¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

AVISO IMPORTANTE ¿Deseas bajar las películas del blog con fecha anterior al 15 de junio 2021? La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com. ¡Recuerda entradas anteriores al 15 junio 2021!

Aquí puedes buscar dentro de imagenobscura, si no encuentras lo que necesitas pídelo en el chat

jueves, 8 de abril de 2021

Juego de prendas


Capitulo 1

Hola amigos, antes que nada quiero hacer notar que no soy escritora profesional, ¿Ok? por si notan una que otra falta de ortografía por ahí, o de continuidad, me perdonen. También quiero hacer notar que este es un relato TOTALMENTE VERIDICO; y digo esto porque luego hay ciertos relatos que dicen ser reales y la verdad es que no lo son. Bueno después de este rollo introductorio empezaré.

Mi nombre es Laura, tengo 16 años y lo que me pasó fue hace no más de un año. Tengo un hermano que se llama Julián que tiene 19 años, vivimos con mis papás, y pues en la casa somos 4. Digamos que es una familia común y corriente, vivo en Toluca, Estado de México. Realmente todo comenzó cuando mis papás recibieron la noticia de que mis tíos nos invitaban a su casa de Cuernavaca, esto fue para época de Diciembre, por lo que mi papá pidió tan sólo un día en el trabajo y pues mi hermano y yo como andábamos de vacaciones pues era un momento ideal, ya tenía bastantes años que no salíamos fuera de Cuernavaca, debido a que mi papá trabajaba muchísimo, bueno creo que no porque el quisiera, sino porque no le quedaba de otra. Yo estaba emocionada porque iríamos a un lugar donde siempre hace calor, yo creo que por eso a Cuernavaca le dicen el Lugar con la Eterna Primavera, o algo así, ya que aquí en Toluca por esas fechas hace un frío del demonio.

Total que para no hacerles larga la historia salimos un jueves por la tarde, cuando llegamos creo que después de 2 horas mas o menos, ya estaban nuestros tíos ahí, y cual fue mi sorpresa que a parte estaba mi primo Roberto de 14 años, mi prima Isabel de 18 años y un amigo de mi primo y una amiga de mi prima, que en ese momento no sabía sus edades. La verdad es que mis tíos tienen bastantito dinero, y pues su casa de Cuernavaca era realmente hermosa y grande, bueno con decirles que tenía alberca (piscina). Cuando llegamos nos recibieron super bien, y ya tenían el asador lleno de carne (mmm que rico), imagínense el asador junto a la alberca en la sombrita con una rica michelada (cerveza con limón)… ja, ja… seguro ya los antojé…


Como ya estaba la comida, realmente no nos cambiamos en mi familia, y como estábamos en la sombrita pues no era necesario. Mis primos y amigos estaban un poco mas cómodos. Digamos que los adultos se sentaron juntos (mis papás con mis tíos) y nosotros los chicos (por así decirlo) nos sentamos juntos, ahí empezamos a comer y de hecho empezamos también a tomar cerveza, todos, ya que como estábamos en familia me dejaban tomar cerveza al igual que mis primos, por lo que mis papás pensaron que no había problema con tomar cerveza. Empezamos a platicar de cosas triviales y sin importancia, mi prima nos presentó a mi hermano y a mi a su amiga que se llamaba Edith (que tenía 17 años) y mi primo nos presentó a su super amigo Jacobo que tenía 15 años.

Así empezamos a comer y a platicar, seguimos tomando más cervezas debido al calor que hacía. Cuando acabamos de comer todos los primos (así les digo a nosotros los chicos) nos metimos a la casa y mi primo sacó un juego de mesa, de hecho era el Maratón (No se si lo conozcan, pero bueno para quienes no lo conozcan les diré que el juego trata de preguntas de todo tipo (aunque más del tipo científicas), así que básicamente es un juego de conocimientos, y pues el que conteste correctamente va avanzando las casillas). Al principio nos dio un poco de flojera jugarlo, pero como no había otro juego en la casa y estábamos cansados después de la gran comida que nos comimos pues lo jugamos. Empezamos a jugarlo, entonces mi primo se paró de donde estábamos y fue a la cocina, cuando regreso trajo una botella de tequila y seis vasos tipo “caballitos”, nos dijo que para hacerlo más interesante cada vez que alguien no contestara correctamente iba a tomarse un vasito de tequila entero. Imagínense!! Al principio yo le dije que estaba loco, que íbamos a acabar super borrachos todos, pero me dijo: ¿Bueno, y ? Digo.. nadie va a salir de aquí o a manejar o algo.. digo si nos ponemos así ¿Qué tiene de malo? Entonces mi hermano dijo: Pues sí, suena bien, no perdemos nada; a parte de todo es un buen tequila. Yo en mi interior pues como que dudaba de ello, pero también una parte de mí me decía que no perdía nada con hacerlo, y era una buena ocasión para saber lo que era una borrachera, digo realmente nunca me había puesto borracha antes, si había tomado pero poco. 

El amigo de mi primo preguntó: ¿Y tus papás saben que agarraste esta botella de tequila? Mi primo respondió que no, pero que ni cuenta se iban a dar pues habían varias de ellas. Total que seguimos jugando y a todos nos tocaban preguntas medio difíciles; el primero en perder fue precisamente mi primo y el sin dudarlo y para poner el ejemplo yo creo, se hizo el macho y agarro se sirvió en el vaso y se lo tomó de un solo trago, y dijo: Bueno continuemos… después seguimos y me tocó a mi, mi primo luego luego sirvió el vaso y me lo dio, yo le dije que no me agradaba mucho el tequila, pero todo mundo dijo que no fuera una ñoña (cortada) y me lo tomé al estilo de mi primo.. cuando me lo tomé empecé a toser… me ardía la garganta!!! Sentía caliente mi garganta!!! Sólo alcance a decir: Agghhhh!!! Sinceramente no me había gustado en lo absoluto el sabor, se me hacía muy fuerte. Y luego mi tonto hermano me empezó a agitar a cabeza de un lado a otro, lo que hizo que me mareara un poco.

Así seguimos todos, y a todos les tocaba su ración de tequila. Con decirles que ya hasta lo tenían en un solo vaso preparado, ya ni siquiera era un vaso para cada quien. Yo después del tercero como que ya no me sabía tan fuerte, yo creo que mi garganta se acostumbró al sabor fuerte. Entonces se oyeron las voces de mis papás y tíos que se acercaban, a lo que escondimos los vasos y la botella abajo del sillón, pues estábamos jugando en el suelo en medio de la sala. Nos dijeron que iban a salir ellos (o sea los grandes) a una discoteca y que iban a llegar algo tarde. 

A lo que respondimos que no había problema. Mis papás se percataron que andábamos medio mareados y tomados, y nos dijeron que ya no tomáramos mas cervezas ya que habíamos tomado bastante en la comida. Yo creo que ellos pensaban que era lo único que habíamos tomado.. Ja, ja… Entonces se fueron y nos dejaron solos a nosotros. Seguimos jugando y yo creo que ahora mejor que antes pues nos sentíamos más libres que no estuvieran nuestros papás, en esos momentos no me acuerdo quien iba ganando, creo que íbamos muy parejos, es decir casi nadie respondía las preguntas…. Ja, ja… Y no es que fuéramos unos ignorantes sino que a parte aunque nos tocara cierta pregunta, el que leía la pregunta tomaba otra de la misma tarjeta que fuera más difícil de responder, para que así no contestáramos y tomáramos el tequila. Ya el tequila estaba a punto de acabarse.. Imagínense a que grado estuvimos tomando y a parte como se diría aquí en México, las tomábamos de “hidalgo” es decir, rápidamente. Mi hermano entonces dijo que ya se estaba acabando la botella y le dijo a mi primo que fuera por otro “suplemento”. Pero nosotras las mujeres respondimos que ya no, que ya habíamos tomado un buen. Y era cierto.. ya andábamos más que “happys”, entonces mi hermano dijo algo que nunca creí que hubiera salido de su boca: Ya sé..!! Ahora quien pierda va a donar una prenda. 

Algunos se empezaron a reír de ese estilo de risita nerviosa. Yo le dije: ¿Una prenda? ¿A que te refieres? A mi primo se le estaba iluminando la vista.. de hecho a los hombres mas bien, quien sabe que pasaba por sus mentes cochambrosas. Entonces Edith dijo: Sí mira: Cada vez que alguien no conteste donará algo que traiga puesto y se deshará de algo. Yo y mi prima dijimos casi a la misma vez que estaban locos y que ni de broma lo haríamos. Entonces (sobre todo los hombres) empezaron a decir que éramos mala onda, y ya saben cosas parecidas haciendo que una quedara mal. Entonces Edith me secreteo al oído: Mira, no perdemos nada, a parte podemos empezar con cosas que traemos nosotras las mujeres como el anillo, el collar, etc, en cambio los hombres pues no traen tantas cosas como nosotras, ellos acabarían sin cosas antes que nosotras y entonces ellos cancelarían el juego ¿Me entiendes? A lo que le dije: Pues si verdad. Entonces mi hermano agregó a todos: A parte ustedes las mujeres cuando quieran pueden decirnos que ya no continúa el juego, ¿Esta bien? Entonces todos como que nos quedamos viendo, y dijimos, que estaba bien. Yo tenía mis dudas, pero como traía alcohol por todas mis venas y como andaba medio “feliz” pues me dije: Total, no pierdo nada. A parte aunque ya era de noche hacía bastante calor, y deshacerme de algo me refrescaría.

Fue así como empezamos con las nuevas reglas.

Les voy a decir como estábamos acomodados: Yo, mi hermano, Roberto, Isabel, Jacobo y Edith, las preguntas las realizaba la persona del lado derecho, estábamos en círculo y para que se den una idea yo tenía a mi lado derecho a mi hermano, del lado izquierdo a Edith y de frente a Isabel.

Mi hermano dijo: Bueno, y a todo esto ¿Quién sigue? Entonces Laura dijo creo que sigues tú de hecho. Esta bien. Roberto le hizo una pregunta que mi hermano si  supo responder, a lo que las mujeres dijimos: No se vale, ustedes están en complot y se hacen preguntas fáciles, a lo que mi hermano dijo: Para nada, lo que pasa es que yo se contestar bien. Seguimos con el juego y mi primo no pudo responder la pregunta que le había hecho Isabel, así que fue realmente el primero en quitarse una prenda, y obviamente se quitó lo que menos importaba: el reloj. Así continuó el juego de tal forma que todos ya nos habíamos quitado las prendas superficiales por así decirlo, ya nadie traía aretes, ni relojes, ni pulseras, y tampoco cinturones. Mi hermano entonces fue el primero en quitarse ya parte de la ropa quien optó por un tenis. Pero todos dijimos que los tenis y los calcetines iban en pares, es decir, que si se quitaba un tenis tenía que quitarse los dos. Y pues como era algo relativamente sin importancia todos aceptamos. Así que mi hermano se quitó sus dos tenis. Siguió mi primo quien también se quitó sus tenis, luego siguió Isabel quien se quitó también sus tenis, luego perdió Jacobo y se quitó sus zapatos cafés que traía, Edith sin embargo pudo contestar la pregunta y no se quitó nada. Luego seguía yo y tuve que quitarme unos zapatos abiertos negros que traía, pero no traía calcetines así que podría decirse que estaba en cierta desventaja con los demás, ya que de hecho era la única que estaba descalza. Todo esto se los cuento de una manera más rápida para que no se desesperen, pero entre ronda y ronda tardábamos algo de tiempo, pues en lo que se hacía la pregunta y se respondía y luego platicábamos tonterías transcurría algo de tiempo.

En la siguiente ronda mi hermano perdió y tuvo que quitarse sus calcetines, pero como que no le importaba el hecho, luego Roberto también perdió y se quitó sus calcetines azules. Me impresionó que a pesar de su edad tuviera los pies tan grandes, los tenía grandes, pero flacos, pero bueno prosigamos. Mi prima Isabel perdió y se quitó sus calcetines blancos. Jacobo también perdió y se quitó sus calcetines cafés. Realmente todos andábamos perdiendo, pero porque nos hacían preguntas muy difíciles, yo creo que eso lo hacíamos a propósito en cierta forma. Luego siguió Edith quién perdió y se quitó sus zapatos abiertos que llevaba, y pues no traía calcetines, luego me toco a mi y andaba un poco preocupada por si perdía, pero no fue así, aunque mi hermano quiso hacerme una pregunta difícil no fue así y conteste correctamente, curiosamente todos andábamos en igualdad de condiciones, todos descalzos. Seguía mi hermano quién perdió y optó por quitarse la camisa blanca que llevaba, pude ver su pecho que por cierto tenía varios vellos como que queriendo crecer. Mi prima se le quedó viendo pues aunque no tuviera un abdomen marcado, no tenía pancita. Luego Roberto siguió y también perdió, todos pensamos que se iba a quitar la camisa y se quitó los jeans que traía, pero como la camisa era larga no se pudieron ver sus calzones, solo sus piernas con muy poquito vello y flacas. Isabel siguió y perdió, yo sinceramente pensé que se iba a salir del juego, pero siguió y se quitó su blusa blanca que llevaba, dejando ver su brasier blanco que traía, los hombres estaban viéndola descaradamente. Luego siguió Jacobo y si pudo responder la pregunta, así que no se quitó nada. 

Luego siguió Edith quien también respondió y no se quitó nada. Seguía yo y estaba realmente nerviosa, hasta dude en salirme del juego, pero lo bueno es que si pude responder la pregunta y no me tuve que quitar nada. Luego siguió mi hermano quién si pudo responder la pregunta. Siguió Roberto que perdió y sin dudarlo se quitó la camisa amarilla que llevaba, quedando únicamente en calzones. A mi me daba un poco de pena mirarlo, pero a el parecía no importarle el andar en calzones, de hecho era el único que hasta ahora estaba en ropa interior. Siguió Isabel quien pudo responder la pregunta y no se tuvo que quitar nada. Jacobo son embargo no pudo responder la pregunta y se quitó la camisa verde, quedando su pecho desnudo, pero como era hombre pues nadie le tomó mucha importancia. Siguió Edith quien perdió y en ese momento dijo que ya no quería seguir, a lo que todos dijimos que no fuera mala onda y a parte le dijo Isabel: Mira yo ya me animé y ando en bra. Entonces yo creo para no quedar mal se quitó como no queriendo  su blusa verde pegadita que traía, dejando ver su brasier blanco medio transparente que llevaba, los hombres incluyendo mi hermano no podían de la felicidad. Luego seguí yo y perdí, tampoco quería seguir, pero iba a ser muy sangrona salirme y dejar a los demás así, así que decidí quitarme mi blusa azul que traía dejando ver mi brasier negro, todos no perdían detalle de eso, incluso mi hermano me dijo: Hermanita, no sabía que las tenías tan grandes. Mi primo se empezó a reír y yo le dije a mi hermano: Cállate idiota. Entonces seguimos con el juego, mi hermano perdió y se tuvo que quitar sus pants que traía quedando únicamente en bóxer, le pude ver muy de cerca las piernas a mi hermano y tenía mucho vello en sus piernas y aunque estaban un poco flacas las tenía formadas. Sinceramente no había visto a mi hermano en calzones antes y eso me daba un poco de nervios y morbo.

Proseguimos con la partida y que bueno que Roberto no perdió, si no hubiera quedado totalmente desnudo. Luego siguió Isabel y perdió, ella como no queriendo, pero todos animándola a que siguiera, se quitó sus shorts largos que traía, todos estábamos viéndola como se quitaba sus shorts dejando ver sus calzones blancos que sinceramente no eran nada sexys, pero aún así los hombres estaban que se les caía la baba. Ja, ja… pobrecitos. Luego siguió Jacobo quién perdió y se tuvo que quitar su pantalón gris quedando únicamente en calzones blancos. Aunque tenía quince años tenía buen chamorro el chiquillo, je je.. Luego siguió Edith que también perdió  y se quitó sus pantalones azules, dejando ver sus calzones rojos, mi hermano dijo: ¿Y porque traes calzones rojo eh Edith? Ella solo dijo: Pues no se, creo que es más excitante ¿No? Entonces Isabel dijo: Pues yo creo que sí… entonces se me acercó y me dijo: Mira, creo que Jacobo tiene una erección bajo esos calzones, lo volteé a ver y era verdad o por lo menos eso parecía. Entonces las dos nos reímos. Mi hermano dijo: Cuenten el chiste, ¿No?  Pero entonces el juego siguió y me tocaba a mi, que perdí y no me quedó mas remedio que quitarme los jeans, todos (sobre todo los hombres) no se perdían detalle de como me los iba quitando, así que quedé en calzones negros, que por cierto con bastante bonitos y finos (digo me costaron algo caros).. mi hermano me chifló (de esos chiflidos cuando los hombres les hacen a las mujeres que se ven bien. ¿Me explico? , y le dije: Cállate.. obviamente el estaba bromeando, pero ¿Cómo le podía chifar a su propia hermana?

Ya estábamos en una etapa bastante severa por así decirlo, todos estábamos en ropa interior, pero los hombres sólo les quedaba una prenda y a nosotras las mujeres dos, sin embargo como que todos queríamos que siguiera el juego, pero a la vez no, pues estábamos a un paso de quedar desnudos. A mi quizás ya con todas las copas que traía encima no me importaba mucho, pero el hecho era que era mi primo y mi hermano me podían ver desnuda y eso no era algo muy normal que digamos.

Siguió el juego y mi hermano no perdió, sin embargo quién siguió que era mi primo Roberto perdió, todos nos volteamos a ver para ver si era capaz de quitarse los calzones, y el se quitó los calzones sentado como si nada, las mujeres nos volteamos para no verlo, así como con pena. Así que no pudimos ver, y después cuando dijo Isabel que ella seguía, ya que volteamos todas, pudimos ver que Roberto traía una mano en su pene cubriendo sus partes nobles… ja, ja.. que formal lo dije ¿No? Isabel no supo responder la pregunta y viéndonos a todos como retándonos se quitó el brasier blanco que llevaba, dejando caer sus senos que aunque no eran muy grandes, tampoco eran chicos, su aureola era grande y rosadita. Los hombres que creyeron que no lo iba a hacer solo exclamaron: Wow!!…  

Eso nos comprometía a todas a que también lo hiciéramos. Luego Jacobo no se quitó nada pues no perdió. Siguió Edith quien perdió y se tuvo que quitar su brasier blanco, de hecho lo hizo muy rápido, dejando ver sus senos pequeños, pero puntiagudos a la vista de todos. Seguí yo y estaba super nerviosa por si perdía, pero no podía arrepentirme de ello, así que me hizo la pregunta mi hermano y yo creo que eligió la más difícil pues no pude responderla. Yo pues ya no pudiendo hacer nada y que las otras dos mujeres tenían sus pechos al aire pues me decidí quitar el brasier, como me quité el brasier hacia arriba mis pechos cayeron por la gravedad, mi hermano que estaba cerca viendo como idiota me dijo: Vaya, hermanita.. sabía que tenías los pechos grandes, pero no tanto. Y la verdad era cierto a pesar de ser la más chica de las mujeres era la que tenía los senos más grandes y redondos que todas las demás.

El juego ya estaba muy caliente por así decirlo, pero seguimos  todos en el, nadie daba muestras de querer salir de él. Seguía mi hermano quien no perdió, estoy segura que la amiga de mi prima deseaba que perdiera, pero no fue así, así que siguió Roberto quien perdió, pero entonces dijo Edith ¿Pero el ya esta desnudo que hara ahora? Entonces Isabel dijo: Pues que deje de cubrirse con la mano. Entonces mi hermano dijo que sí que lo hiciera, entonces Roberto se quitó la mano que cubría sus partes, todos vimos ya saben que.. y nosotras las mujeres nos reímos, pero es de ese tipo de risa nerviosa.. a mi esa imagen se me hizo excitante, viendo a mi primo de 14 años completamente desnudo, tenía muy pocos vellos púbicos (yo supongo por la edad) y tenía el pene semi erecto circuncidado, era su pene flaquito pero un poco largo, sus testículos no tenían vello y eran dos bolitas chiquitas. Seguía Isabel que estaba roja por la situación de Roberto supongo, y ¿Qué creen? Que perdió… los hombres estaban felices. Ella entonces sin dudarlo se paró y se bajó sus calzones blancos que llevaba. Era la primera mujer que estaba del todo desnuda, tenía muchos vellos púbicos pero bien recortaditos, yo solo alcancé a ver de reojo a mi primo Roberto y su pene estaba creciendo, a mi me dio pena. 

Isabel que estaba sentada enfrente de mí me daba una visión que no dejaba nada a la imaginación, viendo su pucha semi abierta enfrente de mí. Seguía Jacobo quién perdió y todos empezamos a decir: Mucha ropa.. mucha ropa!! Entonces el se paró y dijo: No puedo quitarme los calzones. A lo que Edith dijo: ¿Y por qué no? Entonces el dijo: Porque estoy erecto… entonces mi hermano se empezó a reír… yo le dije: ¿De que te ríes? Seguramente tú también estas así. 

Mi hermano entonces se calló. Yo le dije que eso no importaba, entonces Jacobo como dándose  fuerzas se quitó el calzón estando parado y dejó a la vista de todos su pene super erecto. Me sorprendió que a pesar de su edad tuviera un pene con esa erección, daba al techo completamente su pene, su pene era flaco pero un poco más grueso que el de Roberto. Tenía de hecho más vellos que Roberto y sus testículos eran más aguados, por así decirlo. Yo estaba como un tomate de la cara de roja de la pena y excitación, aunque creo que todos estábamos así. Seguía Edith quién perdió y sin dudarlo se para y se quita sus calzones rojos. Edith tenía buen cuerpo eso no lo puedo negar, y tenía muy pocos vellos púbicos, a lo que Jacobo le dijo: ¿Oye Edith te puedo hacer una pregunta? Edith ya sentada le dice: Si, claro. Entonces Jacobo le dice: ¿Te depilas tu parte? A lo que ella se ríe y dice que no, que nunca se ha depilado su parte ni se ha rasurado. Yo le dije: ¿Segura? Y ella responde: Claro, ¿No me creen? Lo que pasa es que yo casi no tengo vello. Y entonces Isabel dice: Que chido… de verdad eso de estarse depilando es una friega, a lo que yo respondo: Si que lo es.. entonces mi hermano interrumpe y dice bueno sigamos ¿No? Seguía yo.. entonces me hizo la pregunta mi hermano y no pude responderla… a lo que todos empezaron a decir: Fuera ropa.!! Fuera ropa!! Y pues yo me levanté y me fui quitando los calzones negros poco a poco dejando ver mis vellitos púbicos que la verdad eran bastantes, yo creo un poco más que Isabel. Sinceramente no me los he recortado por temor a que me crezcan más. 

Entonces mi hermano molestándome dijo: Ya que se quite los calzones.. Obviamente lo hacía como molestándome ya que mis calzones eran negros y prácticamente se veía el mismo paisaje negro cuando me los quité, debido a mis vellos. Yo le dije: Ya cállate, ya quisieras. Entonces el dijo; Pues sí la verdad sí. Yo le dije cállate estas idiota eres mi hermano. Entonces como estábamos discutiendo Isabel dice: Bueno ya cállense, sigamos con el juego. Le tocaba a mi hermano quién si pudo responder, pero ya todos dijeron que se quitara la ropa que era el único que faltaba. Mi hermano entonces se para y se baja los bóxer de un jalón.. yo lo tenía a lado. No podía creerlo mi hermano desnudo a lado de mi y tan cerca. Pude ver sus partes llenas de vello púbico de hecho demasiado, sus testículos eran grandes colgaban mucho más que el de los otros dos hombres y su pene era mucho más grueso que de los hombres que estaban ahí, aunque de tamaño (largo) era igual al de Jacobo. Como era obvio lo tenía super parado. Alcancé a ver a las otras dos con unos ojos cuadrados, y aunque no me lo crean como que me puse un poco celosa y le dije a mi hermano: Bueno, ya siéntate ¿No? Pero mirándolo a los ojos, me daba pena mirarle el pene así de erecto y más porque era mi hermano. Mi hermano entonces se sentó pero seguía con el pene parado, lo que hacía que me pusiera nerviosa, era un espectáculo tán raro, es decir todos desnudos, y los hombres con los penes parados.. ja,ja…. Quizás ese espectáculo no se volvería a repetir, teníamos todos que disfrutar el momento. Sinceramente yo no había visto a un hombre desnudo “en vivo”, es más ni que decir al ver a tres hombres desnudos tan cerca, había visto hombres desnudos, aunque no muchos y pues los veía en películas, de hecho les soy sincera una vez ví a varios hombres  en desarrollo en un programa del canal 11 que se llamaba algo así como “El Cuerpo humano”  que consistía en varias series, pero ninguno con el pene parado. Era algo diferente ver a un hombre así desnudo, y me daba mucho morbo aunque no se si era morbo o que era, pero el hecho de ver a mi hermano así, era algo raro, no sé excitante por así decirlo.

Entonces Edith dijo: Bueno, ¿Y ahora que vamos a hacer? El juego todavía no acaba y ya todos andamos sin ropa y borrachos. Entonces a mi hermano se le ocurre decir: Pues ahora, al que pierda se le impondrá un castigo ¿Cómo ven? Y todos dijimos que estaba bien, yo a pesar de la situación en mi mente pasaban cosas como: Ir  al refrigerador, abrir y comer un huevo crudo, o hacer abdominales, no sé de ese tipo de castigos. Entonces el que seguía después de mi hermano era Roberto, se le hizo la pregunta y perdió, entonces el castigo se lo hizo Isabel, (que se supone el castigo lo imponía el mismo o misma que hacía la pregunta). Jamás pensé el castigo que iba a imponer Isabel a Roberto, eran mis primos…

Capitulo 2

Entonces Edith dijo: Bueno, ¿Y ahora que vamos a hacer? El juego todavía no acaba y ya todos andamos sin ropa y borrachos. Entonces a mi hermano se le ocurre decir: Pues ahora, al que pierda se le impondrá un castigo ¿Cómo ven? Y todos dijimos que estaba bien, yo a pesar de la situación en mi mente pasaban cosas como: Ir  al refrigerador, abrir y comer un huevo crudo, o hacer abdominales, no sé de ese tipo de castigos. Entonces el que seguía después de mi hermano era Roberto, se le hizo la pregunta y perdió, entonces el castigo se lo hizo Isabel, (que se supone el castigo lo imponía el mismo o misma que hacía la pregunta). Jamás pensé el castigo que iba a imponer Isabel a Roberto, eran mis primos…

Isabel le dijo a Roberto: Ve por una regla y mídete el pene. Todos nos quedamos como sacados de onda, entonces volvió a decir Isabel, si ya me oíste busca una regla o un medidor en la casa y tráelo para acá para que te midas tu pene. Entonces mi hermano se ríe, y mi primo dijo bueno pues esta bien, voy a ver donde hay una… mientras el buscaba por la casa una regla todos estábamos esperándolo sentados en la sala. De pronto llegó mi primo con una regla de esas de metal y le dijo a su hermana: Bueno aquí esta. Entonces mi prima le dijo: Bueno que estas esperando mídete el pene y menciona lo que mide. Yo no se si lo hacía mi prima por curiosidad o ridiculizar, pero bueno el caso es que estábamos todos viendo a mi primo midiéndose el pene, era tan raro verlo ahí midiéndose su cosa en vista de todos, a lo que el dijo: Mide 13 centímetros. A lo que Isabel dijo: Bueno esta bien, ya te puedes sentar, mi primo dejó la regla a lado y se sentó. Siguió Isabel quien perdió y el castigo se lo debía imponer Jacobo, el le dijo a Isabel que se parara y que empezara a saltar durante unos treinta segundos. Todos nos quedamos viéndonos, como diciendo bueno ese no es en realidad un castigo fuerte, pero entonces ella lo empezó a hacer y fue cuando supe las intenciones de Jacobo.

Ella al pararse y estar desnuda a la vista de todos y empezar a saltar se pudieron apreciar sus senos moviéndose de arriba a abajo, sus músculos de sus piernas se notaban. Y los hombres parecían embobados viendo tal espectáculo, era obvio eso parecía excitarles a los hombres. Entonces mi prima se agarró los senos, pues ell sabía que se movían mucho al saltar y entonces Jacobo le dijo que no se los agarrara, e Isabel la obedeció. Así estuvo un rato más hasta que transcurrido el tiempo se sentó. Parecía que a los hombres les gustaba ese espectáculo. Al seguir jugando perdió Jacobo a lo que Edith le impuso el mismo castigo que Jacobo le había puesto a Isabel, quizás en parte como vengándose o algo parecido. Entonces Jacobo se paró con su pene erecto y empezó a saltar… los hombres estaban riéndose a mas no poder, no se porque les causaba risa, pero nosotras las mujeres éramos las que poníamos más atención. Yo lo empezaba a mirar de arriba a abajo, podía ver sus piernas y su pene moviéndose de arriba a abajo, sus testículos parecían moverse más y estar un poco mas aguados su pene estaba super erecto, era el que más erecto estaba de todos.

Entonces terminando el tiempo se sentó. Siguió Edith quien si supo responder y no se le impuso ningún castigo. Entonces seguía yo, pero desgraciadamente perdí, a lo que mi hermano me tenía que imponer un castigo. Entonces el se quedó pensando durante un rato y dijo: Tu castigo será responder la siguiente pregunta: ¿Eres virgen? Yo me quede seria pues aunque era un pregunta era algo muy intimo que no tenían porque saberlo y menos mi hermano. Pero entonces para que siguiera el juego respondí que sí era virgen. Todos se quedaron callados y luego luego siguió el juego, seguía mi hermano y si supo responder la pregunta. Luego siguió Roberto quien perdió y su hermana (a quien le correspondía hacer el castigo) le preguntó: ¿Cuántas veces te masturbas a la semana?

Mi primo Roberto enojado yo creo por la pregunta le responde que no era de su importancia.. pero entonces yo le dije: No te enojes primo, son preguntas de castigo, no lo tomes a mal, ya vez yo me preguntaron algo intimo y lo respondí. Entonces mi primo aceptando el juego respondió que como 21 veces por semana.. entonces mi prima sorprendida por las veces le dije: ¿21? Órale.. muchísimas veces. Mi primo dice: Pues sí. Entonces Edith agrega: Entonces te masturbas como 3 veces por día ¿No? Y mi primo dice: Pues sí, así es. Entonces Isabel dijo: Bueno sigo yo.  Y pues mi prima perdió y Jacobo le hizo la misma pregunta a Isabel. Ella respondió que una vez por semana. Roberto se ríe y le dice: No te creo.. deben de ser más veces, entonces Isabel le dice a Roberto: Claro que solo una vez, no soy como tu de depravado.

Entonces mi hermano les dice: Bueno, ya, ya no se peleen es un juego ¿Ok? Entonces se quedaron callados y siguió el juego Jacobo quién también no supo responder la pregunta y Edith le hizo la misma pregunta: ¿Qué cuantas veces se masturbaba? El respondió que una vez al día. Seguía Edith quien también no supo responder la pregunta y para seguir con la misma racha de preguntas le hice la misma pregunta, le dije: ¿Cuántas veces por semana te masturbas? Lo que Edith respondió que no se masturbaba. Los hombres inmediatamente se empezaron a reír, y mi hermano agregó que no lo creía. Pero entonces Edith como enojada que no le creyeran respondió que  era verdad y que no tenía porque decir mentiras. Entonces siguió la ronda, pero perdí y mi hermano me hizo la misma pregunta (que de hecho sospechaba que me haría la misma pregunta) yo respondí que no tenía veces por semana sino que era de vez en cuando, sólo cuando tenía ganas.

Después siguió Julián quien si supo responder correctamente. Roberto  perdió y el castigo se lo impuso Isabel, le dijo que tenía que estar parado durante una ronda, y no se podía sentar. Parecía un simple castigo, pero yo supongo que la idea es que todos lo viéramos ahí desnudo a la vista de todos. Seguía Isabel quién perdió y el castigo se lo puso Jacobo era un castigo más fuerte por así decirlo, le dijo que tenía que salir a la calle (así desnuda como estaba) y gritar en voz fuerte que estaba desnuda. Como que se quería negar al castigo Isabel, pero todos dijimos que estaba bien, que lo hiciera. Entonces todos nos paramos y nos aproximamos a la puerta, imagínense todos estábamos ahí desnudos como si nada, era una situación de verdad muy morbosa por así decirlo. Entonces Jacobo le dijo a Isabel que saliera a la calle, que se parara desnuda a media calle y después de 30 segundos gritara que estaba desnuda totalmente y que entonces se metiera a la casa. Entonces Isabel dijo: ¿Estas loco? ¿Qué tal si alguien me ve? ¿Yo desnuda a media calle? Pero entonces mi hermano dijo que hiciera caso del castigo, que a parte ya era de noche y no transitaban muchos carros por la cuadra. Entonces como que no queriendo Isabel abre la puerta y pone los primeros pasos desnuda fuera de la casa. Todos los demás nos quedamos dentro de la casa, pero con la puerta abierta para verla desde ahí. Entonces Isabel abre la puerta del garaje y sale a la calle desnuda, todos podíamos verla desde adentro. Sus piernas eran flaquitas pero torneadas, sus pies de hecho eran más grandes que los míos, aunque no tenía senos ni grandes ni chicos, si los tenía un poco más caídos que los míos (je, je) y sus aureolas definitivamente eran más grandes que la mías, pero más claritas.

Isabel voltea a ver para los dos lados y viendo que al parecer no había nadie se pone en medio de la calle y nos voltea a ver.. Isabel estaba muy nerviosa, y como que brincaba ligeramente (como cuando alguien esta nervioso) nos volteaba a ver, se movía de un lado a otro de la calle desnuda!! Era increíble mi prima desnuda en la calle como si nada, entonces gritó medio fuerte: ¡¡Estoy desnuda !! Y después cerró la puerta del garaje y se metió a la casa. Cuando se mete parecía tener mucha adrenalina en su cuerpo. Al ver a los hombres y su reacción pude apreciar que les había gustado ese espectáculo, pues todos tenían su pene erecto a mas no poder. Al ver a Jacobo en especial me llamó la atención, pues su pene estaba dando como ligeros brinquitos, no se si me explique pero tenía el pene super erecto y como que se movía ligeramente de arriba a abajo, me le quedé viendo y pude ver como le salieron unas gotas transparentes de su pene que cayeron al suelo. A mi me dio mucha pena esos momentos. Y me hice la disimulada que no había visto nada. Eso que le pasó a Jacobo seguramente era síntoma que estaba super excitado, aunque creo que eran gotas pre-eyaculatorias, alguna vez había oído hablar de eso (en las clases de la escuela) pero no sabía que era así.

Todos entonces nos sentamos a excepción de mi hermano quién permaneció parado. (digo de posición.. je, je). Siguió Jacobo quién si supo responder, por lo que después seguía Edith, quién también supo responder. Después seguía yo, que por cierto perdí, y mi hermano de castigo me dijo que tenía que hablarle por teléfono a un amigo suyo y que tenía que hacer como quejidos y gemidos como si me estuviera masturbando, en pocas palabras como sexo telefónico. Todos los hombres dijeron que era un excelente castigo, lo cual obviamente a mi no me lo pareció. Pero yo le respondí que no tenía el número de teléfono ni nada, el me dijo que no me preocupara que ahorita me lo daba. Entonces todos nos paramos y nos fuimos al sofá donde hay un teléfono cerca yo me senté a lado del teléfono con las piernas cruzadas y los demás se sentaron en los demás sofás. Mi hermano quién estaba a lado mío con su pene erecto me dijo que el iba a marcar el número y que yo solo empezara a gemir cuando el contestara, que su amigo seguramente iba a contestar y que seguro se iba a quedar escuchando. Yo le dije que estaba bien.

Entonces mi hermano marcó el número y me pasó el teléfono. Yo estaba super nerviosa, llamó tres veces y entonces oí una voz que decía como en estado de flojera: Bueno? Yo entonces me quedé muda, y los demás me estaban viendo como diciendo: Empieza. Volví a escuchar un: Bueno? Y entonces empecé a gemir diciendo: Ahh… ahhhh. Ahhhh…. Ahhhhhh hahahaaa hhhaaaaa hhhaaaaa aaaaaa. Volví a escuchar un: Bueno? Yo seguí con mis gemidos… Ahhhh….ahhhh…. Pude ver de hecho a mi hermano que estaba a mi lado y que tenía el pene más parado que nunca. Quizás en parte fue provocado por mis gemidos. Yo seguí gimiendo, y del otro lado del teléfono se oía: Bueno, ¿Quién es? ¿Quién es? Yo seguía haciéndolo cada vez más rápido y más fuerte. Ja, ja debo aceptar que en parte me estaba gustando el jueguito, estaba segura que este chavo al que le estaba hablando estaba por tener o tenía una erección. Yo seguía diciendo: Ahhhh ahhhh… Ahhhhhhhhh.. Entonces se oía del otro lado del teléfono: ¿Quién es? ¿Quién es? Estoy segura que le gustaba, pues no había colgado. Yo seguía con lo mío, cuando de pronto mi hermano cuelga el teléfono de improvisto, lo cual me saca de onda, pero el dice: Bueno ya estuvo bueno.. Y entonces Isabel dice: Yo creo que sí… ja, ja mira como están los hombres digo más parados no pueden estar. Las mujeres nos reímos.

Y entonces nos fuimos a seguir jugando. Seguía mi hermano que por cierto supo responder la pregunta que le hizo Roberto, yo estaba esperando que recibiera algún castigo fuerte, pero por lo que veo no fué así. Seguía Roberto que por cierto seguía parado, al sentarse y jugar pues ¿Qué creen? Que si supo responder la pregunta, entonces seguía Isabel quién perdió y el castigo se lo puso Jacobo, y le dijo que de castigo tenía que estar sentada de cuclillas pero con las piernas abiertas toda una ronda. Vaya castigo ¿Eh? Yo diría que era bastante atrevido ese castigo. Isabel dice: Siempre me ponen a mi los castigos más atrevidos. Yo al principio ingenua de mi no sabía exactamente para que quería que estuviera sentada así, pero después de unos segundos me di cuenta, simplemente era para que todos pudieran más apreciar el paisaje, digo se veían hasta las anginas… je, je… Imagínense, a pesar de todos los vellos púbicos que tenía Isabel se podían apreciar por esa posición sus labios mayores, yo diría si es que no era mi imaginación que hasta estaba un poco mojada de su parte. Todos los hombres estaban idiotizados.. ya se imaginarán porqué.

Seguía Jacobo quien si supo responder la pregunta, luego seguía Edith quién también supo responder, la verdad es que Edith se estaba salvando de los castigos, y eso como que no les parecía mucho a los hombres.

Luego seguí yo, que por cierto perdí y el castigo que me puso mi hermano fue que debía de bailar una canción en medio de todos con movimientos sexys. Los hombres empezaron a aplaudir.. por lo que veo iban a disfrutar del show que les iba a dar, y a mi hermano parecía gustarle mucho más. Entonces mi hermano pone un disco compacto en el estéreo que era de una canción como de cumbia, que la verdad no se quien la cante, pero creo que no estaba tan mal para bailarla. Entonces al ponerla mi hermano va a su lugar se sienta y yo empiezo a bailar en medio de todos. Todos me estaban viendo fijamente, incluyendo las mujeres que no perdían detalle de como me movía. Y todos animados empezaron a seguirme el ritmo, pero sentados. Los hombres no perdían vista de mis pies pequeños, de mis piernas que no son flacas por cierto y de mis senos que se movían de un lado a otro. Lo que se me hacía más curioso es que las mujeres se me quedaban viendo más mi entrepierna.

Total que acabó la canción, mi hermano quitó el compacto y nos sentamos. Seguía mi hermano que por cierto perdió y Roberto le puso de castigo que se tenía que poner un brasier y unas pantaletas de nosotras. Las mujeres nos empezamos a reír y dijimos que era un buen castigo. Mi hermano con cara como que no le había gustado del todo se puso de pie y agarró un brasier que por cierto era el mío y se lo puso. Ja, ja.. se veía tan gracioso, y todavía se movía mi hermano como si fuera mujer, entonces agarró unas pantaletas blancas, que eran de Isabel y se las fue poniendo, pero todas nos empezamos a reir cuando vimos que su pene erecto no cambia dentro de las pantaletas.. Ja, ja.. quedaba parte de su pene salido. Entonces mi hermano agarra su pene y como que lo pone de lado para que cupiera en los calzones.. yo estaba roja de la cara de la pena, ante tal espectáculo, se le podía apreciar el bulto de su pene sobre los calzones de Isabel y no se diga de sus vellos que sobresalían.

Entonces mi hermano dijo: Bueno, ya basta, ¿No? Y se quita los calzones y el brasier. Ja, ja.. se veía tan gracioso, todavía me da risa de tan solo recordarlo. Luego siguió Roberto que perdió y entonces Isabel puso el castigo, dijo que de castigo tenían que pararse los tres hombres, todos juntos uno a lado del otro y quedarse así durante un minuto. Entonces mi hermano protestó diciendo que los castigos eran personales y no en grupo. Pero nosotras las mujeres dijimos que estaba bien, que eran castigos como se quisiera y podían involucran a mas gente. Entonces mi hermano dijo: Bueno, pero entonces ustedes se atienen a las consecuencias. Nosotras respondimos que sí. Entonces los tres hombres se ponen de pie frente a nosotras y se ponen juntos uno a lado del otro. Ja, ja.. parecía como concurso de hombres desnudos, era gracioso y porque no decirlo yo creo que hasta excitante verlos así juntos desnudos pudiendo apreciar perfectamente sus cuerpos, que estoy segura esa era la finalidad que quería Isabel.

Empecé a hacer una “revisión visual”. je, je desde abajo me iba fijando detenidamente como eran los cuerpos de cada uno, incluyendo mi hermano que todavía no podía creer que estuviera desnudo frente a mí y a las demás. A pesar que mi hermano era el mayor de ellos, como que Roberto tenía los píes más grandes, pero los dedos los tenía más flacos. De piernas yo creo que Jacobo era el que las tenía menos flacas, más sin embargo mi hermano era el que más vello tenía en las piernas, bueno de hecho era el que tenía más vello en general, incluyendo su zona genital. Los testículos de los tres  eran distintos, Roberto era el que los tenía más chiquitos, de hecho no tenían vellos, eran bastante chiquitos de hecho, Jacobo tenía los testículos más aguados por así decirlo, y mi hermano ni se diga le colgaban bastante, eran algo grandes y llenos de pelos; siguiendo con el pene (que por cierto hago una pausa aquí, porque los hombres que están leyendo este relato como que no creo que les interese estas descripciones, no? Je, je), Pero bueno seguiré relatando. Llegando a sus penes, pues viéndolos así cerca uno de otro, pues se puede comparar más ¿No? De los tres el que más erecto lo tenía era Jacobo, luego le seguía Roberto y luego mi hermano que como quien dice tenía una erección horizontal. (bueno no se si sea correcto decirlo así, pero era más horizontal que vertical como por ejemplo Jacobo que su pene apuntaba literalmente al techo).  Roberto era el que lo tenía más delgadito o flaquito, un poco larguito pero no tanto, su cabecita del pene era igual de delgada que el resto del pene y tenía muy poquitos vellos púbicos. Jacobo al parecer tenía la misma longitud de pene que mi hermano, y eso que mi hermano le lleva 4 años.

Sin embargo en cuestión de grosor lo tenía un poco más grueso mi hermano, aunque no demasiado, lo que sí es que su cabecita del pene era la más grande que los demás y de hecho más rojilla (yo creo por la excitación). Y mi hermano era el que tenía el pene un poco más chueco, pero no crean que mucho ligeramente solamente. De pecho mi hermano definitivamente lo tenía más formado y con ligeros vellos, los demás tenían el torso muy flaco. Así que cada quien tenía su personalidad… je, je… Fijándome en los penes pude apreciar que tenían ligeros “brinquitos”, es decir no estaban estáticos, sino que como que se movían casi imperceptiblemente, no sé si haya sido por la excitación o porque en realidad un pene nunca esta del todo quietecito. Después del análisis que hicimos las mujeres en nuestro pensamiento, los hombres se sentaron.

Luego siguió Isabel quién perdió ( y por cierto ya estaba cansada de estar en la posición de cuclillas). El castigo que le puso Jacobo fue el mismo que ella puso, pero al revés, ahora las mujeres debíamos estar paradas una a lado de la otra, y pues ni reclamar. Entonces nos paramos las mujeres una a lado de otra, frente a los hombres, yo estaba en medio. Yo no sé como nos habrán “estudiado” los hombres en su mente, pero para que se den una idea de como estábamos desnuditas les iré narrando más o menos desde mi perspectiva. Bueno las tres estábamos a lado una de la otra muy pegaditas una de la otra. Isabel era más alta, Edith y yo andábamos más o menos de la misma estatura. La que tenía los pies más chicos definitivamente era yo. Edith tenía los pies más grandes y los dedos de los pies mas largos.

De piernas Edith las tenía mas gorditas, Isabel tenía las piernas más delgadas, pero estaban bien torneadas, mis piernas yo creo estaban en un punto intermedio de las dos, (en fin ¿Qué quieren que les diga de mi cuerpo? Si mi cuerpo era el mejor… je, je, No no es cierto, la verdad es que tendría un hombre que dar su opinión al respecto, yo no puedo opinar mucho al respecto). Bueno prosiguiendo la que menos vellos púbicos tenía era Edith, y de hecho los tenía menos crespos, y la que más tenía era yo. La que más cadera tenía era Isabel, luego seguía yo y luego Edith, sin embargo la que tenía los senos más chicos era Edith, pero los tenía muy puntiagudos por así decirlo, luego seguía Isabel que tenía unos senos medios un poquito caídos pero no mucho y sus aureola era la más grande de todas nosotras que era rosadita; mis senos eran más grandes que el de ellas dos, y son un poco más redondos.

Bueno después de que los hombres nos estuvieron “contemplando” nos sentamos en nuestros lugares para proseguir. Siguió jugando Jacobo quién si supo responder correctamente y siguió Edith quién también supo responder correctamente, luego seguí yo que por cierto si pude responder la pregunta después de que había perdido no se cuantas veces, luego siguió mi hermano quién también supo responder y luego siguió Roberto quién perdió e Isabel puso un castigo bastante fuerte, de hecho era el castigo más fuerte que había habido e involucraba a todos los hombres.

Dijo que Roberto y los demás hombres debían pararse y estando unos juntos unos de los otros debían de masturbarse y el que lanzara el chorro de semen más lejos avanzaba dos casillas en el juego (Yo no sabía eso del semen y de como salía del pene del hombre, yo pensé que salía como regadera o algo así, pero no se rían de verdad yo no sabía mucho en esas cuestiones, me fui enterando en esos momentos). Por cierto el juego de mesa realmente estaba por terminarse, íbamos todos muy parejos. Los hombres inmediatamente repelaron, pero nosotras les dijimos que obedecieran, ellos como no queriendo (pero quizás en su interior si querían) se pararon y se pusieron uno a lado del otro frente a nosotras con sus penes erectos, sólo que pusieron unos cinco pasos atrás. Entonces viéndonos ellos a nosotras y viceversa se empezaron a tocar y frotar sus penes con movimientos de arriba a abajo. Yo en parte sabía que se masturbaban seguido los hombres, y quizás mi hermano, pero ya verlos en vivo y más a mi hermano, era una situación rara.. no sé quizás debiera ser algo más íntimo. Me daba mucha pene ver a mi hermano masturbándose, el veía de hecho a Edith mucho al masturbarse. Yo prefería mirar a mi primo, o a su amigo, pero de vez en cuando miraba a mi hermano.

Se oía como frotaban sus penes con sus manos, como un chasquido medio chistoso, pero en parte excitante, estoy segura que a mi prima y a su amiga les estaba gustando esa situación. Los tres llevaban el mismo ritmo y lo hacían con la mano derecha.

Un rato miraban a Edith, otro a Isabel  y otro a mí, cuando mi hermano me veía y coincidíamos con la mirada me daba mucha pena y mejor yo volteaba a otro lado. Los tres abrían su boca y nos miraban, yo creo como síntoma de que estaban excitados, y de hecho traían una carita.. je, je.. estaban gozándola por lo que se veía. De hecho al estarse masturbando pude apreciar que no estaban totalmente de pie, sino que tenían sus piernas ligeramente curveadas, eso no me lo pregunten porque no se porque estaban así (los hombres deben saber porque). Después de unos momentos Jacobo dice en voz fuerte: Me vengo!! Me vengo!! A nosotras nos llamó la atención semejante aviso y  volteamos a ver su pene fijamente, estaba como de un color más rojo y de hecho sus testículos estaban un poco arrugados como que más chicos de lo normal, entonces Jacobo empezó como que a temblar de su cuerpo un poquito, (yo creo que estaba o iba a tener un orgasmo), su cara hacía gestos y entonces pasó. Mientras Jacobo se seguía masturbando le salió un chorro de líquido blanco bastante potente que por poco le cae a los pies de Edith, inmediatamente después le salió otro disparo de semen casi con la misma distancia, y luego otros dos con menos distancia. Había manchado el piso sin duda, con gotas de color blanco pero de un blanco muy líquido. Después de haber hecho esto, Jacobo se sentó en el sillón como mareado, le escurrían todavía unas gotas de semen y su pene estaba perdiendo erección.

Los dos hombres continuaban con los suyo, cuando se empieza a oír como Roberto gemía más fuerte, nosotras nos lo quedamos viendo, y no tardó mucho en mover su cuerpo (como una especie de calambres) y enseguida le empezaron a brotar varios chorros de semen, eran digámoslos así como más esparcidos, no era un chorro mismo sino que del mismo chorro se dividían más (bueno no se si me explique, pero quizás los hombres me entiendan) y le seguían y seguían saliendo, parecía no terminar, yo fácil le conté como unos ocho chorros, era demasiado semen lo que le había salido, aunque de distancia era como la mitad de la de Jacobo. Entonces Roberto se sienta a lado de Jacobo, me llamó la atención que Jacobo ya tenía su pene sin erección, y era diferente, ya que sólo les había visto sus penes erectos y no en reposo o “normales”, Roberto tenía su pene más “arrugadito” y estaba más chiquito y su cabecita no se apreciaba tanto. Al sentarse Roberto todavía seguía con su pene erecto, aunque no totalmente, lo tenía como erecto a la mitad; eso me llamó la atención pues a pesar de que había eyaculado todavía lo tenía erecto, quizás era porque estaba super caliente o por su corta edad.

Mi hermano era el único que faltaba y todos estaban mirándolo fijamente, a mi como les decía me daba un poco de pena verlo, pues era mi hermano, y aunque a mi primo lo veía totalmente pues como que no es lo mismo, en fin, no se si me entiendan. Pero bueno el caso es que entre que no quería verlo y entre que sí, dijo en voz alta: “Me vacío, me vacío!!”, el cerró los ojos y yo pude ver que le empezaba a salir semen de su pene, le salía, pero le escurría, le salía y le salía, caía como cascada, más sin embargo no le saltaba ni eran chorros, sino más bien le salía pero hacía abajo. Mi prima me dice al oído: ¿Ya viste cuanto semen le sale a tu hermano? Es impresionante. Yo le dije: Sí!! (pero con pena). Al ver el semen pude apreciar que era sumamente espeso y blanco, era el mas espeso de los demás. Entonces mi hermano cansado se sienta en el sillón. Su pene se empezó a hacer chiquito muy rápido de tal forma que hasta sus testículos estaban más abajo que su pene.

Edith dijo que los tres lo habían hecho muy bien. Pero que definitivamente en cuestión de distancia el que ganó fue Jacobo. Entonces se continuó con el juego, todos nos sentamos en el suelo para seguir, y el único que seguía con el pene mas o menos erecto era Roberto, los demás lo tenían chiquito, je,je.. El juego casi se acababa y en primer lugar iba Jacobo con su última hazaña, je, je, más sin embargo Edith estaba a soló dos casillas de ganar.

Después quién seguía era Isabel quién perdió y Jacobo quizás en parte por venganza puso el mismo castigo a nosotras las mujeres, Jacobo dice que todas las mujeres deben masturbarse hasta llegar al orgasmo, que la primera que llegue al orgasmo ganará dos casillas. En principio Edith no quería, dijo que eso era algo privado, pero entonces Roberto reclamó y dijo que ellos ya lo habían hecho y que teníamos que hacerlo, que eso era lo justo. Y pues en parte supongo que tenía razón. Entonces las mujeres nos pusimos una a lado de la otra sentadas con las piernas abiertas en el suelo. Isabel preguntó si teníamos que masturbarnos con las manos o podíamos usar algún objeto. A lo que Jacobo dijo que como quisiéramos. Entonces Isabel se para sube a alguna recamara y cuando llega con nosotros llevaba un desodorante (que supongo era de ella) con forma ovalada y alargada. Mi hermano inmediatamente dice: Vaya, primita, no sabía que así te masturbabas, ya hasta tienes experiencia. Isabel con una sonrisa no dice nada y se sienta a lado de mí. Los hombres entonces quienes estaban enfrente de nosotras no perdían detalle al vernos. Yo tenía pena, pero entonces comencé a masturbarme al igual que las demás mujeres, la verdad es que con todo lo que había pasado si estaba un poquito excitada, digo no lo voy a negar. Todas nos empezamos a tocar con la mano la parte púbica por encima, así estuvimos un rato, entonces yo empecé a frotarme el clítoris con los dedos de mi mano; Mientras que Edith y mi prima se estaban metiendo los dedos en su vagina. Yo miraba hacia arriba y en ocasiones cerraba mis ojos. De vez en cuando veía a los hombres, quienes por cierto estaban casi babeando.. ja, ja… ni parpadeaban.

Y a todos se les empezó a parar su pene.. je, je… Creo yo que todas estábamos mojaditas y se llegaba a oír mucho cuando Edith metía y sacaba sus dedos de su vagina, se oía como “chacoteo” ¿Me explico? Yo supongo que era la que mas mojada estaba. Llegaba a oír incluso gemidos ligeros de parte de Isabel y Edith, de mi sinceramente no suelen salir muchos gemidos de mi boca, prefiero hacerlo en silencio. Isabel entonces agarra su desodorante y se lo empieza a meter!!! Si, así como lo oyen. Yo sinceramente prefería tocarme el clítoris, más que meterme algo en mi vagina, quizás en parte era porque tenía miedo a perder mi virginidad. Yo seguía frotándome el clítoris en círculos, que por cierto ya estaba un poquito más grandecito por la excitación. Isabel se metía y sacaba el desodorante, que por cierto cada vez lo metía más adentro, al grado que pensé que hasta se le podía quedar adentro. Edith se metía dos dedos en su vagina metiéndolos y sacándolos e incluso se llegaba a tocar los pezones de vez en cuando. Entonces Edith empezó a gemir más fuerte, quizás iba a llegar al orgasmo e Isabel y yo la volteamos a ver, fue cuando Edith se empezó a convulsionar y a temblar de su cuerpo, se metía y sacaba los dedos de si vagina cada vez más rápido, hasta que grita: Me voy!! Me voy!!, se convulsiona rápidamente de su cuerpo, saca sus dedos de su vagina y pone duros sus puños de su mano como queriendo agarrar algo y entonces se queda quieta. Era un hecho de que se había “venido”, aunque claro de una forma diferente a los hombres, ya que que yo sepa a nosotras no nos sale ese líquido de ahí. Tenía realmente mojada su vagina por lo que pude notar. Y yo creo que los hombres también lo habían notado, pues estaban como idiotas mirándola.

Pasó cierto tiempo y yo seguía frotándome el clítoris, era un hecho de que ya no iba a ganar, pero por lo menos tenía que acabar con lo que había empezado. Entonces fue cuando supe que ahora era mi turno. Empecé a frotarme más rápido cada vez. Los hombres estaban viéndome fijamente, lo que a mi me gustaba en ese momento de excitación. Incluso en esos momentos sinceramente desee que alguien de los hombres me hiciera el amor, pero sólo lo pensé en esos momentos, estaba hiper caliente.

Quería todo en ese momento. Entonces cerré mis ojitos y en ese momento sentí un calorcito recorrer todo mi cuerpo como una especie de escalofrío riquísimo, creo (porque no se realmente) que me salió un quejido de mi boca. En esos momentos me sentí en el cielo, me quería comer al mundo, nada absolutamente nada me importaba, entonces sentí como un pequeño vacío en mi interior y entonces supe que me vino un orgasmo. Wow!! Fue lo máximo, de verdad, fue el mejor orgasmo que hasta el momento había tenido, quizás en parte por toda la excitación que tenía acumulada en mi cuerpo y en mi mente, en fin no sé realmente. Inmediatamente después oí un quejido de mi prima y entonces sólo alcancé a ver como de reojo (pues estaba exhausta) que se metía y sacaba el desodorante más rápido y más rápido y de pronto lo suelta y me agarra de un brazo temblando. Entonces supe que le había venido su orgasmo. Después me soltó, yo no se porque me agarró, quizás por la excitación o un acto reflejo, en fin, no lo sé, pero por lo que ví fue un orgasmo intenso el que tuvo. Y de hecho a ella le estaba saliendo liquido de su vagina, pero no mucho, era medio transparente.

Yo medio ida todavía ví a los hombres quienes estaban “idiotizados” por lo acontecido, mi hermano entonces dijo: Huele riquísimo. Entonces yo le dije: Pues claro, huele a mujer. Entonces Jacobo dijo que había ganado Edith y que de hecho había ganado la partida del juego, era la campeona del juego. Entonces mi hermano dijo: Bueno yo creo que todos ganamos aquí por lo que hicimos. Y todos dijimos que sí.  Mi prima dijo que por favor lo que había pasado nadie lo comentara y que esto iba a ser un secreto para todos. Todos dijimos que sí y entonces mi hermano dijo: Junten la mano y juren que nadie va a contar nada de lo que pasó aquí. Todos juntamos las manos y juramos que esto iba a ser un secreto entre nosotros y nunca íbamos a comentar nada al respecto.

(Bueno ahora ustedes lo saben, pero no lo digan a nadie, Ok?)

Ya era tarde y quizás no tardaban en llegar nuestros papás. Medio alzamos el desorden que teníamos porque ya estábamos todos cansados por el orgasmo que cada quien tuvo, por lo tarde que era y por la borrachera que traíamos y nos vestimos cada quien con sus cosas. Lo demás de como nos dormimos o donde o que pasó después sinceramente no me acuerdo mucho del detalle. Solo del dolor de cabeza al día siguiente.

En fin, espero les haya gustado este relato y se hayan divertido al igual que yo me divertí, ah! Y una disculpa por la tardanza de la publicación de esta segunda parte.

FIN

Laura Medina

No hay comentarios:

Publicar un comentario