miércoles, 19 de diciembre de 2018

Incesto con mi hermano Fabián (Relato Corto)


Hola chic@s. Vivo en Perú, y vengo de una familia medio incestuosa. Esta vez les quiero contar de la primera vez que tuve sexo con mi hermano mayor. Sucedió ya hace unos 14 años. Yo tenia 8, y el tenia 10. Era un dia normal. Todo había sucedido con normalidad, al menos para mi.

Mis padres trabajaban de 8am-6pm, asi que pasaban casi todo el dia fuera. Nos dejaban con una niñera de unos 20 años llamada Licet. Era buena con nosotros, pero a veces metía a su novio a la casa y tenían sexo en el baño. Yo solo oía ruidos, gemidos, que no sabia a que se debían a esa edad. Mi hermano si logro verlos algunas veces. Había un agujerito en la puerta y a veces el los espiaba. Supongo que por eso el se volvió tan...no se como decirlo..tan "sexual".


El dia que paso todo, temprano en la mañana papá y mamá salieron a trabajar, como de costumbre cuando llegó Licet, poseedora de tremendo culo y unos senos sexys a pesar de no ser muy grandes. Mi hermano se veía algo nervioso cuando observaba a Licet lavando los trastes. La miraba y miraba nervioso mientras ella se movía ligeramente al ritmo de la música que puso. Cuando pareció cobrar valor se le acercó por detrás y le dio una nalgada por encima de la falda y se fue corriendo.

-Fabiaaaan!!!-grito ella, yendo tras él. Yo me preocupe y los seguí, para defender a mi hermano si fuera necesario. Licet entro al cuarto de Fabián detrás de él y entrecerró la puerta. Me asomé por la rendija y vi que ella le decía..
-Por que hiciste eso,nene?
-No se.-decía el muy avergonzado y sin alzar la cabeza.
-Te gusta mi culo?-preguntó ella, colocando su dedo en la barbilla de mi hermano, intentado encontrar su mirada.
-Pues si.-contesto, avergonzado aun levantando la mirada. Ella se sentó a su lado en la cama y le acarició las mejillas, dándole un beso en una de ellas.
-Ay, nene. Te gustaria jugar una cosita bien bonita?-le dijo susurrando. Yo estaba expectante. No sabía que iba a pasar, aunque era claro que no iban a pegarle a mi hermanito. El asintió respondiendo a su pregunta. 
-Bueno, nene. Entonces dame tu manito-le dijo. El obedeció, y ella se llevó la mano de el, por debajo de la falda, hacia su entrepierna, haciendo que el tocara su vagina.- vamos, nene, acariciame allí.

Mi hermano asintiendo la empezó a acariciar. Ella se acomodo mas sobre la cama, casi recostandose,y se corrio las bragas hacia un lado, levanto las piernas abriendolas un poco y le pidio que meta sus dedos en su vagina. Mi hermano seguía sus instrucciones al pie de la letra y ella ya empezaba a excitarse, dando gemidos mientras recibía las caricias de esas manitos castas hasta unos minutos antes de ese momento. Luego, tomando la cabeza de mi hermano le puso la boca en su vagina diciéndole "chupa,pasale la lengua como a un helado, mi amor". Así lo hizo por unos 5 largos minutos, causándole gemidos profundos. Se levanto y lo tumbo en la cama, bajandole los pantalones y la truza de un solo tirón, dejando ver su verguita parada.

-Uy, que rico. Es grande para tu edad, nene-le dijo metiéndose a la boca el pene de mi hermano, quien inmediatamente empezó a torcer los ojos, retorciendose sobre la cama.Se la chupo como loca por varios minutos hasta hacerlo acabar, soltando el su líquido preseminal, líquido que ella succiono y lamió de la verguita de mi hermano. Todo aquello me puso rara. No entendía la sensación que me recorría todo el cuerpo, pero me gustaba y tenia ganas de hacer lo mismo.


Cuando vi que ya terminaron me fui sigilosamente de allí. Me fui a mi cuarto y empece a recrear en mi mente todo lo que había visto, poniendo mi imagen en el lugar de ella, lo cual me produjo una excitación indescriptible. 

A los 10 minutos tocaron la puerta del modo habitual en que lo hacía Roy, el novio de la niñera. Yo ya sabía que se meterián al baño y tardarián una hora por lo menos.Así de salvajes eran. Así que me quede en mi cuarto y se me ocurrió acariciarme igual que mi hermano tocaba a la niñera. Empecé a hacerlo en cuanto escuche la puerta del baño cerrándose. Me encantaba tocarme ahi, supongo que más por la idea de estar haciéndolo qué porque de verdad me estuviera excitando.

Estuve ahí tendida en mi cama, con la sensación de que alguien me miraba, pero me gustaba y no me importo. De pronto la puerta de mi cuarto se abrió y entró mi hermano...
-Que haces, mañosa?-me dijo susurrando, para que no nos escucharan desde el baño.
-Mañoso tu-le conteste-.Te vi con Licet en tu cuarto.

Mi hermano no sabia donde ocultar su rostro colorado mientras balbuceaba quien sabe que. Cuando al fin pudo hablar claro, me dijo, mirándome de forma picara.
-Quieres hacer lo mismo?
Yo me quedé en shock por un instante. No sabía si decir si o no. Quería decir sí, pero algo me decia que estaria mal. Después de un intenso debate en mi mente, conteste..
-Bueno,..

Ni bien lo dije, el se abalanzo sobre mi, quitando mi mano de mi vaginita para colocar en su lugar su lengua y lamerme como lo hizo con la niñera. Empece a sentir la calentura de su lengua y eso me excitaba sobremanera. Empecé a acariciar su cabeza, igual que Licet, pensando que eso le gustaria a Fabian.Me lamia como loco, me chupaba. Y yo estaba en las nubes, super excitada. Lo tumbe también en la cama y le chupe la verga igual como Licet lo hizo, Solo que yo no lo hacia bien, pues empezó a quejarse de mis dientes.

-No me muerdas, tonta-me dijo. Estaba tan encendida que ignore su insulto y procure esconder mis dientes, lográndolo.
-Así está mejor-me dijo, acariciando mi cabeza. De hecho que el tenia mas experiencia al haber visto a la niñera en acción con su novio. Y lo demostró cuando me tomo de la cintura y me puso de espaldas a él. 
-Qué haces?-le pregunté.
-Nada. Tu dejame, hermanita-contestó.  Me inspiro confianza que me diga eso, asi que le deje hacer lo que quisiera. Me apoyo los antebrazos en la cabecera de la cama, me levanto el culito, me abrio las piernas y me empezo a lamer y meter la lengua en el hoyito del culo mientras me metia dos dedos a mi vagina. Me encantaba lo que me hacía, pero parece que a el no tanto, porque no duro ni un minuto lamiéndome el ano. Saco su lengua de ahí y la paso por mis nalgas sin retirar el dedito de mi conchita, haciendome gemir. 

Al rato quitó sus deditos y me froto la vagina con todos sus dedos, después de lamerlos. Yo gemia y me retorcia de placer. Me encantaba lo que me hacia. Me tomo de la cintura empinando mi culito otra vez.  Hubo unos segundos en que no sentí que me hiciera nada, así que voltee a ver qué pasaba. Mientras giraba mi cabeza sentí un dedo grueso y más grande metiendoseme en la vagina suavemente.


-Aaaaaaaahhh- grite, tapandome la boca yo misma para que no nos escuchara la niñera, aunque quizá no le importaba, porque estaba seguramente siendo follada en el baño.
-Uy, que rico- dijo mi hermano, empezando con las embestidas, mientras me agarraba las nalgas, apretandolas. Empezó el mete saca. Era delicioso. Me encantaba. No se si mi hermano ya se había venido, pero siguió por un buen rato follandome deliciosamente. sus embestidas fueron rápidas, con fuerza..

Caímos tendidos en la cama, exhaustos. Jadeando le pregunte:
-Despues lo hacemos de nuevo?
-Ya, pero despues- me dijo muy cansado también. 

Nos pusimos los pantalones y salimos de mi habitación para disimular. 

Por Roxgatita

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...