¿DESEAS BAJAR LAS PELÍCULAS DEL BLOG?

AVISO IMPORTANTE ¿Deseas bajar las películas del blog con fecha anterior al 15 de junio 2021? La pagina donde se alojan las películas compartidas en este blog nos informa que a partir de ahora cambiara de nombre, por ello todos los enlaces deben ser actualizados, eso es imposible para mi ya que son demasiadas entradas por ello si deseas bajar una película deberás cambiar la palabra: fboom.me por la palabra tezfiles.com. ¡Recuerda entradas anteriores al 15 junio 2021!

Aquí puedes buscar dentro de imagenobscura, si no encuentras lo que necesitas pídelo en el chat

martes, 16 de enero de 2024

Mujer a los 12, Parte 2


Al otro día, cuando llegué del colegio, saludé a mi mamá, a mi papá en la cama y fui a mi habitación a cambiarme el uniforme. Después de almorzar preparé todo lo necesario para bañar a mi papá. Tenía el bol de plástico con aproximadamente 2 litros de agua tibia, la botella de champú, la botella de jabón líquido, la toalla de manos y la toalla grande. Era todo un protocolo.


Puse la toalla de baño doblada sobre la almohada y debajo de la cabeza de mi papá. Con las manos mojadas las pasé por la cabeza de mi papá mojándole el pelo. Un par de gotas de champú esparcidas entre mis manos y repartiendo el champú por todo el pelo. Con la toalla de cara mojada la pasé por la cabeza lavando todo el pelo, en seguida lavé la toallita y estrujada le enjuagué el pelo. Repetí el enjuague tres veces, hasta ver que ya no salía espuma. Le sequé el pelo con la toalla grande y repetí el proceso con agua limpia, con su cara, su cuello, el pecho hasta donde pude y el estómago.

– Hija, voy a buscar a su hermano al colegio – dijo mi mamá. Mi hermano estaba en el kínder, el curso prebásico. Mi mamá se iba con tiempo, por si algún día salía más temprano. Y se ponía a conversar con otras aprensivas hasta la hora de salida. Con todo le tomaba entre 40 y 50 minutos.

– Bueno, mamá – le decía

Ahora me tocaba la parte difícil, no era difícil, era la parte que me ponía nerviosa. Descubrí su cuerpo hasta las rodillas y con el bol entre sus piernas, comencé a lavarlo. El proceso era el mismo, una gota de jabón líquido en la palma de mi mano y esparciendo con mi mano sobre su pelvis, unas gotas más sobre su bello púbico. 

Mojando mi mano hacía que saliera espuma del bello. Después, con la toallita, lo iba limpiando, toda su pelvis y los testículos. Su pene lo dejaba para el final porque tenía otro tratamiento. Lo tomaba con una mano y con la otra lo enjabonaba, después mojaba mi mano y la pasaba por la cabeza y por el resto de su miembro hasta la pelvis, repetía el movimiento varias veces mientras lo miraba atentamente. 

La sensación que me daba en las manos no la puedo describir. Me asusté un poco cuando vi que empezó a crecer. Lo enjuagué rápidamente y lo sequé. Estaba nerviosa, algo me decía que algo no andaba bien. Lo destapé completamente y seguí con sus piernas y sus pies, sin perder de vista su miembro. Después de secarlo lo tapé hasta el pecho, no sin antes tocárselo de nuevo.

– Tenemos que bañar a tu padre ahora – me dijo mi mamá. Yo estaba haciendo las tareas en la mesa del comedor

– Ya lo bañé, mami – le dije

– ¿No tuviste problemas? – preguntó frunciendo las cejas.

– No mamá, ninguno – creo que debido al cuidado con mi padre, hacerlo orinar al menos dos veces al día, darle de beber y alimentarlo sentada en su cama dándole la comida en la boca, hizo que el acercamiento, la intimidad sin pudor nos unió como jamás lo imaginé. Cada día, cada baño, su miembro crecía un poco más en mi mano. También me di cuenta de que mi mano lo hacía crecer. Si me hubieran mostrado varios penes, el de mi papá lo conocía de memoria, sus venas y lunares, el color y la forma. Al baño número 10, me di cuenta de que había alcanzado el máximo de su crecimiento. Había triplicado el tamaño inicial y me gustaba poder hacerlo.

Después del baño lo tapaba hasta las rodillas y me dedicaba a "jugar" un rato antes de que llegara mi mamá. Así aprendí a conocer el líquido pre seminal. Una gotita incolora en la punta del pene. Gotita que esparcía por todo el glande.

A los 30 días llegó la ambulancia a buscarlo. Venían de la mutual, según me contó mi mamá. Yo estaba en el colegio. Lo sacaron de la cama con su bata y en silla de ruedas. Lo vi cuando lo trajeron de vuelta, lo entraron en la silla hasta la cama y allí lo dejaron sentado. Con mi mamá le sacamos la bata y lo acostamos. Le habían sacado el yeso, pero lo habían dejado con una venda elástica. El otro lado lo habían dejado igual, siempre con vendaje, pero el hueso estaba cicatrizando bien.

Mi mamá nunca más me preguntó si tenía algún problema con el baño, si necesitaba ayuda, nada. Le sacaba un problema de encima. Si con decir que ya lo levantaba sola, lo llevaba al baño, después le limpiaba el trasero, con papel higiénico primero y con la toalla húmeda después. 

Una tarde decidí tocar con mi dedo índice la gotita de líquido y chuparme el dedo. Quería saber qué gusto tenía, porque no le había encontrado ningún olor. No tenía un gusto muy marcado, no era malo,  diría que era casi insípido. 

Pensando que a mi papá le molestaba, porque a veces como que se quejaba, entonces lo tapaba y lo dejaba tranquilo. A la semana siguiente se me ocurrió pasar la lengua directamente, sacar la gotita y saborearla. Ahora le encontré un gusto indefinido por lo que chupé su glande. Una sensación extraña sentí en mi boca, algo raro, algo que nunca me había pasado. 

Al día siguiente, sentí la necesidad de meterlo en mi boca y chuparlo. Es gusto extraño, comenzó a gustarme y me di cuenta de que a mi papá también le gustaba. Cada día, después del baño, metía su pene en mi boca y lo chupaba con cuidado, porque a veces se quejaba y eran mis dientes. Cada día el tiempo en mi boca era mayor y la profundidad también, llegando más adentro en mi garganta cuando él empujaba. Así fue cuando sentí el primer chorro de su semen en mi garganta. Al principio pensé que era orina, pero me di cuenta de que no, era algo caliente y algo viscoso. Tragué bastante ya que los chorros se sucedían uno tras otro. 

Cuando llegó mi mamá con mi hermano, ya me había cepillado los dientes y estaba haciendo mis tareas como siempre. Pero pensando lo rico que había sido todo. Me daba gusto de solo pensarlo. Ahora, cada día después del baño me tragaba su semen y lo sentía en mi estómago, era como un vicio. No podía no chupársela. Los fines de semana no podía, mi mamá estaba en la casa, iba y venía y mi hermano chico no me dejaba sola. 

Y así llegó el día de mi cumpleaños. Mi mamá me hizo una torta, también había galletas saladas y bebidas. También reímos y bailamos. Ya no era una niña para dulces y chocolates. Ya estaba grande.

Continuará

Por Riseva

No hay comentarios:

Publicar un comentario