¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com a partir de las entradas anteriores al 15 junio 2021

lunes, 19 de abril de 2021

Mamá


Que tiempos aquellos en que comienzas a sentir sensaciones no conocidas .Sientes las hormonas en todo el cuerpo y cuando miras un cuerpo femenino no sabes como reaccionar.

Las zonas erógenas comienzan a cubrirse con vellosidades y de noche ,de vez en cuando te despiertas con un liquido viscoso que te moja todo bajo el bóxer. Son tiempos de incertidumbre en el campo de lo sexual. Te quiere explotar el pene y necesitas estímulos externos. Lo único que esta a mano es: Mamá.

Es entonces que comienzas a observar sus formas. Sus pechos turgentes y sus caderas atractivas .Te excitan y aparecen las primeras masturbaciones y la búsqueda de sus bombachas y escuchar sus noches de sexo con mi padre. Sus jadeos ,son mis jadeos , sus orgasmos son mis eyaculaciones y las sabanas quedan cubiertas por mi sexualidad desbordada.


Mis miradas hacia mamá fueron haciéndose menos inocentes y mis caricias mas frecuentes y cargadas de sexualidad ,siendo muchas veces rozada por mi verga dura.

Mamá, me despertaba todas las mañanas para ir al colegio ,yo ya tenia 15 años cumplidos y muchas veces, en el calor primaveral, mi cobertura corporal era exigua ,por lo que , mi verga aparecía por encima de mi bóxer o exaltada por las erecciones matinales.

de las manchas en ropa interior o sabanas , nunca me dijo nada, pero , nuestro acercamiento físico era mas evidente. Conclusión: cada vez me masturbaba mas seguido en homenaje a esa mujer que compartía mi casa y tenia unos pechos excitantes , unas caderas apetecibles y un culo para tocar.

Las relaciones con mi padre fueron haciéndose mas aburridas .El la buscaba , ella, se resistía un poco , luego se quitaba la bombacha, abría las piernas , mi padre le chupaba los pechos, se la ponía en la concha , dos o tres movidas , él eyaculaba y Mamá , sin demostrar nada , se daba vueltas en la cama y dormía hasta el día siguiente. esto lo podía seguir mas o menos cerca , ya que , en otros tiempos , sus orgasmos me llevaban a la eyaculación.

El carácter de mamá se fue agriando y sus abrazos conmigo se hacían mas fuertes. Yo, apretaba sus caderas y ella sonreía y volvía a la vida.

Un fin de semanas fuimos al campo. Mi padre dormía siesta y nosotros caminábamos por las sendas del monte subtropical. Era una situación divina. me sentía eufórico. Sus pechos aparecían bajo un escote abierto. Mis manos jugaban sobre unas caderas voluptuosas y sentía bajo mis dedos el diseño de una tanga pequeña que cubría sus glúteos tentadores. Mi verga aparecía bajo el short en forma ostensible. Mamá, de vez en cuando la miraba y una luz chispeante aparecía en sus ojos.

Después de una caminata de una hora , nos sentamos a descansar .ella abrió su amplia falda quedando sentada al medio como una flor. Yo, me quité la remera y puse mi cabeza en su regazo. ella, suspirando y recomponiendo fuerzas , me acariciaba el cabello mientras mi cabeza se incrustaba en su entrepierna.

Yo instintivamente , llevé mi mano a mi bulto emergente y acaricié mi pene por encima del pantalón. Mamá, miró el gesto y dijo: si quieres, ponte cómodo y aflójate el short, mientras su mano acariciaba mi pecho. Di vuelta mi cabeza e incrusté la nariz sobre su monte de venus, apenas separado por un vestido liviano y la tanga. La mano de mamá jugaba desde mi pecho a mi abdomen ,casi al borde de mi short. Mi boca, sobre su abdomen erotizante , comenzó a mordisquear su ropa y su cuerpo. Ella, tomó la iniciativa y buscó lo que deseaba. Acarició la cabeza y el tronco y suspiró: es divino, Papi, es divino. Mi boca buscó sus carnes y mordí su pelvis. Así, Papito, así , dijo al tiempo que abría las piernas y dejaba su concha frente a mi boca. .La abracé , me acosté a su lado y nuestras bocas se juntaron como si el mudo se acabase. Nuestras manos buscaban el cuerpo del otro. La verga descansaba en sus manos y sus pechos eran estrujados por mis manos. El abdomen tentador era objeto de mis caricias y mi dedo llegó a introducirse en su concha mojada y caliente. Papi , es divino estar caliente con vos, decía mamá en su euforia sexual, subí su camisa y deje expuestos sus lolas ,baje el corpiño y las lamí con desesperación, al tiempo que mamá llegaba a un orgasmo violento y ruidoso. Papi, eres divino, chúpame entera, chúpame. Levanté su pollera hasta la altura de su cintura y admire sus partes pudendas cubiertas por una tanga color carmesí. Era una invitación a comerla. No sabia como hacerlo y aun hoy lamento no haber sabido como actuar. Bajé las bombachas , abrí sus piernas y le puse la verga hasta el fondo de su vagina. Ella suspiró profundamente y sus ojos se entornaban con lascivia. su pelvis comenzó a moverse lentamente y sus manos jugaban sobre mi espalda. Besé sus labios apetecibles y mis manos apretaban sus pechos pulposos. mamá gozaba como loca , sollozaba y se mordía el labio inferior.

¡Papi, es hermoso, coger contigo .dame leche, amor, dame leche!.

Cuando mi eyaculación estaba presente ,en una actitud de macho responsable-ante una mujer fértil de menos de 40 años- le pregunté: ¿quieres leche en la concha o en las tetas? Lléname la concha papito, quiero sentirte entero dentro mío. y gritó su orgasmo. Mi eyaculación, abundante, caliente y espesa , lleno la concha materna y mi grito lo ahogué mordiendo el cuerpo materno en el cuello.

Nos abrazamos, nos besamos con pasión y ella confesó: hace mucho que quería esto, ahora soy feliz.

Yo también contesté, pero, y ahora que ? fue mi interrogante.

Mamá, tranquilamente, mientras me besaba el pecho con especial detenimiento en mis tetillas ,me contestó: Tu y yo podemos ser felices, sin problemas si sabemos ser discretos. Su mano bajaba a mi abdomen y mis dedos jugaban en su clítoris. Se agachó sobre mi verga y me hizo una fellatio difícil de olvidar. Acaricié sus lolas, apreté sus pezones y dejé escapar mi semen en su boca. Lo tomó todo, me besó largamente con un sabor a magnolia propio de mi semen y me dijo: Soy tu mujer..

Por Joel

No hay comentarios:

Publicar un comentario