jueves, 13 de junio de 2024

María Paula inicia a los 12


María Paula era una niña de padres muy cuidadosos con ella, siempre la cuidaban y la sobre protegían bastante, al punto de no tener muchos amigos.

Había nacido con unos problemas hormonales lo que obligó a que tuviera que tomar pastillas anticonceptivas desde que empezó su ciclo menstrual, esto hizo que su cuerpo se desarrollará bastante para su edad, era una chica blanca, de baja estatura 1.45 pero con un culo uff que parecía tallado por el más grande escultor, unas piernas gruesas y unos senos un poco pequeños, la pequeña era un monumento a la belleza en el colegio ya era muy deseada por todos y por las calles siempre las miradas se iban a su grandioso culo.

Este desorden de hormonas hicieron que la pequeña fuese muy cachonda desde pequeña pues había empezado a masturbarse desde los 9 años, fantaseando cuando sería comida por primera vez por uno de esos hombres que siempre la miraban cuando iba camino a su escuela y le decían tantas cosas que en vez de molestarla le cuasaban más y más deseo.


Un día era el quince quinceañero de una de sus primas, sería una gran fiesta toda la familia iría era una fiesta en un gran salón elegante, sus padres no podrían ir, pues su padre siendo un médico reconocido ese mismo fin de semana iba a ser condecorado por su labor en otra ciudad, era la ocasión perfecta al fin estaría lejos de la mirada controladora de sus padres y podría divertirse con todo gusto, lo que Maria Paula no sospechaba es que en ese día todos sus deseos más reprimidos se harían realidad.

Su primo Ricardo era un chico de 24 años doblaba su edad y era un chico que siempre era el que andaba con una chica y otra, siempre andaba con una novia diferente, todo un galán. Había llegado el día de la fiesta Maria Paula tenía un vestido negro bastante corto y ceñido al cuerpo que definía su gran figura que si bien de niña marcaba ya un gran cuerpo y culo grande y firme que resaltaba con aquel vestido.

María Paula fue recogida por uno de sus tíos y una prima de su misma edad, ambas hablaban de sus cosas y de lo bien que pasarían en la fiesta y que si algún chico se atrevería a sacarlas a bailar, pero eran cosas de niñas Maria Paula no sospechaba que ese día sería estrenada y usada como una puta, que gozaría de los placeres del sexo y la lujuria y se haría adicta a aquellas sensaciones.

Al llegar a la fiesta fue inevitable que las miradas de casi todos los hombres, de todas las edades y sin importar si eran familia o no, se fueran hacia el cuerpo de aquella chiquilla, que aunque pequeña mostraba un cuerpo bien formado y bastante sensualidad, a la chiquilla eso le encantaba el tener todas las miradas sobre ella le hacía sentir muchas sensaciones, y caminaba continuando esas caderas y ese culo que más de uno sentía como la verga se le despertaba de un salto. Entre ellos por supuesto estaba Ricardo que si bien era inevitable no sentir deseos por Maria Paula, también recordaba que era su prima y que además sólo era una niña de solo 12 años.

La fiestaba avanzaba y todos estaban felices pero Ricardo no podía apartar su vista de aquella chiquilla que lo tenía como hipnotizado y más cuando veía como uno tras otro se turnaban para bailar con Maria Paula, uno tras otro pasaban todos quería sentir por un momento aquel culo grande y redondo. La pista de baile era de esas que tenían humo y solo luces tenues lo que lo hacían oscuro y era esto preciso lo que llamó la atención de Ricardo al ver que aquella chiquilla era manoseada por los que bailaban con ella sin importarle lo más mínimo al contrario se veía que la pequeña lo disfrutaba, no podía dar crédito a lo que veía como todos aprovechaban para pegar su verga dura en el culo de aquella chiquilla y ella lo disfrutaba se veía muy a gusto, esto hizo que Ricardo perdiera cualquier asomo de serenidad y solo pensaba en la calentura que Maria Paula le estaba provocando y que necesitaba calmar, era su momento de ir por la chiquilla y sentir aquel cuerpo que lo tenía al borde la locura.

-Ricardo: prima quieres bailar conmigo esta canción?

-María Paula: claro que si encantada.

Cabe decir que a Maria Paula su primo le encantaba, pero obvio solo era un sueño para ella jamás se atrevería a decirle algo.

Mientras bailaban, Maria Paula perreaba ante Ricardo mientras esté sentía como ese culo era restregado en su dura verga que estaba a punto de explotar, el vestido de la pequeña se subía con los movientos pero ella no le daba importancia a eso mientras el veía como aquella pequeña debajo de ese vestido tenía puesto una tanga de encajes negro que dentro de aquel par de nalgas voluptuosas desaparecía y parecía más un hilo dental, esto hizo que la poca cordura de Ricardo desapareciera y solo tenía un objetivo follarse aquella chiquilla.

María Paula también estaba muy caliente, el baile con los demas, haber sentido tantas vergas en su culo y ahora su primo sentía que la tenía bien dura y grande, Ricardo desliza su mano por su muslo desde abajo hasta arriba sintiendo la suavidad de la piel de Maria Paula, loque hizo que ella desprendiera un pequeño gemido lo suficiente para ser oído por Ricardo, el cual se acerca al oído de Maria Paula y le dice: prima, si que eres toda una zorrita calienta vergas, te gusta sentirlas, ese cuerpo ya pide verga a gritos y seré yo quien te la de hoy.

Aquello fue un corrientazo para Maria Paula nunca le habían hablado así, eso hizo que se calentara más y pegaba más y más su culo a la verga de su primo mientras bailaban y este le decía todo lo que quería hacer con ella, en un momento se van hacia la parte del parqueadero la cual era un poco oscuro ahí aprovecho Ricardo para al fin besar y meter mano por todo el cuerpo de Maria Paula, la chiquilla solo disfrutaba, sentía que no tenía voluntad y su primo disfrutaba de manosear aquel culo tan grande. En un momento Ricardo saca su verga mientras Maria Paula se agacha y empieza a hacerle un oral se dio cuenta que no era la primera vez que mamaba una verga y le dijo:

-Ricardo: que tan zorra eres que ya has probado vergas y sabes como hacerlo, hoy me mostrarás que más sabes hacer.

Ricardo piensa a donde llevarla mientras la pequeña le dice que sus papás no están en casa y no vendrán hasta dentro de dos días, así que idean como escaparse de la fiesta.

María Paula hace saber a sus abuelos que se siente mal y que su primo muy amablemente se a ofrecido a llevarla y sin la más mínima sospecha se van sin saber cuales eran las verdaderas intenciones.

Ricardo condujo lo más rápido posible hasta llegar a la casa de Maria Paula solo fue entrar para tomar a la chiquilla y empezar a desnudarla y recorrer aquel escultural cuerpo la cargo y la llevó al sofá ahí empezó a lamer y hacerle un oral a Maria Paula que en menos de nada ya se estaba corriendo. Ricardo no le dio respiro y abriendo aquellas piernas y metiendo su verga que era de un buen tamaño haciendo que Maria Paula solatara un grito desgarrador la había penetrado de un solo golpe, espero un momento mientras la pequeña se calmaba y prosiguió su faena, allí estaba la pequeña Maria Paula siendo follada ferozmente por su primo de 24 años , los gemidos de la chiquilla encendían más a Ricardo que no paraba, después la levanta y cargada la sigue follando y sube las escaleras al segundo piso con la chiquilla cargada y dando saltos en su verga, aquella pequeña era una montaña de lujuria, al llegar al cuarto la pone en la cama y la pone en cuatro, wow que espectáculo era esa chiquilla en cuatro, Ricardo siguió su frenesí sin parar nunca había follado con aquel morbosidad aquel salvajismo, tanto así que la pequeña quedó boca abajo en la cama mientras Ricardo bombeaba sin parar, Maria Paula sólo gemia y gritaba apretaba fuerte la sabana mientras ricardo le destrozaba toda su vaina y la hacía mujer en todos los sentidos y ya sin poder aguantar más Ricardo se corre en las nalgas y espaldas de la pequeña Maria Paula, la cual había quedado tendida en la cama como una muñeca de trapo después de aquella salvaje pero exitante cogida.

Aquello siguió toda la noche, cogieron hasta la madrugada, en el cuarto, en la ducha y en la cocina.

Pero esto solo sería el inicio…

Por Mariana Sof

No hay comentarios:

Publicar un comentario