¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

AVISO IMPORTANTE ¿Deseas bajar las películas del blog con fecha anterior al 15 de junio 2021? La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com. ¡Recuerda entradas anteriores al 15 junio 2021!

Aquí puedes buscar dentro de imagenobscura, si no encuentras lo que necesitas pídelo en el chat

miércoles, 7 de diciembre de 2022

Consolando a mi hija


Cuando era adolescente, definitivamente no era lo que cualquiera hubiera llamado una persona sensual o incluso atractiva.

Oh, mi rostro era bastante bonito (o eso me dijeron), y tenía una buena figura, pero era terriblemente tímida y retraída. Nunca hablé con niños a menos que lo necesitara, y solo tenía una o dos amigas cercanas.

Mi vida sexual era inexistente y eso incluía la masturbación. Ni siquiera consideré tocarme así.


Pero todo cambió para mí a los 19 años, después de dar a luz a mi hija Andrea. Sorprendentemente, cuando sentí los labios y la lengua de esa niña tirando de mis pezones, fue entonces cuando comencé a experimentar una verdadera excitación sexual.

Quedé embarazada a principios de mi último año de secundaria. Mis padres ni siquiera discutieron dejarme tener un aborto, y ciertamente no estaría de acuerdo en casarme con el chico que me consiguió de esa manera, en mi primera y última cita, y así tuve al niño fuera del matrimonio.

Pero nunca me ha importado ser madre soltera, y nunca he tenido ninguna razón para arrepentirme de haber dado a luz a mi querida hijita. Cuando la sentí chupando mis senos y vi la mirada de felicidad y satisfacción en su dulce rostro, me dio una emoción más allá de lo imaginable.

Y, a medida que pasaban los meses, mi placer de amamantarla pasó de la satisfacción al borde del delirio.

La primera vez que me masturbé fue cuando Andrea tenía unos cuatro meses. Cada día sentía más y más excitación sexual cuando la amamantaba…

…y esa noche, mientras yacía desnuda en mi cama con mi bebé mamándome, por alguna razón tuve que poner mi mano libre entre mis piernas y acariciarme. Llegué en cuestión de minutos, mi primer orgasmo, y después de eso comencé a masturbarme casi cada vez que la alimentaba.

¿Es una sorpresa, entonces, que continué amamantando a mi hija hasta que cumplió los cinco años? Me encantó, y ella parecía amarlo, y no pude detenerme.

Eventualmente, por supuesto, ella comenzó a ir al colegio, y de mala gana tuve que dejar de darle mi pezón varias veces al día. Pero incluso entonces, durante los siguientes cuatro años, de vez en cuando, y en secreto, le permitía tener lo que quería y lo que yo anhelaba.

Por lo general, ocurría tarde en la noche. Una o dos veces por semana, después de acostarla, descubría a Andrea deslizándose por la puerta de mi dormitorio, metiéndose debajo de las sábanas y acurrucándose en mis brazos.

Sus pequeños dedos nunca tardarían en abrir mi camisón y encontrar mis pezones duros, y cuando sentí que sus labios y su lengua me saboreaban, provocándome, excitándome, y mientras acariciaba su fragante cabello y besaba la parte superior de su cabeza y susurraba suavemente su nombre, sentía esa calidez familiar y esa humedad agitándose entre mis piernas… y entonces deslizaría mi mano hacia abajo para acariciarme y pronto experimentaría otro orgasmo dolorosamente maravilloso mientras mi hija succionaba mi pecho.

Si tenía alguna idea de lo que realmente estaba sucediendo, nunca lo dijo y nunca preguntó al respecto. Ella simplemente me dio lo que necesitaba, y la amaba por eso.

La cantidad de veces que esto ocurrió gradualmente comenzó a disminuir a medida que mi hija crecía, hasta que fue solo una vez cada pocas semanas, luego cada pocos meses y, por último, cuando Andrea cumplió nueve años, sus visitas terminaron por completo.

Sabía que tenía que suceder en algún momento. Pero aun así, me dejó sintiéndome terriblemente triste y sola.
Durante los dos años siguientes, me consolaba masturbándome incluso con más frecuencia que antes, y buscaba en línea fotos y videos de lesbianas sexys de chicas chupando los senos de las mujeres, e imaginaba que era yo en esas imágenes, junto con mi hija, y que mientras ella lamía, chupaba y mordisqueaba mis pezones erectos, me penetraba con los dedos hasta que lleguar al clímax.

Se sentía muy bien, pero por supuesto que no era lo mismo. Ni siquiera cerca.

Pero, ¿qué podía esperar? ¿Realmente creí que una adolescente, acercándose a la pubertad, querría mamar los senos de su madre como un bebé? No, ciertamente sabía mejor que eso, pero no alivió el dolor de anhelarla.

Entonces sucedió algo.

Mi hija tenía ahora 11 años y, como yo, era bonita pero también bastante tímida. Tenía pocos amigos cercanos y rara vez la invitaban a fiestas o salidas. Entonces, fue un gran problema para ella cuando le pidieron, por primera vez, que se uniera a otras niñas para una fiesta de pijamas un sábado por la noche.

Andrea apenas podía contener su emoción. Y así me sentí doblemente cruel cuando sonó el teléfono esa noche alrededor de las 10:30 y escuché su voz llorando al otro lado, rogándome que fuera a buscarla y la llevara a casa.

En el auto, en el camino de regreso, ella estaba sollozando tan fuerte que no pude obtener ninguna explicación real de lo que había sucedido. La madre de la niña que invitó a mi hija también dijo que no tenía idea de qué la había enfadado tanto.
Cuando llegamos a casa y la acompañé escaleras arriba, fuimos directamente a mi habitación sin siquiera pensarlo. Le quité el abrigo (debajo sólo llevaba un camisón largo de algodón) y las zapatillas de deporte, y la llevé a la cama.

Reclinada sobre las almohadas, sostuve a mi hija contra mi pecho, frotando su espalda, besándola y calmándola. Cuando finalmente pude escuchar lo que estaba diciendo, era algo acerca de que una de las niñas se burlaba de ella y era mala con ella, y ninguna de las otras la defendía, ni siquiera las que pensaba que eran sus amigas.

“Mami, ya no quiero salir así”, se lamentó, sus lágrimas empapando mi camisa. “¡Solo quiero quedarme contigo, siempre!”

“Ya, ya, cariño, todo está bien. Puedes quedarte conmigo todo el tiempo que quieras, incluso para siempre. ¿De acuerdo?”

“Está bien”, resopló ella.

Agarré unos pañuelos de al lado de la cama y le limpié la nariz. Entonces le dije: “Mira, me mojaste la camiseta, niña graciosa”.

Ella se rió de eso, y aproveché la oportunidad para sentarme y quitarme la camisa. No estaba usando sostén. Miró mis pechos.

En un impulso, dije: “Vamos, bebé, vamos a la cama y acurrucarnos, ¿de acuerdo?” Ella sonrió y asintió.

La ayudé a ponerse de pie y luego aparté las sábanas. Ya me había quitado los zapatos y solo tenía que desabrocharme los jeans y quitármelos, quitándome los calzones al mismo tiempo. Andrea se quitó el camisón por la cabeza, dejó caer sus calzoncitos al suelo y saltó a mi cama. Subí detrás de ella y nos acurrucamos juntas.

La piel de mi hija era suave y tersa. Pero su cuerpo había cambiado durante los últimos años. Ahora era más alta, solo unos centímetros más baja que yo, y su cuerpecito de bebe regordete habia desaparecido. A pesar de que solo tenía los comienzos desnudos de los senos, sus caderas aún eran estrechas y, en consecuencia, era un poco desgarbada, no la niña tierna que solía caber tan fácilmente en mis brazos.

Nos llevó uno o dos minutos cambiar de posición y encontrar una que nos resultara cómoda. Estaba de costado, con una de sus largas piernas sobre mis gruesos muslos. Yo estaba de espaldas, un brazo alrededor de sus hombros. Su cabeza estaba apoyada en mi pecho, y uno de sus brazos abrazaba mi cintura.

Nos quedamos así por un rato, respirando tranquilamente, cálidas, seguras y contentas. Finalmente besé la parte superior de su cabeza y susurré, “¿Te sientes mejor ahora?”

“Sí…” murmuró, tan suavemente que pensé que podría estar casi dormida.

Pero luego, casi imperceptiblemente, la mano de mi hija comenzó a subir lentamente desde mi cintura, en dirección a mis senos. Cuando llegó a la parte inferior de uno, se detuvo por un momento, luego deslizó su mano sobre mi pecho hacia el otro lado y presionó su muñeca suavemente hacia arriba contra el otro seno.

No había esperado que de repente comenzara a sentirme tan excitada. O tal vez realmente esperaba esto, y lo deseaba, inconscientemente. Pero en cualquier caso, mi corazón latía más fuerte y mi respiración se aceleraba cuando sentí que su mano se movía lentamente entre mis pechos, y sentí que sus dedos se separaban, alcanzando la parte superior de un seno, y luego su dedo meñique simplemente rozaba mi pezón, que ya estaba rígido, y con ese toque jadeé, “¡¡Ay, Andrea!!”

En respuesta, mi hija dejó que su mano se deslizara un poco hacia abajo hasta cubrir mi pecho. Ella lo acarició, apretando suavemente, dejando que mi pezón erecto jugara entre sus dedos. Su toque se sentía como el cielo.

“Oh, mi bebé”, susurré, tomando su cabeza entre mis manos y bajando su rostro hacia mi pecho. Cuando sentí que sus labios se cerraban sobre mi pezón, su cálida boca sobre mí una vez más, su lengua provocándome, ¡sabía que nunca más querría renunciar a esto!

“¡Oh, SÍ bebé, chupa la tetita de mamá! ¡Esa es mi niñita buena!”

Succionó de un lado durante unos minutos, mientras acariciaba mi otro seno con la mano, y luego pasó al otro. Iba y venía, primero uno y luego el otro, durante mucho tiempo, y me excité intensamente.

Quería tocarme, necesitaba con urgencia correrme, pero Andrea estaba casi encima de mí, y ahora era más grande que antes, y sería mucho más difícil para mí llegar a mi vagina sin hacerle saber lo que estaba haciendo. Y dado que probablemente ya era lo suficientemente mayor para tener al menos una idea de lo que era la masturbación, no estaba segura de lo que debía hacer… así que simplemente la abracé, frotando la piel suave y cálida de su espalda, acariciando su cabello, arrullándola, mientras amamantaba de mi.

Finalmente, Andrea pareció contentarse con mamar y, con un profundo suspiro, levantó la cara de mi pecho. Aunque la habitación estaba mayormente oscura, dejé una pequeña lámpara encendida y había mucha luz para que ella viera mi cuerpo y yo para ver lo que estaba haciendo.

Se quedó en silencio por un momento, antes de mirarme a los ojos y sonreír. Le devolví la sonrisa, formando mis labios en un beso. Luego volvió a mirar el pezón erecto que acababa de soltar de su boca. Era largo y húmedo, brillando a la luz de la lámpara. Extendió su lengua, lamiendo solo la punta.

Me estremecí de placer.

Mi hija volvió a lamer mi pezón de la misma manera. Me estremecí una vez más y ella se rió. Ella me miró, con una mirada traviesa en su rostro, y comenzó a provocarme, moviendo la punta de su lengua sobre mi duro pezón, disfrutando la respuesta que obtuvo.

Involuntariamente arqueé la espalda, elevando mis pechos hacia ella.

Pasó al otro pezón, pero esta vez lo lamió más lentamente, alrededor de los lados y la parte superior, humedeciéndolo completamente, y luego lo pellizcó entre sus dedos antes de pasar la lengua por él una y otra vez.

Estaba jadeando fuerte. Mis manos estaban retorciendo las sábanas de la cama con un fuerte agarre. Podía sentir lo húmeda que estaba mi vagina y me pregunté brevemente si ella podía oler mi excitación.

Justo cuando pensaba que no podría soportarlo más sin tocarme, Andrea se deslizó suavemente fuera de mí. Se reclinó, apoyándose en un codo a mi lado, respiró hondo y luego dejó escapar todo en un largo suspiro. “De…, ¿debería volver a mi cama ahora?”

“¡No! No, es… quiero decir, puedes hacerlo si quieres, pero es tan agradable tenerte aquí”. Me giré de costado para mirarla. “Podemos… um, solo dormir juntas esta noche si quieres. ¿Te gustaría eso?”

Ella me miró y asintió lentamente, sonriendo. “Sí.” Luego apoyó la cabeza en la almohada.

“Está bien”, susurré tragando saliva. La miré por unos momentos más mientras cerraba los ojos y respiraba suavemente. Ella era tan bonita. Una carita perfecta. La amaba intensamente.

Me di la vuelta para poder apagar la lámpara y luego me acosté de espaldas junto a ella en la oscuridad, sintiéndome cálida y feliz.

Era muy tarde, pero ciertamente no estaba lista para irme a dormir. Mis pezones todavía palpitaban con la deliciosa sensación de haber sido chupados y tentados. Mi vagina estaba goteando y necesitaba ser tocada.

Después de quizás quince largos minutos de espera, decidí que mi hija seguramente estaría profundamente dormida… y entonces me permití separar lentamente mis piernas y deslizar mi mano hacia abajo para acariciar mis labios hinchados, para entrar en la grieta húmeda, para encontrar la abertura de mi vagina, para presionar un dedo dentro donde estaba caliente y húmedo.

Cerré los ojos y me concentré en los sentimientos sensuales. Pellizqué mis pezones con una mano, mientras que con la otra me penetraba con el dedo medio y jugueteaba con mi clítoris con el pulgar.

Sabía que no me llevaría casi tiempo correrme, pero tenía que tener cuidado. No quería despertar a Andrea. No podía dejar que se enterara de lo que estaba haciendo.

No fue fácil de hacer, pero a medida que se acercaba mi orgasmo me decía a mí misma que me mantuviera callada, que me lo guardara lo más posible. Sin embargo, respiraba con dificultad, no podía evitarlo, y no podía evitar que mis piernas temblaran a veces mientras me masturbaba. A medida que crecían las sensaciones sexys y sentía que mi clímax se acercaba, era casi imposible concentrarme en estar en silencio y quieta.

Pero creía que lo estaba consiguiendo. Esperaba darme un orgasmo muy necesario, y después de eso, ponerme de lado y quedarme dormida.

Entonces, justo cuando comenzaba a correrme, sentí la mano de mi hija en mi pecho. Cubrió el pecho con su mano cálida, tomó el pezón erecto entre los dedos y el pulgar y lo apretó. ¡Eso me hizo correrme más rápido y más fuerte!

Ahora era imposible para mí permanecer en silencio, especialmente después de la larga acumulación y todo el esfuerzo que había hecho para contener el placer mientras mis jugos fluían.

Andrea puso su boca sobre mi pezón y chupó. Eso hizo que me corriera por segunda vez, un clímax aún más poderoso que comenzó justo cuando el primero comenzó a retroceder.

“¡Oh! ¡Dios! ¡Mierda! ¡Sí!”

No sé cuántas veces me vine. Tal vez fue solo un orgasmo prolongado. Parecía que duraba para siempre, y era celestial.
Tener a mi hermosa y dulce hija succionándome mientras frotaba mi clítoris y presionaba mis dedos dentro de mi vagina era todo lo que siempre había querido. Significó todo para mí. Saber que sus labios y su lengua estimulaban mi pezón erecto mientras me masturbaba era lo que hacía que me corriera una y otra vez.

Por fin, terminó. Aparté los dedos de mi vagina y tomé la cabeza de mi pequeña entre mis manos, sacándola suavemente de mi pecho. “Oh, bebé, mi bebé”, susurré, mientras la estrechaba contra mí.

Se movió un poco, acercándose, poniendo su pierna sobre la mía. Su cabeza estaba debajo de mi menton, un brazo alrededor de mi cuello, el otro sobre mi pecho, su mano descansando sobre mi otro seno. Respiramos lentamente juntas, acurrucadas calurosamente.

“Bebé, yo, no sé qué decir… yo… quiero decir, yo… yo no quise decir

“Quería que hicieras eso”, susurró Andrea.

“¿Que? ¿Qué quieres decir?”

“Quería que, um, ya sabes, hicieras eso. Lo que solías hacer cuando yo era mas pequeña”.

“¿Quieres decir… masturbarme?”

“Supongo… ¿es eso lo que es?”

Eso me hizo reír. Todavía era una niña tan inocente. “Sí, cariño, eso es lo que es. Mami se estaba masturbando. Me alegro de que… quiero decir, me alegro de que no te haya molestado”.

Andrea se acurrucó más cerca de mí. “Uh-uh. Me gusta. Así es como solíamos ser, tan cercanas, amables y cálidas. Quiero que siempre hagas eso”.

Envolví mis brazos completamente alrededor de ella y la abracé con fuerza. “Estoy tan feliz de oírte decir eso”. Luego, levantándole el menton, le di a mi hija un rápido beso en los labios. “En este momento, sin embargo, es muy, muy tarde. Vamos a dormir, ¿de acuerdo, cariño?”

“Está bien, mami”. Pero ella vaciló, luego preguntó en voz baja: “¿Puedo quedarme aquí contigo?”.

“Por supuesto que puedes, pequeña. Puedes dormir en mi cama cuando quieras”.

“De acuerdo.” Andrea me besó rápidamente una vez en los labios, luego se giró hacia el otro lado, de espaldas a mí, pero asegurándose de acomodar su pequeño culito cálidamente contra mi cadera.

Sonreí para mí misma, mirándola en la oscuridad. Tomando mi seno en mi mano, podía sentir el pezón todavía palpitando por la succión ansiosa de mi niña. Suspiré profundamente con gran satisfacción, luego me giré hacia ella, me acosté de lado y la sostuve en mis brazos. Estuvimos acurrucadas de esa manera toda la noche, una amorosa madre e hija desnudas, y dormimos profundamente.

Por Javiera

No hay comentarios:

Publicar un comentario