jueves, 13 de abril de 2017

El tío del alfajor (Relato Corto)


Yo apretaba fuerte las monedas o billetes y bajaba la vista sabiendo que venía a cambio de esa plata para alfajor. Dos besitos cortos de mi tío en la boca y de ahí a correr al kiosco del barrio a comprar el deseado alfajor. Ya andaba cerca de los 12 años y era por genética bastante crecidita; mi tío era un cuarentón gordito, de bigotes chiquitos y bastante asquerosito. Le decían el "chancho" y gozaba de "baboso" en el barrio pero inofensivo.

Así fue por largo tiempo mi sistema para lograr alfajores en el cual noté que sus besos eran algo más prolongados cada vez más. Hasta un pequeño abracito que yo rechazaba reculando pero que en el fondo mientras mis amigas hablaban de juegos y muñecas yo pensaba intrigada por qué se sentía eso en la boca, como un no, pero con ganas de hacerlo.



Llegó un día que aunque papá y mamá le recriminaban que me malcriaba fui a pedirle para un matinée; no se negó y supe que debía esforzarme más. No entendí porque cerramos los ojos y su boca fue suave invadiendo la mía; entre el escozor miedo y un incipiente ardor plagado de placer no busqué alejarme de su boca y fue sin dudas el primer y más intenso beso de boca a boca que hice.

Cuando su lengua empezó a ahogarme me separé; él pensó que no quería más pero lo real es que solo lo hice para tomar aire. De todas maneras ya debía partir al cine y fui en busca de mis amigas pensando en el sabor que tenía en mi boca. Algo a favor era que vivíamos cerca y nadie se extrañaría de mis visitas a él o al revés. Una tarde sin querer comer fui por mi alfajor aunque este elemento solo era una excusa para lo que anhelaba experimentar de nuevo.

Él supo que yo quería más y se prendió de mi boca con dulzura mientras sobaba mi espalda y entre los chupeteos decía: "tan criatura, tan mujer", Con mis 35 me haces vivir de nuevo.
¡¡que mujer hermosa eres!!!!" y su boca se hundía en mi boca mientras sus manos acariciaban mis muslos para después posarse en mis nalgas por arriba del vestido, quería sacarle las manos pero sin dejar de besarlo y escuché su voz rogando "déjame mala, solo te acaricio, te disfruto", ¡esto es amor!; demuestrame que mujer que eres" y así dejé que metiera sus manos aún por debajo de mi pollera acariciando culo y conchita por arriba de la bombacha mientras su mano llevo la mía para tocar su sexo duro por arriba del pantalón. ¿Quieres verla? preguntó.

No contesté y él supo que era un sí, mirando para otro lado sentí lo áspera dura y gorda que era, lo masturbe y él sin parar de besarme me bajó las bombachitas hasta las rodillas. Quise subirlas y me pidió que me dejara besar entre las piernas, que solo probara y si no me gustaba el dejaba de hacerlo. 

Se arrodilló y su lengua fue increíble, por pudor estuve por decirle que parara pero empecé a gemir de placer y disparando jugos que él me agradeció. Fuimos hasta la cama y me depositó bajo la promesa de parar cuando yo lo quisiera.

Me besó los muslos y con mi movimiento le indiqué que mi conchita buscaba su lengua la cual metió hasta en la raya del culito también, yo mismo me saqué el resto de mi ropita y él chupó mis tetitas que eran más pezones que otra cosa y ni me dí cuenta que él también se había desvestido y cuando su lengua llego a mi cuello sentí su pija dura en la puerta de mi vagina.
"Tranquila", escuché, "todo es hasta donde tu quieras".


Y me pasó la pija como si fuera un pincel y me arqueé metiéndomela adentro y lo arañé en mi ardor de conchita sangrando y escuché como susurraba gracias amor, mía por siempre, y sin penetrarme del todo me cogió mientras yo lloraba de felicidad y ambos ardíamos de pasión.

Acabo afuera y vi leche de hombre por primera vez estando orgullosa de mi logro. Vino otra forma de conocer el sexo, chupada de pija ya que los besos de lengua me los daba sin nada a cambio, me hizo tragar la leche, saborear sus bolas, hasta chuparle el peludo culo y puse en práctica su método de aguantar sin respirar para que la bebida de semen no me asqueará. El día que me pidió y negué la cola amenazó con dejarme.

Cuando me hizo poner de rodillas pensé que quería que lo mamara, era para hacerme pedir perdón y escupirme la cara. Me dio vuelta y quedando en cuatro me escarbó el agujero con el dedo para aplicar vaselina y aunque me pedía que me relajara yo sentí que me explotaban las paredes anales hasta que por la mitad se apiadó y dejó de meterla y sentí como el ambiente se llenaba con el olor de mi caca.

Seguimos esta relación con cuidado y por años, dirigió mi vida a través del sexo; era esclava y ama de nuestras cogidas y sin terminar la pubertad casi no tenía nada para probar en la cama.


Casada y durante mi primer embarazo, a los 5 meses fue a visitarme, yo estaba sola y al entrar me puse en pelotas pidiéndole pija y leche. Sonrió orgullosos y empezó a chuparme la afiebrada vagina para después recorrerme el cuerpo con la lengua, me dolió por el culo ya que el bebé estaba depositado atrás y antes mis lagrimosos gemidos se apiadó para penetrar mi hinchada y ardiente concha mientras le pedí me jurara que el próximo hijo me lo haría él.

Antes de crucificarme, las imagenes son del Libro "The Book of Family Nudist" y pertenecen a imagenes de familias que practican el Nudismo o Naturalismo 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comunicate con Imagenobscura cuando lo desees Usas WHATSAPP entonces podemos platicar

Comunicate con Imagenobscura cuando lo desees Usas WHATSAPP entonces podemos platicar
1 En PC o Laptop, si das un CLICK en la imagen seras redireccionado desde tu navegador hasta whatsapp web (debes tenerlo instalado) y podrás mandarme mensajes. 2 Si usas tu Smartphone (Teléfono Inteligente) y das un CLICK en la imagen se abrirá tu whatsapp y podrás mandarme mensajes o hablarme directamente. Me gustaria platicar contigo y oír tus sugerencias, peticiones o saludos. ¡Ahora puedes comunicarte conmigo en tiempo real! Ah y recuerda que vivo en México