domingo, 13 de octubre de 2019

Pequeñas mamadas

Esta historia es 100% real y lo puedo jurar me ocurrió hace unos años y solo voy a dar los datos justos. Vivo en España y actualmente tengo 25 años, todo esto ocurrió hace casi 7 años el verano del 2012.

Mi familia se compone de mis padres mi hermano menor de 18 años, mi hermana menor de 11 y yo. Por ese año yo tenía 18 años y mi hermana 7, mis padres trabajaban en un hotel y mi hermano al tener 14 años ya salía muy a menudo con sus amigos, y yo estaba estudiando mi carrera con lo que ese verano debido a los horarios del trabajo de mi padre y a las salidas de mi hermano me toco a mi hacerme cargo de mi hermana, darle de comer,cenar,acostarse, etc.

Mi hermana es bonita no porque sea mi hermana, pero es una niña guapa. Por aquel entonces estaba aún más delgada era muy rubia los ojos castaños y un pelo siempre muy largo. Mi hermano por las mañanas solo jugaba a la videoconsola y por la tarde se iba con sus amigos hasta tarde con lo que también era otro cargo para mi hacerle la comida, cena etcétera. No digo que ahora a mis 22 años sea viejo ni mucho menos, pero a mis 18 años aun estaba mas salido que ahora con lo que siempre aprovechaba para masturbarme y más esos días que nos quedábamos solos en casa.

Siempre intentaba como es lógico que los niños no me pillaran y más con la pequeña que siempre me buscaba para jugar. Siempre me tocaba jugar con ella a las muñecas y al escondite. Una tarde recuerdo no al 100% como es normal pues hace ya años que jugando con ella a las muñecas me empecé a excitar cosa que jamás me había ocurrido. Ella estaba sentada en el suelo con sus pechos al aire, pechos completamente planos como los de cualquier niña de su edad, pero no fue eso lo que me excito, fue que sus braguitas le estaban un poco grandes y se podía ver su rajita. Muchísimas veces le vi su coñito pero ese día por cosas que no entiendo me excito. Mientras jugábamos con sus muñecas no dejaba de mirarle, por una parte mi mente me decía que me controlara pero por otra decía que por un poquito más no pasaría nada.

Con una poca de maldad desnude una muñeca y le dije que ellas no tenían lo que las niñas de verdad si. Ella riendo me dijo que era lo que no tenían y le señalé a su rajita. Riendo me dijo que no porque eran de juguete y toda inocente echaba a un lado sus bragas para mirarse la vagina. Al rato le dije que jugaríamos a otro juego secreto entre yo y ella que si se lo decía a nuestro hermano o padres yo iría a la cárcel y todos estaríamos muy tristes y ella un poco seria me dijo que si con la cabeza. Cogí un muñeco y una muñeca y le dije que tendría que morderme donde se mordían ellos.

No recuerdo bien todos los puntos que le señale pero fueron por varios lados brazos,piernas,manos,cara, hasta que le señale el bulto del muñeco, ella empezó a reír un poco avergonzada, yo estaba en calzoncillos y un poco dudosa me dio un bocado en mi polla haciéndome un poco de daño. Quejándome un poco le dije que en mi cosita lo diera un poco menos duro, ella de nuevo me dio un bocado mucho más tierno en la polla que ya la tenía a 1000 por hora.

Después de esto nos quedamos mirándonos unos segundos ella un poco avergonzada y yo nervioso y en blanco por lo que había dado lugar a llegar hacer con ella, después de esos segundos ella riendo me dijo que me había dejado los calzoncillos manchados de babas, cosa que al fijarme me excito aun mas. Le volví a preguntar que si jamás le diría a nadie de este juego y ella cada vez que le preguntaba eso ponía cara triste y me afirmaba con la cabeza.

Me levanté y dije que iba al baño pero en realidad salí de su habitación muy nervioso y estuve dando unas vueltas a la casa en realidad no sabía lo que hacía solo eran los nervios sentía un gusto que jamás había sentido y tengo que decir que por ese entonces era virgen lo que más había hecho eran unos besos y magreos poco más. La calentura me pudo y el acto que hice hoy en día me arrepiento y a la vez me gusta por todo lo que pase con ella, pero me gano la excitación y volví a su cuarto, ella miraba un poco seria mi bulto que ya se notaba bastante dentro de los calzoncillos y le dije que me diera mas bocados tiernos hay, ella se levantó y vino hacia mí y empezó a morder suavemente mi polla, le agarre la cabeza y le dije que no parase hasta que yo lo le dijera.

Estuvimos así un rato hasta que me corrí sin soltarla con la saliva que me estaba dejando no noto mi corrida, recuerdo el placer que sentí mientras me corría ella seguía mordiendo me dieron hasta unos calambres de placer por todas las piernas. El daño ya estaba echo había hecho algo muy malo con mi hermanita, no recuerdo bien lo que pasó el resto del día pero a la mañana siguiente seguro que estuve muy asustado por lo ocurrido cuando todos estaban en casa, pero ella no dijo nada.

Sigo repitiendo lo de no recuerdo bien pero es que es así no recuerdo si fue al segundo tercer o cuarto día cuando de nuevo otra tarde estando solo con ella cuando mi hermano se fue volvió a pasar algo parecido, jugando a las muñecas volví a sacarle el tema del juego de los bocados, pues ya la excitación de lo ocurrido el primer día me tenía muy caliente. Ella ya como un juego normal mordía mi polla por encima de los calzoncillos hasta que me corría y así estuvimos varios días,pero todo cambió el día que llegamos a mas.

Una tarde de nuevo al proponerle jugar a nuestro juego le dije que en vez de morder chupara y así lo hizo empezó a chupar con su lengua, saque mi polla por un lado de los calzoncillos y le dije sonriendo si quería jugar así, ella un poco impactada se quedó mirando mi polla, me miró a los ojos muy seria y no dijo nada le dije que probara así, ella siguió sin hacer nada y le dije que probara que le iba a gustar, la cogí de la cabeza y la acerque a mi polla y empezó a darle bocados. La pare y le dije al oído en voz baja que a si no que chupara como lo había hecho antes, la acerque de nuevo y ahí empezó la primera mamada de mi vida sin calzoncillos por medio.

Aunque jamás imaginé que me la daría mi hermanita de 7 años. Ella la chupaba con su lengua para un lado y otro la verdad yo lo estaba gozando a 1000000000 el gusto que me estaba dando era algo muy especial, al poco rato ella paró y le dije que porque había parado si no le gustaba me dijo que sí pero que le daba un poco de angustia.

Estaba a punto de llorar entonces le dije que no llorara que ya está bien por ese día. Después de ese día hubo muchos más aquel verano que mi hermana me chupo la polla y me la mordisqueo, las mamadas no fueron muy largas apenas 2 o 3 minutos pero las disfrute mucho y por las noches me masturba como un loco en mi cama. En el invierno ya todo cambio y jamás volvió a pasar mas nada pero puedo asegurar que lo que he contado es 100% real y gracias a dios hoy en día ella jamas a vuelto a sacar el tema o parece que lo ha olvidado.

Por Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario