viernes, 20 de julio de 2018

Femina Ridens (AKA The Laughing Woman)


El Dr. Sayer es un sádico, aunque no el sádico que los amantes del BDSM  esperan encontrar, su afición al castigo tiene una explicación (que no justificación), el buen Dr sufrió algún tipo de trauma que le impide relacionarse en condiciones de igual a igual con el sexo opuesto, rozando la misoginia y aquejado de problemas de virilidad, erección, falta de vigor, impotencia ... Y parece que la única manera de sentirse como un verdadero hombre es jodiendo a las mujeres. Una vez entra en escena la preciosa Dagmar, comienza un no parar  de humillaciones y vejaciones por parte del déspota Dr. Sayer, incluyendo una ducha escocesa y hacer que se acueste con una réplica en látex del propio Dr. Tales juegos parecen despertar la líbido y el vigor olvidado y comienzan una relación mucho más convencional, alejándose un poco de los juegos sadomasoquistas. Los prácticas sádicas, los castigos y demás, parece evocar más una lucha enter sexos que a una relación BDSMera, la película guarda un sentido mucho más profundo que lo que muestra en pantalla,  tal y como simboliza la estatua de la vagina gigante. Película muy vistosa, con muchas imágenes que harán las delicias de los amantes del BDSM, muy pop, con una banda sonora digna de mención siempre puesta a servicio del guión, con muchas escenas y como no, su pareja protagonista es excepcional, tanto el gran Philippe Leroy, que si algún cinéfilo lo lee enseguida relacionará con la obra maestra de Jacques Becker, 'Le Trou'. Como la hermosa Dagmar Lassander, que cuenta con muchísimos giallos a la espalda. Sinopsis tomada de http://bdsmpeliculas.blogspot.com






No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...