¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com a partir de las entradas anteriores al 15 junio 2021

viernes, 7 de mayo de 2021

Abelardo y su familia


Capitulo 1: La tía Mago

No lo van a creer cuando les cuente todo lo demás, pero mis fabulosas experiencias de incesto adolescente empezaron con un juego que podría parecer homosexual, pero que fue continuación y preludio de los juegos infantiles o, mejor dicho, salto de ellos a lo siguiente.

Desde niño, mi hermana y yo jugábamos al sexo, Armábamos orgías con sus muñecas y, en ausencia de mis padres nos tocábamos. Más de una vez froté mi pequeño pene erecto con la delicada piel de su cosita. Pero cuando ella tenía 10 años se negó a seguir jugando y pasó un tiempo en que yo extrañaba nuestros juegos. Más de una vez participó en nuestros juegos mi primo Toño, tres meses menor que yo. Pero no voy a hablar aquí de juegos infantiles sino de sexo adolescente.

Un sábado de principios de vacaciones de verano, cuando yo tenía 14 años y Alicia mi hermana 13, me quedé a dormir en casa de mis primos Mariana (de 16) y Antonio (de 14), que vivían a tres calles de la mía. Mis tíos y Mariana se fueron y Antonio y yo nos quedamos jugando y hablando de sexo, hasta que nos empezamos a vestir con la ropa de su hermana. Mariana era una linda nínfula, muy bonita, y Toño y yo estábamos empalmadísimos con sus pantaletitas y sus faldas. Los tres teníamos por la época de que hablo más o menos la misma estatura (1.64 o 1.65) y, delgados como éramos, las falditas, los bodys, las blusas, nos caían relativamente bien. Por fin, enormemente excitados y temiendo la vuelta de mis tíos, nos metimos a la tina para bañarnos, pero ahí,. desnudos y excitados, la cosa se puso peor y, no se cómo, nos empezamos a tocar. Fue él quien dijo "siendo agujero, aunque sea de caballero". Creo que yo estaba más caliente que él porque accedí a ser penetrado primero y fui enculado con ayuda de la espuma del jabón. Honestamente me gustó, me gustó por el nivel de excitación, por la calentura de los cuerpos jóvenes, por lo prohibido de las circunstancias.


Ni siquiera eyaculó: no sabíamos nada, me metió el pito y lo dejó inmóvil, quieto dentro de mi, hasta que le dije que ya estaba bien y entonces lo sacó. Es un milagro que haya podido meterlo, aunque sin duda contribuyeron mi disposición y ayuda.

Cuando me la sacó yo tenía una erección descomunal y la suya distaba de haber se apaciguado. Se puso en posición y estaba yo por metérsela cuando la puerta del baño se abrió y apareció mi tía Mago. Yo alcancé a echarme hacia atrás, pero no tan rápido que no fuera casi obvio lo que Toño y yo hacíamos.

Margarita se sentó en el excusado, frente a la tina:

-Niños –dijo-. Llegué hace veinte minutos porque me llamó Mariana grande para pedirme que los cuidara, pues regresarán muy tarde. Y llevaban tanto tiempo aquí, y haciendo ruidos tan raros, que decidí entrar a ver qué maldades estaban haciendo... ¿es que son homosexuales, o qué?

-No tía -pude decir luego de tragar gordo-. Siempre nos han gustado las niñas, pero las niñas no existen ni quieren darnos nada.

-No tía –completó Antonio-. Nos calentamos y sin saber cómo llegamos a esto. Es la primera vez... y la última. ¿No le dirás a nuestros padres, verdad?

Margarita siempre había sido la tía consentidora, la que nos cuidaba, además de la oveja negra de la familia. Tenía 27 años, once menos que mi madre, la que le seguía en edad de los seis hermanos García, una pudiente familia de la ciudad de XX. Nació por un descuido de los abuelos y se casó muy joven debido a un embarazo inesperado. Estaba divorciada y vivía en una casa heredada de mis abuelos sin dar golpe: la pensión del exmarido y la herencia paterna le permitían dedicarse a no hacer nada, aunque muchas veces, de niños, nos cuidaba. La queríamos mucho y era nuestra confidenta.

Y era muy guapa: mis fantasías favoritas, desde dos o tres años atrás, consistían en que mi querida tía Mago me desvirgaba, me terminaba de criar, me hacía su hombre. Delgada y de anchas caderas, de fuertes piernas y redondos pechos, ojos negros como la pena y cara de muñeca, era un manjar y, según supe luego, medio puta o puta y media. Medía 1.66 y sus medidas (se las tomamos en su momento) eran 94-62-93: un cromo.

-No, no se los diré –dijo Margarita-, pero tenemos que hablar seriamente ustedes y yo. Aunque de momento les voy a hacer un favor, para que salgan prointo del baño, pues no se pueden quedar así. Párense –ordenó.

Ahí estábamos los dos mocosos, parados, con tremendas erecciones y ella, con su vaporoso vestido de algodón se acercó a nosotros, tomó mi verga con la derecha y la de Toño con la izquierda y nos masturbó. No se Toño, pero yo veía estrellas. Su suave mano acariciaba y exprimía con gran precisión, para mi deleite, hasta que alcancé el primer orgasmo verdadero de mi vida. Luego dijo.

-Ahora enjuáguense y vístanse rápido.

Lo hicimos, mientras yo pensaba: "Se lo pido, se lo tengo que pedir, debo decirle que es mi más ferviente anhelo, que la quiero mía". Sin duda Toño pensaba algo parecido, algo acorde a nuestras largas charlas sobre el tema.

Salimos a la sala con nuestras pijamas. Mago nos esperaba leyendo y cuando nos vio, nos encaró:

-Así que les urge tener sexo... ¿no son aún demasiado chicos?

-No tía querida, ya no. Mi cuerpo me lo exige todos los días, y todos los días me gasto, me desperdicio pensando en mujer –le dije.

-Yo, punto más que lo mismo –dijo Toño.

- Pero ni tenemos novio ni, aunque tuviéramos, accedería, por más que le prometiéramos cuidarla: esta ciudad, querida tía, y mi ciudad, están aún en la colonia –dije yo.

-Ellas también quieren, pero no se dan permiso. He dado besos y tocado chichis y nalgas, pero aunque estén ansiosas, aunque su cuerpo les pida más, no se dejan ir más allá –dijo Toño.

-Lo hemos platicado mucho, Mago –y era cierto-, pero parece que no hay más remedio que seguir vírgenes largo tiempo más o desquintarnos con una prostituta, lo que me sería horrible.

-Dices, tía -terminó Toño-, que somos demasiado chicos todavía, pero nuestros amigos de 16 y 17 están igual que nosotros, y más obsesionados, enfermos ya.

No había mucho que añadir a este monólogo a dos voces, así que nos quedamos callados, mientras Mago nos veía largamente. Yo también la veía, su bella figura y sus imantados pechos, cuya redondez, cuyos erectos pezones se mostraban claramente tras la ligera tela del vestido: pensé "no trae brassiere". Finalmente, dijo:

-Pues sí. Parece que mis niños se están convirtiendo en hombres.

Hubo otro largo silencio y preguntó:

-Así que piensan en mujeres... ¿a qué mujeres querrían tener?

-A muchas, tía –dije yo, después de pensarlo-, pero, con tu perdón, tu eres la primera de mi lista.

-Y de la mía –añadió rápidamente Toño-, desde hace dos años que fuimos a Acapulco...

-Tenías un biquini tan breve... –interrumpí.

-Y te veías tan guapa...

-Y te queremos tanto...

Nos callamos otra vez, hasta que ella empezó a reírse fuerte, muy fuerte. Otra vez teníamos los pitos bien parados, abultando la tela de las pijamas.

-Vaya, pues, qué cosa. Qué valientes y osados mis niños... y a mi en mi repertorio si me falta pervertir a dos adolescentes... a mis queridos sobrinos, pero ¿son conscientes del peligro?

-Si... –dije.

-Nadie, nunca, sabría nada-, completó Toño, tan aterrorizado como yo: ¡iba a pasar!

-Pues bien, niños queridos, echen un volado para ver quien será el primero.

Gané el volado y Mago dijo:

-Toño querido: metete otra vez a la tina. Llénala, espérame ahí, en el agua tibia, sin ver ni oír, en lo que termino con Abe. Trata de pensar en ovejitas, en partidas de ajedrez o en los números primos a partir del 2.

Toño se fue y Mago, con su vaporoso vestido, se acercó a mi y me besó. Éramos entonces de la misma estatura y nuestras bocas y cuerpos embonaron perfectamente. Sentí a través de la franela su fuerte y duro cuerpo, y creí que me moría: mi tía amada, la mujer de mis sueños, estaba en mis brazos.

Me desabotonó la camisa y me sacó el pantalón mientras mis manos exploraban sus curvas, la suavidad de su piel, la dureza de sus músculos, su nuca, el cuello, mientras recordaba, muerto de miedo y gozo una letra de Sabina "y yo que nunca tuve más religión que un cuerpo de mujer". No traía ropa interior, o más bien dicho, se la había quitado mientras nosotros terminábamos de bañarnos y mi mano, bajo su vestido, sentía sus duras nalgas.

Me sentó en una silla del comedor y me acarició la verga muy despacito. Se quitó el vaporoso vestido con un solo movimiento, dejando frente a mi sus grandes y firmes pechos y la abierta herida de su sexo: no hacían falta más preparativos, pues mi verga estaba tan firme como una verga puede estarlo y su sexo escurría perfumados fluidos.

Yo la veía como un creyente a su dios, como un náufrago a sus salvadores. La vi inclinarse sobre mi sin soltar mi miembro, la vi colocar mi cabecita en la anhelada entrada de su vagina y mi pene, mi cuerpo entero sintió un choque de placer inexplicable. Comprendí la obsesión por el sexo y me juré que viviría para ese placer, para buscarlo y tenerlo. Sería un servidor de venus... me lo juraba mientras ella me acogía en su cálida vagina, mientras ese músculo divino se abría, se amoldaba a los delicados tejidos de mi pene.

Mago bajó sobre mí hasta que mi verga toda estuvo dentro de ella, hasta que fuimos uno. Me abrazó llamándome "niño querido" y, sin moverse, me dio un largo beso. Luego empezó a moverse despacito, muy despacito hasta hacerme alcanzar mi orgasmo, hasta hacerme ver estrellas, tras lo cual se quedó muy quieta sobre mi, abrazada a mi.

Al salirse dijo "hay que limpiar todo, limpiar bien" y ante mi sorpresa y júbilo se arrodilló, puso su cabeza entre mis piernas y pasó su áspera y mojada lengua sobre mi pene semierecto, pringado de sus fluidos y los míos. Así recibí la primera mamada de mi vida, porque al sentir su lengua mi verga se endureció otra vez y mi amada tía se aplicó a ella, mientras yo gozaba y la veía, mientras yo sufría y la amaba, hasta que se bebió mis últimos jugos.

Entonces se paró, brillante de sudor, magnífica en su desnudez, y me dijo:

-Limpia todo bien, muy bien, con algo que mate el olor de lo que se ha hecho y luego date una ducha rápida en el baño de tus primos: yo todavía tengo que hacer.

Y la vi subir las escaleras rumbo al baño, rumbo a la verga de Toño. Y sentí el doloroso aguijón de los celos. Pero también me sentí hombre, me supe nuevo, listo para mi nueva vida. Ella iba a media escalera, meneando sus nalgas portentosas, cuando le dije:

-Te amo tía, soy tu esclavo. Te amo...

Ella volteó hacia mi, me guiñó el ojo y siguió subiendo. Limpié y me duché en chinga, como Mago me había ordenado y, otra vez en pijama, esperé sentado en la sala a que bajaran Toño y la divina mujer que amaba, que ahora quería tener para siempre. Bajó desnuda, recién bañada y se vistió delante de mi. Pronto llegó Toño, con su pijama.

-Queridos míos –nos dijo ella-. Yo se que querrán que se repita siempre, pero no es posible, por mi bien y por el suyo. Una mañana de sábado, de cada dos sábados, cuando Larissa se quede con su padre, si yo les hablo podrán visitarme y repetiremos esto, pero ustedes tienen que buscarse chicas de su edad o amantes en otro lado, para que sean capaces de amar. Ahora suban a su habitación y duerman, mientras yo espero a los papás de Toño y a Marianita.

No se si Toño durmió, pero yo pensé toda lo noche, o buena parte de ella, en lo que había hecho y en mi juramento. A la mañana siguiente nos despertó mi tío Toribio porque iríamos a desayunar fuera, pero le dijimos que preferíamos quedarnos en casa.

Ya solos, hice a Toño partícipe de mi juramento y ya que éramos hermanos de leche, debíamos ser también hermanos de sangre, y bajamos por un cuchillo para abrirnos heridas en los brazos y mezclar nuestra sangre. Luego dijimos que no podíamos esperar quince días cada vez para volver a tocar el cielo y que efectivamente tendríamos que buscar otras mujeres.

Luego de mucho discutir decidimos construir dos sistemas de espionaje y un asedio compartido: el espionaje sería sobre Mariana y Alicia, nuestras respectivas hermanas, y el asedio, sobre nuestras queridas primitas Arcelia y Thelma, que tenían 14 y 13 años.

Capitulo 2: Arcelia y Thelma

De haber sabido que Arcelia y Thelma iban a caer con tal facilidad, mucho tiempo atrás las habría desvirgado, pero no estuvo mal hacerlo con cierta, aunque mínima, preparación. Mis primas queridas eran dos ninfas en flor, deliciosas, aunque de todas las primas (nueve en total, contando a nuestras hermanas) eran las menos llamativas. se parecían muchísimo y a mi me encantaban: bajitas de estatura (1.53 o 1.54, y no crecieron más), delgadas, muy morenas, de pelo corto y grandes ojos negros.

Las habíamos elegido porque eran nuestras grandes amigas entre todas las primas y sus jefes, mi tío Matías y su esposa Laura, nos recibían siempre en su casa y eran los menos pacatos de la generación de mi madre (descontando a Mago, "la oveja negra").

El lunes llegamos a media mañana a casa de las primas. Todavía estaban en pijama y subimos al cuarto de la televisión mientras la fámula limpiaba la planta baja. Fue Toño quien, con habilidad, llevó la plática al tema que nos importaba, empezando a lamentar la ruptura con su noviecita de la secun, logrando que Arcelia le preguntara:

-¿Y por qué terminaron?

Toño, haciendo como que le costaba trabajo contarlo, entrecortando la voz en los momentos justos y haciendo pausas calculadas, contó algo que no era del todo cierto pero tampoco del todo falso:

-Pues... verán. Apenas si se dejaba dar besitos en los labios, sólo en los labios, y apenas si podía tomarle la mano. Novios de manita sudada, tal cual, y yo estaba que me quemaba... aunque me da pena...

-No, por favor cuéntanos -. Suplicó Thelma.

-Pues... es que los hombres, creo, somos distintos... y yo todos los días... pues me dolía... ya saben...

Hizo una pausa, sin que nadie hablara, antes de continuar.

-Un día fuimos a la fiesta de quince años de una compañerita y yo... pues me tomé un par de cubas... o sea, un cuate metió ron de contrabando y enriquecimos la coca-cola a escondidas... y me emborraché un poco... y no es que intentara forzarla, se los juro... sólo le di un beso y le agarré las nalgas sobre el vestido, pero eso bastó para que me diera una bofetada... y se fuera llorando diciendo que le había faltado al respeto... y no me habla desde entonces.

-Es que ustedes los hombres siempre están bien calientes y sólo quieren eso –dijo Arcelia.

-Yo creo que también las chicas –intervine yo-. O a lo mejor no las chicas... no se... a lo mejor no se dejan. Porque las mujeres sí: antes de que falleciera mi papá me daba cuenta que a mi mamá le gustaba, y mucho... y el otro día espié a Mago y a Cutberto, su novio... y vaya que le gustó a Mago, vaya que sí quería.

Eso último me lo inventé: nunca había espiado a Mago, pero el tal Cutbeerto era su novio semiaceptado por la familia y no dañaba a nadie con esa mentirijilla. Tras decirlo estuvimos un rato callados, hasta que Thelma, la más chica, confesó.

-Bueno, la verdad es que a mi si se me antoja, sí fantaseo con eso, pero me

da terror... terror al embarazo, terror a que la gente lo sepa... y a que me duela... dicen que duele mucho.

-Si... eso dicen. Pero me gustaría ir aprendiendo sin riesgos –remató Arcelia.

-¿Y de verdad será tan bueno como dicen? –preguntó Thelma.

Tras otra larga pausa cambiamos de tema, jugamos parkasé y nos fuimos Toño y yo, que fuimos inmediatamente al tianguis de fayuca a comprar una peli porno, una que supuestamente traía siete historias de chavitas de 19, y la vimos juntos, nos masturbamos y seleccionamos la parte que les mostraríamos a las primas.

Porque al día siguiente regresamos a su casa. Estuvimos platicando un rato hasta que la fámula avisó que iba al mercado. Entonces les dije:

-¿De veras quieren aprender...?, porque traje una peli que nos puede ayudar... ¿se atreven?

Aceptaron y la puse. Se trataba, supuestamente, de una colegiala que se queda doirmida en una fiesta y cuando los dueños de la casa, dos gañanes de vergas descomunales despiden a los invitados, la descubren dormida en un sofá. La niña tiene mallas blancas a medio muslo y una minifaldita medio levantada y los garañones empiezan a tocarla hasta que la despiertan... bueno, la película hace ver que ya estaba despierta desde antes, aunque fingiendo. La despiertan, pues, y ella les pide que la desvirguen. Entonces proceden a excitarla hasta que uno de los dos fulanos la penetra con suavidad inusual en ese tipo de cintas. Luego...

Mientras ocurría eso, a lo largo de unos seis o siete minutos, mis primas veían hipnotizadas la pantalla. Su respiración se agitaba por momentos y se ponían muy rojas. Cuando inició el empalamiento de la actriz, Thelma dijo:

-Pero eso es monstruoso... ¿cómo podría caber un pito así en mi cosita?

-Es que esos son actores porno: los normales las tenemos más chicas... pero, de todos modos, te cabría, puedes jurarlo- dije yo.

Thelma paró la cinta y dijo:

-A ver, pues, quiero verlas

-¿Cómo crees..? –fingió Toño.

-Ya, pues, no se hagan del rogar –pidió Arcelia.

-Bueno, pero... ¿ustedes nos enseñan sus bubis? –pedí yo.

-Vale... –dijo Thelma.

Toño y yo nos desabrochamos los jeans y nos bajamos al unísono pantalón y calzón y nuestras erectas vergas, prieta la suya y rosada la mía, brincaron como impulsadas por sendos resortes.

Thelma y Arcelia las miraron cuidadosamente.

-Pues tampoco son tan chiquitas –dijo Thelma, reflexivamente.

-Ahora, sus bubis –les recordé.

Las dos, con sonrisas bastante pícaras, se quitaron sus camisas del pijama. Ambas los tenían chiquitos y de un precioso color moreno claro. Los de Thelma, un poco más grandes, estaban coronados por una morada aureola y unos pezones erguidos y desafiantes. Sus cinturitas y su plano estómago daban al conjunto un aspecto increíble.

-¿Se masturbarían para nosotros...? -preguntó Thelma.

Como no respondiéramos de inmediato, echó a andar la cinta e insistió:

-¿Sí?, ¿lo harían?

Yo me quité los tenis y el pantalón y sentado en el sofá, empecé a tocarme, imitado por Toño. Ellas nos veían a nosotros con un ojo y la tele con otro. Se sentaron en medio de nosotros, Thelma junto a mi y Arcelia junto a Toño y empezaron a tocarse: era obvio que también conocían sus cuerpos.

-Sería mucho más rico... –dije con voz ahogada –si nos masturbaran ustedes.

-Pero, ¿Qué es eso que está pasando? –preguntó Arcelia.

-Sexo oral: muy rico y sin complicaciones. Ni desvirgue ni embarazo posible –contesté. Habíamos llegado a donde queríamos.

-¿Me lo haces? –preguntó Thelma, colgándose de mi cuello. Yo la besé y fue delicioso. La besé y empecé a bajarle sus pantalones del pijama. No tenía bragas. Sentada como estaba le abrí las piernas y bajé a hacer mi primera mamada. Nunca lo había hecho, pero recibir la de Mago me daba algunas ideas, complementadas con lo que vi en la película el día anterior. Sabía que había que buscar el clítoris y tratarlo con cariño y así lo hice. Su sexo, cubierto por una espesa pelambre, dejaba asomar el pequeño botón rosado de su fuente de placer.

Mientras se lo chupaba a placer, podía observar cómo Toño hacía lo mismo con Artcelia. Se lo chupaba y le acariciaba las nalgas y, orgullosamente, debo decir que la hice llegar al orgasmo. Cuando gimió levanté la vista y la vi en éxtasis y, entonces, Arcelia apartó a Toño y, a dedo, terminó por si misma.

-Voy a pagarte –dijo Thelma, ye mpezó a masturbarme. No era muy experta, pero sus manos suaves, su desnudez, mi calentura, me hicieron terminar más aprisa que rápido, igual que Toño, a quien masturbó Arcelia. Limpiaron con la camisa de Arcelia y nos abrazamos.

La cinta había seguido corriendo y empezaba la siguiente historia: una de lesbianas. Apenas empezaban a mamarse una a la otra, en la cinta, cuando oímos gritar a la fámula desde la planta baja:

-¡Ya llegué!

Arcelia se separó de Toño:

-Vístanse rápido. Váyanse ya –pidió.

Mientras nos vestíamos, Thelma dijo:

-Me encantó. Lo debemos volver a hacer, el próximo lunes, porque al rato nos vamos con mi mamá a casa de los Martínez y regresamos hasta el domingo.

Los Martínez, otra rama de la familia, vivían en una ciudad cercana que, para no entrar en averiguatas, llamaré Ciudad Rodríguez, estado de Apapátaro. Nosotros vivíamos en Vieyra, capital del estado del mismo nombre (Nosotros, mi familia, la García García; más la de Toño, la Gómez García; la de mis deliciosas primas, García Jiménez, y Mago y su hija. Otros primos vivían en la capital de Apapátaro y sólo los Martínez García en Ciudad Rodríguez).

-Vale, pero júrenme una cosa – pedí.

-¿Cuál? –preguntó Thelma.

-Que Estela y Felipe no van a saber nada de esto... menos Felipe –nuestros primos de Ciudad Rodríguez.

-Pero yo me quedé con ganas... –dijo Thelma.

-Pues mira lo que están haciendo ahí –señalé la tele -. Practiquen entre ustedes, ¿quieren?

-Ya váyanse – nos cortó Arcelia.

Nos fuimos. Apenas era martes. ¿Cómo esperaría hasta el lunes siguiente? Algo tenía que hacer.

Capitulo 3: Lecciones y espionaje

Saliendo de casa de mis primas, Toño y yo acordamos recrudecer el espionaje sobre nuestras hermanas y reunirnos en la tarde a comparar datos. Pero yo tenía otro plan del que no le di noticia: a la mañana siguiente, un miércoles 6 de julio, sabiendo que Larissa, la hija de Mago, pasaba las vacaciones con su padre, me apersoné en casa de mi tía, esperando que estuviera sola en casa. Así era: me abrió envuelta en una amplia bata de estar en casa, sin bañar y con ojos de sueño.

-¿Qué haces aquí?- preguntó.

-Tía, Mago querida... déjame pasar. Regálame un café. Tengo algo que contarte.

Ya dentro, y con el café en la mano, mientras ella me miraba con ojos de reproche, mentí:

-Tía querida: ayer casi logré hacer el amor con una amiga mía, pero me fallaron dos cosas: una, condones. Aquí en Vieyra no puedo comprarlos, nadie me los vendería y en todos lados conocen a mis padres... tía querida, para hacer lo que nos pediste los necesito... ¿no me surtirías tu?

-Deberás pagármelos –dijo.

-Si tía... te los pagaré, lo prometo.

-¿Y la segunda razón?

-Que me enseñaste a gozar, pero no a hacer gozar... no sabía, Mago querida, cómo calentarla...

-¿Qué pasó, exactamente?

-Pues... fuimos al cine –yo había inventado toda la historia- y empecé a besarla... en los labios, en el cuello. La acaricié y me dejó meter mi mano dentro de su bra. A la salida paseamos por el parque... tía querida: en un rincón casi vacío la recargué en un árbol y la besé , metí mi mano bajo su falda y me dejó acariciarle las nalguitas... creo que estaba muy caliente, pero no pude hacer más. La invité a mi casa pero me dijo que no, que el lunes... a lo mejor, iría.

-El lunes –dijo Mago-. Y ¿es guapa?

-Sí que lo es.

-¿Cuántos años tiene?

-Catorce, tía, igual que yo.

-Y... ¿qué quieres saber?

-Cómo desvirgarla, tía, cómo hacer que me entregue su virginidad y que sea mi novia, mi amante.

-Tu ya lo sabes, Abe. Pero te voy a dar gusto porque inventaste un buen pretexto. Te voy a enseñar a masturbarme como a mi me gusta, a darme sexo oral como a mi me gusta, a mí, no olvides eso.

Me abrazó y me besó como el sábado y, como el sábado, sentí la muerte, la vida entre sus brazos. Me enseñó su clítoris y me hizo tocarlo, acariciarlo, darle vueltas con la yema del dedo, rascarlo suavemente con la uña y luego, tratar de repetir el mismo tipo de presiones y movimientos con la lengua. Creo que se vino un par de veces.

Me dio un gran premio: otra mamada como la del sábado. Ella misma me desabrochó los pantalones, me sacó mi verga, durísima, y la chupo hasta sacarle jugo. Luego cerró su bata, me subió los chones y los pantalones, y fue a su baño.

-Aquí tienes un paquete de nueve condones. Si es cierto lo que me has contado y el martes en la mañana traes sus calzoncitos bañados en sus jugos y los tuyos, te daré un gran premio. El premio será especial si compruebo que la desvirgaste.

-Sí. Espérame –le dije, saciado y feliz.

De regreso a casa decidí que algo tenía que inventarle a Toño y, aprovechando que mi hermana Alicia no estaba, hurgué en sus cajones, toqué sus braguitas y sus brassieres, sentía que violaba su intimidad y tuve una gran erección a pesar de que media hora antes había descargado más que satisfactoriamente.

Entonces encontré un tesoro, un verdadero tesoro: el diario de mi hermana. nada más hojearlo corrí a la papelería más próxima y fotocopié tres fragmentos escritos en el mes anterior, tres joyas literarias que transcribo:

"Junio 13. Me masturbé como me enseñó Natalia, pensando en el profe de civismo y en mi primo Servando [...]

"Junio 18. Vino Toño a jugar con el tarado de mi hermano. Se está poniendo guapo y me trajo malos pensamientos... hasta pensé que podría tener un esclavo en casa, pues el tarado de Abe durante meses me suplicó que siguiéramos jugando a papás y mamás, ¿puedes creerlo?

"Junio 27. Fin de cursos. Nos fuimos a casa de Natalia y me enseñó las revistas de su hermano. Muy guarras. Nos masturbamos juntas".

Las notas, verán ustedes, eran oro molido, pero sólo se las cambiaría a Toño si el tenía buena información sobre Mariana. Y con esas, corrí a su casa.

-Tengo algo para ti –le dije-. Muy bueno, pero necesito ver lo que tu tienes.

-De ver nada, güey, pero de contar sí... aunque como te veo rejego, creo que debemos apostar algo.

-Estás pero bien pendejo, ¿tan seguro estás de que Mariana cae antes del lunes...? Porque tu pinche propuesta es muy sospechosa, cabrón.... a ver, muestra tus cartas.

-Va, pues. Mariana está que se le queman las habas. se da unos fajes tremendos con su novio y está caliente todo el día. Según he espiado en la ropa sucia se ha de masturbar diario, por los restos y olores, y he oído a través de la puerta ruiditos más que sospechosos.

-Eso no es nada, cabrón. Mira –y le di las copias del diario de Alicia.

Hicimos planes, pero muy vagos. El buscaría la forma de acercarse a su hermana, de espiarla bien, quizá de chantajearla amistosamente, mientras yo vería por acercarme a la mía. Por inventar juegos vacacionales para los tres.

Pero pasaron cuatro días en blanco. Yo le hacía plática a mi hermana y trataba de reducir las tensiones adolescentes que durante los últimos dos años nos habían hecho como perros y gatos. Sólo la mañana del sábado pude jugar con ella y platicar. Pero empezaba a romper el hielo. Toño, por su parte, tampoco avanzó mucho en el espionaje de su hermana.

No avancé gran cosa, pero vi mucho. Todo lo que pensaba, mis nuevas fantasías, me hicieron aprenderme sus gestos y las formas de su cuerpo. Empecé a desearla. Era entonces una niña bajita de estatura (1.52) y con unas formas sugerentes. Solía vestir de chorts y era una delicia ver sus blancas piernas. Imaginé sus labios succionando mi verga. Imaginé mis manos tocando sus pezones. Hurgué en sus cajones y aunque no volvió a olvidar su diario, me puse sus calzoncitos y sus mallas cuando no estaba en casa y el sábado me masturbé a su salud.

Por fin llegó el lunes. Mariana pidió permiso para salir la mañana del lunes con unas amigas suyas, así que el domingo hablamos a casa de Arcelia y Thelma para invitarlas "a jugar turista", el lunes, en casa de Toño. Yo hablé con Thelma delante de mi madre y Alicia y mientras le decía banalidades, ella me interrumpía:

-¿Cómo les fue en Ciudad Rodríguez?

-Solo pensé en tu lengua en mi rajita.

-¿Está bien la tía Esther?

-No tan bien como tu pito.

-¿Y Felipe?

-No le vi el pito, pero también se me antoja... ¿no quieres cogerte a Estela?

-¿La saludaste de mi parte?

-No como tu querrías...

Así se fue la plática y el pito me pedía guerra. Al día siguiente las esperábamos con ansia y llegaron... vestidas con sus falditas de la escuela.

Capitulo 4: Abe y familia 

Aquel lunes 13 de julio, pasaditas las diez de la mañana, Thelma y Arcelia tocaron el timbre de casa de Toño. Sólo estábamos él y yo y las esperábamos vestidos únicamente con chorts, él de fut-bol y yo unos largos con grandes bolsas. Ellas llegaron con sus falditas escocesas de la escuela, la de Thelma a medio muslo y la de Arcelia arribita de la rodilla, con zapatos negros, blancas blusas y calcetas escolares.

Thelma se colgó de mi cuello, me dio un cálido beso y dijo:

-Pero si nos estaban esperando... ¿verdad? –yo la tenía abrazada de la cintura, pero al decir eso, tomó mi mano y la llevó más abajo, dentro de su falda. Acaricié su nalga para comprobar, feliz, que no traía chones: así había venido desde su casa. Cuando acaricié la deliciosa línea de sus nalgas, dijo:

-Nosotras venimos preparadas. Arce no quería, pero la convencí... ¿de verdad están listos?

-Estoy preparado, preciosísima. Tenemos condones para evitar cualquier mal, y daría mi alma por hacer el amor contigo, ahorita.

-Pues no será necesario... yo estoy más caliente que una olla express-. Y sin esperar más me llevó por las escaleras al cuarto de Mariana, diciendo antes de llegar arriba: –te dejamos tu cuarto, Toño. Trata bien a Arce.

Teníamos prisa, hambre mejor dicho: mi virginal primita estaba más excitada que yo, si cabe, y durante el camino había venido tocándose y fantaseando con lo que iba a pasar, mientras Arcelia manejaba. Tan pronto estuvimos en el cuarto de mi (otra) prima, la cachonda Thelmita empezó a morderme en el cuello y los labios. Le desabroché uno a uno los botones de su blusa sacando al aire sus pequeñas tetas y las chupé con ansia.

-¿Ya estás lista, reina mía? –le pregunté.

-Ya... hazlo por favor... –dijo con voz entrecortada.

Le di vuelta sobre su propio eje, decidí olvidar el condón y venirme fuera, y la puse empinadita sobre el escritorio de Mariana, le levanté su faldita sin quitársela y me ensalivé el pito antes de metérselo como Mago me había dicho que lo hiciera: despacito, despacito hasta que sentí el obstáculo deseado. Ella gemía y cuando yo arremetí contra su himen, con un violento movimiento de caderas, mientras la tenía buen prensada de la cintura, dio un gritito. Pero su vagina estaba húmeda y acogedora y ella tenía muchas ganas, así que nos movimos con gusto. Parecía que yo supiera más de lo que sabía, porque entraba y salía hasta casi venirme, sintiendo su carne, la delicada carne de su vagina rodear, acariciar mi pene. Y luego, a punto de turrón, me detenía, con el pito metido hasta dentro, acariciándole las tetas y las nalgas. Y dale otra vez hasta que ella se vino, temblando y gimiendo, y yo arremetí con vigor creciente hasta que sentí venirme, sacándoselo entonces y echando todo sobre sus nalgas y su faldita.

Ella se dio vuelta y sin limpiarse ni nada, escurriendo semen, me dio un abrazo largo .

-Ya soy mujer,- dijo. –Me encantó. ¿seremos amantes?

-Thelma, te adoro... ¿seremos amantes?

-¡Sí...!, ¡sí!

Y la besé otra vez, desnuditos los dos. La besé y la acaricié y el pito empezaba a amorcillarse sabroso, cuando ella dijo:

-Vayamos a ver cómo van aquellos ¿si?

-Ahoritita te alcanzo: déjame limpiar un poquito –le dije.

Agarró su blusita y salió. Yo hurgué en los cajones de Mariana hasta encontrar el de su ropa interior y me robé unos chones de Mariana, los que estaban hasta debajo de la pila de calzoncitos, en el segundo cajón que abrí, unos calzoncitos todavía infantiles, grandes y con olancitos en donde van las nalgas. Seguro Mariana ya no los usaba (alcancé a echar un vistazo a los de arriba, mucho más pequeños y sexis), así que no los extrañaría. Con ellos limpié los jugos que pringaban mi pito y las manchas de semen y sangre que quedaron sobre el escritorio y en el piso. Los guardé en la bolsa de mi chort y así, con la verga amorcillada y mis shorts en la mano, salí al pasillo y pensé "¿qué dirían mis tíos de encontrarnos así?, mi tía Mariana todavía aguanta un piano... pero ¿qué tal que llegara Marianita?", tan trascendentales pensamientos terminaron de pararme la verga y así entré al cuarto de Toño.

Entonces terminó de ponérseme durísima: acostada en la cama, con las piernas abiertas, totalmente desnuda, Arcelia se acariciaba el pezón derecho y el clítoris. Observé su coño, cubierto por una espesa mata de pelo crespo y negro y observé sus ojos cerrados y su sonrisa. Tenía los ojos cerrados y se tocaba a pesar de que a tres pasos de ella, al pie de la cama, Thelma cabalgaba a Toño, quien soltaba audibles y gozosos gemidos.

Me puse un condón pues esta vez sí quería terminar dentro. Pasé a un lado de Toño y Thelma, y apunté mi pito hacia la entrada de Arcelia. Hice a un lado su mano y ella abrió los ojos. Sin decir nada rodeó mi espalda con sus morenos y delgados brazos y me atrajo hacia ella.

Mi pito se deslizó suavemente dentro de ella. Estaba en su casa. Se movía suavemente, por instinto, y sus músculos vaginales oprimían deliciosamente mi miembro. La besé y trenzamos nuestras lenguas y, abrazado por ella, me movía a su ritmo, despacito, disfrutando su cueva, su cuerpo, su beso, mientras Toño y Thelma aullaban a nuestro lado.

La llené (es decir, al condón) de mi leche y al cabo de un rato estábamos los cuatro, completamente desnudos, acariciándonos y diciéndonos ternezas. Nos metimos a la ducha todos juntos, pero no follamos más ese día por miedo a que ya fueran a regresar mis tíos. De todos modos fue una delicia ver a las dos hermanitas, tan guapas, tan lindas, con la piel mojada y el pelo cubierto por las gorras de baño de mi tía Mariana y de Marianita.

Ellas se despidieron con un beso y quedamos de vernos el jueves. Nosotros limpiamos un poco el desmadre que había,. Trapeamos con pinol los dos cuartos y, antes de que llegaran los demás, me fui a mi casa. Llevaba en mi mochila el chort que había usado y las pantys de Marianita bañadas en leche y jugos y sangre de Thelma.

Me dormí temprano, sintiendo en la piel el olor, el sabor de Thelma y Arcelia y fantaseando con el premio que, a la mañana siguiente, me daría Mago.

Capitulo 5. Desvirgada y premio

El martes, al despertar, me bañé y salí corriendo a casa de Mago, llevando en mi mochila la panty de Marianita. Toqué su timbre hasta que me abrió con la misma bata del otro día. Entré y cerré la puerta tras de mi, abrazándola vorazmente:

-Mago querida: traigo conmigo la prueba que me pediste... y tendrás que darme el premio prometido.

-Enséñame, mi niño. Muéstrame lo que traes y cuéntame lo ocurrido – dijo Mago, jalándome hacia la sala.

Le mostré las pantys pringadas y ella se acomodó en el sofá, haciendo que yo me sentara enfrente.

-Cuéntame -. Ordenó.

Le conté lo que pasó entre Thelma y yo, sin decirle que había otra pareja al lado y que luego me follé a la otra chica. Y, por supuesto, oculté la identidad de la chica. Es decir, le conté una parte de lo que relato en el capítulo anterior.

Pero lo interesante es que mientras le contaba ella me pedía detalles y se tocaba: había abierto su bata y no tenía nada debajo. Yo quise ir a por ella pero me pidió que le siguiera contando, sin moverme.

Cuando empecé a contarle la parte más intensa ("Le di vuelta sobre su propio eje, decidí olvidar el condón y venirme fuera, y la puse empinadita sobre el escritorio de Mariana, le levanté su faldita sin quitársela y me ensalivé el pito antes de metérselo como tu, tía querida, me habías dicho que lo hiciera: despacito, despacito hasta que sentí el obstáculo deseado. Ella gemía y cuando yo arremetí contra su himen, con un violento movimiento de caderas, mientras la tenía buen prensada de la cintura, dio un gritito. Pero su vagina estaba húmeda y acogedora y ella tenía muchas ganas, así que nos movimos con gusto") ella sacó de la bolsa de su bata un objeto plateado que adiviné inmediatamente como un consolador.

Interrumpí la historia cuando vi que se lo deslizaba suavecito y que una vez dentro, lo prendió, dejándose oír un suave zumbido. Yo dije:

-¡Epa, tía!, ¿y yo?

-Tu, querido, sobrino –dijo ella-, vas a gozar ahora algo que muchos hombres de esta ciudad morirán sin conocer: el sexo anal.

Y diciendo y haciendo, sin sacarse el vibrador de donde estaba, se paró dejando que la bata se deslizara hasta el suelo, se puso en cuatro y me dijo:

-Ven, Abe lindo, ven y metela ya. Con mucha salivita.

Yo obedecí la invitación sin hacerme del rogar. Sin desvestirme saqué mi pene, dolorosamente rígido, y lo coloqué en la entrada de su ano. Se lo fui deslizando suavemente y gocé la presión y el calor de su pequeña cavidad.

Ella gozaba y daba grandes gritos, moviendo el vibrador con una de sus manos y meneando la grupa en torno a mi verga, hasta que llené sus entrañas con mi leche.

Caí a su lado, agotado y feliz. Nos abrazamos como dos enamorados y luego me llevó a su recámara. Me acostó sobre el tapete, al pie de su cama y con una esponja y una palangana de agua helada me limpió el pene, que con sus cuidados volvió a ponerse a mil.

Entonces me lo chupó con cuidado, con pausa y deleite, delante de un gran espejo que me devolvía su imagen, su angelical figura adorando a Priapo, al chile que me chupaba. Cuando terminó me hizo contarle todo otra vez, para despacharme a casa satisfecho y feliz. Me robé unas pantys de mi hermanita y me dormí temprano, oliéndolas e ideando cómo cogérmela, con la ayuda de Thelma, cuyo coñito dulce y acogedor me esperaba la mañana siguiente.

Thelma, linda, precoz, putita y caliente, serviría para poner a mi hermanita en bandeja... y así fue, aunque antes hube de complacer a mi cachonda prima, hube de verla estremeciéndose bajo otro cuerpo, con otro pene en su interior.

Por Abe

No hay comentarios:

Publicar un comentario