¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com a partir de las entradas anteriores al 15 junio 2021

viernes, 9 de abril de 2021

Mis primos y mi tia


Capitulo 1 Mi tía Isabel y sus hijos

Antes quiero felicitar a los propietarios de éste magnifico sitio de relatos que descubrí anoche mientras navegaba por el internet. Igualmente debo aclarar que en vista de que por ser venezolana, voy a utilizar mi propia manera de hablar, tratando en lo posible de darme entender por toda la audiencia, en especial, por aquella de otros países. La historia que les narraré es verdadera y me sucedió cuando tenía 16 años.

Bien, les cuento que tengo 23 años edad, profesional, trabajando en publicidad, Me considero una mujer muy bonita , sexy y de mente abierta, con un cuerpo muy bien formado y provocativo, el que cuido con detalles. En lo personal adoro el sexo y me gusta disfrutarlo plenamente en todas sus manifestaciones, sexo que descubrí desde muy pequeña ya que a los 10 me empecé a tocar con mucho placer y a los 14 perdí mi virginidad con un noviecito de la cuadra. Desde que el goce sexual entró en mi vida me masturbo constantemente, diría que soy adicta a eso. En la actualidad lo hago por lo menos 5 veces a la semana, especialmente al despertar por la mañana, aunque en ocasiones lo repito mientras me baño o cuando me encuentro a solas en mi habitación. Dentro de mis descubrimientos eróticos está la relación sexual con otras mujeres, la que inicié con una compañera de escuela. Me conservo soltera disfrutando a mis anchas todo lo que me brinda el sexo. A los 16 años mi vida cambió cuando me tuve que mudar a la casa de mi tía Isabel.

Todo sucedió por culpa de la separación de mis padres, que trajo como consecuencia la ruptura del matrimonio. Por ese motivo, papá se fue a vivir a España dejándonos prácticamente desamparados y sin apoyo económico ya que él era el único soporte de la casa. Mamá tuvo que salir a trabajar como secretaria, pero lo que ganaba apenas alcanzaba para vivir, por lo que tomó la decisión de hablar con su hermana Isabel para pedirle que yo me fuera a vivir a su casa y así poder terminar mi bachillerato. Con gusto mi tía aceptó la petición de mami, asumiendo toda responsabilidad sobre mí. Al mes ya estaba viviendo con ellos y estudiando en un nuevo liceo junto con mi prima Rosaura.


Todos en la familia me recibieron en su seno con mucho cariño, sobre todo Rosaura, quien desde el primer día me manifestó abiertamente su atención. Rosaura es una chica muy bonita, quien para la época contaba con 14 años; era muy inocente e ingenua a causa del duro carácter de su padre, muy apegado a la antigua, quien ya estaba divorciado de mi tía. Tanto mi tía Isabel como sus hijos ( Rosaura, Carlos y Laura) cambiaron mi estilo de vida. Carlos es el mayor de los tres, quien para la fecha en que se inició esta historia real, tenía 20 y Laura 17. Ellos, junto con su mamá son los personajes de mi relato, el que pasaré a narrarles a continuación y le seguiré contando en varias entregas.

Hoy me dedicaré a Rosaura, con quien comenzó todo. Desde el primer día en casa de mi tía me ubiqué en la habitación de Rosaura, junto con ella en camas separadas. De inmediato agarré mucha confianza con mi primita, contándole algunas cosas de mi intimidad, lo que hacía que provocara su curiosidad. Aunque Rosaura conocía teóricamente lo elemental en cuestión de sexo, nunca había tenido ningún tipo de experiencia íntima, ni siquiera masturbarse, todo se limitaba a besos con sus noviecitos. Me confesó que nunca había tenido sexo ni que tampoco se había masturbado, aunque algunas veces cuando sentía esa fogosidad muy natural en los adolescentes, trataba de tocarse entre sus piernas, pero por temor a ese mal concepto pecaminoso del sexo en que fue formada, no lo hacía. Yo le decía que masturbarse no tiene nada de malo y que yo lo venía haciendo desde que tenía 10 años; que siempre la paso bien y que es muy rico tener orgasmo con los dedos. También le dije que la mayoría de las chicas lo hacen con gusto. Se interesó en el tema y me pidió que le enseñara a hacerlo. Hablábamos sobre este punto mientras regresábamos a casa del liceo, por lo que nos pusimos de acuerdo para enseñarle mis secretos cuando estuviéramos a solas en el cuarto.

Esa noche, después de ver televisión junto con la tía y Laura, nos retiramos a la habitación. Ella estaba muy emocionada e inquieta. Nos desnudamos, como lo hacíamos todos los días para ponernos las pijamas, solo que esta vez no lo hicimos y nos quedamos únicamente en pantys. Aunque Rosaura tenía 15 años, aparentaba una niña de 13 o menos. De contextura delgada y senos pequeños, con sus lindos pezones virginales que, junto con las oscuras aureolas, se veían como un par de deliciosas copitas sobre esas tiernas y firmes colinitas. Nos sentamos muy juntas en su cama donde le dije que lo primero que debía conocer es a descubrir su cuerpo; entonces le comencé a explicar algunas de las partes más erótica de la mujer, en especial, los senos y la vagina. Le tome una mano e hice que acariciara sus pezones con la punta de los dedos, tal como yo lo hacía; que los mojara con saliva y jugara con sus lindos chuponcitos. Así lo fue haciendo, mientras yo repetía lo mismo con los míos. Sus pezones comenzaron a brotar, a la vez que me decía que se sentía rico. Mientras yo la seguía en las caricias, posé mi mano sobre su muslo para acariciarlo, tocándolos suavemente. Entonces decidí no adelantarme a los acontecimientos tan rápidamente, por lo que no quise avanzar con mi mano sobre su pierna. "Ahora te voy a mostrar la mejor y más excitante parte de nuestro cuerpo", le señale. 

Ya para este punto sentía mojada mi cavernita y en mi cerebro había tomado cuerpo la idea de comerme esa misma noche a mi adorada y dulce primita, por lo que dedique todo mi esfuerzo hacia ese objetivo. Me deshice de mi tanga y abrí mis piernas para irle mostrando las partes donde se generan las más eróticas sensaciones. Con los muslos bien extendidos a los lados, separe los labios exteriores con mis dedos. El brillo húmedo se hacia notar mientras deslizaba mis dedos de abajo hacia arriba en ambos labios, a la vez que le explicaba con lujos de detalles a mi ansiosa y curiosa alumna que no apartaba su vista de mi vagina. Luego toqué y acaricié mi clítoris, dedicándole mayor atención y diciéndole que esta parte era lo máximo, que se lo tocara ella también e hiciera lo mismo que yo ya había comenzado a hacer, para que sintiera el mayor de los goces. Todo esto me tenía excitada. Cada vez aumentaba más y más el roce de mis dedos sobre mi clítoris, sintiendo como se iba formando en mi interior un tremendo orgasmo que estallaría pronto.

Rosaura también gozaba de sus dedos. Sus profundos gemidos me anunciaba que la estaba pasando de lo mejor y para sorpresa mía, se vino casi al instante, cayendo tendida sobre la cama con sus muslos presionando la mano que no apartaba de su preciosa cuquita, a la vez que múltiples espasmos sacudían todo su cuerpo. Ese espectáculo aumentó mi excitación dejándome llevar por esa sensación tan divina que brotaba de mi sexo hasta caer sin control de mi misma sobre la cama, con las piernas abiertas, metiendo y sacando dos dedos en mi empapada cuca. La entrega a mis caricias fue total hasta que acabé como pocas veces lo había hecho. Quedamos desfallecidas una al lado de la otra. No se cuánto tiempo pasamos así pero al recuperarnos de nuestro primer placer no quise dejarlo hasta ahí.

De inmediato me acerque a sus labios para besarlos sin hacer comentario alguno. Ella me miró algo sorprendida. Sintió mis labios tocar los suyos. Los mantenía cerrados mientras la punta de mi lengua buscaba romper el obstáculo. Muy lentamente los fue abriendo hasta que logré penetrarlos buscando tocar su lengua con la mía. Su resistencia cedió para dejar que nuestras lenguas se entrelazaran en el más intenso de los besos. Yo sabía que lo que estaba pasando era algo nuevo y diferente para Rosaura, así que trataba de ser lo más complaciente, intensa y cuidadosa posible para que no me rechazara. Sucedió lo contrario. Mi pequeña prima se entregó totalmente, permitiendo que mi boca succionara sus pezones y mis dedos acariciaran su clítoris. Su respiración y gemidos iban en aumento.

Yo estaba decidida a llegar hasta el final de aquel ardiente momento, por lo que más decidida, fui recorriendo su cuerpo con mis besos hasta llegar a su olorosa abertura. Ella continuaba gimiendo muy suavemente, mientras mis labios besaban su rajita. Abriendo sus piernas me coloqué entre ellas y separando los labios vaginales fui acercando mi boca. Por momento, Rosaura intentó detener el contacto de mi boca con su vagina al tiempo que me preguntaba que qué estaba haciendo. "No te preocupes, amor", le dije. "Vas a sentir el más grande de los placeres", logrando de esa manera que se tranquilizara y terminara de abrir sus piernas. El olor virginal que brotaba de su húmedo nidito me estaba poniendo loca.

Mi lengua jugaba con todas sus partes: los labios y el clítoris, la metía y la sacaba, la revolvía dentro de su caliente canal que no terminaba de soltar sus deliciosos jugos. Ella se agitaba y gemía mientras mi boca no se separaba de su vagina. Mi placer aumentó cuando sentí los orgasmos múltiples que se iban produciendo dentro de ella, inundando mi boca con sus excitantes jugos. Rosaura había tenido su primera chupada vaginal con su primer orgasmo múltiple, ¡Qué deliciosa criatura! ¡Que fantástico descubrimiento acababa de tener!

Con Rosaura se daba inicio la más excitante aventura con la familia de mi tía Isabel, aventura que todavía hoy en día disfruto.

Capitulo 2 Mi prima Laura

Pues bien, dos meses antes de que se dieran los hechos con Laura, había regresado a casa de mamá para pasar con mi familia los días de vacaciones escolares. Durante esos dos meses me despreocupé por los estudios, dedicándome a visitar a mis amigos, en especial a las chicas que han estado íntimamente presentes en mi vida, divirtiéndome a lo grande, lo que mucha falta me estaba haciendo. Ese tiempo que pasé al lado de los mío fue igualmente inolvidable.

Se acabaron las vacaciones y regresé de nuevo, con mucha alegría, a casa de mi tía Isabel donde me encontraría con algunos cambios interesantes. Laura se había enterado de la relación que Rosaura y yo manteníamos desde hacía meses. Rosaura, dentro se su ingenuidad y cariño de hermana, se lo había confesado como la experiencia más grande que jamás había tenido y que la hacía muy dichosa. Laura prometió guardarle el secreto, muy especialmente ante Carlos y su mamá, pero lo que menos se esperaba mi tierna primita era que conmigo, ella quebraría la promesa. Por supuesto, ese incumplimiento traía implícito toda su intención.

A los tres días de mi llegada, Laura y yo nos encontrábamos lavando los platos del desayuno cuando a baja voz, casi susurrando para no ser escuchada por la tía, que veía las noticias de la mañana en el televisor de la sala, me dijo al oído "Te cuidé muy bien a tu querida primita". La mire algo confundida emitiendo solamente un entrecortado "¿ah?". "Si, y ha aprendido perfectamente lo que le haz estado enseñando. ¿Ha sido una buena alumna, verdad?", me dijo de inmediato. Yo había entendido en parte el mensaje que me estaba lanzando, y sin permitirme responder continuó susurrándome "No imaginaba que fuera una chica tan deliciosa". Esas palabras me lo decía todo, por lo que inteligentemente le respondí "Así es, pero lo mejor es que hablemos en otro sitio, ahí está la tía. ¿No te parece?". "De acuerdo", respondió, agregando "vamos a vernos en el estudio para contártelo todo", "OK, déjame terminar con los platos, espérame allá" ¿Será que durante mi ausencia había sucedido entre ellas dos lo que me estaba imaginando?, me preguntaba a mi misma, a la vez que apresuraba el trabajo del secado de los platos para dirigirme, sin pérdida de tiempo al estudio. Mi corazón palpitaba aceleradamente.

Una vez en el estudio, previa comprobación de que no hubiera moros en la costa, me contó con lujos de detalles que Rosaura le había contado todos los secretos que yo le había enseñado y de los momentos deliciosos que siempre pasábamos. Igualmente me confesó que ella también era lesbiana desde los 16, cuando comenzó a hacerlo con Cristina, una chica de 18 años, amiga de nosotros, quien vive a cinco casas de la nuestra. También agregó que siempre le había tenido ganas a su hermanita, pero que se había estado absteniendo por lo pequeña que era y porque pudiera crear un conflicto familiar, pero, ante su confesión, aprovechó el momento que siempre había deseado; Rosaura se le entregó sin rechazo alguno, haciéndola suya con todas las ganas. Según sus palabras, a partir de ese momento lo estuvieron pasando a las mil maravillas durante mi ausencia. "Tienes que contármelo todo detalladamente", le dije. "Seguro que si, pero no en este momento ¿Qué te parece si no vamos al liceo hoy y nos quedamos en casa hablando con calma sobre el tema?". "mmmm… me parece bien", respondí interesada en su propuesta. "Bueno, entonces regresemos a la sala a la espera de que mami se vaya a trabajar y Rosaura a estudiar", concluyó.

Ya la tía se había ido a su oficina cuando le pedí a Rosaura que se fuera sin mi al liceo porque yo tenía que terminar un tema sobre biología e iría a la biblioteca a consultar libros. Mirándome con cierta curiosidad se marchó a clase.

Cuando comprobamos que todo estaba tranquilo en los alrededores, mi prima mayor y yo nos sentamos en el sofá de la sala, una al lado de la otra. Ahí terminó de narrarme paso a paso todos los hechos ocurridos con Rosaura. Sus eróticas palabras ya habían comenzado a producir efecto dentro de mi short, mojándose con los tibios jugos que comenzaban a brotar de mi vagina, ya que debajo del pantaloncito no llevaba panti. "¡Ahora quiero hacerlo contigo, Luz, debes enseñarme todos tus secretos", me indicó, buscando de inmediato mis labios y colocando al mismo tiempo su mano abierta sobre mi vulva. Respondí a su dulce ataque con mis besos y mi lengua, a la vez que abría mis piernas para facilitar las caricias de sus dedos entre mis labios vaginales, moviéndolos deliciosamente suaves sobre la tela sin dejar de presionarlos hacia dentro. Nuestros besos se hacían cada vez más intensos y apasionados y mis manos buscaron sus senos desnudos debajo de la franelita de algodón que llevaba puesta. Laura es una de esas chicas de quien se podría decir que posee unos senos perfectos; el tamaño ideal que cualquier chica pudiera desear tener, redondos y firmes con un par de grandes aureolas oscuras, con sus erectos pezones que yo acariciaba entre mis dedos. Nuestros gemidos se confundían en un melodioso concierto erótico. Mis labios succionaban uno de los largos y brotados botoncitos, que como duros borradores de un lápiz, se erigían soberanos sobre sus senos. 

Los gemidos continuaban y el calor aumentaba en nuestros cuerpos. Laura, mientras besaba mi , se dedicó simultáneamente a quitarme el short para dejar desnuda mi empapada rajita, donde introdujo dos de sus dedos e iniciar así un exquisito meta y saque que me producía las mas sabrosas sensaciones y generaban los más rítmicos movimientos de mis caderas. Sin sacar los dedos de aquel lubricado albergue bajó su cara hasta mi entrepierna. Como yo sabía lo que iba a venir, eché mi cuerpo hacia adelante, apoyando únicamente parte de mis nalgas sobre el borde del asiento, abriendo mis muslos a todo lo que daban de ancho. Laura cubrió mi cosita con su boca, sin dejar de meter y sacar sus maravillosos dedos, lo que ya me tenía desesperadamente alterada a punto de orgasmo. Su lengua revoloteaba por toda mi cuca; sobre los labios externos e internos, sobre el erecto clítoris, el que a rato chupaba dentro de la boca o le daba delicados mordisquitos. Esa combinación de lengua y dedos que se agitaban en cada parte de mi sexo, me elevó al cielo para desatar en mi interior una serie de orgasmos que se sucedían uno detrás del otro. Mi cuerpo se sacudía espasmódicamente ante las múltiples acabadas que se hacían dueñas de cada fibra de mí ser. De repente, como volcán en erupción, de mis entrañas explotó el más intenso de los orgasmos que hizo que mi cuerpo se arqueara y que yo pidiera clemencia a la lengua de Laura que desenfrenadamente castigaba mi adorada pepita. Caí rendida, muerta, sobre el sofá, con la respiración acelerada y profunda y la repetición de pequeños gemidos agónicos. Laura termino de lamer mi vagina intentando con ello secar aquella lubricada parte de mi cuerpo con su lengua, a la vez que le proporcionaba delicados besitos en señal de gratitud. "¡Eres lo más divino que he podido tener en mi boca!", susurró.

Laura se había quitado de entre mis piernas para sentarse a mi lado y tomando mi cabeza la colocó sobre su pecho desnudo. Yo le respondí acurrucándome en su regazo. Pasaron unos minutos en esa posición, diciéndole cuan agradecida estaba por tan inmenso placer. La sensación de elevación que me hacía flotar en el limbo no terminaba ni yo tampoco quería que cesara. Tomando la iniciativa nuevamente y sin dejar de darme besos en la mejilla, la frente y los labios, me dijo: "ahora me toca a mi. Te enseñare a que me hagas algo que me vuelve loca. Ven, vamos a la cama". Nos levantamos del sofá y nos dirigimos a su habitación.

Su cama ancha estaba ordenadamente tendida con sábanas limpias que olían a flores. Laura se dirigió al closet donde sacó una caja larga y plana. De su interior extrajo un tremendo consolador negro como de 30 centímetros de largo, de hinchadas venas y cabeza pulidamente brillante. "Vaya que eres glotona", le señalé. "si…", me respondió, agregando a continuación "es mi Rambo. Le debo muchos momentos de felicidad". Sin dejar de comentar las bondades de su "Rambo", también sacó de la caja unas trenzas largas de satén negro y tendiéndose sobre la cama me invitó a que hiciera lo que me iba a indicar. "Ven, ábreme las piernas y atas cada uno de mis pies a los lados de la cama". Abrí lo más que pude sus piernas, amarrando cada uno de los pies como ella me dijo. Esa vista, con su expuesta cuca brillando por los jugos que seguían saliendo de entre los gruesos y brotados labios, me embriagaba. El espectáculo que se presentaba ante mis ojos, muy usual en el sadomasoquismo, era nuevo para mí, solo lo había visto en algunos videos, sin embargo la excitación que me daba era tremenda. "Ahora las manos", me ordenó, y tomándola por las muñecas, até cada uno de sus brazos a cada lado del espaldar de la cama, quedando, de esa manera, inmovilizada. Sin que ella me dijera lo que debería hacer a continuación, busqué sus labios y su lengua, la que se entrelazó con la mía en un juego erótico mezclado con nuestras salivas, que nos iba subiendo al limbo muy rápidamente. Mientras mi lengua jugueteaba con la suya, mi mano acariciaba su clítoris; metí un dedo en su encharcado hoyo, entrando y saliendo con facilidad por la excesiva lubricación que ahí había. 

La calentura de Laura estaba al máximo, demostrándose con sus gemidos ahogados por mi boca y los movimientos circulares de sus caderas, que al compás de mis dedos entrando y saliendo, hacía un perfecto coito. Los músculos vaginales presionaban mis dedos. Ella sabía utilizar muy bien esa parte que algunas mujeres saben dominar muy bien y que tanto les encantan a los hombres. Podía sentir como capturaba y soltaba mis dedos dentro de la vagina. No quería sacarlos de tan caliente aposento, al contrario, intensificaba el entra y sale que la estaba haciendo gozar inmensamente. Mientras con mayor fuerza la cogía con mis dedos, mas rápido agitaba sus caderas en círculos y de abajo hacia arriba. El trabajo que le daban mis dedos lo reforcé con sus senos, succionando los pezones con de mi boca, acariciándolos a la vez con la punta de mi lengua. Laura aumentaba su agitación y desespero, lo que me indicaba que pronto se vendría con mucha fuerza. Adelantándome a lo que se veía venir, tomé a "Rambo" con mi mano llevándolo a su cuca. Saqué los dedos de su palpitante raja para sustituirlos por aquel gigantesco aparato que sin contemplación lo fui metiendo y sacando, acompañando su arremetida con mi lengua que se dedicó incontrolablemente de su duro y rosado botón. El cuadro sensualmente erótico que se estaba presentando me tenía a millón, en una excitación que de un momento a otros no podría controlar más. Laura también acababa de perder el control de si misma para estallar en un orgasmo que le hacía convulsionar todo su cuerpo. De su garganta brotó un ahogado grito que repetía en la medida que esa gigantesca acabada se adueñaba de su ser. Pasó seguido, mi cuerpo comenzó a estremecerse de la misma manera como lo estaba haciendo el de mi prima. Jugos que empapaban las sabanas y se entremezclaban sobre nuestros vientres y muslos; gemidos de goce y electrizantes espasmos simultáneos dominaban el ambiente en aquella habitación saturada a olor de hembra en celo. ¡Un siglo acabando hasta que el agotamiento y la satisfacción nos dejaron inerte!

Pasaron unos minutos cuando decidí desatarla para acostarme a su lado. Laura acomodó confortablemente su cabeza sobre mi pecho, su mano montada en mi seno y uno de sus muslos sobre el mío. Nos dijimos muchas cosas sobre lo maravilloso que había sido tan inolvidable momento y lo tanto que lo habíamos disfrutado. Estuvimos amándonos hasta el mediodía; luego tomamos una ducha juntas y nos preparamos para cuando la familia regresara a casa.

Con mi prima Laura se abría otra puerta hacia el disfrute sexual con mi familia. Nos seguimos amando a escondida de mi tía y de Rosaura, e incluso compartíamos ardientes horas con su amiga Cristina, la mayoría de las veces en la casa de ésta. El secreto con Rosaura se mantuvo hasta el día que ella entró sin avisar al cuarto de Laura, encontrándonos en pleno goce.

Luz Mar

No hay comentarios:

Publicar un comentario