jueves, 28 de marzo de 2019

De tal palo tal astilla


La historia Comienza en 2012 donde yo tenía 20 años y acababa de entrar a la universidad.
A lo largo de mi adolescencia siempre me agradaron mis primas y siempre fui un genio para convencerlas de tener sexo conmigo, desde primas de 9 hasta de 17 años (siempre menores a mi) y con Clara no fue la excepción.

En ese entonces Clara tenía 9 añitos recién cumplidos, era una niña un poco alta, con cabello castaño claro y su piel color blanca, no en extremo pero si estaba guerita. Sus piernas eran largas pero muy torneadas, a pesar de tenerlas largas su trasero era perfecto, no era voluptuoso pero si exquisito, redondito y muy firme. En cuanto a su abdomen era plano y sus pechos apenas se asomaban como 2 pequeños limones; en cuanto a su rostro era magnífico, sus labios rosaditos y sus ojos que irradiaban inocencia y ternura. Clarita (como la llamaban todos) era una niña muy sumisa e introvertida, casi no hablaba y si lo hacía era solo para preguntar cosas o para reírse con su voz suave y dulce. Era la consentida debido a que era la menor de 3 hermanos (Héctor de 21 y Alberto de 17 años).


Todo empezó cuando en una fiesta de cumpleaños de un primo, en las fiestas siempre sucedía que los mayores se iban a la parte de atrás o afuera y tomaban y bailaban hasta la madrugada y los menores se quedaban adentro jugando videojuegos o en el celular viendo videos.

En esa ocasión estábamos todos jugando Videojuegos (Rock Band), para ese entonces estaba empezando a tener mis “acercamientos” con mi prima Magda (de 11 años), la enseñaba a “tocar la batería” y le decía que se sentara sobre mí. Magda era una niña morena con un gran traserito y un poco de senos, sabía que le gustaba sentarse sobre mí porque daba pequeños saltos. Todo era diversión y poco a poco mis primos y primas se fueron retirando y en el cuarto solo quedamos Magda, Beto (un primo de 12 años), Cinthia (una prima de 13 años) y Clarita.Yo y Magda estábamos en la batería, Beto en la guitarra y Cinthia tocaba el bajo, Clarita solo nos veía sorprendida y con ganas de jugar (sus hermanos nunca la dejaban jugar por lo que le encantaban los videojuegos).

En eso Beto y Cinthia se fueron a dormir y solo quedábamos Magda, Clara y yo. Aprovechando la situación de que que no había casi nadie empecé a meter mis manos sobre la blusa de Magda, ella no decía nada, llegue a sus pechitos y frote sus botoncitos, Magda ya no estaba poniendo atención al videojuego, se recargaba más hacia a mí, yo sin tiempo que perder le daba besos en su cuello, oreja, al mismo tiempo mi mano izquierda la baje hasta sus partes y empecé a frotar sobre su pantalón. Sobra decir que mi pene estaba como roca y Magda me agarraba de la cabeza para despeinarme, la escena era muy erotica, estaba en su climax. Magda cuando volteaba para verme yo le daba pequeños besos en sus labios, en cambio mi mano estaba entrando justo debajo de calzon, parecia un volcan su vagina, con mi dedo froto sin parar su clítoris, Magda estaba que explotaba, cuando Clara nos interrumpe y dice:

Clarita: Oigan ya perdimos, voy a comenzar otra vez el juego, va?

Nos habíamos olvidado completamente de Clara!!  Magda estaba tan apenada que se levantó para se irse, le pregunté a donde iba pero me decía que ya tenía sueño, se iba a dormir. Intente convencerla de quedarse, la seguí hasta donde estaban toda la familia y le dijo su madre que ya tenía sueño y se iba a dormir. Estaba muy frustrado, cuando mi tía Rocío (madre de Clara) me pregunta:



Tía: Oye Lalo, no has visto a Clarita?
Yo: Si tía, está jugando al Nintendo conmigo (así le llaman todos los adultos a los videojuegos jaja).
Tía: Muy bien hijo, te encargo si se duerme que la acuestes en la cama ya que siempre se queda sentada.
Yo: Esta bien tía, no se preocupe.

Caminando de regreso eche un vistazo por los cuartos y todos estaban dormidos, eran como las 3 AM, y yo todavía estaba muy caliente, hasta fui al cuarto donde se encontraba Magda para tratar de terminar lo que habíamos empezado pero ella ya estaba dormida con otras 3 primas en un cuarto. Mi decepción era muy alta, pensé en ir a darme una masturbada para bajarme esa calentura pero cuando regrese al cuarto ahí estaba Clarita, muy atenta jugando y con los ojos bien abiertos, parecía que el sueño no le hacía efecto, y entonces se me ocurrió que ella sería la que me bajaría esta gran erección.

Clarita estaba jugando, era muy mala para ese juego por lo que le propuse jugar otro videojuego, era uno de bicicletas y ella aceptó. Empezamos a jugar cada quien su control, como ella no sabía jugar le dije que si quiere le ayudo y así puede mejorar, ella acepto de inmediato. Primero le explicaba cómo hacer trucos, luego ella lo intentaba sin tener exito, para eso yo me acercaba poco a poco a ella, cuando ya estaba a un lado mío le digo que si quiere yo controlo los botones y ella movía la palanca, acepto. Siguiendo esa rutina Clarita se pone de pie y se sienta sobre mí, mi pene quedó justo en su colita, y como cohete se empezó a parar, tenía miedo de que Clarita se asustara y le fuera a decir a su mamá, pero ella ignoraba lo sucedido, estaba totalmente concentrada en el juego.

Debido a que llevaba una falda con una pequeña licra podía sentir como mi pene se le restregaba entre sus nalgas, estaba impresionado de como ella no decía y hacía nada, para lo que aproveche y continúe por tocar sus piernitas, sus muslos, su cintura y ella no se inmutaba! De verdad que estaba sorprendido en cómo ella no despegaba la mirada del videojuego, para entonces entendí que no vio absolutamente nada entre Magda y yo. Con el pretexto de que debíamos hacer lo que en el videojuego pasaba, le dije que cuando el mono saltará ella también debía hacerlo, y así fue, daba pequeños brincos los cuales estaban sincronizados para que su trasero cayera sobre mi pene, ya estaba muy caliente y ella como si nada saltando sobre mi pene, también había un truco el cual el personaje se movía de un lado a otro cuando pedaleaba la bicicleta, para eso le digo que ella tiene que mover su cadera en forma circular, y así sucedía, entre tanto brinco y movimiento estuve a punto de eyacular, pero casi me arranco la lengua de una mordida para evitarlo, sabía que podía llegar a más.


Le entregó el control del juego a ella para proceder con mi plan. Clarita llevaba un vestido corto con una licrita, poco a poco le bajo la lycra hasta las rodillas, después su calzoncito de rosa empiezo por bajarlo, debido a que estaba tardando mucho la pongo de pie y le bajo todo de un jalón hasta las rodillas y después la vuelo a sentar sobre mi. En verdad que ella no ni se inmutaba. Luego me mojo un poco mis dos dedos y empiezo a frotar su cosita, para eso ella se sorprende, se detiene unos segundos y yo pensé que era mi fin, que se iba a levantar y le iba a decir a su madre, pero ella solo me voltea a ver y me da una tierna sonrisa y continúa jugando.

Solo eso bastaba para continuar, rápido me bajó mi pantalón, saco mi miembro, debido que mis primas se sorprendían y se incomodaban con mi vello púbico decidí retíralo. Sabía que estaba muy pequeña para penetrarla, sobretodo esa pequeña,delicada y rosadita vagina. Me mojo un poco la punta del pene y también los labios de su vaginita, empiezo a frotar la punta, el sentir su calor interno era la gloria. Ahora le digo que de saltos y se mueva en forma de círculos, con ese movimiento podía sentir como sus labios arropaban mi pene, parecía como un hotdog, cuando el pan envuelve la salchicha, esa sensación era única. ya extasiado la cargo para subirla y a bajarla sin parar, el rose entre nuestras partes estaba a lo máximo,en algunas ocasiones paraba unos segundos debido a la fricción y calor que generábamos, estuve a punto de penetrarla pero sabía que no era el momento adecuado.

Cansado un poco de esa posición le propongo a clara que se acueste en la cama mirando en la pantalla, ella se recuesta boca abajo y continúa jugando, yo me pongo justo detrás de ella y le digo que haga un truco en el juego el cual era el subir a alguien en la parte trasera de la bicicleta, le digo que también debemos hacerlo, ella sin pensarlo me dice que sí.
Yo la levanto de sus traserito, le digo que su espalda alta la tiene que dejar abajo, le subo su falta hasta su cintura y le bajo nuevamente su licra junto con el calzoncito, le junto las piernas sin bajar su trasero. La escena que estaba observando era única, pensé que solo en las porno se veía semejante imagen, estaba su trasero perfectamente redondo y sus labios vaginales sobresalían, rosados por la fricción que habíamos tenido, pero estaban ahí, perfectos, sin rastro de algún vello, ¡no sé de dónde saqué la fuerza para no penetrarla!.

Ya con mi pene como piedra le froto mi punta de arriba abajo, para luego colocar mi pene justo en la parte de en medio de sus labios para realizar el vaivén, era la gloria, había una fiesta en mi pene, lo apretadita y suave que era su vagina me volvía loco, cuando logré abrir mis ojos observé por primera vez que Clarita empieza a sentirlo, ella soltó el control del juego y apoyó su cabeza sobre la almohada, soltando pequeños gemiditos acompañados de su respiración acelerada, estábamos en un punto sin retorno cuando me dice :

Clara: Hay que rico primo !! me gustan estas cosquillitas *y soltaba pequeñas carcajadas acompañadas de gemidos*


Una característica muy especial de Clarita es que tiene un pequeño lunar el su traserito, en la parte de la izquierda, era sexy, y sus gemidos cada vez eran más prolongados, llegamos al punto de que yo estaba gozando de ese trasero y ella solo se aferraba de las sabanas, cerrando sus ojos y respirando muy rápido. Sin verlo venir ella se levanta bruscamente y me dice:

Clarita: perdón primo, tengo que ir al baño!

Se para de la cama y corre hacia el baño. Justo en el momento, en que se separa de mi pene, empieza mi orgasmo monumental, me salían chorros y chorros de corrida, no tenía control sobre mi cuerpo, a tal grado que al finalizar quede fundido sobre la cama, esa parte cuando pasa por te preguntas y respondes al mismo tiempo "pero que clase de corrida acabo de tener".
En cuanto pude me incorporé y fui a buscar a Clarita la cual aún no salía del baño, le pregunté si estaba bien, ella salió, y me comentó que sin previo aviso le dieron ganas de hacer pipi,yo solo le comente que no se preocupe, que era normal (supe que tuvo su primer orgasmo). Para dormir tranquilo le dije que no le comentará nada a nadie sobre lo ocurrido, ella muy tierna me dice:

Clarita: Está bien, pero quiero jugar otra vez, me gustaron mucho las cosquillas.
Yo: Esta bien, pero eso será para otra ocasión, ahora hay que dormir.

Sin más la acompañe hasta la cama de arriba y la acosté junto a otra prima y una tía que ya estaba muy ebria y dormida.

Las imagenes son del fotógrafo Jock Sturges

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...