluía un show de magia, en este tipo de cumpleaños invitaban a los mayores a quedarse para disfrutar también del show.
El día anterior al cumpleaños fuimos con las chicas a un shopping para comprar un regalo a la amiga de Delfina.

Ya en el shopping y luego de caminar y ver locales elegimos un regalo e inmediatamente a comer hamburguesas.
Lucila siempre iba de la mano de Mónica y Delfina estos últimos meses le gustaba ir de mi mano, a mi me agradaba mucho ir con ella, no era solo su hermosura, la cual la gente que cruzábamos se quedaba mirando, sino también su personalidad, a sus 10 años era agradable, muy inquieta y curiosa.

Al otro día llegamos al cumpleaños, estaba lleno de chicos ya, muchos en la pileta, hacia bastante calor y nuestras sobrinas no tardaron en meterse.


Siempre escuchábamos a los otros padres elogiar la belleza de Delfina, mas esta vez que estaba en la pileta con una bikini y podía verse la armonía de su cuerpo y su cabello que terminaba en una cola redonda y bien formada, nos decían cosas como: que linda que es Delfi! en unos años los padres van a tener que estar con una escopeta para cuidarla! Era verdad, se notaba a los otros chicos varones como la miraban, era como el centro de atención en la pileta.

Después de un tiempo y ya en el parque de la quinta, comenzó el show de magia, todos nos sentamos en el pasto, como siempre Delfina estaba conmigo y Mónica mas adelante con Lucila.

Delfina estaba sentada en mi regazo, yo con las piernas cruzadas y note que cada vez que aplaudía el show saltaba un poco, al principio no le di importancia pero se hizo como mas intenso y su cola en bikini rebotando sobre mis partes intimas me empezaron a provocar una erección.
Una de mis características es que tengo un pene de buen tamaño y cuando se erecta no pasa desapercibido.

El show de magia continuaba y mi erección ahora completa me hacia transpirar y llenarme de miedo porque algún padre la descubriera, lo que no note o no me imagine hasta mas tarde es que Delfina no dejaba de moverse, no solo cuando aplaudía, también después hacia pequeños movimientos con la cola como si de verdad se acomodara mi pene para sentarse bien sobre el.

El show termino, mi erección no y no sabía cómo hacer una vez que Delfina se levante.

Todos los chicos fueron a saludar al mago, ella se quedo sentada un rato mas, creí que mi pene explotaría, Delfina se levanto y lo primero que hizo fue mirar mi bulto y sonreír, o por lo menos así me pareció, ya no razonaba.
Enseguida tape la erección con mis brazos y me mantuve un tiempo así, Mónica se acerco para preguntarme si quería algo para tomar, le dije que me traiga una cerveza, por suerte se me fue bajando, mientras Delfina jugaba con sus amigas y de vez en cuando parecía que me miraba y sonreía.

Esa noche no pude dormir, tuve sexo con Mónica recreando la situación de la tarde en mi cabeza, casi sin tener en cuenta a mi pareja, solo metiéndosela hasta liberarme, loco de excitación, vivo, extraño, pero vivo.

Unas semanas sin ver a mis sobrinas parecieron enfriar la situación, no sabía cómo llamar a esto realmente, no sabía si yo lo estaba imaginando pero lo que estaba seguro es que sacaba algo de mi nuevo, excitante, peligroso, prohibido.

Las vacaciones de verano llegaron al fin, planeamos un viaje de 2 semanas a Brasil con Mónica, su hermano, la esposa y las chicas.
En la primer semana coincidía con el cumpleaños de Delfina, cumplía 11 años, así que invito a su amiga Romina también.

Después de un vuelo normal nos dirigimos a la casa que alquilamos en Buzios, una casa amplia con 4 habitaciones, pileta y mucho parque.
Ese día hacía mucho calor, fuimos a conocer la playa a la tarde, siempre con la sensación que Delfina me miraba de forma diferente desde el cumpleaños de su amiga, una sutil sonrisa que me llenaba de vida.

Fue una tarde excelente, un mar calmo y agradable, me metí al agua con Delfina y Romina, Delfina insistió en ir mas profundo, el agua me llegaba al pecho asi que se sostuvo con sus piernas rodeándome la cintura.
La sensación de tener toda su hermosura rodeándome, rozándome la piel y su cola que tocaba mi pene en el subir y bajar del agua era única.
No tarde en tener una terrible erección que servía de asiento a Delfina por momentos, a su cola redondita y bien formada.

-La estas pasando bien tío? - me pregunto Delfina.
-Si -Respondí- Esta buenísimo el lugar.
-Se nota que la pasas bien! - se rio - yo también la paso re-bien!
No podía adivinar su cara, era ella la inocente o yo? En realidad estaba notando mi erección y bromeaba con eso? una chica de casi 11 años?

Nos llamaban de la costa, querían volver a la casa a terminar de desempacar, la verdad que no podía salir así, no con el short de baño y semejante erección.

- Quieres quedarte un rato mas? - le pregunte a Delfi.
- Si tío, me encantaría
- en un rato vamos! - grite a los demás

Fueron juntando las cosas y se alejaron rumbo a la casa, nos quedamos con Delfina ahora no tan profundo, yo con el agua a la cintura y a ella llegándole al pecho.
Todo paso muy rápido, cuando me di cuenta Delfina estaba apoyando su espalda en mi pene, me quede mudo, inmóvil.
En un momento de reacción retrocedí un poco hasta que el agua le tapo los hombros a Delfi que siguió pegada a mí.

Note como sus manos me acariciaban el pene, despejando toda sospecha en mi.
Esto estaba sucediendo y no sabía cómo controlarlo.
Ahora sus manos me la sostenían firmes, apretándola, me baje el short casi hasta la rodilla, ella me empezó a masturbar, yo en shock, caliente, en la gloria! Creí que me explotaba, no podía creer que Delfina me masturbara de esa forma, con sus dos manos llenas de mi pene, no hablábamos, nos mirábamos, mirábamos alrededor y seguía haciéndolo.

No aguantaba mas, llegue a acariciar su cola por debajo de la malla, recorriendo su raya y llegando a su vagina con 2 dedos frotándole intensamente su clítoris y escuchando unos pequeños gemidos de placer que me parecían sobrenaturales.

Mi pene exploto de placer, una cantidad de semen se puso a nadar con nosotros, me subí el short y la malla de Delfina, que me miraba sonriendo, la mire, le sostuve la sonrisa de esa cara perfecta, de piel suave y ojos muy expresivos.

Los dos días siguientes fueron iguales, mucho tiempo en el agua hasta que Mónica salía y me quedaba con Delfina y otras también con Romina que a veces se iba como si supiera que nos tenía que dejar solos.

El día del cumpleaños de Delfina llego, esa tarde no fui a la playa porque me ofrecí a cocinar algo para la noche.

Los despedí a todos, Romina y Delfina se quedaron a hacerme compañía, paso un buen rato, me ayudaron con la comida, ya estaba todo listo.

-quieren ir a la playa? -les pregunte
-no, nos quedamos - contestaron casi al mismo tiempo
Me fui un rato a mi habitación, Delfina no tardo en aparecer, mi corazón estaba a mil revoluciones
-no me diste un beso de cumpleaños tío - me dijo Delfi mirándome con mirada cómplice
- y Romina? - le pregunte
-está durmiendo la siesta - contesto - no va a venir.

Yo tenía las llaves de la puerta de calle, si los demás venían tenían que tocar el timbre, calcule que tenia mas de 2 horas para charlar de lo que paso estos días, pero solo atine a darle un beso en la boca, marcándole como tenía que abrirla le introduje mi lengua y la roce con la de ella, mientras la acariciaba con los labios, podía sentir su olor suave que invitaba a seguir con mi lengua dentro de ella y recibiendo ahora la de ella en mi boca.
No podía dejar de besarla y aunque, atento a los ruidos exteriores, empecé a tocarle suavemente su cola y vagina.

Le baje la malla despacio sin dejar de tocarla, libere sus pequeños pechos notando unos pezones bien firmes, los recorrí con mi lengua, nunca había sentido tanta mezcla de placeres, no se comparaba con ninguna relación sexual que tuve en el pasado, ni las primeras.

Seguí recorriéndola con mi lengua, quería lamer toda su hermosura, llegue hasta su vagina, extrañamente húmeda, metiendo y sacando mi lengua, abusando con movimientos rápidos su clítoris, con mis dos manos en esa cola redonda, carnosa, casi de una mujer mayor.

Sentí como le arranque su primer orgasmo, mi boca estaba llena del sabor de Delfina y quería probarlo para siempre!
Estaba tan desatado que baje mi short invitándola a que me masturbe, era la primera vez que podía ver sus manos agarrarme el pene sin que el agua me lo impida.

La guié para que sepa cómo me gustaba, Delfina lo disfrutaba como una verdadera mujer, le gustaba apretarlo y mirarlo como hipnotizada.

-queres seguir Delfi?
-si tío- contesto
-queres que lo meta un poco?
-quiero que me lo metas -me susurro- si me duele te digo

Delfina tenía unas caderas bien formadas, se la notaba mas desarrollada que sus amigas, sin embargo tenía miedo de lastimarla, la llene de saliva por dentro y por fuera, note como estaba mojada, la puse "en cuatro patas" y acerque mi pene dando movimientos suaves hasta tocar su gloriosa vagina y meter mi cabeza que latía con fuerza.

Ella se limito a gemir, a invitarme a seguir, fui sacando y metiendo la cabeza hasta que le pude meter más el tronco, se la saque por un momento y vi que un poco de sangre le empezaba a salir, agarre una toalla que tenía en una silla, la puse debajo para no manchar la cama y seguí desvirgando a esa pequeña diosa, que me entregaba toda su preciosa virginidad.

Mi tronco se metió hasta la mitad, lo sacaba y lo metía, unas gotas de sangre caían en la toalla.

-te duele?
-no, tío, seguí
-avísame si te duele

Mi pene se introdujo todo, estaba por fin dentro de ella que gemía respondiendo a las embestidas que ahora eran mas rápidas, parecía caber justo, como un guante, su vagina me lo succionaba, se mojaba y lo recibía cada vez mejor.

La cogí un buen tiempo hasta que no pude mas, se la saque y ya sin control me masturbe y llene con semen su cola y espalda

Me recosté al lado de ella, nos besamos mientras me acariciaba el pecho.
Nos levantamos y empezamos a guardar evidencias, le dije a Delfina que se bañe y me avise si seguía sangrando.

Seguía sin creer la puerta que se había abierto en mi vida, años de represión se mezclaban con estos días de libertad, de lo que está bien y lo que está mal, de los límites impuestos y los que yo quería borrar.

______________________
La sobrina

Me llamo Delfina, tengo 10 años y unos meses, mi hermana Lucila tiene 7, mis papas trabajan todo el día y muchas veces me quedo con mi tía Mónica en su casa.

Hace casi un año mi tía conoció a Pablo mi "tío" como lo empecé a llamar hace poco ya que lo vemos mas seguido porque vive con mi tía y siempre nos acompaña al cine, cumpleaños o donde vayamos.


Yo soy muy curiosa y hace poco una tarde en lo de mi amiga Romina nos pusimos a ver hombres desnudos por internet, Romina ya había visto algunos, y siempre me hablaba de los pitos parados, yo no los imaginaba, solo había visto pitos de bebes, ella me decía que los pitos de los hombres eran mas grandes y se ponían duros.

Ella me enseño algunas fotos y me sorprendió, me parecían raros y grandes, quisimos ver vídeos pero los padres de ella tenían una protección o algo así en la computadora y no se podía entrar.

Cuando llegue a casa estaba mi mama, mi papa todavía no había llegado

Estaba muy curiosa así que entre a internet a las paginas que vimos con Romina, después entre a la página de los vídeos, en casa se podía entrar, a cada rato miraba si venia mi mama, estaba cocinando y viendo tele, puse el volumen bajo de la computadora igual arriba en mi cuarto no se escuchaba, vi 2 vídeos uno de una mujer que le tocaba el pito a un hombre y le crecía un montón, después se lo chupaba como un helado como 10 minutos, al hombre le salía un liquido blanco, el otro vídeo era mas fuerte, el hombre le metía el pito a la mujer, ella gritaba y después de un tiempo se lo sacaba y le tiraba el liquido blanco en la cara!

Cerré todas esas páginas, Romina me enseño como hacer para que no quede registrado donde entre y me recosté en la cama, me sentía extraña.

Días mas tarde y como curiosa que soy busque para saber mas, leí un montón de cosas y aprendí muchas cosas que comente y vimos con Romi, mi amiga.

A partir de ahí empecé a tocarme como había leído en algunas páginas, la tercera vez que me toque, sentí lo que imagino que sienten las mujeres de los vídeos, no lo puedo explicar pero me volvía loca de placer!

Cada vez tenia mas curiosidad sobre eso, un día que nos quedamos con mi hermana en casa de mi tía Mónica, me desperté y fui al baño, había que cruzar un pasillo que daba al living, escuche la tele, pensé que mis tíos estarían viéndola, me acerque y estaba mi tío Pablo recostado y mi tía le chupaba el pito! no se dieron cuenta que yo estaba, me escondí detrás de un sillón y me quede mirando, mi tío la tenia grande como los vídeos que vi, me palpitaba el corazón con todo, tenía miedo de que me vieran y me sorprendía verlos de verdad haciendo eso.
Después de un rato mi tía se puso arrodillada con los brazos adelante y mi tío se la metió, yo no podía creer que estaba viendo eso!

Despacio me fui acercando a la puerta del living y aproveche que estaban de espaldas para volver al cuarto, con el corazón latiendo fuerte y toda colorada me acosté y no tarde nada en empezar a tocarme para poder sentir la sensación y pensar en el pito de mi tío, grande y duro.

Pasaron los días, le conté a mi amiga Romina lo de mis tíos y ya quería verlos también!
El cumple de Romina era mañana así que fuimos con mis tíos a comprarle un regalo al shopping, el cumple era con pileta y un show de magia, mis tíos me llevaban con mi hermana.

Esa tarde en el shopping no me separe de Pablo, mi tío, imaginaba a todas horas su pito bien grande y me tocaba, me encantaba tenerlo cerca imaginando un montón de cosas.

Llego el día del cumpleaños, cuando llegamos estaban todos en la pileta, yo tenía una bikini debajo de la ropa, tengo una colita redonda y de linda forma y un poquito de pechos que fueron creciendo estos meses, los chicos me re miraban, pero también los grandes me miraban y mi tío!

Después mas tarde empezó el show de magia todos sentados en el pasto, mi tía estaba con Lucila y yo me fui a sentarme mas atrás con mi tío que estaba en el pasto así que me senté encima de el casi sobre el pito!

De vez en cuando mientras todos aplaudían daba saltitos asi me acercaba al pito del tío, pasado un tiempo note que mi tío la tenia dura, porque yo sentía algo que se movía antes cuando saltaba pero ahora era como un resorte, aproveche a mover la cola lo mas que pude para ver si era eso o eran cosas mías pero no, el pito de mi tío estaba súper duro y lo sentía en la raya de la cola con mi bikini un poco húmeda todavía.

El show de magia estaba terminando, yo la estaba pasando tan bien que ni los trucos veía, solo cuando se aplaudía saltaba para sentir como se acomodaba el pito de mi tío en mi cola.

Cuando el show de magia termino me quede un rato sentada, vi que mi tía se levanto así que me levante y vi el bulto que hacia el pantalón del tío que se acomodo enseguida para que no se viera, pero yo lo vi y lo mire a el sonriendo, me aleje de ahí a jugar con mis amigas, me daba vuelta de vez en cuando y estaba segura que mi tío me miraba.

Cuando me dejaron en casa esa noche me toque mas que nunca, ya sabía como era el pito de mi tío pero lo mejor es que lo había sentido y ahora lo sentía cuando me tocaba!

Pasaron unas cuantas semanas desde el cumpleaños de Romina, extrañaba a mi tío Pablo y siempre que podía me tocaba pensando en el y su pene duro.
Ya estaban terminando las clases y estaba feliz, mis papis me dijeron que nos íbamos a Brasil con la tía Mónica y el tío Pablo, nunca estuve tan entusiasmada por unas vacaciones, además festejaríamos mi cumpleaños allí y mis papis solo se quedaban una semana y me quedaba una semana para disfrutar con mis tíos, en especial de Pablo.

Les pedí a mis papas si podía invitar a Romina así que hablaron con los padres y viene también, estoy súper feliz!

Llego el día del viaje, en el avión viaje con Romina y me anime a contarle lo que paso en su cumpleaños con mi tío, me pregunto un montón de cosas, yo le dije que en Brasil me iba a animar a mas, se rio, no me creía.

Llegamos por fin, que lindo que es Brasil! La casa era enorme, con muchas habitaciones, una pileta no muy grande y el parque re-grande

Nos fuimos a la playa para aprovechar lo que quedaba del día, no paraba de mirar a mi tío, aunque ya lo había visto desnudo con mi tía, me encantaba verlo así, solo con el short de baño.

Después de un rato en la arena nos fuimos todos al agua, me hice la tonta y agarre a mi tío de la mano para ir con él, mientras miraba a Romina que nos acompaño, haciéndole una mueca con la boca.

Romina era bastante miedosa con el agua en el mar, con mi tío nos fuimos mas a la parte onda, no había olas casi, solo unas que te subían y bajaban, ahí yo no hacia pie, me trepe en las piernas de mi tío y lo abrace del cuello mientras me agarraba de su cintura con mis piernas.

Romi no paraba de mirar desde lejos, el agua levantaba a mi tío y yo trataba de rozarlo ahí abajo, de sentírsela otra vez.
Enseguida se le puso dura como aquella vez, pero ahora la sentía bien porque nos separaba solo el short de baño y mi malla.

Le pregunte si se divertía, me dijo que si, yo le dije que me daba cuenta (para no darme cuenta con el pene durísimo golpeándome la cola!)

Nos llamaron para irnos pero mi tío se quedo y yo con él, no me quería separar, aparte no me imaginaba como iba a salir con eso tan duro!

Estábamos donde yo hacía pie, como si fuese un sueño y no fuera yo le empecé a tocar el pene a mi tío, primero como una caricia y después agarrándolo, nos fuimos otra vez un poco mas a lo hondo, ahí se bajo el short, sentí como rebotaba su pene en mis manos, duro, grande, muy grueso.

Se lo moví como vi que hacían en los videos, no podía creer que se lo estaba haciendo, y no me decía nada, mi tío Pablo me volvía loca!

En un momento me empezó a tocar la cola y me encanto, me pasaba la mano por la raya de la cola y la bajo hasta mi conchita, tocándomela con los dedos me ponía loca.

Sentí mucho placer en ese momento, note como el tío hizo unos quejidos, le había sacado la leche! no podía creer como se la saque y estaba flotando al lado nuestro!

Se subió los shorts y mi malla, yo seguía en el aire, como en un sueño, lo miraba, estaba totalmente enamorada de él, de su cara, su cuerpo, su pito que se ponía duro para mí y de cómo me tocaba con dulzura.

Mas tarde le conté todo a Romi, me miraba con los ojos gigantes jaja, esa noche no podía dormir, de vez en cuando le daba miradas a mi tío en la cena, estaría enamorado como yo?

Al día siguiente hicimos algunas cosas también, pero estaban todos y no se iban del agua por el calor, pero el día después pudimos repetir lo que hicimos el primer día, otra vez quede como en un sueño, queriéndolo para mi sola.

En mi cumpleaños nos quedamos con Romi a ayudar al tío que se quedaba a hacer una comida para la noche, terminamos bastante rápido y el tío nos dijo si queríamos ir a la playa, le dijimos que no, ya le había dicho a Romina que esta tarde quería hacer lo que sea con el tío, que se haga la dormida así yo estaba a solas con él.

El tío se fue a dormir la siesta, estaba la persiana un poco baja pero se veía bastante bien, no se me ocurrió otra cosa que decirle que quería un beso de cumpleaños.

El se quedo como sorprendido, no sabía donde estaba Romina, le dije que estaba durmiendo, que no se preocupe, me miro a los ojos y me beso hermoso, mi primer beso con la persona que amo!
Sentí su lengua y el sabor de su saliva, todo en el era rico, me anime a meter mi lengua en su boca, no re-besamos, en un momento me empezó a tocar la cola suavemente y después mi conchita, que se me mojaba como cuando me tocaba sola.

Me bajo la malla y me puse loca, con algunos gemidos mientras me sacaba el corpiño de la malla y me chupaba las tetitas suavemente, después la panza hasta terminar dándome el mayor placer con su boca haciéndome cosas increíbles en mi conchita, no tarde nada en explotar de placer, había leído sobre los orgasmos pero no podía creer que podían ser mas fuertes algunas veces.

El tío se bajo el short y pude ver lo inmenso que era su pene, lo duro que lo tenía las venas y la cabeza como una lanza, me hizo tocarlo y se lo agarre bien, como vi en los vídeos, estaba calentito y me daba placer mirarlo.

El tío me pregunto si quería seguir, yo no quería parar nunca, me dijo si quería que me la metiera, le dije a todo que si, era increíble que lo estaba por hacer.
Me acomodo como un perrito, me dijo que asi veía bien para no lastimarme, a esa altura no me importaba, lo quería tener adentro, sentirlo.

La cabeza de su pene me empezó a tocar la conchita, me abría los labios que estaban llenos de su saliva y mis juguitos, sentí como me acariciaba y se metía de a poco, al principio un dolor que no me importo para nada, en ese momento si lo metía todo y me rompía no me preocupaba!

Me dijo que tenía un poco de sangre, yo había leído sobre eso, bah, en realidad leí sobre muchas cosas.

Pusimos una toalla para que no se manche la cama, el tío me la empezó a meter mas al fondo, sentía como me abría, como entraba en mi, algo que solo en mi imaginación lo pude sentir hasta ahora.

Movía el pene dentro mío como todo un experto, todo eso se lo hacía a mi tía y yo pensaba que yo soy mas linda que ella, que el me elegiría a mi en algún momento, mas ahora que lo sentía mas mío que nunca!
Empezó a mover ese pene mas rápido, ahora me la metía toda y casi la sacaba toda, me tocaba el fondo de mi conchita, me la rompía de placer, me hacia tener otro orgasmo diferente, mas fuerte, me latía todo, me empapaba y empapaba su pene.

No se cuanto tiempo estuvo, yo quería que me lo haga todos los días! en un momento la saco toda y me puso acostada así como estaba boca abajo y me mojo toda con su leche, la espalda, la cola, sentía como se metía entre mis cachetes y como chocaba varias veces en mi piel.

Me quede con los ojos cerrados, con su leche en mi cuerpo, el tío se me acerco y me beso nuevamente, quedándose un rato conmigo lo acaricie, estaba mas enamorada que nunca, sabía que era suya!

Me fui a bañar y cuando volví estaba Romi con los ojos que se le salían, había escuchado todo, no lo podía creer, bueno, yo tampoco

Por Alerelax

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...