sábado, 17 de junio de 2017

El primer periodo de mi hija (Relato Corto)


Hola a todos
Soy Juan de Bogotá, tengo 40 años, separado y vivo en otra ciudad que no revelaré, tengo una hija de 11 años, Sofía, la cual en vacaciones siempre viene a pasar conmigo.

A principios de año estábamos juntos en receso de su colegio, yo vivo solo hace menos de un año en esta ciudad por lo cual no conocemos a nadie, es una ciudad cercana al mar por lo cual ella le encanta venir y que vayamos a la playa.

Casualmente estas vacaciones se presentó su paso de niña a mujer y tuvo su primer periodo, ella se asusto pero ya sabía de esos temas, así que fuimos a comprar todo lo necesario toallas, calmantes y demás. Sin embargo, su visita era de una semana apenas por lo cual no le iba a dar tiempo de ir a la playa y meterse al mar. Entonces surgió la conversación que desencadenaron todo.

S: la estoy aburrida y triste pq me quedan dos días y no podre ir a la playa
Y: tranquila amor la próxima vez que vengas estar a aun el mar
S: pero yo quiero ir antes de irme
Y: pero en tu estado no podrías entrar al mar,
S: yo sé Pa, pero quería pedirte algo
Y: que es amor, por supuesto
S: pa, yo ya sé de estas cosas en el colé y mi ma me las han explicado, y si uso un tampon puedo ir al mar

En ese momento lo tomé normal, son cosas de mujeres y ella ya las sabía, pero pensé que podría perder la virginidad por eso, busque brevemente en Internet y me di cuenta que no, así que para complacerla fuimos a comprar los tampones y ya en casa ella fue al baño a ponérselo.


S: desde el baño me llamó, pa, no puedo no me entra
Y: tranquila hija intenta como en las instrucciones,
S: Pa, pero no puedo, entra solo un poco,
Y: hija pues no se mucho del tema pero se que debe quedar bien adentro para que no se salga
S: creo que lo logre, ya salgo
Al salir estaba ya con su traje de baño puesto y me pregunto si se notaba algo, yo le inspeccioné de arriba a abajo y no se veía nada extraño para mi. Así que nos montamos en el carro y nos fuimos rumbo a la playa, ella iba muy contenta, pero al rato empezó a decirme
S: Pa, creo que se me va a salir, pasó sus manos por su entrepierna y las empujo hacia adentro

Yo no sabia que hacer así, que lo único que ahí me a decirle fue que seguramente lo había dejado muy afuera. Ella me dijo que no sabia pero si o si quería ir a la playa, qué más podía hacer, yo le explique con mis manos y gestos que las mujeres pueden introducirlo hasta que ya no se salga, y ella me dice no puedo mas ayúdame tú.

Quedé pensativo, estaría mal, estaría bien, igual no tenía malas intenciones, así que le dije esta bien dejame ayudarte. Estacione el carro y ella se abrió de piernas y se recostó, corrió su tanga de baño y me dijo ayúdame, efectivamente el tampón sobresaltaba su dulce cuevita, desde que cambiaba sus pañales no la había visto, sus labios, su pepita. Estaba rojo e hinchado lleno de sus jugos, entonces le dije que debíamos cambiarlo, ella se sacó el que llevaba puesto y lo guardo envuelto en papel higiénico y sacó otro. Listo papi ayúdame, lo tome con una de mis manos y con la otra intente abrir sus labios, lo fui introduciendo lentamente, era cierto era muy cerradita y empezó a hacer gestos con su carita de dolor, una vez estuvo el tampón adentro sabía que debía por lo menos introducirlo con mi dedo a lo profundo de su ser, seguí empujando y sentí su calor en mi dedo índice el cual iba entrando suavemente, no se pero su expresión de dolor cambio, no les quiero mentir diciendo que se excito, simplemente no le dolía igual, pero en ese momento sentí tanta excitación, mi pene estaba a reventar y ha chorrea liquido adentro de mi pantalones.

Ella me dijo listo, creo que ya está y me dio un beso en la mejilla, no se que me paso pero mi mente no quería retirar el dedo de su cuevita, seguía allí introducido, instintivamente mi pulgar empezó a rozar su pepita, y ella empezó a pasar colores, asustada no sabía que estaba sintiendo, reaccione y retire mi mano de su entrepierna. Todo se tornó extraño en el carro pero seguimos nuestro camino. Y estuvimos en la playa un poco distantes por lo ocurrido.


Al llegar a casa ella se metió a duchar primero, sentía la regadera caer, pero ella se demoraba mucho y nada que salía, así que la llame y me dijo que ya salía. Salió y seguidamente me fui a bañar. Al salir estaba mucho mejor el agua fría me bajó la calentura, pero ella estaba esperándome aun en toalla, y me dijo.

S: Pa, me puedes ayudar nuevamente
Y: con qué hija
S: con mi tampón es que tu lo pusiste bien y se siente mejor que las toallas

Yo ya sabía que seguramente mi tocamiento le había gustado nunca había sentido eso y pues ya me estaba excitando ante esa petición por lo cual accedí. Ella dejó caer su toalla se acostó con las piernas abiertas y me paso uno nuevo. Fue increíble verla así, entregada a mi. Puse uno de mis dedos en su entrada y suavemente fui empujando sin tampón, al entrar ella comió un poco y eso me acabo de decidir empecé a jugar con mi pulgar nuevamente en su pepita.

Ella se contorsionaba y tenía suavemente, ella sabía que estaba pasando. No resistí más y pregunté si seguía ella me dijo que sí, pero retiré mis dedos y situé mi lengua en su vagina hermosa, empecé a lamerla ella temblaba se sentía su cuerpo inquieto, hasta un rato bebiendo sus jugos de niña y mujer y besándola tuvo su primer orgasmo, convulsionó por un instante y se dejó caer.

Yo estaba empalmadisimo mi rostro con restos de sus jugos, pero muy caliente, la abracé y ella me dio un beso, me dijo que nunca había sentido eso y me dio las gracias. Además me dijo que ella sabía que no se lo podía contar a nadie pero que le encantaba. Al oír esto pensé bueno ella ya sabe que estuvo mal pero está de acuerdo. Y después me dijo

S: Pa, Bésame más hazme mas me encanta
Y: pero es que yo también quisiera hacer algo más
S: que quieres
S: mira como estoy quiero poner esto dentro de tu cosita.
S: papi eso es tener sexo ya me lo han explicado
Y: si hija pero sentirás más rico y yo también


Ella dijo que sí que quería hacerlo y seguir probando, le explique que seguramente le doleria y ella acepto, mi cabeza cuerpo y pene estaba a mil, yo sabía que estaba mal pero pudo más mi excitación. Abrí sus piernas y su cosita muy húmeda aun coloque mi pene en la entrada y empecé a empujar, ella arqueaba su espalda y se aferraba a mi. Cuando entró un poco seguí pujando y allí perdí todo control de mí, empecé a meterlo durísimo hasta que entro, ella con un rostro lleno de dolor pero sin gritar, y ya estaba adentro de ella, su virginidad había sido mía, empezó a sollozar y me asuste así que me salí y quería salir corriendo, que estaba haciendo por dios. Pero ella me pregunto que pq lo había hecho y le dije que la estaba lastimando. Ella me dijo que si le dolía mucho pero que por favor siguiera que no pensara en ella, así que lo volví a ubicar y empecé a salir y a entrar, estaba muy apretado también me dolía pero ya no había marcha atrás, seguí llevándola mientras algunas gotas de llanto escurría por sus mejillas pero a poco se iban transformando en los mismos gestos de placer, no duró más de 5 minutos y explote en ella.

Sudados, y complacidos terminamos uno al lado del otro. Le pedí perdón por haberle hecho daño, y ella me respondió.

S: no me hiciste nada malo, me ha encantado quiero seguir haciéndolo vuelve a entrar.

Ella no sabía que debíamos esperar un poco, pero sus palabras me mostraron cuánto le había gustado.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...