Aquí puedes buscar dentro de imagenobscura, si no encuentras lo que necesitas pídelo en el chat

viernes, 4 de noviembre de 2022

Desvirgando a Melisa


Desde hace mucho tiempo he sido alguien quien le gusta estar con varias mujeres, mi hija Melisa era cuidada por su tía, quien era tía mía y también la cuidaba mis primos, yo no era verdaderamente responsable, yo me la pase estudiando y trabajando hasta que me fue bien en el trabajo, y puede tener un buen sueldo, a Melisa la tuve a mis 21 años, y su madre era más irresponsable que yo y no la vimos de nuevo.


Melisa era más que toda una chica muy curiosa, a sus doce años teníamos una relación muy tensa, no pasa mucho tiempo con ella, pero aun así nos llevábamos bien, en la que algunas veces me daba besos en los labios, pues nunca tuve la intención de verla con esos ojos, era muy hermosa y se comportaba de forma madura para su edad, bueno, de cuando en cuando invitaba a algunas chicas a mi departamento, en la que no es secreto que Melisa supiera de lo que es el sexo, pues mi madre, o sea su abuela con quien tuve alunas experiencias en la cama con ella, le contaba a Melissa de lo que era el sexo a su modo, pues de esa misma formo me lo contaba a mí desde que era niño, el tiempo pasaba y con Melisa nuestra relación era más de amigos cercanos, pero lo que no sabía era que su abuela le contaba a ella que la relación que tuvo ella conmigo hace años era como una delación amorosa, lo decía de juego, pues mi relación con ella era sexual, pero Melisa apenas entendía lo que se refería su abuela, pues ella pensaba que su abuela y yo éramos una pareja amorosa, mencionando también a mi prima con quien tuve sexo hace muchos años, a lo que desde años Melisa siguió creyendo eso hasta sus doce años, donde un día me menciono que si su abuela y yo éramos pareja, yo sorprendido le pedí una explicación, y ella me contó todo de lo que su abuela le dijo (ella desde siempre fue muy liberal desde que yo era niño, pero eso es otra historia) después de que me contara todo incluyendo lo de mi prima, le explique que era una relación diferente, hasta que Melisa me pregunto que si hubo sexo (como dije, nuestra relación era más abierta, y hablábamos como amigo y amiga que tienen confianza entre ellos), yo le respondí que si hubo sexo, y llegue a explicarle mejor que mi relación con ellas era solo de manera sexual, después de eso seguimos como si nada.

Varias semanas después, Melisa se comportaba de forma extraña, un día decidí revisar su laptop, en la que me las ingenie para revisar su búsqueda en su correo, no vi nada inusual, también encontré porno, videos eróticos en internet y publicaciones de relatos xxx, yo lo vi normal, pues estaba creciendo y yo a su edad hacia lo mismo, pero también sabía que alguien tenía que hacerle entender mejor el tema, y quien mejor que su abuela, a lo que la llame y le pedí que le explique a Melisa de esas cosas, después de un par de días seguí las cosas como si nada, pero Melisa se volvía cada mes más coqueta, y comenzó a ser más liberar al ponerse ropa dentro de la casa, luego note que su comportamiento lo guardaba solo cuando estaba en público, y cuando estábamos solo nosotros se comportaba de manera extraña, hasta cuando ella me daba besos en los labios, se quedaba un buen rato y a veces hacia sonido o decía cosas (hmmmmmm rico) o (bye mi amor) me pareció extraño, pero una noche mientras me recostaba, me puse a ver un video porno mientras me masturbaba, luego se me vino a la mente la vez que vi el historial de búsqueda de Melisa y todas las veces que se comportaba conmigo, eso me desvío de mis pensamientos y me masturbe pensando solo en ella, con el paso de los días seguí así, me masturbaba pensando en Melisa y en sus ricos besos. Luego de seguir fantaseando con ella vine ver a mi madre, y hablábamos unas cuantas cosas y le conté del comportamiento extraño de Melissa, ella me dijo que es un proceso donde las adolescentes comienzan a sentirse excitas y buscan sentirse deseadas por otros, y me comento que ella a su edad le gustaba provocar a los chicos, luego le pregunte que cosas le dijo ella cuando le pedí que le explique mejore del sexo, y me comento algunos ejemplos que ella tuvo, y también menciono algunas de nuestras experiencias que tuve con ella hace años.

Volví a revisar el historial de Melisa, luego a su cuenta de la página porno y vi muchos videos guardados, de fantasías hijas, sobrinas, estudiantes, tríos de incesto, y mucho más, y cuando lo vi me excite, en la noche fui a buscar esos videos a masturbarme y me imaginaba hacerlo con mi hija Melisa, los siguientes días le seguí la corriente a Melisa cunado se ponía coqueta, y nuestros coqueteos se ponían más intensos, ella me daba golpecitos en el pene entre mis pantalones, me daba algunas nalgadas o peñiscos, y me daba más besos, y yo le daba nalgadas o a veces frotaba sus nalgas, le agarraba las tetas por unos pocos segundos, hasta que sentí deseos por ella, fui a ver a mi madre y contarle de mi situación, luego ella me dijo que los problemas hormonales que debe tener y que es muy joven para hacerlo aun con ella, yo me sorprendí al inicio de que ella consideraba que yo lo haga con Melisa, pero luego recordé que lo hacíamos antes ella y yo, pero era diferente porque tenía diecisiete años cuando lo hicimos, pero tuve catorce cuando lo hice con mi prima la primera vez, luego ella me dijo que era mejor hacerlo con ella que ella lo haga con otro, ya que no sabremos sus intenciones con ella, y sabía que yo la quería mucho, lo considere la verdad, pero no quería obligarla a nada o a seducirla.

Una noche mientras nos besábamos como siempre, pero ahora nos quedábamos unos minutos, ella decía que era nuestra sesión de besos, pero después de que ella cumpliera trece años, ambos nos volvimos más calientes, esa noche mientras teníamos nuestra sesión de besos, ella se subió encima de mí en el sofá y menciono que yo lo hacía antes con mis novias y que no debe ser extraño, le seguí y ella estaba encima de mí besándome, era rico la verdad, luego de algunas sesiones más de besos, yo estaba en mi cama, hasta que Melisa vino en pijama teniendo su ropa corta en la que me pareció muy sexy, ella se subió en mí y nos besamos como siempre, pero esta vez le agarre su culito y ella gemía, no aguante más y le apreté más el culito, ella gemía tan rico que se me puso dura, ella decía (hmmmm qué rico besas, dame más, te gusta mi culito) mientras nos besábamos, luego de esa sesión, se limpió la saliva de su boca y me saco la lengua de una forma coqueta, yo ya estaba excitado y cuando Melisa se fue, me masturbe toda la noche. Yo ya tenía el deseo de follarme a Melisa, a lo que desde ese día, mientras Melisa no estaba, fui a su cuarto y me lleve un calzón sucio de ella que lo usaba desde el día anterior (lo sabía porque ella mostraba que calzón usaba antes de dormir) me masturbe oliendo su calzón, me masturba pensando en ella, lamia la tela mientras la frotaba con mi nariz, luego la empece a espiar en el baño mientras se duchaba o se cambiaba, no sabía si ella sabía, pero lo seguí haciendo. En otra sesión se besó, en uno de nuestros besos ambos sacamos nuestras lenguas haciendo besos franceses, donde nuestras bocas le devoraban entre sí y al terminar teníamos la boca bien ensalivada.

Volví a revisar la laptop de Melisa y en una carpeta encontré una galería de fotos, eran algunas fotos que tomaba con la cámara de su laptop, luego encontré algunas reveladoras e incluso ella estando desnuda, simulando estar modelando y hasta vi fotos de ella con doce años en bikini o masturbándose, donde ella estaba encima de un peluche grande de ella como si estaría montando poniendo rostros lujuriosos, yo me excite más y me volví a masturbar viéndolas, luego mientras yo y Melisa hablábamos le pregunte que si tenía novio, ella me respondió que no, y me pregunto lo mismo, yo le dije que no, Melisa me dijo que si quería tener una novia ahora, yo algo nervioso, pero a la vez excitado le conteste que estaba bien, y Melisa de broma dijo que de porque la veo mucho (no sabía si se refería que si yo la espió mucho) hasta que Melisa bromeo (no te gustaría una novia como yo?), yo le dije que era muy joven, Melisa decía (no importa siempre y cuando sea bueno en la cama) yo le pregunte de qué estaba hablando y me dijo (bueno, no tengo interés en tener novio, pero me gustaría tener uno igual a ti) yo me calenté, ella se fue mandando un beso en el aire, era evidente que estábamos jugando a provocarnos.

Una noche volvimos con nuestra sesión de besos hasta que ella me dijo (seguro que te gustaría hacer eso con una novia, no?) yo la calle con mi lengua en su boca, donde volvimos a usar nuestras lenguas y Melisa me volvió a decir (lo triste es que solo pueden ser besos, y no puedes follar con nadie porque soy tu bebita) yo seguí callándola con lo mismo, la seguí manoseando el culo y tetas, pero ella seguía diciéndome (tu no harías nada a tu hijita, verdad?) yo me agache en ella y ahora estaba encima de ella y ella estaba echada hasta que ella intentó quitarme la ropa, me quite la camisa y ella volvió con los besos, pero esta vez estábamos rojos, y nos detuvimos por la excitación, al día siguiente en la noche pensé que no habría sesión de besos hoy me eche en mi cama, pero vino Melisa con su ropa de dormir, pero ahora en lugar de un short traía su calzón solamente, seguimos con nuestra sesión y la manosee su culo contra su calzón, seguimos haciendo lo mismo hasta que una noche decidí quitarle el calzón y la empuje en mi cama, ella dijo (gua, qué buen comienzo) yo me monte sobre ella, Melisa me miro con emoción (que le vas a ser a tu nena?) yo me envolví sobre ella, nos besamos, ella me quito el resto de la ropa y yo su pijama de arriba, ya que abajo estaba desnuda. Nos desnudamos, la puse en cuatro y le metí mi verga, ella gemía rico y yo no pare, pasamos horas sin dormir, ella se ponía en cuatro, yo me ponía sobre ella y ella me montaba sobre mí. Melisa era mi novia ahora, pero nuestra relación es secreto hasta hoy después de años.

Por MarkBelly





No hay comentarios:

Publicar un comentario