¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

AVISO IMPORTANTE ¿Deseas bajar las películas del blog con fecha anterior al 15 de junio 2021? La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com. ¡Recuerda entradas anteriores al 15 junio 2021!

Aquí puedes buscar dentro de imagenobscura, si no encuentras lo que necesitas pídelo en el chat

viernes, 8 de diciembre de 2023

Los deseos de mi padrastro, Parte 4


Mi marido se fue más rápido que de costumbre esa mañana. En mi cama toqué mi entrepierna y aún podía sentir todo lo que había vivido la noche anterior.

Cuando miro el celular tenía un mensaje de Carlos

-Hola bebe buen día-

-Hola papi-


-Que rico fue hacerte mía anoche-

-Rico pero peligroso-

-Acostúmbrate porque conmigo va a ser así, hoy te tengo una sorpresa, te espero a la noche en casa para comer y ya sabes que tienes que darme-

Esa noche fui a lo de mi madre a cenar como habíamos quedado. Mi marido dijo que no podía asistir porque tenía un cumpleaños y me envió un vino para dárselo a Carlos a modo de disculpas.

Llegue nerviosa a lo de mi mamá, no sabía con qué me iba a encontrar.

Carlos estuvo como siempre, fue amable, pero distante, no podíamos levantar sospechas.

En un momento mi madre se pone a hablar por teléfono con una amiga en su pieza mientras se hacía la comida. Carlos aprovechó, se acercó y me beso.

-Papi es peligroso- dije

-Papi tiene ganas de su bebe- y automáticamente comenzó a tocarme por debajo de mi pollera.

Los dedos de Carlos entraban y salían de mi vagina

-De verdad, por favor frena –

Carlos reía.

-¿Te gusta?-

-Mucho-

Saco los dedos, desabrochó su pantalón y me puso su pene en la boca.

-Chupa bebé –

Me la metí entera, estaba durísima y muy gorda. Sentía miedo, pero al mismo tiempo placer. Estuve chupándosela por apenas unos minutos, Carlos miraba que mi madre no viniera.
Freno de golpe, se cerró el pantalón y salió al patio. Unos minutos después mi mamá estaba en la mesa nuevamente hablando conmigo como si nada.
Terminamos de cenar y dije que tenía ganas de comer helado.

-Vamos a comprar si quieres- dijo Carlos

Mi madre apoyó la idea.

-De paso te llevo a tu casa así no andas tarde en la calle-

Saludé a mi mamá con la promesa de enviarle un 1/4 de helado. Salimos. Apenas doblamos la esquina Carlos llevo otra vez su mano a mi entrepierna. Deje que me sobara a su gusto, me gustaba mucho sentirlo.

-¿El cornudo está en tu casa?-

-Está en un cumpleaños, llega tarde –

-Mejor por qué papi quiere cogerte-

Quince minutos después estábamos en casa. Cruzamos la puerta y Carlos me levanto la pollera para darme una nalgueada.
Me llevo a mi pieza, y una vez adentro me tiró en la cama.
Levanto mi pollera, corrió mi bombacha y me empezó a lamer la vagina.
Su lengua estaba caliente y me hacía gemir.

-Te voy a coger toda hoy-

Levanto mi remera, mordió mis tetas y desabrochó su pantalón. Su pene estaba más grande que de costumbre. Entro. La pija de Carlos era hermosa, entraba y se amoldaba muy bien a mi. A mí me encantaba tenerla toda adentro.
Me embestía con hambre, con ternura, con ganas.
Coger en mi cama matrimonial me volvía loca.
Levanto más mi cadera y se arrodilló para entrar más adentro. Sus manos apretaban mis pezones hasta hacerlos doler

En eso sonó mi teléfono.

-Atiende – me dijo

-Hola- dije queriendo disimular. En eso el freno y me cogía más suavecito.

-Amor voy a llegar más tarde, ¿Estás bien?-

-Si amor, llega tranquilo –

Carlos sonreía. Su pija entraba y salía de mí. Era desesperante.

-Pasa que hace mucho no veo al grupo y quiero divertirme un rato más-

No lo escuchaba, las olas del orgasmo estaban por inundarme.

-Está bien amor- y la voz se me entrecorto, el orgasmo iba a llegar

-Eri ¿Te pasa algo?-

-No, me hice mal el pie con la puerta, diviértete amor. Un beso-

-Un beso, hermosa –

El orgasmo me hizo explotar, gemí como hacía años no lo hacía, estaba desbordada de placer y deseo. Mi cadera atrapaba las piernas de Carlos y mi vagina devoraba su pene.

-Si putita acaba para mí-

Quedé exhausta en la cama.

-¿Así que el cornudo viene más tarde? Lástima que papi se tiene que ir. ¿Me conseguiste lo que te pedí?-

Y le di la copia del juego de llaves de mi casa.

-Ahora si eres toda mía Eri-

El juego con Carlos se iba a poner más peligroso todavía.

Por Nenadepapá

Las primeras 3 partes las puedes leer en la revista de diciembre del 2023

No hay comentarios:

Publicar un comentario