¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com a partir de las entradas anteriores al 15 junio 2021

jueves, 8 de julio de 2021

Mi pequeña lectora


Como una pequeña lectora y yo nos compenetramos tanto después de haber escrito un relato hasta que llegó el día sublime de conocernos y follar en todas las formas que habíamos deseado y fantaseado.

Tuve mis primeras experiencias incestuosas con mi hija y después de haber conocido la pagina de relatos, decidí escribir mi historia. Si alguien desea leerlas y saber mas sobre mí, antes o después de proseguir, este es el link donde se le encuentra.

https://www.imagenobscura.com/2021/07/mi-hija-me-sedujo.html

Pero vamos al tema de éste, después de haber publicado mi relato incestuoso recibí varios mails, algunos compartían experiencias, otros me pedían que les contará mas, no faltaban los morbosos que pedía les envíe fotos de mi hija, pero hubo uno que tomó toda mi atención, se trataba de una chica de un país lejano y en el que me decía textualmente lo siguiente:


"He leído tu relato de esa hija jovencita que calienta a su padre y le enseña el sexo y tu no sabes como me ha hecho excitar. Mi enhorabuena, está muy bien escrito. Tu relato me gustó tanto que lo he vuelto a leer varias veces, de verdad que es fantástico, me pone a mil y me hace poner mojadita cada vez que lo leo.

¿Si tienes algún otro relato me lo podrías enviar?. O mejor si me quisieras contar algo real y personal. Soy jovencita y todavía estudio. Si me contestas y me cuentas cosas de ti, yo también te contaré más cosas de mí. No se nada del sexo todavía, nada excepto lo que leído en unos cuantos relatos que he leído además del tuyo. Es el que más me ha gustado. Nunca había podido entrar en estas páginas web porque siempre me pedía una contraseña que estoy segura que ha puesto mi padre para que no entre yo en Internet y vea esas cosas que me interesan tanto descubrir, pero seguramente que esta vez mi padre se le olvidó de ponerla y me he puesto morada de tanto leer algunos de los relatos de esta página, por suerte incluido el tuyo.

Me gustaría que me contestases y que fuésemos amigos y nos continuásemos escribiendo y que me aconsejases en las muchas dudas que tengo. Yo no he visto nunca un pene levantado y duro, y últimamente tengo muchas ganas. Me gustaría mucho que algún hombre me lo enseñara. A mi no me gustan los chicos de mi edad porque los encuentro unos crios y me gustan los hombres mucho mayores que yo.

Estoy pensando en pedirle a mi papi que me lo deje ver como se pone levantado y grande, pero, aunque tengo mucha confianza con él, no me atrevo a pedírselo, pero quizás me atreva porque tengo muchas ganas.

También me gustaría saber qué se siente al hacer el amor y sentir esa cosa entrar entre mi rajita, pero eso todavía me daría miedo porque dicen que la primera vez duele mucho.

Aconséjame.

Tu amiga Annie"

El sólo hecho de leer su mail me produjo varios sentimientos, aparte que me excitó bastante al punto que se me erizó todo el cuerpo y sentía como iba lubricandome y se me paraba la verga, la sentí identificada con lo que experimentaba mi hija, la curiosidad, el deseo a ser poseída, su iniciación en el sexo, sus dudas y temores con relación a su Papá.

No tardé en responderle diciéndole mas cosas mías y que lo que había escrito era realidad y que me había gustado y excitado mucho leer su mail, también alabé que siendo jovencita tuviera tan buena redacción y por supuesto le daba mi sano consejo de que si le pedía eso a su Papá, tal vez se vea enfrascada en una situación incestuosa así que debía pensarlo mucho antes de averiguar que pensaba su progenitor. La respuesta no se hizo esperar, el segundo mail me decía:

"Me alegró mucho y me ha hecho poner muy contenta esto que dices que al leer mi mail se te erizó todo el cuerpo y que tuviste una gran erección

¿Tu relato es real?... ¡que hija tan atrevida tienes!... Yo también me atreví esta semana con mi Pa... Solamente tenía ganas de ver esa cosa de los hombres levantada y grande... y vaya si lo vi... hasta algo más que no sabía, ahora te cuento. Un día que mi madre había salido a comprar algunas cosas y mi padre se fue a duchar al cuarto de baño, me fui allí y cuando salió de la ducha allí estaba yo, decidida a pedirle que me lo dejase tocar y que me dejase ver cómo es cuando se levanta y se hace grande y me armé de valor y sin decir nada me giré hacia él y como no se había cubierto se la agarré con la mano diciendo:

- Déjame ver como crece, déjame ver como se hace grande.

¡Tenía tantas ganas! Pero él se quedó como atontado y sólo decía:

- Pero....pero.... pero... ¿que haces?... no puede ser..., no... suelta..., se tapó con la toalla y salió del cuarto de baño.

En los pocos segundos que la tuve en mi mano noté que crecía dentro de mi mano, sólo fue un poco, pero noté como si estuviera viva... no sé cómo explicarlo...

Me quedé con las ganas así que al día siguiente tuve otra oportunidad cuando mi padre se estaba duchando me fui al cuarto de baño haciendo ver que me lavaba las manos... hasta que terminó de ducharse y corrió la cortina.

Yo estaba dispuesta a todo para poder saber como es un pene "a tope", así que esta vez giré rápidamente y se la cogí y me la puse toda en la boca. Él se volvió a quedar sin reaccionar como la otra vez, sólo decía:

- Pero... pero...., ¡Qué haces!, ¡No!..., ¡suelta!..., ¿estás loca?... ¡VA A VENIR TU MAMÁ!....

Durante este tiempo le fue creciendo dentro de mi boca de forma que yo intentaba tenerla toda dentro porque pensaba que "chuparla" era sólo tenerla toda dentro de la boca, la saqué para no ahogarme y porqué quería verla.

Cuando la vi exclamé:

-¡Cómo te ha crecido!, ¡Que grande es!,

¡Nunca había visto algo así tan grande y bonito!. Si normalmente calculo que le mide unos 6 cm. en aquel momento calculé que mediría unos 14 ó 15 cm. Nunca me hubiese imaginado algo tan grande... y, además, estaba dura.

Me la volví a poner todo lo que pude dentro de la boca hasta que tocó al fondo de mi garganta otra vez.

-¡MMMMM!, siiii..., si..., - dijo él - pero... pero... esto no está bien... yo no debería permitirte... pero... ¡mmmmmmmm!

Me dijo: está bien, sólo un poquito más, ¡chupa aquí... en la punta,..., así, así... ¡Ahhhhhhh!..., mueve la lengua alrededor, mójalo bien... chúpalo... así, así... ¡ahhhhhhh! ¡que bieeeeeen!... y pronto empezó a mover mi cabeza subiéndola y bajándola un poco, haciendo que se deslizase entre mis labios entrando hasta el fondo. - Así..., así... ¡mmmmmm!...

Con mis 15 años ya había visto (y saboreado) algo que casi ninguna amiga de mi clase ha visto todavía.

Con los movimientos acelerados de sube y baja de mi cabeza empezó a decir:

-Así hijita mía, así, así... asiiii... ahhhhhhhhhh... YA ME VIENE..., YA ME VIENE... mi Pa... estaba disfrutando y me la metía toda hasta el fondo... de repente mi boca se llenaba de algo caliente que salía de su pene a borbotones, como si fuese un corazón palpitando dentro de mi boca, expulsaba un líquido que inundó mi boca. Yo dejaba escapar aquel líquido todo lo que podía por el lado de mi boca, bajaba a lo largo de todo su pene y de sus testículos y caía a sus pies en la bañera..., y también por mis labios y mi barbilla. Estaba muy excitada.

Cuando paró de salir aquel líquido de su pene comprendí que ya había terminado y ahora sí dejó que me la quitase de la boca, terminé de escupir lo que todavía me quedaba de aquel líquido, sin dejar de mirar aquel pene tan grande y hermoso, le dije:

- ¡Que grande!, ¿Es normal que se ponga tan grande? ¿Todos los hombres lo tienen igual de grande? -y él me respondió:

- Pues el mío es más bien pequeño. Hay muchos hombres que lo tienen mucho más grande...

Yo intentaba imaginarme algo más grande que aquello y no podía ni pensarlo...

Me hizo jurar cientos de veces que no le diría nada a mamá ni a nadie y también me dijo que... que aquello no debería haber ocurrido, que el sexo entre familia se llama incesto y que está mal... que no sabía cómo había permitido que ocurriese... que había sido débil, pero que no había podido resistirse ante tanta excitación...

Pero no dijo nada más. Yo me lavé "la leche" que todavía me caía por el labio inferior y la barbilla y mi padre se volvió a lavar en la ducha.

Me fui a mi habitación y me masturbé, me puse muy mojada y excitada y enseguida tuve un orgasmo como nunca había tenido.

Tengo muchas ganas de hacer el amor pero estoy indecisa, por una parte pienso que es una cosa mala, pero por otra pienso que no hay nada de malo en que sea él quien me lo enseñe todo, creo que es igual de malo que si lo hiciese con alguien de mi edad a escondidas. ¿No crees?

Me gustaría hacer lo que he leído en los relatos, pero tengo un poco de miedo a la penetración, sobre todo la primera vez porque dicen que duele mucho, además, tengo curiosidad por saber qué se siente. ¿Tu qué me aconsejas que haga si me lo pide algún día?

¿Podrías hacerte una foto de tu pene tieso y enviármela?... Me gustaría mucho. Aunque ahora ya he visto el de mi Pa... y me pareció muy grande, según dices en tu relato que el tuyo mide 17 cm... ¿es eso verdad?... ¡debe ser enorme!.

Tu amiga Annie

Ya se imaginan como quedé de mojado, erecto, excitado y emocionado que una chica de 15 años me describiera con tanto detalle lo que había hecho esa primera vez. Sin pensarlo más ese fin de semana cuando salí a cenar con mi compañera incestuosa, la convencí para que durmiera conmigo, poco a poco empezaba a calentarla mientras ella me decía:

-Tengo ganas, pero creo que algo está mal … tú eres mi Padre y no debería ser así. Se iba desanimando por momentos mientras me decía que mejor se iba a su casa, así que no tuve mejor idea que mostrarle el mail que mi amiguita había escrito. Lo leíamos juntos mientras la iba acariciando y dándole unos besos en su orejita.

-Pa… -me dijo- ¡Qué alivio! ¡Yo pensé que éramos los únicos! Al terminar de leerlo, ya le había quitado la blusa y ella me dijo.

-Tu amiguita si que es bien atrevida, yo nunca te la he chupado y no sé que me da… tal vez sienta asco pero vamos a probar, así que me paré mientras ella seguía sentada, ella notó el tremendo bulto y exclamó.

-¡Huy…se te va romper el pantalón! … Sonrió coquetamente y me desabrochó la correa, bajó mis calzoncillos y salió el enorme bulto, mi hija lo cogió con las dos manos y empezó a tratar de chuparlo, pero pronto desistió diciéndome que sentía nauseas. No la dejé seguir y nos desnudamos totalmente, luego le dije que lo hiciéramos como solíamos, sólo que esta vez me senté en la silla y con ella dándome la espalda le dije que se sentara encima de mí, así se fue introduciendo toda mi verga mientras yo la cogía de la cintura.

-Aaahhhhh…..aahhhh!!! así así….así… hasta que la penetré toda, Aaaahhhh !!!! le besaba el cuello y le acariciaba sus redonditos senos, ella gemía y nos movíamos acompasadamente.

-Aaaahhhh !!! me vengo…me vengo!!!

-Sigue Pa…sigue… no te vengas todavía aaahhhhh!!!!

Logré contenerme, nos levantamos y nos fuimos a la cama donde ella se puso encima de mí, nuevamente se lo introduje todo mientras ella trenzaba sus piernas con las mías (nuestra pose favorita), después de un pequeño vaivén gritando y gimiendo llegamos al clímax, mi leche y sus jugos empaparon nuestros sexos y la sabana, luego ella quedo echada sobre mí… diciendo

-¡¡¡Que rico!!! Aahhhh!!! Yo estaba exhausto y agradecido con el maravilloso mail de mi amiguita Annie.

No tarde en volver a escribirle contándole lo bien que la había pasado gracias a su mail.

A los pocos días recibí respuesta:

"Esta semana pasada he sido la mujer más feliz del mundo. Primero por lo que me has contado que pudiste hacer con tu hija gracias a mi mail, me gustaría que me des su mail, creo que podríamos ser buenas amigas y ella podría aconsejarme a la vez que intercambiamos experiencias. Y segundo por lo que te cuento de lo que ocurrió la semana pasada que disfruté tanto con quien tú ya sabes: 

Estaba sola en casa, me duché me puse unas braguitas y una bata y me fui a mi habitación a hacer deberes del cole Al cabo de poco rato llegó mi Pa... y vino a mi habitación, se me acercó muy tímidamente y me dijo:

-Hija mía... lo que me hiciste el primer día al salir de la ducha... me hiciste disfrutar más que nunca en mi vida..., muchísimo… .me siento en deuda contigo, y ahora a mi me gustaría hacerte disfrutar a ti de la misma manera que lo hiciste tu conmigo. me dijo:

- Échate en tu cama, y. yo, sin saber que quería, así lo hice, aunque tenía miedo porque creía que quería follar conmigo y esto me daba mucho miedo. Sabes que lo deseo mucho, pero tenía miedo, pero le obedecí, Se acercó a mí y empezó a desabrochar mi bata empezando por los botones de arriba. Cuando mis pechos quedaron al descubierto empezó a tocármelos y a besármelos... y lamerlos... y chuparlos. Yo estaba nerviosa, pero me gustaba... con la
otra mano y sin separar sus labios de mi piel, fue bajando con besos suaves por mis costillas, mi barriguita, hasta llegar a las braguitas, las cuales fue bajando hasta encontrarse con los primeros pelillos. Entonces me las cogió por los dos lados con las dos manos y me las fue bajando hasta que. mi coñito quedó al descubierto, miró y dijo:

-¡Pero que preciosa! ¡Como ha crecido mi niña! Y empezó a besar la parte interior de mis piernas, subiendo hasta que fue directamente al centro, poniendo su lengua en medio de mi rajita. Con una mano me tocaba los pechos y con la otra me frotaba alrededor de mi sexo, por encima de los pelillos. Noté su lengua húmeda que se movía desde la parte más alta hasta la más baja haciendo que mi rajita se abriese lentamente a su paso, metiéndola cada vez
un poquito más. A mí me gustaba muchísimo, ¡no me lo hubiera imaginado nunca! Pero notaba
que a él también le gustaba hacérmelo porqué todo el rato le oía decir:
mmmmm!!!... mmmmmmmm!!!... ¡que ricaaaaaa!!!..., metió su lengua lo más que pudo, yo noté como entraba la puntita en mi interior que en ese momento estaba muy mojada. Yo estaba super excitada y solamente decía asiii, asiii..... más... más papaito... más... un poquito más... Separé mis rodillas y empecé a moverme como si quisiera que me la pusiera más y más, entonces empezó a mover su lengua alrededor de mi botoncito. Yo disfrutaba al máximo, estaba enloqueciendo de tanto placer..Me dijo:

- ¿te gusta esto?...

- Siii, siiii, respondí yo, no pares..., no pares..., más..., más..., por favor...

Estaba a punto de llegar al orgasmo… No sé que hacía, quería verlo pero su cabeza estaba tan pegada a mi que no podía verlo, yo disfrutando como una loca, entonces, cuando tuve mi orgasmo grité tan fuerte que tuvo que taparme la boca con una de sus manos para que no nos oyeran los vecinos. Me incorporé y le desabroche el pantalón y no pude resistir aquella tentación tan grande y me puse su polla dentro de mi boca. La excitación de mi padre era tan grande que nada más ponérmela en la boca ya empezó a salirle su lechita. Estaba tan excitada... tan enloquecida... que me tragué toda su leche sin darme cuenta. Cada vez me gusta más. Fue genial.. Estoy muy contenta porque Pa... ya no ofrece resistencia a dejarme jugar con su cosa, sino que ese día incluso fue él quien vino a mí. Creo que a partir de ahora tendremos más confianza para pedirle que me haga más cosas... Lo deseo y creo que la próxima vez se lo pediré."

 

Tuya Annie

Se me volvió un vicio esperar y leer sus mails, los cuales resultaban mucho más excitantes que cualquier relato que pudiera haber escrito y como no vivo con mi hija, a veces me daba unas grandes corridas después de leerlos. Luego cuando se presentaba la ocasión mi hija siempre me preguntaba por aquella amiguita, así que le di su mail, pero luego me contó que desistió en escribirle porque lo nuestro debía ser totalmente secreto. Leía los mails que ella me enviaba y terminábamos haciéndolo de mil formas y poses.

También aproveché para tomarle unas fotos a ella y a mi verga erecta. Le envié solo las segundas. Nuevamente le escribía a mi amiguita contándole lo que nos ocurría, hasta que llegó el siguiente:

"Cuando leí tu mail y especialmente cuando vi las fotos que me enviaste también me puse muy contenta y quedé embobada mirándolas, era tu cosa... entonces sentí como un escalofrío que recorrió todo mi cuerpo... una cosa que nunca había sentido...

Tu cosa es preciosa, es igualita que la de quien tu ya sabes... quizá la tuya sea un poquitin más grande y gruesa, pero tiene la misma forma... ¡Que ganas me entraron de chupártela o de que llegase mi Pa... para chupársela a él!... pero no pudo ser aquel día... me hiciste poner muy mojadita enseguida y tuve que contentarme yo solita...

Tengo muchas ganas de hacer el amor, tengo ganas de sentir el pene entrando dentro de mi rajita, pero tengo miedo al dolor y a perder la virginidad porque dicen que duele mucho. ¿Que duele más, por la rajita cuando se pierde la virginidad o por el culito?, Porque dicen que también se puede hacer por el culito ¿no es verdad? ¿Se lo has hecho a ella alguna vez por detrás? ¿Qué me aconsejas, que no lo haga todavía y espere más adelante, o que le pida que me lo haga? Y si me decido a hacerlo... ¿qué le pido, que me lo haga por delante, o por detrás?... ¿o no le digo nada y cuando quiera hacermelo que me lo haga por dónde él quiera?
Me gustaría que me lo hicieses tú, pero... ¿no crees que antes de hacerlo con alguien como tú, con una polla tan grande sería mejor que para empezar me lo hiciese mi Pa.?... y además estoy segura de que me lo haría con mucha delicadeza para no lastimarme Si algún día tuviésemos la oportunidad de hacerlo tú y yo, ¿verdad que me perdonarías y no te sabría mal que ya lo hubiese hecho antes con mi Pa...?"

Annie

Le respondí diciéndole que la decisión estaba en ellos, y a juzgar por lo que ya había ocurrido, estaba seguro que faltaba poco para que perdiera la virginidad. Tal como lo presagié llego este mail:

"Estoy contentísima, esto del sexo es lo mejor del mundo... No se como pueden haber mujeres que digan NO al sexo con un hombre... si eso que tenéis los hombres es una fuente de dar gustito extraordinario a las mujeres. Me gustaría estar con eso vuestro todo el día, a todas horas, tenerlo en la mano, en la boca... en... mi cuevita... SI, sí... por fin ya la he tenido dentro de mi coñito. Ya llevaba muchos días sin tener ocasión de estar a solas con quien tú ya sabes... ni tan solo había tenido tiempo para hacerle ni una sola mamada... pero por fin tuve una oportunidad que fue perfecta.. Fue sensacional... fabuloso... me dolió un poco, si... al principio bastante, cuando empezó a entrar dentro de mí y luego un poco más adentro cuando perdí la virginidad... pero después... ¡Oh! ¡Que gustito que me dio!... me olvidé por completo del dolor!, Aunque todavía ahora me duele un poquito. No sé si hubiese podido hacerlo contigo, tú la tienes más grande que la de Pa... Él lo hizo muy delicadamente, me imagino que tu también me lo habrías hecho todavía con más delicadeza, bueno, ahora te lo explico más detalladamente:

 Estaba dispuesta a follar por primera vez en mi vida con la persona a quien más amo, quería saber qué se siente follando de verdad y, además, quería que mi padre sintiese el placer de follarme así que le dije:

-Me has hecho disfrutar mucho, ahora quiero que disfrutes tu; tengo muchas ganas de que me la pongas dentro... quiero que me folles... quiero sentir como esto tan bueno entra todo dentro de mí... quiero notar como disfrutas tú follándome y quiero que seas tú el primero en hacérmelo... ¿verdad que me lo harás con mucho cuidado? Él me contestó: ¿de verdad?, ¿No quieres guardar tu virginidad para entregarla a tu novio en el futuro?

-No -dije yo- Quiero dártela a ti... y quiero dártela ahora mismo. Me dijo que sería el hombre más feliz del mundo haciéndomelo... que no me preocupara, que lo haríamos con cuidado y que me gustaría Me empezó a besar y chupar mis pechos y después fue bajando sus labios lentamente, desde mis pechos hasta mi conchita... La rodeó de besos y más besos, acercándose cada vez más y más al centro... separó un poco los labios de mi concha e introdujo su lengua recorriendo todo el interior de mi sexo... a veces frotaba mi clítoris con su lengua húmeda... a veces introducía todo lo que podía su lengua dentro del agujerito de mi vagina. ¡Dios mío! ¡Que gustito! Estaba a punto de llegar al orgasmo. Entonces paró y subió su boca de nuevo a mis pechos y agarrando con una mano su pene lo encaró al centro de mi rajita. Yo, sabiendo que había llegado el momento abrí mis piernas lo máximo que pude, estaba un poco nerviosa, pero muy excitada y muy mojada. Me tranquilizó y me dijo que me relajara y que cerrara un poco las piernas ya que así en aquella posición tan forzada todavía me ponía más tensa. Entonces me hizo separar y levantar ligeramente las rodillas abriendo solamente un poquito mis piernas y cogiendo con su mano la polla frotó con la punta por toda mi conchita, repartiendo bien el líquido que salía de mi conchita y al mismo tiempo frotándome con la punta de su polla mi clítoris y besándome los pechos, hasta que estuve tan excitada y que estando a punto de tener otro orgasmo le pedía que me la metiera ya, que la deseaba tener dentro ¡CLÁVAMELA YA... CLÁVAMELA YA... PONMELA DENTRO...! La tenía super dura, a punto de estallar, me la puso a la entrada de mi cuevita y fue empujando, noté como poco a poco mi agujerito se iba ensanchando hasta tener la anchura de su cabeza. Mientras no podía contener su placer y decía: Ahhhhhhhh!, Así hijita mía, asiiiii... Un poquito más.. Ahhhhhhhhhh! ¡Ya entra! ¡Que gustito me das hijita mía!... yo también te daré gustito a ti, amor mío.. Costó un poco pero al final entró toda la cabeza. Me preguntó si me dolía y le dije que un poquito pero que me gustaba, que notaba como tenía algo muy grande dentro de mí, que estaba muy ajustada, pero que me la metiera más. Que la quería toda dentro.. ¡MÁS... MÉTELA TODA... LA QUIERO TODA DENTRO...! Me la fue introduciendo unos centímetros más hasta que llegó a mi himen virgen y yo de repente di un grito de dolor y me encogí tensando mi cuerpo y haciendo que retrocediera algún centímetro. Le dije que me dolía... entonces se detuvo un ratito tranquilizándome, haciendo que me relajara, chupaba mis pechos pero sin terminar de sacar el capullo. Cuando al cabo de un ratito se dio cuenta de que mis músculos se habían relajado y ya no estaban tan tensos, de nuevo se apoyó por completo sobre todo mi cuerpo y besándome de nuevo apasionadamente y agarrándome por los hombros me hundió de una sola embestida toda su polla, hasta que sus testículos quedaron apoyados en la base húmeda de mi concha. Di otro grito ahogado por el beso. Entendió que me dolía... pero... ya estaba hecho.

Entonces se detuvo de nuevo un momento y me dijo que ahora ya estaba, que ya no me iba a doler más, que a partir de aquel momento ya sólo me iba a dar gustito y empezó a moverse sacándola y metiéndola poco a poco... por fin me estaba follando por primera vez. Al cabo de un ratito me preguntó si todavía me dolía tanto y le dije que no, que sólo un poquito y que empezaba a notar un poco de gustito.

Creo que llevaba cerca de diez minutos más o menos cuando ya me empezó a dar placer de verdad como si ya tuviese el orgasmo y le pedía

-Así papaíto, así... Más, más... la noto toda dentro mío,... disfruta papaíto, disfruta conmigo... ¡uy, que grande la tienes!..., me llena toda... así me gusta así... Ahhhhhh! Ahhhhhh! Ahhhhh!, no pares papá !, no pares! Ahhhhh!... papi... papiiiiiiiii... Yaaaaaaaaa...

Me estaba viniendo el mayor orgasmo de mi vida... ¡aquel sí que era el mejor de mi vida! ¡Fue maravilloso! ¡Que bien, ahora ya me siento como una mujer!. Me ha gustado mucho, mucho, ya sabía que la primera vez me dolería mucho, incluso pensaba que me dolería mucho más. Me había imaginado desde hacía mucho tiempo que sería algo así, pero no me imaginé que al final terminara gustándome tanto.

Me imaginé que estaría muy manchada de sangre, pero apenas sacó su pieza estaba un poco teñida de color rosa Ahora no hago mas que pensar en aquello y ando todo el día con las braguitas mojadas, y también pienso mucho en ti, no sé si será dentro de unos meses, un año, dos... tres..., pero sea cuando sea, cuando pueda, pienso ir a tu país a verte y pienso hacerte feliz chupando tu verga todo lo bien que sepa y dejándote que me penetres con tu verga tan grande. Hasta entonces no pienso hacer el amor con nadie más que con Pa.. y tú serás el único además de él que entre dentro de mi. Te agradezco mucho que me lo hayas explicado y todo lo que haces por mí. Algún día te lo agradeceré. Lástima que no vivamos cerca el uno del otro. ¿No podrías venir a mi país aunque fuese por unos días? Yo estoy pensando en visitar tu país. De momento no lo veo posible, pero estoy segura que algún día iré, no sé si será dentro de un año... o de dos... o tres... o más, pero algún día iré y pienso darte todo el gustito que pueda darte haciéndote lo que hago con quien tú ya sabes... y obedeciéndote y dejándote que me hagas lo que más te apetezca, porque eres muy bueno conmigo y me siento en deuda contigo y quiero recompensarte."

 

Tuya Annie

Por cuestiones de anonimato yo le había mentido con relación al país donde vivo, continuamente nos escribíamos intercambiando experiencias, fotografías y hacíamos planes para conocernos, finalmente me dijo que hiciera las averiguaciones de pasajes y estadía porque pensaba viajar en sus vacaciones escolares junto con una amiga. Ella vendría porque yo no podía viajar a su país por mi trabajo. Ya que ambos nos habíamos sincerado y contado de todo, y con la tremenda ilusión y cariño, hasta podríamos decir amor que sentíamos, le escribí diciéndole la verdad sobre mi lugar de residencia…. y ¡¡¡vaya sorpresa!!! Ella también, guardando el anonimato, no había dicho la verdad. Supuestamente estábamos en distintos continentes, pero al sincerarnos estábamos mas cerca de lo que habíamos pensado.

Los dos éramos del mismo país pero vivíamos en diferentes regiones. En lugar de molestarnos por habernos mentido mas bien nos alegramos de estar tan cerca. Fue más fácil planificar nuestro encuentro y llegó el momento que con tantas ansias esperamos. Nos reunimos en otra ciudad donde nadie nos conocía, por lo tanto ya no tuvo que estar con su amiga ni yo preocupado de mi hija, a quien le dije que haría un viaje de trabajo. Conocerla, fue conocer el amor que mi esposa maltrató, era una chica muy carismática, preciosa, alegre, muy inteligente y si bien no tenía grandes senos, los tenía bien formaditos, al igual que unas caderitas de ensueño y una esbeltez al caminar. Su pelo largo, medio rizado y castaño oscuro le caia de maravilla sobre sus hombros. Las fotos que me había enviado solo mostraban parte de su angelical rostro. ¡¡¡Me sentía en el séptimo cielo!!! Estar a su lado me hacía sentir el rey del mundo, además de que el mundo recobraba alegría y yo me sentía mas joven. No escatimé en gastos para hacerla sentir como toda una reina. Cuando había gente cerca de nosotros nos tratábamos como tío y sobrina o de acuerdo al caso como padre e hija, la similitud en nuestros rasgos como color de piel y cabello hacía viable que se pensara que éramos parientes haciendo turismo. En el hotel donde nos hospedamos dijimos ser padre e hija, y como la gente ve muchos turistas en esa ciudad se veía de lo más normal.

Esa primera e imborrable noche dimos rienda suelta a toda la lujuria posible. Lo primero fue fantasear a que éramos padre e hija, ya solos en la habitación la cogí desprevenida y la puse boca abajo sobre mis rodillas y le empecé a dar de nalgadas por "haberse portado muy mal y no haber hecho sus tareas" para después empezar a frotarle sus nalguitas por la tanda que le había dado. Fue genial, magnifico y maravilloso, cualquier adjetivo queda chico con lo que pasó esa noche. Ella me dio unas mamadas tremendas hasta dejarme sin leche, después de recuperarme le comía su coñito y la hacía delirar, la penetré en varias posiciones y ya casi amaneciendo y por primera vez en mi vida le di unos besos en su anito hasta que también la clave haciéndola gemir y gritar, que delicia de mujer, que chiquilla para rica, tanto así fue ese primer encuentro que después de dormitar unas pocas horas, seguimos follando hasta pasado el mediodía. Solamente cuando sentimos que ya no podíamos más decidimos salir a buscar algo que comer. Afuera la ciudad seguía su ritmo turístico mientras que nosotros regresábamos al hotel donde seguíamos encerrados. En cierto momento tuvimos que fingir un malestar causado por el clima para no despertar sospechas, pero mejor aún decidimos cambiarnos de alojamiento cada día, así que en el nuevo hospedaje era como que recién hubiéramos llegado de viaje. Fue toda una maravillosa semana y cuando ya tuvimos que regresar a nuestros hogares no podíamos hacerlo, estábamos totalmente enamorados y encandilados que decidimos vivir juntos, pero poniendo los pies en la tierra no se podía porque su familia la hubiera buscado, yo me habría quedado sin trabajo y si se enteraba su familia, semejante lío el que me hubieran hecho. Tuvimos que despedirnos casi sollozando pero la cercanía ha hecho que incluso los fines de semana yo viaje 8 horas adonde ella vive con tal de verla un momento y escabullirnos a un bosque o si se puede algún alojamiento, para sentir sus mamadas y luego penetrarla por delante y por atrás. Reflexionando un día con ella le dije que iba a escribir nuestra historia para gozo de los amigos que conocimos en esta pagina donde por un relato nos pudimos conocer.

Annie, te quiero y deseo más de lo que puedas pensar.

FIN

Por Rod

No hay comentarios:

Publicar un comentario