¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com a partir de las entradas anteriores al 15 junio 2021

miércoles, 26 de mayo de 2021

Como me metí, con mi hermana


Capitulo 2

Tengo 29 años, estoy casado pero todavía recuerdo mucho las veces que tuve a mi hermana, todo empezó cuando tenia 11 años, con los amigos comencé a saber cosas de sexo, a esa edad descubrí el placer de masturbarme, poniéndome mas caliente.

Vivíamos en una casa chica, con dos cuartos, en uno dormían mis padres y el otro lo combaría con mi hermana, mi mama trabajaba unas horas por la tarde y nos dejaba solos, antes de los 11 años, algunas veces jugué con mi hermana al doctor para verla desnuda, pero no paso de la curiosidad por verla.

Una noche de verano que hacia calor, nos acostamos a dormir en ropa interior como muchas veces, esa noche cuando se quito la ropa, al ver como se le marcaban sus nalguitas en la pantaleta, se me paro el pene de inmediato, ya acostado metí la mano debajo de la trusa y lo empecé a mover, ella se acostó boca abajo, así que le podía mirar bien sus nalguitas, me masturbe hasta que me quede dormido.

Como me gusto, casi todas las noches me masturbaba mirando sus nalguitas, poniéndome cada vez mas caliente, hasta que no aguante mas la tentación, espere a que estuviera bien dormida, me quite la trusa y me pase a su cama con mucho cuidado, ya acostado a su lado, le empecé a acariciar las nalgas con mucho cuidado para ver si no despertaba, me di cuenta que estaba bien dormida, así que continué acariciando las nalgas, muslos y cintura, mientras con la otra mano me movía muy rico el pene, me puse mucho mas caliente al tocarla, eso si tenia miedo que mis padres se dieran cuenta ya que teníamos prohibido cerrar la puerta del cuarto, eso le añadía que yo sintiera cosas raras pero ricas en todo mi cuerpo.


Eso me gusto mucho más que solo masturbarme, así que cada vez que podía me pasaba a su cama a manosearla y masturbarme, a veces si traía pantaleta que no le quedaba muy pegada, le metía la mano debajo o se la bajaba un poco para tocar sus nalgas calientitas y le empecé a tocar su concha, una de esas veces por fin termine sintiendo lo mas rico hasta ese día, cuando me salieron unos chorritos del liquido, sentí tan rico que esa noche continué manoseándola hasta que termine otra vez.

La manoseaba así hasta que cumplí 12 años y medio, pare ese tiempo ya era yo un experto en masturbarme y al terminar ya empezaba a salir un poco blanco el liquido, ella ya casi cumplía los 11 años y se le empezaban a notar sus pechos en el corpiño, así que añadí a los manoseos sus pechitos y le metía la mano entre sus muslos para tocar su vagina.

Cada vez que estaba en su cama, me ponía mas caliente al tocarla, me daban ganas de hacerle las cosas que había visto en películas pornográficas con mis amigos, así que una de las noches cuando la manoseaba y ya estaba muy caliente, le puse cerca de la boca el pene parado, al principio solo me masturbe rozando con la punta sus labios, termine por meterle la punta en la boca, me moví despacio el pene para que no se saliera y ella no despertara, no pare hasta que sentí terminar, me quede quieto dejándole el pene en la boca hasta que le eche el semen, sintiendo cosas muy ricas, al terminar le acomode la pantaleta, me puse la trusa y me fui a dormir, antes de dormir me empecé a arrepentir de lo que le hice.

La siguiente vez que lo hice, empecé por manosearle los pechos, nalgas y muslos, como estaba dormida de lado, le pude meter el pene a la boca otra vez, esta vez antes de que terminara se la saque, me recosté tras de ella, con cuidado le baje un poco la pantaleta, le metí el pene por debajo poniéndole la punta cerca de su ano, me masturbe despacio picándoselo hasta que termine por echarle el semen en el ano, mojando la pantaleta, al terminar se la subí y me pase a mi cama, quede muy caliente así que no tarde en estar otra vez manoseándola y masturbándome, ella se voltio boca arriba, así que le metí la mano debajo de la pantaleta para acariciar su concha, poco a poco la fui metiendo mas para también tocar su vagina, al sentir que terminaba, le baje un poco la pantaleta, le puse la punta del pene cerca de la concha y le eche los chorros de semen en la mera rayita, cuando le subía la pantaleta vi que entre abrió los ojos, me pase rápido a mi cama acostándome boca abajo desnudo haciéndome el dormido, vi que se sentó medio dormida tocándose la pantaleta, se paro y fue al baño, yo me puse rápido la trusa, fue a orinar cuando se acostó otra vez se toco otra vez la pantaleta mojada de semen.

Un día de los que estaba muy caliente, decidí dejar que ella me mirara el pene parado a ver que decía, así que en la noche al acostarnos fui al baño me mantuve para que se me pusiera muy parado, al entrar al cuarto, ella ya estaba acostada en pantaleta, me quite la ropa parado frete a ella, se notaba muy bien como el pene levantaba la trusa, antes de acostarme me quede parado haciendo que el pene punzara debajo de la trusa, dio resultado mi plan, ella no dejaba de ver como se movía la trusa y no tardo en preguntar

—— ¿Qué te metiste debajo de tu calzón?—

Me toque el pene sobre la trusa y con una sonrisa le conteste

—–tú que crees, traigo lo mismo que todos los hombres, quieres ver—

Ella no contesto solo seguí mirando, me baje la trusa del frete, salto el pene parado y le dije

—-solo no le digas a nuestros padres que deje que me vieras—–

Se sentó en la cama para ver, me agarre el pene con dos dedos y lo moví, al tiempo que miraba a la puerta del cuarto por si venia mi mama o papa, ella pregunto

—– ¿siempre lo tienes así?—–

——solo se me pone así cuando juego con el, sino se hace chico, si quieres después te lo enseño cuando no este parado—–

Me subí la trusa, me acosté y tape por si entraban mis padres no vieran.

Espere a que mis padres estuvieran en su cuarto, me destape y me quite la trusa, me empecé a masturbar y le dije

—–quieres ver como juego con mi pene—–

Ella ya se estaba quedando dormida pero voltio a verme, como estaba oscuro, el cuarto solo se iluminaba un poco con la luz de la calle, me pase a su cama recostándome a su lado para que viera mejor, me masturbe un rato y después le empecé a tocar primeo sus piernas a ver como reaccionaba, como se dejo fui subiendo las caricias hasta sus nalgas, seguí masturbándome y manoseándola hasta que termine echando los chorros de semen, por lo oscuro ella no se dio cuenta, me puse la trusa me agache a darle un beso en el cachete lo mas cerca que pude de su boca, al mismo tiempo le metí la mano en la concha y se la acaricie, me fui a dormir todavía caliente.

Después de esa noche, espere unos días para ver si ella le comentaba algo a nuestros padres, como no dijo nada supe que le gusto, así que una tarde cuando hacíamos tarea y mi mama se fue al trabajo, me pare y me saque el pene ya parado, me lo moví despacio y le dije

—–tengo ganas de jugar con el pene, quieres ver, o quieres tu jugar un rato—–

Ella solo miraba como lo movía, me fui quitando la ropa hasta estar desnudo, y le dije

—–porque no te desnudas tú para también ver tu cuerpo—-

Me contesto que le daba vergüenza, yo ya estaba caliente, así que me acerque más a ella, y le dije

—-si quieres párate cierra los ojos y yo te la quito, así no te da vergüenza—

Si se paro, así que empecé por quitarle la blusa y corpiño viéndole sus pechitos que apenas le estaban creciendo, después le baje la falda, traía una pantaleta amarilla de tela delgada que le quedaba pegada notándose muy bien sus nalguitas, me agache le agarre el resorte de la pantaleta y se la quite, mirando su concha abultada, me pare ella seguía con los ojos cerrado, le di un beso cerca de la boca tocando con una mano la cintura y la otra la concha, al sentir ella abrió los ojos y le dije

—-es que me gusta mucho tu concha, esta muy bonita me dejas darle un beso—-

Ella no contesto pero me agache y le empecé a dar de besos en la concha, mientras con las manos le acariciaba las nalgas, cintura y piernas, ella se dejaba así que la senté en la silla le abrí las piernas y le bese también su vagina, mientras lo hacia me daba unas buenas jaladas a el pene, yo sabia que ella también estaba caliente porque los labios de su vagina se habían abierto, me pare moviéndome el pene y le dije

—- bésame tú el pene como yo te beso tu concha—-

Se agacho, me agarro el pene y lo empezó a besar, besaba hasta mis testículos y me movía muy rico el pene, sin decirle le metí la punta en la boca y le dije que lo chupara un poco, si me lo chupo, así que la levante y le dije que nos fuéramos al cuarto, me recosté boca arriba, la puse de perrito sobre de mi con la cara hacia mi pene y su cola sobre de mi cabeza, y le dije

—tú chupa mi pene y yo te lamo tu vagina—

Lo hicimos muy rico, sentí mucho más rico que cuando me masturbaba, mientras lo hacíamos vi muy de cerca toda su parte, se le miraba el hoyo de la vagina ya abierto, empecé por tocarlo y le fui metiendo el dedo, ella al sentir se ponía como dura, pero continué metiéndoselo y moviendo dentro, termine por echarle los chorros de semen en la boca, no le dije y siguió chupando, mientras yo le tocaba todo y le metía el dedo, su vagina estaba mojada, de repente dejo de chupar el pene se quejaba y se le salio un liquido de su parte.

Se paro rápido y se fue a la sala, cuando la alcance se iba a poner la pantaleta pero le dije

—–vamos a terminar de hacer la tarea desnudos—–

Nos sentamos a hacerla, le ayude con unas cosas, al terminar y guardar las cosas, ella me vio el pene que se me había bajado y me dijo

—-ya se te hizo chico, el pene—

Me lo mire y le conteste

——Si quieres que se pare dale besos y muévelo—–

Se agacho para meterse el pene a la boca, a la 3 chupada ya lo tenia bien parado, la deje un rato y después le dije que agarráramos la ropa y nos fuéramos al cuarto porque no tardaba mi mama y nos iba a encontrar desnudos, nos acomodamos para poder los dos chuparnos nuestras partes, me puse mas caliente, así que sin decirle me pare dejándola de perrito, me puse tras de ella, la agarre de la cintura y me empecé a mover picándole las nalgas y ano, ella estaba muy quieta dejándose así que le acomode el pene en el ano y empuje, al principio solo le metí un poco mas de la punta, pero como me movía se le fue metiendo hasta que le doloso y se paro, la agarre otra vez de la cintura y le dije

—–déjate picar la cola un poco más, te lo hago con cuidado—–

Me puso otra vez sus nalgas, le acomode el pene y empuje, no entro pero me moví empujándoselo, a veces se salía, se lo acomodaba otra vez y continuaba, estábamos tan entretenidos que no nos dimos cuenta de la hora, escuchamos a mi mama entrar a la casa, los dos nos bajamos rapidísimo de la cama, ella solo se puso la blusa y falda y yo solo el shorts y playera, la ropa interior la echamos debajo de la cama, y salimos a saludar a mi mama.

Los dos quedamos calientes así que cuando nos íbamos a dormir le dije que nos acostaros en ropa interior para seguir jugando, mientras ella se desnudaba y se ponía la pantaleta y corpiño que quedaron debajo de la cama yo cuide que no vinieran nuestros padres y después ella me cuido mientras me ponía la trusa, nos acostamos a esperar que nuestros padres se metieran a su cuarto para empezar con el juego.

Ya con la casa a oscuras me quite la trusa y me pase a su cama, nos acomodamos como en la tarde para chuparnos rico, ya calientes me le puse otra vez detrás acomodando el pene, me empecé a mover mientras le acariciaba sus pechos y concha, con los movimientos se salía del ano y lo metía otra vez, por lo oscuro al salirse metí la mano para acomodarlo, no me di cuenta y se lo puse en la vagina, empecé a empujar, ella metió una de sus manos entre las piernas y me decía quedito

—por ahí no, por ahí no—-

De lo caliente que estaba no le hice caso, seguí empujando hasta que se le fue todo el pene dentro, sintiendo el calor de sus nalguitas en mi pubis, me quede quieto le metí la mano en su concha, le empecé a tocar sus pechos y concha, ella ya no dijo nada, solo escuchaba su respiración entre cortada, empecé a sacar y meter el pene despacio, ya no pare de moverme, cada vez sentía mas rico, ella no se movía solo escuchaba su respiración y se quejaba un poco, cada vez se lo hacia mas rápido hasta que se me salieron los chorros de semen, al sentir lo rico se la empuje toda a dentro y me quede muy quieto solo continué acariciando su concha y pechos, al terminar se la deje dentro, continué tocando su concha, ella de repente se puso dura, sentí como su vagina apretaba mi pene, me mojo la mano que tenia en la concha y sentí como algo escurría entre mis muslos, cuando le saque el pene ella se bajo de la cama y se fue rápido al baño, me pase a mi cama con el pene todavía muy parado prendí la lámpara y vi que tenia un poco de sangre en el pene.

Cuando regreso mi hermana me acerque y le pregunte

— ¿Qué te pasó? ¿Te lastime?—-

Ella solo me contesto

—- eres un bruto me metiste el pene por la vagina y me sangraste——

Estaba asustado que mis padres se dieran cuanta de lo que hicimos, ella se puso la pantaleta y se metió una toalla sanitaria para no manchar la pantaleta, se acostó y le dije

—–disculpa es que no me di cuenta y como sentía rico seguí, que no se de cuenta mi mama que estas sangrando—-

Ella se rió y me contesto

—– no que muy hombre, no te preocupes ya me baja la regla, le voy a decir a mi mama que me bajo en la noche, porque manchamos las sabanas y tu vete a lavas el pene sino vas a ensuciar la trusa.

Me fui a lavar el pene para dormir.

Después de ese día a los dos nos gusto y lo empezamos ha hacer cada vez que se podía, en otra ocasión les digo otras de las veces que lo hice con mi hermana.

Anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario