¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com a partir de las entradas anteriores al 15 junio 2021

miércoles, 19 de mayo de 2021

Devoradora de adolescentes, Capitulo 3


Los últimos acontecimientos me parecieron un verdadero exceso por mi parte, pero creo que eso estaba en mi carácter, que le vamos a hacer cuando algo está en nuestro ser, verdad?, así que decidí alejarme de esas cosas por un tiempo, continué mi trabajo de voluntaria por los siguientes meses, casi 10, no deseaba saber nada de Antonio, así que me aleje de su familia por un buen tiempo, los meses se pasaron como volando, y como nadie se comunicaba conmigo di el asunto por terminado.

Como quien sale de la rutina decidí que era mejor tomarme unas vacaciones, las señoras que trabajaban conmigo eran realmente aburridas si se trataba de las relaciones personales, pero el trabajo no lo era tanto, sin embargo después de tanto tiempo haciendo lo mismo y sobre todo de voluntaria, una desea un relax, así que pensé ir a la ciudad blanca, Arequipa, al sur del país, en donde también tenía a mi otro hermano Rómulo (también mayor que yo) y su pequeño hijo Andrés.

Mi hermano mayor había enviudado hace ya 10 años, su esposa murió de una rara forma de cáncer, esto lo dejó devastado por mucho tiempo, en aquella época no pude ayudarle ya que yo estaba tristemente casada, sin embargo después me enteré que el hombre se había recluido en su trabajo, si bien los primeros años de su vida había cuidado de su hijo de 4 años, en los últimos 3 años se había despreocupado mucho de la pobre criatura. Yo deseaba que mi visita fuera una sorpresa, así que no dije nada hasta ultimo momento; llegué un domingo por la mañana, llamé a mi hermano desde la estación del Bus, él se sorprendió muchísimo con mi llamada y pasó a recogerme junto con su hijo; me sorprendió mucho lo envejecido que estaba mi hermano, incluso por su forma de vestir deduje que se había vuelto un hombre descuidado, mi sobrino Andrés era como cualquier chiquillo de su edad, delgado, con cara de niño, próximo a cumplir los 14, nada que pueda sorprender a ninguna mujer. Después de los saludos y el "protocolo" digno de un reencuentro después de tanto tiempo, me llevaron a su casa. Al llegar (su casa era termino medio, ni muy chica ni muy grande, pero en una bonita zona) , mi hermano Rómulo me mostró mi cuarto, el cual era el mas próximo al comedor, el dormía todavía en su cuarto matrimonial, y Andrés en una habitación antes que la de el.


Como deseaba relajarme, decidí hacer turismo por la ciudad blanca, en realidad no tenía pensado cuanto tiempo me iba a quedar allá, pero lo que si sabia es que no deseaba regresar rápido a Lima, así que esos primeros días fueron de total descanso. Mi hermano estaba más que encantado ya que yo había llegado justo en la época de vacaciones escolares, los primeros días me platicó que el dichoso Andrés era un chiquillo que tenía serios problemas de adaptación ya que creció sin la imagen maternal, Rómulo me confesó que sentía mucha lastima por el nene, y que después del fallecimiento de su esposa el hizo todo lo posible para sacar adelante la vida de ambos, pero es consciente que el solo no podía reemplazar a la figura maternal, ahora Andrés no solo andaba con malas calificaciones sino que no le gustaba andar en grupos, es decir que tenía problemas de adaptación, casi nunca disfrutaba las vacaciones y lo único que hacía era ver televisión. Si bien Rómulo quería ayudarlo no sabía como, el estaba muy absorbido por su trabajo en una empresa transnacional, no tenía mucho tiempo y casi siempre andaba viajando, cuando esto sucedía debía dejar a Andrés en casa de la vecina, mi hermano muchas veces pensó en cambiarse de trabajo, pero por su edad sería difícil encontrar otro, y al ser el único que sostiene el hogar, no quería poner en peligro el futuro de Andrés. Así que durante los primeros días, Andrés y yo nos quedábamos solos en casa, es cierto que tardamos un poco en entrar en confianza, pero después de la primera semana nos hicimos grandes amigos, se notaba que le hacia falta compañía, nos dedicamos a visitar Arequipa los dos, tomábamos un tour a un destino nuevo cada dos días, nos fuimos a visitar todos los lugares habidos y por haber, sinceramente fueron unas muy buenas vacaciones, Andrés también hacía buenas conversaciones, el no relacionarse con chicos de su edad le había hecho refugiarse mucho en la lectura con lo que a diferencia de los demás niños había aumentado su cultura.

Todo iba bien, en casa, después de esas primeras semanas, empecé a ser mas útil, ya que no quería ser una carga para mi hermano, por lo que planchaba, limpiaba y hasta cocinaba, Rómulo llegaba muy tarde, si bien Andrés tenía mas tiempo como para hablar con el, ya me imagino como sería en época de clases cuando el chiquillo tiene que irse temprano a la cama. El aire de esa región así como el paisaje es muy bueno, me dediqué a practicar deporte, así que me inscribí en un gimnasio cerca de casa, y salía todos los días a las 9, después de haber hecho limpieza y dejaba a Andrés viendo dibujos animados, eso se había hecho rutina por un mes, sin embargo en las ciudades de provincias hasta la rutina es divertida, la gente es diferente, mas amiguera.

Un día de esos, cuando todo iba bien, mi hermano inspirado por el gran ambiente que reinaba en casa insistió en llevar a Andrés a su trabajo, había una parrillada para los trabajadores, el deseaba que su hijo se relacionara mas con sus amigos y que le hiciera mas compañía, salieron temprano por la mañana, cuando a eso de las 12 suena el teléfono, era mi hermano para decirme que el pobre Andrés había tenido un accidente, se había quemado las manos con el carbón de la parrilla, me dijo que lo llevaría a la clínica, yo le dije que me diera la dirección y que estaría allá para ver al pobrecillo de Andrés. Llegué lo más rápido que pude, sin embargo el médico ya estaba atendiendo a Andrés, su padre me explicó que Andrés estaba ayudando a hacer la parrillada, al parecer el delantal que estaba usando se prendió de la parrilla, derrepente cuando el chiquillo se retira para jalar los platos, la parrilla se le vino encima, el trató de alejarla con sus manos y se la quemó, a Dios gracias el conserje estaba a su lado y lo ayudó justo a tiempo, el también se había quemado una mano; en medio de la charla el medico nos llama, nos dijo que las quemaduras de Andrés no eran graves y que se le pudo atender a tiempo, sin embargo el va a tener las manos vendadas por algunas semanas, mientras tanto el no podrá hacer muchas cosas solo, y que va a necesitar que se le de una mano. Nos explico que al momento de asearse deberá usar unos protectores de mano plásticos para que el agua no moje las vendas, y que debe regresar en 15 días para su primer chequeo. Esta noticia fue un alivio para nosotros, sin embargo el pobre Andrés estaba con la moral baja y le dolían mucho las manos durante ese día.

La primera semana después del accidente su padre le ayudó con su aseo personal y yo le ayudaba con lo demás, es decir le cambiaba los canales de tv, lo ayudaba a comer, lo vestía con su pijama por las noches, sin embargo al llegar a primer fin de semana me dijo que ya no podía seguir haciéndolo, había pedido tolerancia en su trabajo sin embargo debido a su cargo no podía dejar de trabajar por mucho tiempo, y que por el momento estaban con reducción de personal y temía que justo ahora lo despidieran y así le cayeran todos los males encima. Me pidió que lo ayudara con Andrés, que no sentía mucha confianza en la gente extraña como para contratar a una persona para que se hiciera cargo de el, y que yo era lo único que el tenía de momento. Yo accedí, creo que nadie en mi lugar hubiese dicho que no.

Así que a partir del Lunes empecé con el trabajito pesado, primero lo primero, así que después de alimentar al niño por la mañana debía asearlo (entiéndase ducharlo), yo debía usar algo apropiado para no mojarme toda, pensé en usar un bikini rojo, claro que era escandaloso pero quien nos iba a ver, pero eso era lo mejor en este caso, cuando llamé a Andrés a la ducha, me di cuenta que la visión de su tía en un sugestivo bikini no paso desapercibida, la criatura me siguió con los ojos de arriba para abajo, pude notar que su entrepierna empezó a aumentar de tamaño, algo que sinceramente no me esperaba, pero ahora se venía lo mas difícil, Andrés debía estar desnudo, como el no podía quitarse solo la ropa yo tenía que ayudarlo, claro que al inicio no quiso que le ayudara, el intentó hacerlo solo, pero era inútil, sus manos eran muy toscas y torpes para hacer algo por si solo por causa de los vendajes, así que le dije que ni hablar, que se parara mirando de frente a la pared (dándome la espalda), y procedí a quitarle su pijama, quedando el chico en calzoncillos, yo notaba que el chico estaba muy avergonzado, pero debía bañarlo así que sin vacilar le saqué el calzoncillo dejándolo en pelotas, si bien no pude ver nada ya me imaginaba que el chiquillo debía estar pidiendo que la tierra se lo tragara. Yo procedí con la ducha, primero sus brazos (hasta donde se podía) después su cuello, su pecho y de allí pasé a sus piernas, primero la derecha, después la izquierda, una vez que hube terminado con ambas, vacilé un instante porque me daba pena que es chico estuvieran avergonzado, pero después dije, al diablo (y debo decir que el diablillo que tenía dentro volvió al ataque), todo tiene que estar limpio, así que empecé limpiando su trasero con una mano y con la otra la parte baja de su estomago, suavemente por supuesto, tampoco quería maltratarlo, hasta que armada de valor pasé a limpiar su pequeño pene con una mano y con la otra sus pequeños testículos, el primer contacto estremeció su cuerpo, una reacción así me dio algo de risa, pero no le di tregua, seguí y seguí durante un largo e interminable minuto, en cual me di cuenta que su pene no solo se había puesto duro sino que con cada movimiento de mi mano aumentaba en tamaño. Me di cuenta como Andrés estaba disfrutando de este baño, pero por hoy decidí que era suficiente, si seguía mas tiempo el hubiese pensado que yo estaba haciéndolo adrede, así que deje su pene y dejé caer el agua de la ducha que le dio otro estremecimiento al niño, debo aclarar que durante todo este tiempo el estuvo de espalda a mi, así que no pude ver nada, después de haberlo enjuagado lo sequé con una toalla y lo llevé a su habitación en donde lo ayudé a vestirse. El resto del día pasó de lo más normal, ninguno de los dos habló nada con respecto al baño , no hubieron otras novedades s y yo no quería hablar de nada mas, debo decirles que el hecho de haber tocado su pene y de saber que yo provocaba en el una cierta atracción me consumía en lo más intimo de mi ser, durante la noche, después de haberlo acostado, me fui a mi habitación a fantasear con lo ocurrido, sentía mi vagina húmeda, y con la ayuda de mis dedo me dejé llevar por el deseo que había reprimido por tantos meses, pensaba en Andrés y en su virilidad, hasta que un intenso orgasmo me dejo totalmente dormida.

Los siguientes tres días la rutina fue la misma, pero notaba que Andrés había empezado a mirarme de otra forma, o a lo mejor era yo la que lo estaba mirando de otra forma, de una u otra manera el macho que lleva dentro empezó a hacerse notar, me hacía conversación y me seguía para todos lados en la casa, en vez de ver tv venía a hacerme conversación mientras yo estaba lavando la ropa. Esto me aseguraba que no era yo la que imaginaba cosas, así que el tercer día vestí una ropa de baño cortita y un polito blanco ajustadisimo para hacer los quehaceres de la casa, cosa que Andrés no debe haber pasado por alto.

Al cuarto día de ducharlo sucedió algo imprevisto, la rutina era la misma, brazos, pecho, piernas, estomago y cuando empece a masajearle el pene noté que el chiquillo se estremeció mas de la cuenta, parecía que lo estaba disfrutando bastante, así que me quedé masajeandolo por un buen rato, deben haber sido unos 3 o 4 minutos, cuando me pareció que quería eyacular, con toda maldad lo solté y me dispuse a enjuagarlo, pero, no se si habrá sido por las ganas reprimidas dentro de su pequeño ser, o porque ya no podía mas, volteó la cabeza hacia mi, como yo estaba arrodillada el tenía una buena vista de mis senos, si bien estaba con bikini, estos son muy grandes y difícilmente un bikini los puede tapar, y yo que no me quedaba atrás y hacia lo posible para moverme lentamente y hacer durar ese instante lo más posible mirándolo de reojo, hasta que Andrés me dijo:

-Tía , por favor puedes seguir con lo que estabas haciendo?

-Yo?? Que he hecho? – Me hice la que no sabia nada.

-Lo que estabas haciendo hace un rato...

-Quieres que te jabone el cuerpo? Otra vez? – Hablaba como una boba.

-No bueno... , el cuerpo no, solo lo ultimo que estabas haciendo.

-Ahhhh!! – me hize la sorprendida, una parte de mi si lo estaba. Que habrá pensado el chiquillo que inmediatamente me dijo

-No te molestes tía por favor, es que se siente bien...

Yo sinceramente pensaba que al haber pasado mucho tiempo solo con extraños, este chiquillo no era tan inocentón como parecía, asi que no creo que tan solo se sintiera bien con lo que estaba haciendo, sino que era aficionado a la masturbación como todo joven de su edad y ahora al estar con las manos vendadas, bien sea por la imposibilidad de usarlas bien de momento o por temor a manchar las vendas con algo delatador, no lo hacia para nada, esos huevitos debían estar que reventaban, pero no quería que las cosas fueran fáciles, asi que dije

-No estoy molesta para nada, pero no se... – me hice de rogar, al mismo tiempo que sonreía para darle un poco mas de confianza.

-Por favor, un poquito mas, anda tía, por favor... –ahora si que se había armado de valor, era irreconocible, pero asi son todos los hombres, son capaces de matar por el placer del sexo.

-Bueno pero... no se lo dices a nadie?

-No, tía te lo prometo!

-Está bien... – dije entre sonrisas, el chico seguía de espaldas a mi, así que me volví a agachar para hacerle el favor, el estaba listo, estaba ahora mirando para abajo en dirección de su pene. Yo empecé a estirar mis brazos, pasé uno por debajo de sus piernas para coger sus testículos y otro por adelante para coger su mástil, cuando derrepente dije, con un tono burlón y caprichoso –Mejor no, no es debido.. – y rápidamente me puse de pie y abriendo la lave de la ducha al mismo tiempo, con lo que el agua fría calló en el cuerpo del muchacho haciéndolo saltar y temblar de frio! Un ligero ahhh!!! Salió de su garganta!! Por dentro estaba que me moría de la risa!!!

-Enjuágate rapido, no debes estar mucho tiempo en la ducha, puedes resfriarte, no quiero que otro mal caiga sobre ti.

-Pero... – No terminó la frase, me miraba como incrédulo, se notaba que lo había herido en su orgullo. Yo como tampoco deseaba que estuviera enojado conmigo, así que actué rápido, le empecé a acariciar sus nalgas mientras el agua lo estaba lavando ( depasada me estaba mojando toda, por afuera y por adentro)

-Ya calla , calla,no te molestes solo era una broma - dije poniendo mis manos en la posición de masaje – pero prometeme que nadie sabrá esto.

-Te lo prometo tia – Los ojos le brillaban.

Acto seguido, cogí su pene ya flácido y empecé con la dulce tortura, primero le di unos masajes rápidos, la criatura no pudo evitar que un Ahhh!! Saliera de sus labios mientras yo estaba en lo mio, su pequeño pene empezó a crecer rápidamente, hasta alcanzar el máximo, no era cosa del otro mundo pero creo que si llenaba, sin embargo la situación era algo increíble, de todo lo poco lo que había hecho desde mi viudez, jamas pensé en estar haciendo esto, menos ahora, aunque mi diablillo interno me decía que deseaba también esto. A medida que el tiempo pasaba, yo bajaba el ritmo de mis masajes, pero el pequeño pene del muchacho parecía ponerse mas y mas duro. Con mi otra mano acariciaba sus testículos que también habían aumentado de tamaño, a medida que mis movimientos iban haciéndose cada vez mas lentos yo iba incrementando su violencia, hasta llegar al punto en que prácticamente jalaba su pene hacia delante y después violentamente hacia atrás, todo esto habrá tomado sus 5 minutos cuando sentí que Andres dio un suspiro de placer y empezó con los espasmos violentos, inmediatamente sentí su pene estremecerce mientras corros de liquido tibio mojaban mis manos, para sentirlo mas, yo moví su pene hacia arriba de forma que todo el semen bañaba mi mano... esto era algo tan erótico que me hizo mojar todo mi bikini.

Creo que el no podía dar credito a lo que acababa de suceder, estaba respirando profundamente, mirando su pene, que pena que no lo vi, pero tampoco quería que el pensara que me estaba muriendo por que hagamos esto, así que lo enjuagué a el y a mi mano, después lo sequé con la toalla y lo vestí, el no se atrevió a nada mas, tampoco se dio la vuelta ni hizo nada por verme, debía estar un poco avergonzado o a lo mejor demasiado extasiado ya que era mas de una semana que no había podido masturbarze.

Después de haber terminado con el, volví a la ducha para acearme, cuando veo en la pared restos de su semen aun tibio, con mi mano derecha lo recogí y chupé ese delicioso sabor a joven viril, me di cuenta que ahora tenía poder sobre el muchacho, yo era la unica que podía darle placer o quitarselo, el iba a recurrir a mi y a nadie mas , incluso el haría lo que a mi se me antojara con tal de obtener su placer, ahora yo tenía poder sobre el, no aguanté mas y empecé a masturbarme en la ducha como una loca, me corrí tres veces aquella mañana.

Yo esperaba que estuviera avergonzado, sin embargo el no me evitó, es mas estuvo mas apegado a mi que de costumbre, incluso hacía algunas bromas, por mi todo eso era de maravilla, solo esperaba que no le dijera nada a su padre, mi hermano me mataría si supiera algo de lo sucedido.

Después de la cena, su padre lo acostó y nos quedamos conversando un rato , quería saber que tal se portaba Andrés, yo le dije que bien, el se disculpó por la molestia, pero le dije que no era ninguna molestia, que la estaba pasando bien ( si que la estabamos pasando bien).

A la mañana siguiente lo mismo, yo me limité a enjabonar su cuerpo y por ultimo su sexo durante un corto espacio de tiempo, cuando me disponía a enjuagarlo el me dijo.

-Tia por favor, puedes seguir?

-Seguir?

-Si como ayer...

-Oye pensé que ya tenías suficiente!!

-Por favor, se siente bien y tu eres una buena tia... – Que amable que se había puesto!!!

-Esta bien, pero no podemos estar haciendo esto siempre, así que espero que esta sea la ultima vez..

-Si tía, será la ultima.

En fin decidí darle el gusto. Esta vez con su cuerpo lleno de jabón procedí a darle los masajes, me moría por coger ese mástil de carne dura, lo hice con delicadeza y empecé violentamente igual que el día anterior, pero con jabón resbalaba mejor, y de rato en rato y a medida que se iba haciendo cada vez mas duro se me escapaba de las manos, creo que esto mas que ser motivo de decepción para Andrés, era un aliciente más que lo estaba transportando al mágico mundo del orgasmo, el cuerpo venoso de su pene se escapaba de mis manos y yo luchaba por cogerlo pero al mismo tiempo se me escapaba, el niño disfrutaba, respiraba profundo, hasta que no pudo mas y tras una fuerte convulsión de su cuerpo se vino en mi mano, bañándola con esa tibia y viril leche blanca. Inmediatamente dejé correr el agua de la ducha, y Andrés dio un grito de sorpresa, su cuerpo siguió temblando con la frialdad del agua que lo enjuagaba, pero estaba satisfecho, ya que volteó para regalarme una sonrisa de agradecimiento.

Después del baño lo sequé, pero esta vez también me tomé un ratito mas secando su sexo, el que volvió a ponerse duro entre mis manos, quería saber si es que el tenía el valor de volver a pedírmelo, sentí que su respiración se aceleraba, pero no me dijo nada, lo llevé a su cuarto para vestirlo y tuve problemas para ponerle su calzoncillo ya que su pene no había dejado de ponerse duro, ya como yo lo vestía con el de espaldas hacia mi, la tarea si que era difícil, así que le dije – Mira Andrés se me hace difícil ponerte tu calzoncillo, así que esta vez tendrás que dejarme verte para poder ponértelo, el no me respondió nada, y yo tampoco esperé respuesta, acto seguido, lo voltee y por primera vez pude ver con detenimiento ese pene joven, y duro, no tenia bello pubico todavía pero que bien que eyaculaba J , y ya era venoso, me pregunto como sería cuando tuviera 20 años, bueno no se nunca había pensado en los penes muy venosos, es raro pero no encontraba mal la idea!. En fin yo también me hice la diforzada tratando de ponerle sus calzoncillos, con una mano agarré su pene y con la otra el calzoncillo, pero me hacia la que no podía, derrepente le digo – Oye está difícil, que grande que lo tienes, y alzando la mirada pude ver su rostro de felicidad (claro que debía estarlo ya que a todos los hombres les gusta que les digan que están bien dotados) hasta que al final se lo puse en el calzoncillo, como estaba de rodillas delante de el, Andrés aprovechó para abrazarme fuerte, sentía que mis enormes pechos estaban bien pegados a su pecho desnudo (recuerden que yo estaba con bikini), yo le devolví el abrazo, y me disponía a levantarme cuando me dijo, -Gracias tía, te quiero mucho! ; que noble que s el chiquillo no?, yo le dije que también lo quería , y estuvimos así un rato cuando sentí que su penecito se frotaba con mis rodillas, así que me separé suavemente y le dije, ya Andrés , mira que casi me desvistes ( en alusión a mis senos), y acto seguido me arreglé la parte superior del bikini delante de el. Después del pequeño espectáculo lo vestí y volví a la ducha a calmarme un poco con una ducha fría, pero terminé masturbándome como perra en celo.

Cómo durante el día me seguí vistiendo de una forma provocativa pero como hacía mucho calor no me puse mis zapatillas, y ya que la mayor parte de la casa estaba alfombrada decidí andar descalza, después de almorzar y mientras estaba lavando los servicios el niño se acercó por detrás y me abrazó otra vez!!! Yo solo dije – Ahyy Andrés que tierno que eres, pero sentía que disimuladamente frotaba su pene entre mis piernas, ante ello yo me dejé llevar por lo mío también y lo dejé que hiciera todo lo que quería, además con sus manos en ese estado no haría mucho tampoco.

Pero para cuando su padre hubo llegado ( por la noche) yo me había cambiado, como para no llamar mucho la atención, después de la cena Andrés se quedó viendo tv hasta muy tarde, su padre quería que se acueste pero Andrés le insistió que quería ver una película, así que yo intervine y le dije a mi hermano que fuera a acostarse , que cuando terminara la película de Andrés yo misma lo acostaría, como el tenía que ir a trabajar el sábado, se fue dormir y yo me quedé viendo tv un rato, cuando pensé que la película iba a terminar le dije a Andrés que cuando la película terminara que fuera a buscarme a mi dormitorio.

Como a los 20 minutos escucho que tocan la puerta, yo abro segura de darle una sorpresa, era Andrés que abrió los ojos de sorpresa frente al espectáculo que tenía delante de el, yo estaba vestida con un sostén y unos calzoncillos blancos que se traslucían bastante, además llevaba encima una bata de nylon casi trasparente, pero no la tenía cerrada, así que el muchachito podía ver todo lo que el quería. Lo llevé a su dormitorio y lo hize desvestir, quedando en calzoncillos, el me devoraba con la mirada, pese a su corta edad los instintos son los instintos, le puse la parte de arriba de su pijama, cuando estaba alistando sus pantalones para ponérselos, pude ver que su penecito ya había crecido bastante y amenazaba con salirse de sus calzoncillos,no esperé un minuto mas, y sorprendí al cogérselo con mi mano derecha, tomo aire mientras yo lo apretaba , lo meneaba y lo movía de un lado a otro n la medida de lo posible ya que estaba dentro del calzoncillo, alzé la mirada y pude darme cuenta que el me miraba y sonreía, ahora tenía confianza absoluta en mi, seguro que esperaba que sucediera lo de la mañana, yo le dije con una voz sensual – Parece que el chiquitín no esta quieto, debes controlarlo , cuando derrepente me suelta – Tia puedes hacerme lo mismo de la mañana? ; no voy a decir que la pregunta no me sorprendió, esperaba que me pidiera algo, pero no de forma tan directa, yo le dije.

-Oye Andrés, habíamos quedado en que era la ultima vez que lo hacíamos.

-Si pero tiita, me gusta mucho, se siente bien , ademas te quiero mucho; este muchacho si que tiene pasta de seductor, no me esperaba semejante palabreo muy bien logrado para su corta edad.

-No ves que es peligroso con tu padre en casa, el no debe enterarse!, se molestaría conmigo, entiendes?

-Si tiita , pero me gusta mucho.

-Bueno parece que no te puedo convencer, pero al menos espérate hasta mañana, podrás hacerlo?

-Siii!!!

-Esta bien ahora buenas noches y a dormir; le puse sus pantalones y una vez que el estuvo en su cama, le di una muy buena y ultima sacudida a su pene antes de despedirme, pero cuando me disponía a pagar la luz me dijo

-Tía, te olvidas de mi beso de las buenas noches.

-Ahh si, como me voy a olvidar de besar a mi hombrecito, y me acerqué para darle un beso en sus mejillas, pero el se movió un poco, con sus brazos rodeó mi cabeza y me empujó hacia el, nuestros labios se tocaron por la mitad, yo me quedé allí un rato hasta que el cedió su abrazo. Me despedí hasta el día siguiente.

Ya era el sexto día, era sábado, mi hermano nos había dejado en casa como de costumbre, mientras desayunábamos Andrés y yo hablábamos de la película de anoche animadamente, yo podía darme cuenta que el me seguía con la mirada, yo estaba vestida igual que siempre, no tenía ganas de cambiar. Para el baño me había puesto mi bikini como siempre Andrés me esperaba en el baño, pero esta vez no se puso de espaldas para que le sacara la ropa, yo lo desvestí rápidamente y me pude dar cuenta que el estaba MUY ANIMADO, lo metí a la ducha , esta vez el se paró frente a mi, yo lo jaboné como siempre y me dispuse a enjuagarlo cuando el me dijo.

-Oye tia , no se te olvida algo?

-Mira mejor no! Creo que no está bien – Mentí!

-Ja pues, no seas asi tiita, mira que lo prometistes!

-Bueno bueno, pero que nadie lo sepa!

Me puse de rodillas quedando mi cara delante de su pene, Andrés me miraba los senos sin ninguna delicadeza, empecé con mis masajes, (entiéndase masturbación) , yo miraba fijamente ese penesito viril, y el también hacía lo suyo, como moverse para adelante y para atrás pero como tenía las manos aun vendadas no era mucho lo que podia hacer, yo para variar empecé a mover su pene para arriba y para abajo, tocando ese cuerpo duro y venoso, a esas alturas yo deseaba que me penetrara, deseaba que la criatura se entregara a mi , pero decidí que era mejor esperar. No habían pasado ni siquiera dos minutos cuando Andrés me dejó saber con sus quejidos que estaba a punto de venirse, yo me acomodé de forma que su pene quedara apuntando a mis pechos, derrepente, se vino entre gritos y jadeos, era divertido ver como manaban los borbotones de semen de la cabeza hinchada de su joven pene, vamos que si bien era chiquillo con seguridad que podía dejar preñada a cualquier mujer fértil, uno y cada uno de esos borbotones cayeron en mis senos, en donde pude sentir su tibieza viril y masculina, las ultimas gotas cayeron en mis piernas y el piso.

Creo que este había sido el orgasmo mas excitante de Andrés ya que después de haber terminado le costaba estar de pie, parecía que todas sus energías habían sido expulsadas con el semen, yo me quedé un rato con su mástil vigoroso, acariciándolo y moviéndolo de un lado a otro como quien le sonreía, el también me devolvió la sonrisa, y me mirada de un forma muy tierna, creo que se estaba enamorando de mi, cuando me dice – Te quiero tía, eres hermosa – Gracias Andrés yo tambien te quiero, ahora a terminar con la ducha, lo enjuague, mientras lo secaba y al llegar a su pene se la menee y le apalste‚ los huevos de forma descarada, pero esta vez su pene no regreso a la vida, creo que debe haberse debilitado mucho con el monumental orgasmo que tuvo, asi que lo hize acosar en mi cama en donde se quedó dormido. Aproveché el momento para revisar su cuarto, por debajo de la cama, entre sus videos, por la mesa de noche, en el closet, cuando encontré lo que buscaba, una caja muy bien camuflada entre sus cosas en donde guardaba videos porno y revistas, como esto ya me lo sabía de memoria no revisé mas todo eso me bastaba para darme cuenta que Andrés sabía todo en la teoría pero como es obvio, nada en la practica por lo que mi poder sobre el aumentaba bastante ya que tenía las ganas y yo era la única que se las podía quitar.

Durante todo lo que restó del día el estuvo a mi lado, frotándose contra mi cuerpo de forma que me abrazaba, incluso jugamos a la lucha libre ( que a el le gustaba mucho) en donde me dejaba ganar o el me ganaba , después , claro esta, de unos buenos apretones y manoseo, quedando ambos en unas poses que mejor no es contar.

El dia siguiente fue la excepción como su padre se quedaba, el lo baño y lo vistió, pasaron el dia los dos juntos, yendo a pasear al parque y al cinema. Por la tarde cuando regresaron, mientras mi hermano veía las noticias por tv, y estando yo en la cocina, Andrés vino por detrás para abrazarme o mejor dicho para manocearme , pero con mi hermano en casa todo cambiaba, traté de alejarlo pero como todo niño de su edad es muy caprichoso y no entiende de razones, así que solo me limité a frotársela por encima de los pantalones, le dije que mañana jugaríamos mas, y el se calmó por el momento.

Cuando estabamos cenando llamaron por teléfono a mi hermano, mientras el se fue a contestar la llamada telefónica, Andrés me cogió por sorpresa, pegándose un poco mas a mi lado como quien me dice algo al oído para pegarme un beso en los labios, vamos que yo soy bien descarada con los chiquillos pero mi hermano no estaba ni a mas de 20 pasos de nosotros, asi que lo empujé dicendole que mantuviera su distancia, que si quería algo debía esperar sino no iba a haber mas juego por mi parte. Esto pareció calmarlo, poniéndose rojo, creo que mi reacción lo sorprendió mucho, pero debía hacerme respetar , estaba perdiendo el control de la situación. Sin embargo las cosas no mejoraron al dia siguiente, mas bien diría que empeoraron para mal, su padre lo baño y lo llevo a la consulta con el doctor, después de eso lo llevó a su trabajo para que se distrajera un poco. Llegaron muy tarde, por la noche, el medico le cambió las vendas por otras mucho mas ligeras y le dijo que al menos en unas 3 semanas mas ya dejaría de usarlas pero que con estas podría hacer muchas cosas solo, entre ellas bañarse, la buena noticia me trajo mucha alegría ya que ahora Andrés me rogaría muchísimo mas para que le diera el gusto, prácticamente lo tenía en mis manos, comimos juntos y mi hermano se fue a descansar, yo podia ver que Andrés estaba muy aguantado y que necesitaba algo urgente, sin embargo no hice nada, lo llevé a su cama pero cuando le estaba dando el beso de las buenas noches el me abrazó fuerte y me besó en la boca.

-Andrés que te pasa

-Tía mi papi no nos pude ver

-Si pero no te he dado permiso

-Pero no nos puede ver, además te quiero, mira que son dos días que no jugamos

-Si pero no es mi culpa, además hoy dia te llevaron al medico, o quieres estar el resto de tu vida con esos guantes.

-No tia, pero te quiero y quiero que jugemos.

-No no se puede,

-Vamos mira que se siente bien rico.

Bueno, le dije – Bájate los pantalones!!, al toque tenía los pantalones a la altura de los pies, su pene si que estaba duro, tenía al su calzoncillo como si fuera una carpa de circo, primero le bajé los calzoncillos a la altura de las caderas, con el dedo índice y medio mantuve su mástil erguido y comencé a soplar suavemente sobre la cabeza de su pene, Andrés abrió los ojos como si le estuvieran quitando la vida, yo me reía dentro de mi, acto seguido con mi legua humedecí la cabeza de su pene, Andrés dio un suspiro entre lamento , queja y placer, su pene siguió creciendo entre mis manos, me lamí los labios con la lengua, y le sonreí de una forma sensual, yo di un suspiro soplando otra vez sobre su pene, y con mis labios entreabiertos le besé el glande, Andrés se convulsionó y cerró los ojos frente a estas nuevas sensaciones, cuando vi aquello rápidamente me levanté, le dije – Buenas noches , y salí corriendo de su habitación , entré a la mía y puse el seguro, seguro que el pobre niño con la confusión trató de seguirme , pero como tenía los pantalones abajo se cayó, o ni siquiera me entendió y cuando abrió los ojos yo ya no estaba, no se lo que si se es que el dia de mañana iba a estar muy molesto conmigo y seguro que me iba a rogar que le diera el gusto J .

Al dia siguiente le levanté muy tarde, no quería que Andres hiciera un papelon delante de su padre, así que no le di oportunidad, a eso de las 9 bajé a tomar desayuno, no veía a Andres por ningun lado, debía estar muy molesto o tal vez muy avergonzado, estoy poniendo el agua para mi café cuando derrepente siento que me abraza por atrás, - Andres!!! ,dije, Hola tiita!!! , sentía su manos que habían levantado mi polo y acariciaban mi piel desnuda, yo le dejé hacer por un rato, cuando le digo –Donde has estado!! – Estaba esperandote debajo de la mesa, para eso debo decirle que mis senos se habian puesto duros y me estaba picando mi parte de abajo, entonces traté de liberarme de su abrazo, pero el hizo fuerza – Vamos Andres tengo que tomar desayuno – Tiita , no olvido lo de anoche, hize mas fuerza hasta que entre risas pude liberarme, me sorprendió un poco que el no estuviera molesto, pero me sorprendió mas cuando me di la vuelta para ver el "paisaje"!, Andres estaba totalmente desnudo, con su pene tiezo apuntando hacia mi, está claro que lo que el quería era a mi, durante unos segundos mis pensamientos fueron y vinieron como balas perdidas, mi mente trabajaba pensando en lo mejor que yo debí hacer para obtener placer sin que este enanno pensara que me tenía en sus manos.

Todo resultó confuso por unos instantes, pero era muy claro que no deseaba decircelo a su padre ya que eso hubiera marcado el final de todo para ambos, sea lo que tuviera en la cabeza el deseaba que siguiera todo, y esa era mi mayor ventaja, como mujer mi deseo sexual era menos evidente ya que no se me notaría a primera vista, pero en el caso de el eso era evidente, asi que deía aprovechar mi ventaja, al maximo para poder revertir la situación.

Actué como si no me sorprendiera para nada, me volté a seguir con ,lo que estaba haciendo, tras unos instantes de silencio siento que me vuelve a abrazar, pero yo ni siquiera le hize caso, en eso me dice –Tiita me debes algo, como no le hice caso intentó jalarme, a lo que bruscamente respondí alejandolo de mi , creo quee sto ultimo encendió la chispa dentro de el, se me acercó molesto y me devolvió el empujón – Tu eres una tia mala, te burlas de mi, no quería que el muchacho se molestara así que respondí , -Oye te dije que todo lo haríamos hoy día, en ningún momento de ayer te dije que haríamos algo,pero veo que solo piensas en ello, así que desde ahora no haremos nada, salí de la cocina dándole un empujón, fui a bañarme entre risas, quería ver la reacción que iba a tener. Después fui a vestirme, pero como deseaba que los pensamiento no se le fueran de la mente me vestí de la misma forma como hacía cuando estuvimos solos, salí a hacerlas cosas de la casa, si el seguía molesto, verme con esas ropas tan cortitas lo iban a hacer cambiar de opinión.

Cuando estoy haciendo limpieza de la sala , siento su mirada, así que me hize como quien limpiaba una mancha en el piso y me puse a cuatro patas, y empecé a menear el trasero de manera voluptuosa , habré estado allí unos 15 minutos cuando escucho que se me acerca y se coloca detrás mío diciendo – Oye Tia no te molestes , yo te sigo queriendo, vamos a jugar, me reincorporé y lo separé de mi, diciendo,

-Oye espera no fue amable lo que me dijiste ahora por la mañana, yo he sido la que mas preocupada he estado por ti y mira lo que me haces.

-Pero yo pensé que no me querías, pero quiero jugar contigo

-Yo no quiero jugar contigo para nada

-Oye no seas asi – dijo muy molesto

-Asi es ahora largate!!!!

-No me voy, tu debes hacerme lo que siempre me hacías

-Por que? – No pudo ni responderme, respiraba agitadamente de cólera y de ganas, era notorio que después de tatas pajas que le hize el ya no podía vivir sin mi, asi que aprovechando mi ventaja añadí

-Si deseas que juguemos debes hacer lo que yo te diga, o te olvidas de mi – Dije seriamente, unos segundos se quedó callado mirando al piso, tuve que seguir hablando

-Entendistes?

-Si Tia

-Muy bien, pero no haremos nada hasta que me hayas satisfecho en todo lo que deseo.

-Pero tia no puedo hacer nada por unas semanas mas.

-Claro que puedes, primero lo que haras es bañarte solo.

-Pero, no puedo pese a que el medico dice que puedo, se me escapa el jabon de las manos.

-Ahora quieres que yo siga haciéndolo? – verdad?

-Pero...

-Calla – Grité con voz autoritaria

-Entonces vas a hacer lo siguiente – fui por mi cámara fotográfica, fuimos a la cocina, saqué un tarro de un litro yogurt de la refrigeradora y me lo unté en los pies, con cuidado que entrara por entre mis dedos, le dije que se pusiera a cuatro patas y que me los lamiera, el lo hizo sin mediar palabras, primero con la lengua, pero a medida que le cogió el gusto a lo que hacía empezó a besar y a absorber todo el yogurt que encontraba en mi piel, mientras hacia eso le tomé unas buenas fotos de el con los dedos de mis pies en su boca, le ordené que me lamiera los deditos uno por uno, la sensación era de lo mas deliciosa, también debía lamerme las plantas,su leguita si que sabia hacer eso, bien por los deseos de que le hiciera el favor después, bien por los deseos que hacerlo ya que cada vez me le metía mas por los ojos.Tomé todas la fotos que se me vino en gana y disfruté mucho con ello.

Una vez terminado esto , se puso de pie, a lo que le dije – No te he ordenado que te pongas de pie, el se puso a 4 patas otra vez, pobrecillo si que son dociles estos adolescentes, asi que decidí divertirme un poco mas con el, le dije que yo iba a hacer mis cosas como si fuera un día común y corriente y que el me seguiría a donde yo fuera y siempre me estaría besando los pies, no tuve que reptirlo dos veces, el comenzó a besármelos, yome puse de pie y volví a hacer limpieza y el me seguía para todos lados besándomelos, ese dia lavé la ropa, limpie los cuartos, vi televisión, cociné, almorcé, y todo con Andrés a mis pies sin perder oportunidad de besarme los pies.

Llegada la tarde le dije,- Bueno es hora de un buen baño, lo llevé a la ducha para darle su premio, me puse mi bikini como siempre y lo desnudé, por primera vez en todo el día le sonreí, se notaba que estaba muy aguantado, despues de jabonarlo todo, juguetee con su pelotas de manera descarada ( si cabia algo mas descarado a lo que ya estaba haciendo), su miembro apuntaba hacia mi, el aumentó su respiración anticipando lo que iba a suceder, sin embargo dejé correr el agua fría y lo enjuagué, el me miró con unos ojos de odio, pero yo le dije – Recuerda que aquí las ordenes las doy yo, mientras lo estaba enjuagando no le di ninguna pista que le hiciera pensar que lo masturbaría, quería que sufriera esperando el momento , cuando ya estaba limpio y sin ninguna advertencia besé su pene que volvió a estar tieso ( ya que con el agua fría había bajado su entusiasmo) el dio un gemido , yo seguí besando su herramienta por un buen rato, mis labios iban besando su cuerpo venoso desde la cabeza hasta la base, despues fui subiendo denuevo hasta la cabeza, en donde le di un beso sonoro y húmedo, soplé un rato sobre su cabeza y le di un lengüetazo que lo hizo estremecerse, empecé ahora a lamer todo su pene , lo hacía de arriba abajo repetidas veces como si estuviese lamiendo un caramelito dulce en barra, cuando vi que el muchacho no podía mas con sus ganas, me introduje la cabeza rechoncha de su pene en la boca, solo la cabeza y con mis dientes la cogi de su cuello, dándole masajes con mi lengua y sin tragar mi saliva, así estuve un rato mas, esperando que la boca se me llenara de saliva, cuando la tuve realmente llena, dejé entrar su pene , el cual quedó alojado en un mar de saliva tibia, yo comencé un suave vaivén pero creo que fue demasiado para Andrés, porque después de cuatro folladas a mi boca el pobre chiquillo se vino convulcionandose como si le hubieran conectado electricidad en el cuerpo... esta vez no pudo mantenerse de pie y cayo de rodillas al piso de la ducha, yo me seguía saboreando el semen con saliva que tenía en a boca, era tibio, era delicioso, y más delicioso aun era tener poder sobre el. Dejé correr el agua fría con el resultado de siempre en Andrés y terminé de enjuagarlo. Durante todo el resto de la tarde no quiso jugar mas conmigo, pero en la noche al momento de acostarlo y estando segura que su padre estuviera ya dormido, se la volvía chupar, pero esta vez demorándome mas, con lo que la criatura concilio el sueño rápidamente.

Los días pasaron rápidamente, Andrés se recuperó del accidente mas rapido de lo que se esperaba, a las 2 semanas el doctor le quitó las vendas, el ya podía hacer todo lo que quisiera( connmigo) , ello incluía el sexo, para ello en esas 2 semanas la confianza había vuelto entre nosotros, de esto mi hermano ( su padre) no sospechaba nada, un dia, después que le quitaron las vendas, no me levanté , Andrés esperó a que mi hermano se fuera, y me buscó en mi cuarto, cuando entró me encontró hechada en mi cama ( estaba completamente desnuda pero el no poda enterarse de ello) , le dije – Oye Andrés, que te parece si ahora jugamos aquí... No lo pensó dos veces y la criatura se desnudo rápidamente y cuando estaba a punto de entrar en la cama lo detuve diciéndole – Alto alli, primero aséate, ya puedes hacerlo solo. Ni corto ni perezoso el chiquillo hizo lo que yo le mandé y en menos de 10 minutos estaba de regreso, le hice un espacio en la cama y el entró, su cuerpo húmedo tocó mi cuerpo desnudo y seco, empezó a abrasarme ( esta iba a ser la primera vez que íbamos a tener coito) , podía sentir su pene duro contra mis piernas, lo puse encima mío, y le dije –Adelante niño, soy toda tuya, el intentó penetrarme, pero dada su inexperiencia en la practica, siempre que traba de penetrarme, su pene se iba a distintos lugares, trataba de penetrar mi ombligo, sino mi clítoris, o sino se resbalaba muy abajo, así que decidí ayudarlo, - Espera le dije, con mis manos guié su herramienta sexual a la entrada de mi vagina, de un empujón entró su cabeza, pero como estaba bien estrecha ya que hacía tiempo no tenía relaciones con nadie, no pudo entrar mas, hizo falta otra arremetida por su parte para que pudiera entrar todo su pene, yo si que necesitaba eso, automáticamente el niño empezó a cabalgarme como un jinete que desea ganar la copa del mundo, tuve que detenerlo sujetándolo duramente de las caderas, y le hice entender como debía hacerlo, fui dirigiendo su ritmo mientras su pene me invadía, entraba y salía de mi ser, era algo magnifico, yo podía ver en su rostro la expresión de la incredulidad por lo que estabamos haciendo, después de unos minutos le hice acelerar su ritmo, debo confesar que mi clítoris estaba sobreexcitado y ya estaba a punto de alcanzar el orgasmo, derrepente siento que lanza un grito, ya no puede mas, me abrasa con todas sus fuerzas y una explosión de semen tibio y fértil llena mi útero, mientras el con todas su fuerzas me abraza hasta casi hacerme doler mientras el hunde su cabeza en mis senos, yo por mi parte tengo mi orgasmo pocos segundos después, devolviéndole el abrazo y besándolo en la boca mientras nuestras lenguas se encuentran y juegan, hasta que no podemos mas y los dos caímos rendidos de amor y de placer por esta sesión de sexo que acabamos de tener. Nos quedamos dormidos al instante, el encima mio, una hora después despertamos para empezar otra vez con nuestro jueguito sexual, esta vez yo lo cabalgo, sentada encima de el , en esta posición consigo 4 orgasmos, al final del ultimo el vuelve a irrigarme con su lluvia fértil. Nos quedamos dormidos otra vez, el entra mis brazos, ese día no almorzamos, solo nos dedicamos a tener sexo, era increíble la resistencia del muchachito, pero para la noche todo debía volver a a normalidad ya que su padre regresaba del trabajo.

Así comenzó una nueva etapa en nuestras vidas, ahora el era mi sirviente, limpiaba toda la casa, yo solo me dedicaba a hacer el almuerzo ( los pocos dias que almorzábamos) y a lavar la ropa, debido a lo que estaba sucediendo había dejado de ir al gimnasio pero como quería mantenerme en forma me daba mi media hora de ejercicios aeróbicos siguiendo un programa de tv, claro que el detalle estaba en que Andrés se excitaba bastante mientras hacia estos ejercicios ya que los hacia totalmente desnuda, mas adelante me confesaría que le gustaba ver mi cuerpo sudoroso y desnudo, vamos cuantos chicos han visto una verdadera mujer en esas condiciones? Después de esto siempre nos duchábamos juntos, y claro está , ahora el era quien me enjabonaba el cuerpo con un esmero sin igual, era todo un "caballero" que también aprovechaba la enjabonada para manocearme!!

Un día cuando estabamos haciendo el amor, a eso de las 11 de la mañana, me pidió algo que rara vez había hecho, quería metérmela por el ano, yo me negué, y al ver mi negativa Andrés empezó a rogarme ( ya asta me había olvidado como se sentía que a una le rueguen) , fue tanta su insistencia que accedí, pero le dije que debíamos usar lubricante, como no había comprado ninguno tuvimos que usar la vaselina para el cabello que pertenecía a su padre J , le unté bastante en su pene y un poco en la entrada de mi ano, me puse a cuatro patas con la cabeza ligeramente agachada, cuando Andrés se disponía a dar su primer ataqué moví mi trasero hacia un lado, con lo que el chocó contra mis nalgas, cuando se disponía a atacar denuevo yo me moví otra vez, así estuve un rato, era como una pequeña tortura, hasta que Andrés me dijo – Te vas a dejar hacer??, - Ya ya le contesté su primer ataque no pudo destrozar mis defensas, el segundo tampoco, el ya estaba que explotaba, así que tuve que ayudarlo antes que le hiciera el amor solo a mis nalgas! Cogí con una mano su pene y lo puse en la entrada de mi orificio, el empujó con todas sus fuerzas, hasta que de pudo entrar por completo, ese primer contacto fue un poco doloroso, pero decidí aguantarme el dolor , Andrés empezó un vaivén como loco, parecía que estaba en una carrera de caballos, por mi parte y para hacerle mas excitantes las cosas, me movía de un lado a otro , lo que lo hizo gritar como loco, no duró ni 30 segundos hasta que hubo terminado por completo llenado mis entrañas con su semen tibio, nos quedamos así un rato hasta que su pene perdió su dureza y solo saliera de mi trasero.

A el le gustaba bastante esto ultimo y se hizo adicto al sexo anal, me lo pedía cada vez que podía, en la ducha , en la cocina, cuando veíamos televisión, en fin en cualquier parte, una vez comenzadas las clases nuestras relaciones disminuyeron en numero pero aumentaron en intensidad, me gustaba la fuera que el desplegaba cada vez que lo hacíamos, era muy excitante, por supuesto yo hice que en el colegio ocupara el primer puesto y que no bajara de sus calificaciones alcanzadas, su padre estaba orgulloso que su hijo hubiera cambiado para bien, claro que nunca le dije el secreto para semejante cambio.

Es así como pasé mas de un año en la casa de mi hermano, yo pensaba que sólo serían unas vacaciones pero fue mucho más de lo que yo esperaba.

El día de nuestra despedida Andrés estaba muy triste, ya se había acostumbrado a ser mi macho y yo sinceramente me había acostumbrado a el, pero debía regresar, el quedó en visitarme cuando tuviera vacaciones, pero por circunstancias de la vida no pudo hacerlo... Ahora no se que hacer, tengo a dos de mis sobrinos enamorados de mi.

Por Sex

No hay comentarios:

Publicar un comentario