Aquí puedes buscar dentro de imagenobscura, si no encuentras lo que necesitas pídelo en el chat

lunes, 13 de noviembre de 2023

Las niñas no hablan con extraños, Parte 6


Del trio de amigas solamente faltaba que probara una buena polla y enredarse en esta trama con los vejetes verdes era Verónica (15 años) la amiga y hermana del alma de Marien, que si bien había contado todo lo sucedido y le pedía que la acompañara a otra fiestita ya que el bribón de don Pedro está excitado con esta belleza rubia. Lo que si desconocían que un nuevo personaje integrado en la historia y que contribuyo a desflorar a Pilar.


Don Humberto Martins otro abuelo de 73 años íntimo amigo de don Pedro y apodado “el burro” de una poderosa herramienta la cual supo probar Pilar que por las noches recordaba con un hormigueo en su coñito que hacía que mojara sus bragas. Por otro lado, interrumpe en la trama la hermana más chica de Marien, Catita una nena de 10 años muy inteligente y vivaz con un cuerpito ya en desarrollo gracias a los deportes y la genética de la familia. Nuestra precoz infanta era de cabello rubio como su hermana, estatura de 1,40 metros aproximadamente, tez color blanca con un hermoso bronceado que hacía más resaltar sus ojos celestes y que luciera más fina al vestir el uniforme escolar o ropa de calle. Poseía un culo bien formado, piernas torneadas y largas, una cadera con una cinturita pequeña con unas prominentes tetitas en punta asomando haciéndose notar las mismas sobre cualquier prenda que llevara; era una belleza esta hembrita. La realidad es que Cata o Catita como gusten, no estaba en los planes de nadie la muy fisgona ella sola logra involucrarse en esta madeja de coños y pollas.

Para Cata como cualquier hermano menor del mismo sexo Marien era su faro su ídolo a imitar, pero no por esto dejaba de ser observadora e inteligente, desde los primeros grados estuvo en los cuadros de honor y sus notas resaltaban. Ella empezó a notar el comportamiento raro de su hermana o estaba en algún problema imagino o tiene un novio secreto que no quiere que su madre se entere. Comenzó a espiarla sin que lo percatara, de noche notaba como Marien se tocaba y jugaba con su coño metiendo sus dedos y relamiendo sus jugos al punto de ahogarse en el momento que se venía provocando ruidos que la astuta Cata captaba y aprovechaba para encender el velador y acercarse a la cama de su hermana.

– ¡Marien!, ¡Marien!, ¿estas bien te duele algo?, ¡te sientes bien!

-No, no es nada Cata duérmete y no seas chismosa es un mal sueño, ya paso duerme.

Cata se dio cuenta que algo sucedía, la vio semi desnuda y toda empapada en transpiración con la cara desencajada, pero ya la había visto en una oportunidad cuando bajo del auto de Vicente a la tarde noche a cuatro cuadras de la casa y vio que este era un hombre mayor despidiéndose con un beso en los labios a su hermana, la niñata al ver este hombre pensó, pero puede ser mi padre ¡ostias! Marien ni se enteró la astuta niña se escondió para ver toda la escena y tampoco comento nada. Los días pasaban y Catita como buena fisgona ya sabía que el mismo hombre que había visto besar a Marien, era el mismo que ella hablaba melosamente por teléfono, así que a escondidas escuchaba a su hermana y sabía cuándo y dónde se encontraban. Una tarde con la excusa de ir en busca de apuntes a lo de una compañerita espero escondida a su hermana, ahí los ve llegar en el auto. Ni bien estaciono aprovecho que la pareja estaba en su mundo de arrumacos y se escurrió cerca del vidrio trasero donde podía ver a Marien y Vicente, metiendo lengua y mano, Vicente le comía la boca y metía las manos por todos lados y Marien le sobaba la polla por el pantalón. Catita no se dio cuenta que justo el espejo retrovisor apuntaba a ella fue un descuido, así que mientras nuestra fisgona contemplaba en primera fila, Vicente se percatado que estaba Cata presente espiando a su hermana y continuo con más morbo. Marien ya venía conteniendo lujuria varias noches y se desato así que mientras le sacaba la polla a su macho y la saboreaba en su boca con mucho placer, Vicente le jalo el brasier y le magreaba las lolitas a su amante. 

En ese instante Catalina no salía del aturdimiento, sus ojitos veían a su hermana con tremenda polla en la boca y semi desnuda, nuestra pequeña comenzaba a sentir electricidad en su coñito y comenzando a mojarse las braguitas. Vicente miraba de reojo el espejo y veía la cara de la niña totalmente desencajada y pensaba, ¡pero es tan caliente como Marien! Mientras tanto la boquita de Marien daba rienda suelta a su calentura los amantes no resistieron este asalto y terminaron al mismo tiempo, la chiquita tragando toda la leche y contorsionando el cuerpo de placer. Marien aprovecho para limpiar muy prolijamente la herramienta de su amante mientras su hermanita veía toda la situación. Vicente se reía para adentro descubriendo una nueva alumna que podría incorporar al club de las niñatas. Marien le suplico a Vicente verse a solas en otro lugar y ya había caído la noche y no quería que su madre le llamara la atención, se despidieron con un beso y salió corriendo a su casa. Atrás quedo Catita esperando que su hermana se alejara; lo que no sabía es que Vicente rápidamente salió del auto y se dirigió hacia ella, quedo inmovilizada, erizada sin saber que hacer. Vicente la miro fijo y se agacho para quedar a su altura.

-Pero que bombón tenemos aquí mirando, ¡tú! eres Cata la hermana de Marien.

Sin saber que responder y roja como un pimiento asintió con la cabeza, si señor y Usted es, es, el novio de mi hermana.

-Bueno mi bribona algo parecido, ¿pero puedes mantener un secreto?

-Si señor por supuesto.

-Tu no dices nada y yo tampoco le diré a Marien.

-Te parece bien mi hermosa niña. Aparte hacíamos cosas de novios, que nos gustan a ambos y tú que decís te gusto lo que vistes.

-Mientras le decía esto Vicente, le acaricio los muslos y con los dos dedos se los corrió directo a la rajita que ya estaba completamente mojada, aprovecho y se los movió para ver que hacia la niña. Cata quedo inmóvil sin saber que hacer, sintiendo una sensación única por primera vez y recibiendo una descarga que le hizo cerrar los ojos.

– ¡Hum! Veo que te gusta, ya seguiremos en otro momento ahora es tarde debes estar en tu casa, le tomo la barbilla con el dedo índice y le beso la boquita tan hermosa de la niña. Bueno Cata ve para tu casa y de esto nada a nadie. ¡Lo juras!

– ¡Si!, ¡sí! ¡sí!, nada a nadie lo prometo.

Salió rápido con el corazón latiendo a punto de salirle del pecho.

Al llegar a la casa preparo las tareas para el otro día, cenaron en familia, pero estaba muy callada pasando el rollo de lo sucedido ese día y como se dejó tocar por un extraño y las nuevas sensaciones que había experimentado. Tenía las imágenes de su hermana guardadas comiendo la polla a este señor y el resto de las cosas que este le hacía se notaba que la estaba pasándola bien; a esa altura su cabeza estaba procesando la información que era mucha para una nena de 10 años. Al verla tan callada y concentrada su madre Lucia le pregunto si pasaba algo, Cata confirmo que había sido un día agotador que entre en colegio y las actividades estaba cansada. Así que saludo y se fue acostar, masticando todo y separando las distintas escenas que había vivido. Como estaba sola en el cuarto aprovecho y comenzó para tocarse el coño pasando sus deditos logrando excitarse, queriendo volver a sentir esa sensación cuando la toco Vicente. Muy torpemente comenzó la faena de tallar su coñito con sus dedos comenzando a sentir de nuevo esa electricidad, en el toqueteo descubrió el placer de acariciar ese botoncito “clítoris” y ahí sintió que estallaba se estremeció ¡hug!, ¡hug!, ¡hug!, ¡hug!, estallo en un grito ahogado para no llamar la atención, era su primer orgasmo, se sintió toda mojada, se quedó rendida en posición fetal con las dos manos entre las piernas, durmiendo hasta el otro día.  Ya había comenzado a despertar y encontrase con nuevas incógnitas con respecto al sexo, le había gustado lo que había sentido y quería averiguar más.

Al otro día todo ocurrió normal, vestirse lo más linda posible ya que Cata era muy coqueta, aunque le gustaba pintarse en la casa no la dejaban. Así que desayuno y con su hermana se dirigieron al colegio sin mediar palabra en todo el camino.

Durante el día Cata se dedicó a tratar de armar el rompecabezas sexual del día anterior tratando de buscar respuestas a sus muchas preguntas, pero con quien, como y cuando. Se dedico a mirar pollas observando los bultos de los profesores más grandes tratando de saciar curiosidad por lo que había visto sobar a su hermana esa tarde en el auto con Vicente.

Alrededor de las 10 de la mañana la veladora le aviso a Cata que la esperaba el director para las tareas que el día de hoy le correspondían realizar con el Sr. Fernández, asintió con la cabeza y se dirigió a la dirección.

Estas actividades fue una idea del director el Sr. Alvaro Fernández a fin que los alumnos ayudaran con tareas a la Institución y fueran parte de la misma teniendo feedback entre maestros, colegio y alumno. Esta era una gran mentira, don Augusto lo único que quería era ver esos culitos redondos, unas ricas piernas, braguitas y si podía manosear a sus alumnas era un viejo verde más del montón. Convengamos que el director no era precisamente un adonis, un hombre de unos 63 años, si bien era alto y robusto medía 1.83 metros las chicas se reían porque era muy peludo, con panza prominente de sus buenas glotonerías y su afán de beber sidra y vino. Era muy prolijo en su aspecto jamás se lo veía desalineado, siempre bien afeitado cuidando de su bigote y peinando algunas canas siempre con un peinado raya al medio usando un fijador para marcar más su pulcritud.

En la dirección don Augusto esperaba a su alumna para poder sobarse la polla mientras no lo veían, tenía una gran debilidad por las jovencitas y Cata era una de ellas más de una noche se masturbo soñando con esas nalguitas prominentes y las dos puntitas de pechos que ya asomaban con sus 10 años, Cata era muy bonita, rubia ojos celestes y de tez rubia bronceada por el sol.

Golpean la puerta de la dirección, mientras responden del otro lado.

-Adelante por favor

En eso aparece Cata en escena paradita frente a la puerta mientras que con ojos de lujuriosa don Augusto pasa revista al manjar que tiene delante.

– Pero Cata no te quedes ahí, adelante pasa, vamos entra y cierra la puerta con traba así no nos molestan.

El director salto de la silla como un resorte para saludar con un beso muy cerca de la comisura de los labios, en esa época las niñas eran más tímidas y no veían maldad en ese tipo de cosas en los adultos. Parado frente a Catalina y contemplar la belleza de ese angelito la polla de Álvaro pego un brinco, la lujuria era más fuerte que su compostura y sabía que las niñas todo lo asentían a esa edad. Pego el cuerpo al de Cata, llevando con su mano la carita para que quede a la altura de su polla, el muy degenerado, simulando una señal de afecto. Cata no es tonta y sintió el miembro caliente en la cara y recordó a su hermana, además de sentir raro paso a sentir curiosidad y dejo su carita apretada sobre la polla de Álvaro, este no se quería despegar y se dio cuenta que la nena no decía nada ni se alejaba. Así que a su juego lo llamaron y masticaba como hago para tener a esta lolita.

– ¡Pero como esta una de mis mejores alumnas! mientras decía estas palabras y posando una mano en el hombro la sentó en una de las sillas que tenía delante del escritorio, tomando Álvaro la silla de al lado, para tenerla lo más cerca posible.

-Como te encuentras Catalina, dispuesta a trabajar juntos con tu maestro.

-Cata ruborizada por los hechos, contesto que sí.

En un tono fraternal y para ganar confianza de su presa el viejo lobo le preguntaba.

-Cuéntame cómo estás en tus clases, me dicen tus maestros que este año nuevamente estarás en el cuadro de honor, te felicito.

Cata comenzó a contarle como estaba, sus avances, etc. Lo que menos hacia el vejete era escucharla, con disimulo poso su mano en la pierna mientras con mucha astucia se la sobaba, sentía que la polla le reventaba. El viejo verde se babeaba y pensaba pero que lindas piernas y duras carnes tiene esta chiquita, como serán sus nalgas lo que daría por tenerla desnuda. Cata se daba cuenta de las maniobras de don Álvaro, pero ella sentía picazón en su coñito e intriga así que quería sentir nuevamente esa electricidad y placer en su cuerpito. Mientras la chiquita hablaba el más subía y acariciaba la pierna de la tierna criatura. En ese momento Cata dejo de hablar cuando sintió la mano cerca de sus bragas y a punto de saborear los dedos grotescos de Álvaro en la vagina, cerro los ojos. EL viejo se dio cuenta y con voz melosa se acercó al cuello

– ¡Pero Catita que rico perfumes traes!, déjame oler, acerco su cara aprovechando para besarle el cuello descaradamente, la nena sintió un escalofrió que le recorrió la espina dorsal y cerro las piernas del impulso atrapando la juguetona mano del director, que le dibujaba un círculo con sus dos dedos. La nena estaba como poseída por el placer de esos dedos así que abrió en forma intuitiva más las piernas dejándose sobar más el coñito, ya las braguitas estaban muy mojadas. Álvaro repasaba pero que linda putita resulto mi alumna nunca imagine que hoy sería mi día de suerte así que siguió con los dedos con cautela le corrió las braguitas a un costado y comenzó a meter primero un dedo la chiquita suspiro, ¡Hay! ¡uf! ¡hay!! hum!, ¡hum!, ya había invadido la cuevita a esta altura bien lubricada el dedo entraba y salía con facilidad, Cata reclino la cabeza hacia atrás en señal que estaba gozando. En los pensamientos de la niña venia la imagen de su hermana llevando tremenda polla a la boca y mamando de locura y se preguntaba ¿cómo será tenerla en la boca? En este momento al director poco le importaba tener recato de la situación, así que pensó si esta putita llego hasta acá porque le va a importar ver mi polla, así que se desabrocho la bragueta y libero la herramienta de 19 centímetros que estaba a reventar. La chiquita seguía en éxtasis respondiendo al los dedos de Álvaro  ya en círculos y con la buena lubricación de los jugos vaginales arremetía con su segundo dedo; en ese momento advirtió la entrada  en el coñito de los dedos del director que eran bastantes gruesos. experimento esos dos invasores y dio un salto hacia delante tirando la mano al costado y encontrándose con la polla de Álvaro, sintió esa carne caliente y con la manito sin mirar comenzó a palpar lo que se había encontrado. Mientras Álvaro le lamia el cuello con la otra mano libre le apretaba las puntitas de las tetitas, la chiquita suspiraba y sentía estimular todos sus sentidos, el degenerado le lamia el cuello mientras los dedos entraban y salían sin dificultad, Cata contraía el coñito en un movimiento natural queriendo atraparlos sin dejar que se le escapen. Álvaro calculaba o es ahora o nunca no puedo dejar pasar esta oportunidad de gozar esta hembrita. Así que acelero el ritmo para calentarla más y tomando la carita le llevo la boca a la suya intentando de abrir los labios los cuales ella cerraba torpemente.

-Pero que linda eres abre la boquita maja, deja que te lleve y veras que hermoso es, abre la boquita, vamos hazle caso a tu maestro.

La nena estaba dejándose llevar y torpemente abrió la boca para que la carnosa e invasiva lengua le entrara de lleno, sentiendo electricidad al tocarse las dos lenguas, era su primera vez en todo, todas nuevas sensaciones.

-Veo que te está gustando hermosa, sigue así y veras que lindo es este juego.

En ese instante Álvaro acelero el ritmo de los dos dedos y ya veía las contracciones de Cata, que con la mano en la polla se la apretaba, intentaba bajar y subir llevada por Álvaro.

-Hug, hag, hummmmmmmmmmmmmmmmm, hay, señor, señor, hayyyyyyyyyyyyyyyyy, hagggggggggggggggggggg, huy no sé qué me pasa quiero orinar, me siento rara.

– Vamos sigue Catita vamos sigue que estas teniendo un orgasmo, vamos, vamos, así putita muéstrame como acaban las putitas. En ese momento ya se venía una explosión como nunca antes había sentido Cata sintiendo todo su cuerpo una electricidad desde la punta de los pies a la cabeza.

Hayyyyyyyyyyyyyyyyyy, hugggggggggg, huggggggggggggggggggggggggg, que hermoso hahahhhhhhhhhahahhahahahahahhahaha, así maestro, haggggggggggggggggggggggggggggggg, haggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg, mi cuerpo no lo siento.

Cata con la manito apretaba más y más la polla de Álvaro que ya estaba a punto de reventar, le tomo la cabecita que a esta altura parecía una muñequita de trapo y se la llevo a punta de la polla.

-Vamos Catita abre la boquita y dale un besito a la polla de tu maestro, vamos ricura. La chiquita no se hizo esperar y recordando a su hermana tomo la polla erecta con sus dos manitas que se perdían en ese tronco no logrando cerrarlas pero la lujuria y los pensamientos que la noche anterior habían hecho que se mojara toda se estaban cumpliendo así que  se la puso en la boca, comenzó tímidamente besando la cabeza del miembro moviendo la lengüita tímidamente, sintiendo ese olor fuerte a macho  y el gusto a salado del líquido preseminal que no le disgusto, ¡pensando!,  ¿a esto sabe?. Así con timidez comenzó con la faena de comerse esa buena polla parada erecta de 19 centímetros, guiada por el viejo verde de Álvaro que la tenía tomada a la rubia por la cabeza incitándola y dándole instrucciones.

-Así mi lolita póntela toda en bien la boquita, así más abre más la boca, juega con la cabeza sí que se siente bien, vamos abre más la boca. Te gusta Catita mira cómo me estas comiendo el rabo, te gusta vas a ser mi linda puta, no es así Cata.

Si bien Cata había cosas que todavía no entendía de lo que decía su maestro, llevaba la faena y le gustaba tener en la boca ese miembro y disfrutaba y comenzaba a comerlo como si fuera un helado, pasaba la lengüita por el tronco, quedando Álvaro con los ojos en blanco mientras ayudada por sus manitas subía y bajaba el prepucio, el maestro se encontraba fuera de este mundo, no creía que tanto placer le estaba dando esta lolita.

-Pero que bien lo haces Cata sigue sigue así, hug, hug, hummmmmmmmmmmm, hummmmmmmmm, así hermosura continúa comiéndome la polla, ven chiquita pásame la lengüita por acá. En ese momento dirigió la boca a los huevos que los tenia a punto de reventar, la chiquita hacia caso a todo, así que se puso a lamerles los testículos con esa lengüita maravillosa con un poco de torpeza pero que importaba.

-Así señor, glup, glup,glup, así le gusta maestro, glup, glup,glup, relamía toda la polla juntando saliva y volviendo a la cabeza del miembro, disfrutando cada pasada

-Pero que delicia sabe vamos Cata, sigue, sigue, hummmmmmmm, ahhahahhhhhhhhhahahhaha, así preciosa, continua así. Te gusta Cata chupar la polla de tu director, vamos dime te gusta lamer la polla de tu maestro.

-Glup, glup, glup, glup, glup si Señor me gusta mucho, me gusta maestro tenerla en la boca.

Mientras la chiquita recostada sobre las piernas del docente le estaba propinando una regia mamada, este pasaba sus manos por las nalgas y el cuerpo de Cata sus dedos tocando esa piel suave tersa virgen nunca tocada por ningún hombre, Álvaro se relamía de tenerla ahí entregada totalmente. Le había levantado la pollera del uniforme y tenía la mano entre el agujerito de ese culo hermoso y el coñito. No podía creer la suavidad de ese culito rosadito bien paradito, jugaba en círculos con sus dedos, sacándole suspiros a Cata, con el dedo pulgar en el agujero del culo y los otros dos dedos se los ensartaba en el coño, esta niña estaba completamente mojada echando flujo y a pronto de correrse de nuevo. El viejo verde quería perdurar ese momento y necesitaba aprovechar al máximo a esta belleza de 10 añitos, pero sabía que estaba en el colegio y era peligroso. Así que decidió redoblar la apuesta entendia que no la podía follar ese día, pero necesitaba hacerla adicta a su rabo. Mientras Cata le seguía sobando el miembro que ya sacaba abundante liquido preseminal de la maratónica faena y a punto de estallar, así que tomo una pausa. Separo la cabecita de la nena del miembro para cambiarla de posición.

-Cata ven levántate y párate frente al escrito, la chiquita obedeció como una autómata. Paradita ahí de espaldas a Álvaro, este precedió a admirar ese culo, le tomo las nalgas y se las apretó dejando escapar la nena un leve suspiro, se agacho hasta el cuello y se lo lamia.

-Ahora amor vas a probar otra cosita, estás de acuerdo princesa.

-Si señor Álvaro, que me va hacer.

-Tu quédate así amor.

Mientras le bajaba las bragas y le levantaba la pollera para enseñar ese culito hermoso, un agujerito rosadito entre medio de las nalgas una flor y un manjar para comerlo con la boca, la hizo inclinar quedando apoyada con las manos en el escritorio, la nena estaba totalmente indefensa del viejo verde, la tenía lista ahí a su merced obedeciendo cada orden que le daba.

Álvaro se pegó detrás de Cata haciéndole sentir el miembro en el medio del culo, mientras le pasaba la lengua por cuello y carita le agarraba la punta de los bultitos que tenía como senos haciendo que nuestra lolita se quiera pegar más a su maestro y levantado más el culo hacia él.

-Maestro, hummmmm, hummmmmm, me siento rara, me gusta estar así, hummmmmmmm,hayayayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy, siga siga así, por favor siga que me gusta mucho, que me va hacer, que quiere hacerme. Mientras le movía el culo para sentir más la polla que le electrizaba el cuerpo.

Alvaro tomo la polla con las manos y empezó a jugar entre las nalgas y esos dos labios de ese conejito que no tenían un solo pelito. La chiquita a estaba sintiendo como se deslizaba tremenda herramienta caliente refregando entre medio del culo y metiéndosela entre las piernas, Álvaro pasaba de tomar la cabeza del miembro y hacerle presión en el ano y el coñito iba alternando provocando en Cata sensaciones de placer intenso, esta chiquita estaba descubriendo el sexo con un vulgar y degenerado viejo. A estas alturas estaba desencajada con los ojos en blanco sintiendo en su sexo la polla caliente de su maestro.

-Te gusta amor la polla, dime que te gusta tenerla en medio de tus piernas.

-Si maestro, me gusta me gusta estar así. Mientras suspiraba conocía ese cuerpito los nuevos placeres del sexo.

– ¡Ahora vas a sentir mi lengua y me voy a comer tu culo, quiero tenerte como mi putita todo el día te voy a follar te gusta eso Cata!

-Si maestro. Uffffffffffffff, Ufffffffffffffffffffffffffffffff, haggggggggggggggg, como se siente.

En esa posición con ese culito hermoso paradito, siendo un manjar listo para degustar, Álvaro se agacho y lo primero fue oler ese aroma hermoso de perfume virgen contemplar ese agujerito chiquito totalmente lampiño, lo único que se podía apreciar a los costados de las nalgas esos pequeños bellos rubios que cubrían esa piel tersa, muy suave dejando ver ese color bronce del sol y la piel blanca en contorno de las nalgas que no ven el sol.  Que hermoso espectáculo, la lengua del docente pedía a gritos degustar ese manjar, ya caía saliva para el festín listo y servido. Metió la cara entre medio de las dos nalgas, con la lengua comenzó haciendo círculos sobre el agujerito del culo mientras con los dedos le acaricia suavemente el clítoris, así esa devoradora lengua hacia su trabajo. Muy lentamente recorría ese agujero anal, despacio lubricando todo a su paso, los círculos cada vez con más presión acompañados con el masaje al clítoris y el dedo índice acompañando la lengua abriendo paso a esa flor rosadita de ese culo espléndido. Ya estaba bien salivado y listo para penetrar con la lengua, ayudado con el dedo comenzó Álvaro a meterle la lengua en el orifico entraba y salía parecía un reptil, gozando la tarea de saborear ese dulce manjar y de sus olores, la chiquita estaba al borde de un nuevo orgasmo. La invadían todas esas sensaciones más penetraba la lengua y en forma intuitiva erguía más el culo, era un paisaje único, la mezcla de la libido de alumna y maestro dejaba a los dos sin aliento.

-Pero culo rico culo tienes Cata te lo voy a desvirgar con la lengua, pero que hermoso ¡glup!,glup!,glup! pero que linda hembrita eres, ¡para más el culo bonita!

-Si maestro, sissiisisisiiiisiisisisisiisisisisisisi, así por favor, maestro Álvaro, que me está haciendo, porque se siente así, maestroooooo, maestro, ¡hahahhhhhhhahhhhhhhahahaahahhhhh! ¡hhhuyhuyhuyhuy,hahhaahhhhhhhhhahhhhhhhaaaahhhahhhhhhah!

A estas alturas la lengua entraba y salía, la lolita ya estaba por tener un gran orgasmo, Álvaro acelero todos los ritmos y le ensarto entrando y saliendo el dedo anular que entraba de gusto con el coño empapado en jugos.

-Maestro, maestro, me orino, me orino, me orino, ¡haggggggggggggggggg! Si así me hago por favor, !huggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggg!,!hayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy!, me hago, me orino, !hufffffff,huffffffff!, !!hayyayayayyayyyyyy!!, que lindo, por favor más, !!!uffffffffffffffffffffffffffff!!!, !!!!!!hugggggggggggggggggggggggggggggggg!!!, quiero mas, por favor mas !huggggggggggggggggggggggggg!

En ese instante la chiquita se orino y soltaba flujo del tremendo orgasmo, cerro las piernas y quedo tendida sobre el escritorio, Álvaro le dio vuelta puso sus piernas sobre los hombros y le paso la lengua por el coñito.

Pero que rico amor que sabe este coño, huf, pero como te has venido me has resultado una buena puta, con esas palabras y toda la electricidad en su cuerpo Cata se encontraba muy mareada.

-Ahora Catita me vas a dar placer a mí, ven te vas arrodillar y te vas a comer mi polla y tomar toda mi leche, me escuchaste.

-Si maestro, si lo voy hacer y voy a tomar su leche lo que Usted diga.

Ya era parte del vicio, por primera vez una nena de 10 años empezaba a conocer el sexo, sería una buena compañera de correrías de su hermana. Cata se puso la herramienta del maestro en la boca y comenzó a besarla, le gustaba a la muy puta ya de chica y por primera vez le gustaba sobar una buena polla. Bajaba y subía con esos labios chiquitos pasando la lengua por el tronco el degenerado maestro veía la escena y se relamía. Le agarraba la cabeza y se las llevaba a los huevos y se los hacia lamer apretándola contra estas dos bolas cargadas de leche.

-Así Cata sigue así, ¡uffffffffffffffffffffffffffffffffuffffffffffffffffff!, como sabe esa lengüita, así vamos chiquita, sóbame bien los huevos, vamos saca la lengua la quiero ver chupar bien mis huevos, verdad que te gusta chupar polla, mírame ¿te gusta mi polla!

-Si maestro, es muy grande y rica

-Veo que eres una nena obediente, ahora quiero que te la comas toda con esa boquita, vamos más adentro, vamos puta más adentro, quiero acabar en esos labios, vamos sigue ricura.

La chiquita hacia su mejor esfuerzo para tragarla toda, pero era imposible, entre arcadas y atragantarse ya los ojos le caían lágrimas y salía moco por la nariz.

Ya al ver esa sumisión y la tremenda calentura Álvaro no aguanto más y sentía que se corría.

-Le acomodo la polla entre los labios a una distancia muy corta de la boca y mientras se pajeaba sobre los labios de Cata.

-Uffffffffffffffffffffffffffffffffffffff, chiquita, me vengo, uffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff, ostias, pero que puta hermosa, toma la lechita del biberón bonita, toma puta, vamos toma.

Los chorros del semen caliente invadieron los labios y la cara de Cata, el muy asqueroso le refregaba la polla en la cara.

-Vamos Cata toma un poquito más mira que queda en el biberón.

Nuestra Lolita viendo y siendo su primera vez, veía como la polla perdía rigidez, notaba como se reducía mientras la mantenía en la boca y le gustaba la sensación.

-Glup, glup, glup, glup, glup, sabe salado maestro, le gusta como lo hago, glup, glup, glup.

-Ven Catita párate, Álvaro le dio vuelta y refregaba la polla en medio de las nalgas mientras apretaba con los dedos esas dos puntitas que tenia de tetitas y sujetaba contra el escritorio, agarrada de atrás con la polla flácida entre las nalgas, Cata suspiraba. En ese momento suena el timbre de fin de jornada alertando que salían todos. Rápidamente envió a Cata al baño que tenía dentro de la oficina para que se arreglara el uniforme, mientras Álvaro se acomodaba el también. Pasaron cinco minutos y Marien buscaba a su hermana, avisándole que estaba en la dirección, así que se dirigió ahí, tocando la puerta. Álvaro ya estaba acomodado en su escritorio.

– ¡Adelante por favor! con voz imponente anunciaba el director.

-Perdón señor Álvaro buscaba a mi hermana, a si Marien adelante me pido pasar al baño y le dije que fuera a este, estamos de platica y viendo parte de su educación. Tu hermana aprende rápido es una gran alumna. Y como aprende esta niña pensaba Álvaro

-Marien con una sonrisa asintió, gracias por el concepto, director.

Pasaron unos minutos y Catalina salió arregladita después de este primer asalto, llevando en su cabecita una nueva experiencia la cual había disfrutado su joven cuerpito.

-Bueno director será hasta mañana las dos hermanas saludando al unisonó

-Cata espero que la lección de hoy te halla sido muy útil, vamos a repetir.

-Si maestro, muchas gracias.

Marien a la salida interrogo a su hermana.

-De que te hablo Cata.

-De estudio Marien no seas aburrida como el director.

Y las dos se marcharon a casa, en la mente de la chiquita sola tenía lugar un pensamiento, repetir la situación que le había provocado nuevas sensaciones a su cuerpo.

Continuara

Por ESCRITORJON

No hay comentarios:

Publicar un comentario